name="bordes_r1_c1"

Proyecto: DICCIONARIO DEL PENSAMIENTO ALTERNATIVO II

Retórica

por Pablo Maximiliano Pellejero (UNS)
 


La retórica como disciplina específica constituye el primer testimonio en el mundo occidental de una reflexión sistemática sobre el lenguaje en uso, es decir, sobre el discurso. Si entendemos el discurso como una práctica social ­–entre otras posibles–, podemos decir que las retóricas de la antigüedad grecorromana fueron la base para toda una serie de estudios vinculados con la función persuasiva de la palabra pública. De esta base abrevan constantemente los estudios de la argumentación en nuestras sociedades contemporáneas.

La tejné rethotiké constituía para la antigüedad clásica una enseñanza específica para la intervención en los espacios de decisión social, un modo de producción de discursos en que se fundaba la práctica política. Este marco institucional confiere a la retórica su especificidad y la diferencia de otros “medios de obtención de la verdad”[i]: la de la retórica es una verdad pública determinada por el acuerdo de un grupo de ciudadanos sobre una opinión razonable acerca un asunto (quaestio) expuesta por un par autorizado (el orador). Esta práctica, para griegos y romanos, se realizaba en tres grandes géneros discursivos: el deliberativo, para la toma de decisiones a futuro; el judicial, para evaluar el pasado; y el epidíctico, para valorar las acciones de los contemporáneos.

De las retóricas clásicas –cuya base fue, en gran medida, la de Aristóteles– recuperamos un dispositivo de cinco etapas, de las cuales las tres primeras se hallan en estrecha relación con el proceso de producción del discurso tal como lo entendemos hoy[ii]. (1) En la inventio el orador precisa la quaestio, la tesis y la hipótesis (la opinión a la pretende que su auditorio adhiera); selecciona las tópicas (lugares) de donde extraerá las pruebas relevantes (los argumentos) para convencer y conmover al auditorio. (2) La dispositio comprende la organización de los grandes tramos del discurso: un exordio que presenta el tema y apela a la buena voluntad del auditorio (captatio benevolentiae); una narratio que presenta puntos de partida; una argumentatio donde se presentan los argumentos propiamente dichos; y un epílogo que recupera lo fundamental del discurso y vuelve a apelar al auditorio para que adhiera a su tesis. (3) La organización de la superficie textual se denomina elocutio; incluye la elección de las palabras adecuadas, los modos de enunciar, las modalidades, las figuras y los tropos. El registro oral del dispositivo retórico clásico preveía también (4) la actio, que incluye la planificación de los tonos, los gestos y los modos de pronunciar el discurso, y (5) la memoria, la memorización del discurso.

La persuasión retórica, según Aristóteles, se obtiene a partir de tres tipos de pruebas: las que atañen al carácter moral del orador –ethos–, las que disponen al auditorio de una manera particular –pathos– y las que se desprenden del discurso mismo –logos–. Este último tipo de pruebas constituye una línea destinada a convencer mediante razonamientos, mientras que los primeros constituyen vías para conmover las emociones del auditorio y disponerlo a favor.

Sin embargo, a lo largo de los siglos, la cultura occidental y, específicamente, y la filosofía y la dialéctica modernas han construido la idea de razón como principio válido sobre el que pueden asentarse todas las prácticas humanas (y las discusiones en torno a ellas) y, entonces, han favorecido el acento sobre el logos. Este proyecto racionalista de la búsqueda de verdades absolutas y desvinculadas de los sujetos ha resultado, así, en una disminución en la fuerza del dispositivo retórico tal como fuera concebido. Por esta razón, la persuasión a través del componente emotivo ha sido durante mucho tiempo relegada a un segundo plano y, en ocasiones, calificada como mera falacia argumentativa. La tradición medieval, por su parte, redujo el ámbito de la retórica a un mero repertorio de figuras y tropos usado para nombrar mecánicamente los fenómenos literarios, ficcionales. Estos son los sentidos que despierta su uso como calificativo peyorativo: aún hoy, cuando se dice de un discurso que es “pura retórica”, entendemos que se lo acusa de falto de contenido, falaz, irrelevante o puramente emotivo.

En contraposición a estas perspectivas y, entonces, a los estudios sobre el razonamiento centrados en el lenguaje como un medio puramente formal y algebraico, desde la filosofía práctica, las ciencias sociales y las ciencias del lenguaje, retorna con fuerza a mediados del siglo XX la idea de que es posible hacer una reflexión sistemática sobre el uso argumentativo del lenguaje natural. El rechazo a las verdades absolutas y la ampliación de los espacios en que quienes integramos una comunidad podemos intervenir activamente han hecho que todo vuelva a ser “argumentable”. En este contexto, en el campo académico, se renueva el interés por una argumentación vinculada a la lógica práctica, de la mano de The uses of argument de Stephen Toulmin, en 1958. En el mismo año, Chaïm Perelman y Lucy Olbrechts-Tyteca publican su Nueva retórica, construida dentro de la filosofía del derecho, pero pensada también para el discurso corriente.

Estudiar retórica hoy implica interesarse en la forma en que los individuos de una sociedad nos incorporamos a la vida pública a través de la materialidad del discurso (es decir, produciendo y comprendiendo discursos); esto cobra sentido en tiempos en que las prácticas de la democracia se van ampliando y que las vías de la persuasión son –al menos idealmente– más importantes que las armadas. La retórica, con el foco sobre lo razonable antes que sobre lo racional, proporciona los medios para analizar los discursos mediante los que los seres humanos interactuamos en momento histórico determinado. Por eso, al decir de Angenot (2010:162), la retórica es “el estudio de la sociedad desde el punto de vista de la argumentación”.

Confirma su importancia la enorme cantidad de estudios académicos actuales en retórica ­­–ya como campo autónomo, ya como parte de los estudios en argumentación o como teoría material para el análisis del discurso– siempre en estrecho vínculo con el cronotopos social en el que el discurso que se estudie ocurra. El análisis retórico de los discursos supone tener en cuenta tanto a los discursos como productos sociales (y, entonces, producidos por unos sujetos que buscan persuadir de algo a otros sujetos en un contexto determinado) como a los elementos materiales que realizan ese discurso (la selección genérica, los modos de organización de la información, los argumentos y la forma en que todo esto se proyecta en un texto).

Las reflexiones actuales recuperan los componentes emocionales del dispositivo argumentativo. Pensar el ejercicio de la palabra pública como fenómeno creciente (en los medios, en los espacios de participación política, en las instituciones educativas, etc.) implica captar no solamente la dimensión comunicativa de aquello que se dice sino también una completa dimensión enunciativa de la puesta en acto.

La noción de ethos, por caso, que permite explicar la intervención en los enunciados por parte del sujeto que profiere un discurso –es decir, la influencia de la presentación de sí y de la expresión de los afectos­ sobre los argumentos– es retomada en los años ochenta por la lingüística de la enunciación[iii] y desde allí por la corriente francesa de análisis del discurso. Además del ethos previo o prediscursivo, que refiere a las representaciones que el auditorio posee del hablante y que la enunciación puede confirmar o invalidar, la imagen del enunciador en el discurso se piensa en varias dimensiones específicas: el ethos discursivo construye una escena a la que sus destinatarios se incorporan; allí se muestra a sí mismo como garante de sus enunciados (ethos mostrado) e incluso se adjudica características que lo legitiman como tal (ethos dicho). De la interacción entre estas instancias se obtiene el ethos efectivo: la percepción que el auditorio tiene del carácter del orador y cómo esta imagen influye en la aceptación del discurso.

Finalmente, otra de las líneas de estudio actuales se centra en las polémicas originadas por debates públicos masificados por los medios de información o polémicas construidas como públicas por estos medios. En estos intercambios no se arriba a un acuerdo entre las partes[iv] ni se produce la persuasión efectiva de una de las partes sobre la otra acerca de la opinión sobre el objeto a debatir, y, sin embargo, cumplen importantes funciones sociales. Así, una perspectiva que considera la polemicidad como un aspecto constitutivo de los discursos argumentativos públicos permite analizarlos en términos retóricos como objetos orientados a la difusión de opiniones contrarias que fundamentan su postura en ineludible diálogo con la otra, no ya para persuadir a la otra parte sino para persuadir a un Tercero: el público.

La retórica como técnica, como dispositivo de producción y como dispositivo de análisis ofrece elementos fundamentales para vincular la materialidad lingüística con el contexto social en el que se producen y circulan los discursos. Por una parte, contribuye a que las ciencias humanas y sociales reflexionen sobre sus propios modos de producir conocimiento y los reelaboren constantemente, puesto ellas se fundan más sobre la argumentación que sobre la demostración.

Por otra parte, la mirada retórica permite analizar críticamente los debates producidos en el seno de una sociedad que exige tomar partido, porque permite hacer conscientes los mecanismos de selección y manipulación utilizados por los dispositivos audiovisuales casi omnipresentes. Para intervenir en las series discursivas que, finalmente, determinan la distribución del poder en una sociedad, no basta con proponer una opinión alternativa: es necesario contar con los recursos lingüístico-discursivos para incidir en ellas de un modo relevante.


Fuentes: ANGENOT, Marc (2010), El discurso social. Los límites históricos de lo pensable y lo decible, Buenos Aires: Siglo XXI; ARISTÓTELES (2005), El arte de la retórica, Buenos Aires: Eudeba. Traducción y notas de E. Ignacio Granero; BARTHES, Roland. (1974), Investigaciones retóricas I. La antigua retórica, Buenos Aires: Tiempo Contemporáneo; DUCROT, Oswald y Tzvetzan TODOROV (2011), Diccionario enciclopédico de las ciencias del lenguaje, Buenos Aires, Siglo XXI; MAINGUENEAU, D. (2010), “El enunciador encarnado. La problemática del ethos”. En: Versión º 24, UAM X, México. Pp. 203-225; MARAFIOTI, Roberto (2003), Los patrones de la argumentación. La argumentación en los clásicos y en el siglo XX, Buenos Aires: Biblos; MEYER, Michel [2008] (2013), Principia Rethorica. Una teoría general de la argumentación, Buenos Aires: Amorrortu; MONTERO, Ana Soledad (comp.) (2016), El análisis del discurso polémico. Disputas, querellas y controversias, Buenos Aires: Prometeo; PERELMAN, Chaïm y Lucy OLBRECHTS-TYTECA (1989), Tratado de la argumentación. La nueva retórica, Madrid: Gredos.



[i] Nos referimos específicamente a la dialéctica, centrada en el diálogo refutatorio y contrargumentativo entre dos sujetos privados y a la episteme, destinada a la transmisión de conocimientos sobre una base axiomatizada (véase Marafioti, op. cit. pp. 31 y ss.).

[ii] Las perspectivas sobre la enseñanza de la escritura que abordan la problemática de la escritura como proceso en etapas recursivas parten generalmente del análisis, por parte de quien vaya a producir el texto, del análisis del “problema retórico” (véase, por ejemplo, D. Cassany (1993), La cocina de la escritura, Barcelona: Anagrama).

[iii] Pensar el ethos desde esta perspectiva permite analizar las características de un enunciador como objeto discursivo, como una imagen que surge de la propia materialidad lingüística y que no necesariamente coincide con el hablante real, el productor del texto.

[iv] El análisis de las interacciones discursivas orientadas a la búsqueda de un acuerdo ha sido explotado fuertemente por la pragmática, el análisis de la conversación y, puntualmente, por la perspectiva pragmadialéctica (véase, por ejemplo, H. van Eemeren y R. Grootendoorst (2011), Una teoría sistemática de la conversación. La perspectiva pragmadialéctica, Buenos Aires: Biblos).

/ / /

Tragedia Americana

por Gerardo Oviedo UBA-UNLP

Vitalidad

por Gerardo Oviedo UBA-UNLP

Pensamiento Heterológico

por Jorge Brower, Universidad de Santiago de Chile

Geo-epistemología

por Claudio Canaparo, University of Exeter

Estado de Bienestar

por Cerdá, Juan Manuel, CONICET - UNQ

Macedonismo

por Horacio Eduardo Ruiz

Garantismo

por Marisa Miranda, Gustavo Vallejo (CONICET)

Educabilidad

por Clara Inés Stramiello (UCA –UNLA)

A Priori Vital

por Gerardo Oviedo

Recursos naturales

por Marina Lanfranco Vázquez (CIC) y Marisa Miranda (CONICET)

Superposiciones Culturales

por Fernan Gustavo Carreras (UNSE y UNT)

Educación alternativa

por Mariana Alvarado (CONICET)

Ecofeminismo

por Celina A. Lértora Mendoza, Conicet-FEPAI, USAL

Existencialismo Latinoamericano

por Marcelo Velarde Cañazares, Paris VIII

Desarrollo sustentable

por Marina Laura Lanfranco Vázquez (CIC) y Marisa Adriana Miranda (CONICET)

Hora Americana

por Hugo E. Biagini, CONICET, Academia de Ciencias

Teoría del Caos

por Fernando Vilardo, UBA

Conservacionismo

por Adrian Monjeau y Herminia Solari, Universidad de Mar del Plata

Políticas Identitarias

por María Luisa Rubinelli, Universidad de Jujuy

Crecimiento sostenido

por Felipe Livitsanos, UBA

Crítica

por Pedro Karczmarczyk, Conicet UNLP

Inmigrante argentino

por Graciela Hayes, Universidad de Rosario

Indocumentado

por Graciela Hayes, Universidad de Rosario

Resiliencia

por Horacio Eduardo Ruiz, UBA

Filosofía antihegemónica

por Álvaro B. Márquez-Fernández, Centro de Estudios Sociológicos y Antropológicos, Universidad del Zulia

Subalterno

por Rafael Ojeda

Panfleto Politíco

por Natalia Paula Fanduzzi, Universidad Nacional de Sur

Revistas

por Noemí M. Girbal-Blacha (CONICET)

Integracentrismo

por Jorge Rueda (Universidad de Santiago de Chile)

Género

por Alejandra de Arce (UNQ)

Unidad Latinoamericana

por Carlos Pérez Zavala (Universidad de Río Cuarto)

Poder simbólico

por Noemí M. Girbal-Blacha (CONICET)

Gestión Participativa de las Diversidades

por Ricardo Romero: Instituto Nacional contra la Discriminación.

Chacarero

por José Muzlera Klappenbach (UNQ)

Ambientalismo

por Marina Laura Lanfranco Vazquez (CIC)

Ecumenismo Latinoamericano

por María Teresa Brachetta

Acción directa

por Julián Rebón (UBA)

Agricultura Familiar

por José Muzlera Klappenbach (UNQ)

JUSTICIA EMANCIPADORA

por Zulay C. Díaz Montiel (Universidad del Zulia)

Sanitarismo

por Norma Sánchez (UBA)

Concientización

por Gabriella Bianco (Corredor de las Ideas)

Eticidad

por Gabriella Bianco (Corredor de las Ideas)

Laicismo

por Gabriella Bianco (Corredor de las Ideas)

No violencia

por Gabriella Bianco (Corredor de las Ideas)

Pluralismo

por Gabriella Bianco (Corredor de las Ideas)

Infancia

por Germán S. M. Torres (UNQ)

Territorio Libre

por Hugo E. Biagini, CONICET, Academia de Ciencias

Antilenguaje

por Patricia Vallejos LLobet (Universidad Nacional del Sur)

Antisemiología

por Jorge Brower Beltramin (Universidad de Santiago de Chile)

Contrahegemonía

por Francisco Hidalgo Flor (Universidad Central del Ecuador)

Neopopulismo

por Roberto Follari (Univ. Nacional de Cuyo)

Fiestas Míticas

por Claudia Bonicelli (UGNS)

Filosofar Latinoamericano

por Hugo Biagini (CONICET, Academia de Ciencias)

Autogestión

por Antonio Colomer Viadel, FADE UPV, INAUCO.

Discurso

por Carolina E. López, Universidad Nacional del Sur

Filosofía ambiental

por Alicia Irene Bugallo (UCES)

Filosofía ambiental argentina

por Alicia Irene Bugallo (UCES)

El Concepto Crítico de la Política

por Claudia Yarza, Universidad Nacional de Cuyo

La Crisis de la Política y la Pospolítica

por Claudia Yarza, Universidad Nacional de Cuyo

Comunidad de Cuestionamiento

por Mariana Alvarado, Silvana Vignale (CONICET)

Filosofía con niños

por Mariana Alvarado, Silvana Vignale (CONICET)

Experiencia de pensamiento

por Silvana Vignale, Mariana Alvarado (CONICET)

Ciudadanía holística

por Ana Irene Méndez

Arte relacional

por Ferrari, Ludmila (Universidad Javeriana de Colombia)

Estudios Visuales

por Marta Cabrera, Pontificia Universidad Javeriana (Bogotá-Colombia)

Sincretismo

por María Luisa Rubinelli, Universidad Nacional de Jujuy

Política Cultural

por Arturo Chavolla, Universidad de Guadalajara

Troskismo Argentino

por Daniel de Lucia, Instituto del Profesorado Joaquín V. Gonzalez

Desarrollo sostenido

por Juan Kornblihtt, CEICS

Descentralización educativa

por Romina De Luca, CEICS

Justicia distributiva

por Gerardo Baladrón, CEICS

Justicia internacional

por Germán Suárez, CEICS

Universalismo contextualista

por Gregor Sauerwald, Universidades de Ciencias de Münster y Católica de Montevideo

Movilidad social

por Marina Kabat, CEICS

Participación política

por Liliana Giorgis, UNCU

Salto cualitativo

por Fabián Harari, CEICS

Salud reproductiva

por Rosana López Rodríguez, CEICS

Subversión

por Stella Grenat, CEICS

Liberación (Filosofía)

por Cristina Liendo, UNC

Literaturas heterogéneas

por Graciela Maglia, Universidad Javeriana

Neozapatismo

por René Báez, Pontificia Universidad Católica, Ecuador

Memoria sonora

por Analía Lutowicz y Alejandro Herrero, Universidad Nacional de Lanús

Pedagogías de las diferencias

por Silvana Vignale, Mariana Alvarado, Marcelo Cunha Bueno, Universidad Nacional de Cuyo

Autodidaxis

por Dante Aimino, UNCo

Universidad Trashumante

por Juan Carlos Suárez, Universidad Nacional de Lanús

Legitimación

por Carlos Javier Pretti, CONICET

Abuelidad

por Hugo E. Biagini, Academia de Ciencias-Conicet

Convivencia

por Buatu Batubenge Omer, Adriana Mancilla Margalli y Benjamín Panduro Muñoz

Derecho alternativo

por Carlos Ponce de León UNCo

Transversalidad

por Maria Beatriz Quintana, UNJu.

Recursos hídricos

por María Cristina Sandoval, U.N.L.Z

Agriculturalización

por María Cristina Sandoval, U.N.L.Z

Formación Nacional

por Fabio Luis, Universidad de San Pablo

Contrahegemonía Nuestramericana

por Claudio Gallegos CONICET/ Universidad Nacional del Sur

Alteridad americana / Otredad americana

por Rafael Ojeda

Derechos Sociales

por Mónica Fernández (UNQ-UNLa)

Adolescencia

por Mónica Fernández (UNQ-UNLa)

YUNTA

por Jorge Rueda C. (Universidad de Santiago de Chile)

Nosotros

por Ricardo Melgar Bao (Instituto Nacional de Antropología e Historia, México)

Humor

por Ricardo Melgar Bao (Instituto Nacional de Antropología e Historia, México)

Mártir

por Ricardo Melgar Bao (Instituto Nacional de Antropología e Historia, México)

GIRO DESCOLONIAL

por Alejandro De Oto

PENSAMIENTO DESCOLONIAL/DECOLONIAL[1]

por Alejandro De Oto

Justicialismo

por Eduardo J. Vior (Universidad de Foz de Iguazú, Brasil)

Republicanismo

por Hugo E. Biagini (Academia de Ciencias)

Malestar en la cultura

por Mario Orozco Guzmán y David Pavón Cuéllar (Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo)

Movilización

por David Pavón Cuéllar (UMSNH) y José Manuel Sabucedo (USC)

Fuerzas Morales

por Susana Raquel Barbosa (Conicet, Academia Nacional de Ciencias de Buenos Aires)

Inconsciente

por Ian Parker (Universidad Metropolitana de Manchester) y David Pavón Cuéllar (Universidad Michoacana)

Georgismo

por Daniel De Lucia (Instituto Profesorado Joaquín V. González)

GAMBETA

por Di Giano, Roberto; Massarino, Marcelo; Ponisio, Julián; (Universidad de Buenos Aires)

Del principio de la igualdad

por Norman Palma (Univ. París)

Emergencia

por Rafael Pérez-Taylor (IIA-UNAM)

La imaginación

por Rafael Pérez-Taylor (IIA-UNAM)

Transdisciplina

por Rafael Pérez-Taylor (IIA-UNAM) Alejandra Ruiz Trujillo (Posgrado-UNAM)

Incertidumbre

por Rafael Pérez-Taylor (IIA-UNAM)

Reapropiación

por Brenda Tovar García

Razón ensayística.

por Janusz Wojcieszak (Universidad de Varsovia)

Ética ambiental

por Celina A. Lértora Mendoza (FEPAI)

El Logos (Pensamiento-Lenguaje) alternativo: El “Che” Suramericano

por Ricardo Nicolon

Memoria individual y colectiva

por Fernando Aínsa (Escritor y ensayista)

Ilustración Americana

por Rafael Ojeda

Sindicalismo de bases como alternativa frente a la burocracia

por Antonio Salgado

Desprejuicio

por Lucía Alicia Aguerre (UBA - CONICET)

Turismo social

por Erica Schenkel (CONICET - UNS)

Turismo alternativo

por Canoni Juan Pablo (UNS) y Schenkel Erica (CONICET - UNS)

Analogía

por Gerardo Oviedo, UBA-UNC-UCES

CIUDADANÍA AMBIENTAL

por Daniel Eduardo Gutiérrez

Compañero

por Ofelia Jany

Ecofeminismo latinoamericano

por Celina A. Lértora Mendoza (FEPAI)

Liberalismo latinoamericano

por Diego Alejandro Fernández Peychaux

Colonialidad

por Pablo Quintero (UBA - CONICET)

Sujeto criollo

por RAFAEL OJEDA

Economía Solidaria

por Pablo Quintero (UBA - CONICET)

Colonialismo Interno

por Pablo Quintero (UBA - CONICET)

Tribus urbanas

por Carlos Junquera Rubio

Evaluación educativa

por JUAN VICENTE ORTIZ FRANCO (Fundación Universitaria Los Libertadores)

CHAMPURRIA/CHAMPURRIADO

por Jorge Rueda Castro (Universidad de Santiago de Chile)

Onomantitesis

por Paolo Galassi (Università di Bologna)

Emancipación

por Elena Torre

Antagonismo

por Agustín Artese

Violencia marginal

por Florencia Prego

Extractivismo

por Andrea Cardoso (UBA-UNAJ)

Represor/a

por Analía Goldentul (IEALC/CONICET)

Integración Latinoamericana

por Juan Manuel Karg

Intelectual Latinoamericano

por Silvia E. Romagnolo

Pensamiento fronterizo

por Jung Eun Lee(UBA)

Investigación comunitaria intercultural

por Sebastián Levalle

Relativismo Cultural

por Rodrigo A. Gómez Tortosa

Mula

por María Cecilia Sánchez

Territorio

por Javier Eduardo Serrano Besil

Refugiado

por Laura Lopresti (UBA)

Campesinado

por Vannessa Morales Castro

Turismo rural comunitario

por Florencia Lance

Experimentalismo plástico latinoamericano

por Ana Beatriz Villar

Educatividad

por Osvaldo Concha

UNIVERSIDAD INTERCULTURAL

por Ana Paola Miyagusuku Miyasato

Curaduría en la periferia

por Elizabeth Hernández López, y Roberto Sanz Bustillo (UNAM, México)

Comunidad

por AA.VV.

Utopismo

por Mauro Leandro Asnes (UNS)

Insurrección

por María Eugenia Chedrese (UNS)

Ciencia

por Nora Ftulis (UNS)

Retórica

por Pablo Maximiliano Pellejero (UNS)

Exteriorismo

por Sergio Raimondi (UNS)

Nuevo Hombre

por Marina P. Verdini Aguilar (CEINA/UNS/CONICET)

FRACTURA

por Paolo Galassi (CEINA/CONICET/UNS)

/
/ /
/