name="bordes_r1_c1"

El posprogresismo en América Latina. Algunas ideas pensadas en voz alta

por Sirio López Velasco
 


En noviembre de 2016 un reconocido intelectual de larga trayectoria en su apoyo a los movimientos de liberación y populares del Tercer Mundo pronunció una conferencia que pretendía hacer un balance inicial de los llamados “gobiernos progresistas” en A. Latina (que hoy estarían con su modelo agotado). Abordó en especial el caso de Ecuador, haciendo también referencias puntuales a los casos de Venezuela, Bolivia, Argentina y Brasil. Aclarando que incursionaba en hipótesis provisorias, afirmó que en la época del alto precio de las commodities exportadas por dichos países, sus Gobiernos implementaron sendas políticas que usando los ingresos obtenidos (en lo que fue una reasignación social de los mismos, pero sin que hubiera una redistribución de la riqueza, pues los ricos fueron apenas afectados en sus fortunas, cuando lo fueron) sacaron de la miseria o la pobreza extrema a millones de personas, gracias a ayudas directas y mejoría notables en el área de la salud y la educación gratuitas, y/o en los planes de vivienda popular. Ahora bien, para abastecer de bienes básicos a esos nuevos consumidores, esos Gobiernos tuvieron que importar cantidades crecientes de productos (lo que ocurrió paradigmáticamente en Venzuela, que importa el 70% de los alimentos que consume, ya que la economía rentista petrolera capitalista había abandonado la agricultura). Esas políticas sociales que se hicieron en alianza con sectores de la burguesía y la derecha local, y que asumió rasgos anti-imperialistas (en especial en confrontación con el ingerencismo yanqui, lo que llevó a la expulsión de más de un embajador de EEUU en la región), no llegó no obstante, a asumir tintes anti/pos-capitalistas; y ello por la sencilla razón de que gran parte de los medios de producción (incluso muchos grandes y estratégicos) continuaron en manos privadas (a veces extranjeras); y también porque se continuó aplicando una conducta extractivista de devastación y contaminación exagerada del medio ambiente natural, en igual o peor escala a lo conocido antes de la llegada de los mencionados Gobiernos.

No obstante, dijo nuestro autor, ocurrió que tal modelo entró en fase de agotamiento cuando cayeron los precios de las commodities exportadas por los países analizados. Al contraerse la torta del maná para repartir, se rompieron las alianzas con los sectores burgueses-derechistas (que reivindicaban para sí la totalidad del ingreso nacional reducido, sin querer repartirlo con los más pobres), y los Gobiernos en cuestión hicieron más y más concesiones al capital privado (nacional y extranjero), lo que determinó el alejamiento de sectores populares que antes los habían apoyado. En Brasil fue característico el discurso de Dilma en su segundo mandato, en el que defendió la necesidad de dar más espacio a los mercados y nombró como Ministro de Economía a un conspicuo representante de la banca privada; parte del movimiento popular que la sostenía no la acompañó en ese giro, al tiempo en que el sector de la burguesía/derecha que la había acompañado se unió a la oposición derechista (y la de seudoizquierda) para expulsarla del gobierno mediante el impeachment, e implementar con velocidad inusitada un paquete neoliberal de ajustes antipopulares (que Dilma había iniciado demasiado tímida y lentamente, para su gusto). Hay que agregar, y esto lo hago por mi cuenta, que en esa reconquista derechista del Gobierno ayudó mucho la enorme corrupción de la que participó el Partido de los Trabajadores, gobernante con Lula y Dilma, en complicidad con casi todos los Partidos representados en las instancias de gobierno ejecutivo o legislativo, y articulada con grandes empresas (en especial constructoras) que robaron del erario público sumas astronómicas para engrosar su patrimonio y pagar abundantes coimas a los políticos en cuestión; esa corrupción fue hábilmente usada por la gran prensa derechista para hacer realidad la expulsión de Dilma y la defenestración del PT y de Lula. A su vez en Ecuador, Correa, quien ya había declarado su adhesión al “capitalismo moderno”, enfrentó la caída brutal del precio del petróleo con un renovado extractivismo minero (presente también en grado nuevo y mayúsculo en Venezuela en el llamado Arco del Orinoco, por cierto contemporáneo de una enorme crisis de desabastecimiento que condena a las mayorías del pueblo a largas colas y falta de productos esenciales) y con la privatización de los tres principales puertos comerciales de Ecuador en beneficio de extranjeros, al tiempo en que firmaba un convenio comercial con la Unión Europea (del que mucho tienen que temer la pequeña empresa indígena, cooperativa, familiar o privada ecuatorianas). Recordó nuestro autor que en el período considerado se notó una cierta desindustrialización relativa en países de buen potencial como lo son Brasil y Argentina. Sea por una causa o por otra, el candidato a sucesor de Cristina Kirchner fue derrotado en las urnas por el neoliberal Macri.

Llegando al actual panorama nuestro autor se pregunta si los llamados “Gobiernos progresistas” podrían haber actuado de forma diferente. Y aunque no esbozó una respuesta firme, afirmó: 1) que es necesaria una seria autocrítica de los respectivos procesos, 2) que el “socialismo inmediato” es imposible (por lo que entendí, dada la insuficiencia tecnológica propia del Tercer Mundo, y su dependencia de la del Primero, de donde vienen también necesarios capitales), y, 3) que habría que pensar en “transiciones” (sin especificar nada sobre su contenido concreto, ni aclarar hacia qué concepción del socialismo se encaminarían).

Reaccionando ante esa conferencia otro intelectual/militante de vieja data nos dijo que: 1) el autor incurría en posiciones anarco-ecologistas que no habían triunfado en ningún lado, 2) que se equivocaba al poner en una misma bolsa, al criticar el extractivismo y productivismo, a la URSS y a los Gobiernos progresistas de A. Latina, y, 3) que continuaba adhiriendo, como alternativa, a la Dictadura Revolucionaria del Proletariado.

Cuando le pregunté cómo veía concretamente esa Dictadura funcionando hoy en su país, me dijo: a) que la dificultad del socialismo en un sólo país fue demostrada hace mucho, y, b) que no creía que en su país pudiera aplicarse hoy esa Dictadura.

Entonces le repregunté, qué concretamente creía que podría/debía funcionar en su país (yendo más allá, y rumbo al socialismo, del gobierno “progresista” que mi interlocutor fustiga sin tregua un día sí y el otro también), dándole un horizonte plausible a su prédica y acción cotidianas; hasta hoy no obtenido ninguna respuesta de su parte.

Así las cosas, considero que podemos valernos de las posiciones abordadas (a las que agrego el caso de Uruguay, que conozco muy bien), para intentar aclarar (por lo menos inicialmente y a la espera de otras reflexiones) nuestra propia visión del presente y del futuro.

En primer lugar creo que no hay socialismo (ni camino hacia él) si los grandes medios de producción no han sido socializados para ponerlos en manos de los productores libremente asociados (en verdaderas cooperativas), o puestos bajo control del Estado, sometido a su vez a incesante control popular, al tiempo en que se edifica una nueva estructura estatal directamente emanada del pueblo organizado (como lo intentaron/intentan las Comunas en Venezuela).

Al mismo tiempo la educación debe tener carácter ecológico (en los moldes de la educación ambiental ecomunitarista), promoviendo el estilo de vida basado en la frugalidad y en la reducción-reutilización y reciclaje de insumos y residuos.

Ese nuevo orden socioambiental tendrá que tener carácter pluricultural, incorporando, en pie de igualdad con la herencia blanca/europea, el saber-poder de las comunidades indígenas y negras, marginadas en la A. Latina capitalista.

Simultáneamente (y para que dicha educación desborde los cauces de la educación formal y se generalice en la sociedad) será necesario acabar con los latifundios mediáticos y promover, al menos, una Ley como la que llegó a ser promulgada en Argentina en el Gobierno de Cristina Fernández, que reparte en tres tercios iguales las “medias” audiovisuales estatales, comunitarias y privadas (impidiendo que estas últimas conformen monopolios u oligopolios nacionales o regionales).

Ahora, se puede preguntar si ese socialismo es posible de inmediato o no. Mi respuesta es positiva, si hay amplio respaldo popular organizado, y claridad y coraje de las respectivas direcciones gubernamentales. El hecho de que en Ecuador y en Brasil sea la pequeña producción familiar y cooperativa la que asegure la mayor parte de los alimentos consumidos, nos garantiza que por lo menos la soberanía alimentaria es viable, y sobre ella se puede montar la del área industrial que se revele necesaria y acorde al socialismo ecomunitarista. Venezuela sería (y es) el punto de apoyo del abastecimiento de los productos petroleros (indispensables aún en economías no reconvertidas a las fuentes limpias y renovables, aunque Uruguay, mostrando el camino, ha hecho significativos avances en esa materia). Ello era aún más factible en el momento de auge de los gobiernos progresistas, en el que el apoyo mutuo de los respectivos Gobiernos y pueblos hubiera ayudado a subsanar muchas de las carencias y dificultades en cada país, usando la fortaleza de los otros en los rubros considerados. Así se hubiera sentado la base de la independización progresiva de la tecnología capitalista del Primer Mundo (sabiendo que por un tiempo habría que seguirla comprando, por ejemplo en el área de la informática y la robótica, con divisas ahorradas en base a la producción propia, o mediante canje/trueque con los países que así se dispusiesen a hacerlo). Si se concluyese que aún con esos cambios (y/o para hacerlos posibles) son necesarios inversiones de capitalistas del Primer Mundo, respondería (inspirándome en la crítica que el Che Guevara le hiciera al Manual de Economía de la Academia de Ciencias de la URSS) que los mismos deberían ser reducidos al mínimo indispensable, y con muchísimo cuidado respecto de su cuantía, contrapartidas y formas de aplicación.

Es claro que hoy, con las derrotas de Argentina y Brasil, la aventura se hace mucho más difícil, pero no imposible gracias al apoyo de Venezuela, Ecuador y Bolivia, y de la propia Cuba que aún enfrentada a un proceso de “actualización” que incluye explícitamente formas capitalistas, sigue siendo ejemplo de una alternativa al modelo que quieren imponer los EEUU y la Europa rica (al tiempo en el que ha apoyado y apoya a los pueblos amigos con sus médicos, educadores y su arte médica y bio-tecnológica avanzada). Pero insisto, un desafío fundamental consiste en crear progresivamente una tecnología propia y volcada a la satisfacción de las necesidades básicas de las mayorías (y no al consumismo de lujo de las minorías); al mismo tiempo la agroindustria orgánica encontrará una vasta clientela en el Primer Mundo, permitiendo obtener las divisas necesarias para traer la tecnología aún no producida en las propias tierras. Este paradigma exige una amplia transformación cultural (viable a través de la educación ambiental ecomunitarista generalizada), que se choca de frente con lo que afirmaron algunos ex-guerrilleros encaramados al primer Gobierno nacional del Frente Amplio en Uruguay, cuando justificaron su pusilanimidad transformadora con el peregrino argumento de que “los uruguayos no aguantarían carecer de zapatos importados y derribarían al Gobierno”; con tal tesis confesaron su falta de fé en la capacidad de autotransformación del ser humano y en la posibilidad misma del socialismo ecomunitarista.

Se puede preguntar si no sería boicoteado e incluso invadido un país (o conjunto de países) que adoptase en la práctica este paradigma de economía ecológica (y predominantemente sin patrones), frugalidad ecológica, educación ambiental ecomunitarista generalizada, y democracia directa creciente (penetrando y sustituyendo al aparato estatal heredado). La experiencia del cincuentenario bloqueo sufrido por Cuba (además de la invasión sufrida en Playa Girón y múltiples acciones violentas de sabotaje), así como la “guerra de los contras” impuesta desde EEUU a la Nicaragua sandinista naciente, muestran crudamente la pertinencia de la pregunta. Como única respuesta podemos levantar el ejemplo de resistencia de Cuba (para demostrar que sí se puede elegir el propio rumbo), al tiempo que se acompaña muy de cerca el sesgo que va tomando su “actualización” en curso, para aprender críticamente de ella, apoyarla en lo que necesite, y ayudarla a evitar un simple regreso al capitalismo “tradicional” (como ocurrió en la ex-URSS, y luego en China y aún en el heroico Vietnam), luchando junto a su pueblo.

Ahora, ¿qué formas políticas podría asumir esa transición al socialismo que lleva más allá de las actuales experiencias llamadas progresistas?

La experiencia histórica (y la especificidad del caso uruguayo) me hace plantear la hipótesis de que hoy difícilmente sería deseable y durable en los países considerados un modelo apoyado en un Partido único, lo que supone gobernar en situación de pluralidad partidaria (y mediática, como ya lo dijimos antes). La cuestión es si esa pluralidad sería irrestricta o se debería prohibir a las formaciones que defendieran al capitalismo (y a fortiori al imperialismo). La aguda confrontación que actualmente se vive en Venezuela (y que esperemos se resuelva en una salida rumbo al socialismo que aquí defendemos) muestra la pertinencia de esta segunda opción. Y lo decisivo será el ejercicio de la democracia directa (por vía presencial o a través de internet y los medios audiovisuales) que permitan a la ciudadanía ir decidiendo de más en más sobre las cuestiones que atañen a sus vidas (como lo son las metas, rubros y modalidad ecológica y solidaria de la producción, el presupuesto, los impuestos, y las políticas sociales en todos los rubros, así como la política internacional). El o los Partidos que no sepan apoyar y apoyarse en esa democracia estarán socavando sus bases de sustentación, y traicionarán el horizonte socialista (que caracterizo como ecomunitarista, a ampliando los límites de comunismo propuesto por Marx).

En los países que aún tienen Gobiernos “progresistas” la tarea urgente consiste en promover esa transformación antes de que la derecha tradicional (neoliberal) regrese al Gobierno en ancas de la decepción popular, lo que amenaza suceder en Uruguay en las próximas elecciones presidenciales de 2019; de todas formas, con o sin la derrota del FA, el camino hacia el socialismo exige ir más allá de lo intentado. Y en ellos y en los otros, el desafío consiste en organizar al pueblo para todas las formas de lucha que se revelen necesarias, para romper con la rutina y los límites de la política y la vida capitalista, rumbo al socialismo ecomunitarista. En Uruguay la prédica y prácticas innovadoras de Raúl Sendic Antonaccio son un ejemplo con total vigencia. Y en ese país creo que se puede ir mucho más allá de lo hecho por el Frente Amplio en: 1) una reforma agraria que use las tierras de los latifundios que superen las 2.500 hectáreas para asentar allí (en casas dignas/confortables, con agua, luz, teléfono y TV por satélite, e internet, y contando en sus proximidades con los servicios sociales necesarios), a quienes quieran trabajarlas (oriundos del campo o las ciudades) en agroindustrias orgánico-ecológicas en beneficio propio y del país y su pueblo, amparados en un firme apoyo financiero, de formación , tecnológico y con compra asegurada de su producción, 2) la estatización de las grandes empresas, de la Banca y del Comercio Exterior, para poner el sistema productivo, financiero y el intercambio comercial al servicio de las necesidades de las grandes mayorías, 3) la auditoría y no pago provisorio de la deuda pública considerada ilegítima, para volcar los recursos ahora gastados en ella a la satisfacción de las necesidades antes mencionadas, 4) la adopción de una Ley de Medios de los tres tercios (como en Argentina), 5) el diseño de una doctrina artiguista y latinoamericanista (por lo tanto anti-imperialista) en la formación y acción de los cuerpos armados (que deberán ser complementados-sustituidos por milicias populares, una vez que por su pequeñez el Uruguay no tiene la mínima posibilidad de defenderse mediante una guerra convencional ante cualquier eventual invasor), y, 6) la aplicación sin pausa de la política de verdad y justicia en contra de los criminales de la última dictadura cívico-militar, y a favor de sus víctimas.

En el caso de Brasil y Argentina (donde los respectivos Gobiernos “progresistas” han sido desplazados por la derecha neoliberal), la reformulación teórico-práctica debe ser la consecuencia de la autocrítica reivindicada por nuestro primer autor; ella mostrará la falta de perspectiva evidente en Lula cuando sueña con volver al gobierno en 2018 (a pesar de que todo hace creer que será objeto de alguna condena judicial que lo impida candidatearse), pero/y sin aclarar a la gente si quiere volver para hacer lo mismo (que pudo hacer gracias al alto precio de las commodities, hoy inexistente) y con los mismos “aliados” derechistas y la misma corrupción sistémica; a poco que se enfrente esa pregunta, aflorará la pertinencia de la reformulación que proponemos, y el pueblo brasileño tendrá que fijarse las nuevas metas y darse las formas de lucha acordes a ellas.

Sobre Venezuela, Ecuador y Bolivia no tengo informaciones suficientemente precisas y detalladas como para aventurar una opinión seria. Cabe a l@s compañer@s de esos países iluminarme/iluminarnos con su reflexión.


 (lopesirio@hotmail.com)

/ / /

La estética de la ética y la política de la neutralidad

por Jorge Majfud, The University of Georgia

La Inteligencia colectiva

por Jorge Majfud, The University of Georgia

Palabras que curan, palabras que matan

por Jorge Majfud, The University of Georgia

La realidad del deseo

por Jorge Majfud, The University of Georgia

Breve historia de la idiotez ajena

por Jorge Majfud, The University of Georgia

Entre curandero y terapeuta o el miedo a la libertad

por Jorge Majfud, The University of Georgia

Blanco x Negro = Negro

por Jorge Majfud, The University of Georgia

En defensa de los valores de la inferioridad natural de las mujeres

por Jorge Majfud, University of Georgia

América y la utopía que descubrió el capitalismo

por Jorge Majfud, The University of Georgia

Venezuela, la encrucijada Histórica de un pueblo

por Maximilien Arvelaiz, Moises Durand

Estados desunidos de América

por Jorge Majfud

LA RECUPERACION DEL PARAISO

por Alejandro Serrano Caldera

El imperio de los falsos dilemas. Providas y proabortos

por Jorge Majfud

La rebelión de la alegría

por Jorge Majfud

Una sola Bolivia, blanca y próspera

por Jorge Majfud, The University of Georgia

El bombardeo de los símbolos

por Jorge Majfud

Bienaventuranzas del libre mercado

por José Toledo Alcalde

La irrupción de lo invisible

por William Ospina

La gestación del pueblo brasilero, la universidad y el saber popular

por Leonardo Boff / Servicios Koinonia

"Haya de la Torre y Julio Antonio Mella en México" Carta alusiva del autor

por Ricardo Melgar

La revolución en los claustros

por Por Julián Bruschtein

Eduardo Galeano y los ojos abiertos de América Latina

por Jorge Majfud, Lincoln University of Pennsylvania

El complejo de Malinche

por Jorge Majfud, Lincoln University

El continente mestizo Adelanto de las conclusiones finales del libro La literatura del compromiso

por Jorge Majfud

Al César lo que es de Dios

por Jorge Majfud, Lincoln University

El feminismo conservador

por Jorge Majfud, Lincoln University of Pennsylvania

Estado, divino tesoro

por Jorge Majfud, Lincoln University of Pennsylvania

¿Por qué vivo en Estados Unidos?

por Jorge Majfud, Lincoln University of Pennsylvania

Diez tesis acerca del sentido y la orientación actuales de la investigación sobre la globalización

por François de Bernard

El eterno retorno de Quetzalcóatl II* Quetzalcóatl y Ernesto Che Guevara

por Jorge Majfud, Lincoln University

La política santa y el temblar de los templos

por Jorge Majfud, Lincoln University

Revistas de Pensamiento y Estudios Latinoamericanos:

por CECIES

El capital intelectual

por Jorge Majfud, Lincoln University

Trabajo y migración en las fronteras de la precarización

por Daniela Romina Ferreyra (FFL, UBA)

Entre la pedagogía freireana y el pensamiento decolonial

por Inés Fernández Moujan, Universidad Nacional de Río Negro

(DIS)LOCACIONES DE LA GLOBALIZACIÓN

por Ana Carolina Dilling, FFL UBA

Colonialidad del ser, delimitaciones conceptuales

por María Marta Quintana, Universidad Nacional de Río Negro

LA OPCIÓN DECOLONIAL

por Zulma Palermo, Univ. Nac. de Salta

Racismo cultural, migración y ciudadanía

por Lucía Alicia Aguerre

Monopolio de la palabra y disputa de sentido

por Rosario Sánchez (UBA)

El Desastre Natural. Una lectura alternativa

por Margarita Gascón (CONICET, Instituto de Ciencias Humanas, Sociales y Ambientales, Centro Científic)

Cine latinoamericano

por Jorge Majfud, Lincoln University

Notas al margen del camino*

por Jorge Majfud

Pensamientos sobre la integración latinoamericana: un corpus textual

por Gerardo Oviedo UBA-UNLP-USES

El Producto de la Bestia Interior

por Jorge Majfud, Lincoln University

Disculpen la molestia

por Eduardo Galeano

UNA DECLARACIÓN FEMINISTA AUTÓNOMA

por Encuentro Feminista Autónomo, Ciudad de México

AHORA, QUE JUEGEN LOS NIÑOS

por Eduardo Bustelo Graffigna, Universidad de Cuyo

Interculturalidad, verdad y justicia

por Dina Picotti, Universidad de General Sarmiento

SEGUNDA INDEPENDENCIA, Nuevas formas de democracia en América Latina

por Dina Picotti, Universidad de General Sarmiento

El realismo mágico latinoamericano Honduras y Uruguay: tan diferentes, tanto iguales

por Jorge Majfud, Lincoln University

Cultura Popular e Imaginario Social

por Adriana Fernández Vecchi

La guerra ilustrada, una visión del conflicto hispano norteamericano

por Carlos Javier Pretti (CONICET)

Morir en América latina en los tiempos de las revoluciones

por Gustavo Ortiz (CONICET)

¿INDIANISMO O INDIGENISMO?

por Gustavo R. Cruz

Superhéroes (V) La cultura de las máscaras

por Jorge Majfud, Lincoln University.

La Virgen y el Quetzal, memoria profunda de Amerindia

por Jorge Majfud, Lincoln University

Salvación colectiva por la sociedad

por Canzutti Alan, UNCo

La vanidad de los pueblos

por Jorge Majfud, Lincoln University.

Armas y letras

por Jorge Majfud, Jacksonville University

El insospechado universo de Amerindia (I)

por Jorge Majfud, PhD. Jacksonville University

Soliloquio debajo del puente Lavalle (San Salvador de Jujuy)

por Mario Vilca (UNJ)

El hombre nuevo en la crítica moderna

por Jorge Majfud, Jacksonville University

Los ojos cerrados a la espera del sol maduro

por Mario Vilca (UNJ)

Manifiesto Antipaisajístico

por Mario Vilca (UNJ)

El motor de las contradicciones

por Jorge Majfud, PhD. Jacksonville University

El vuelo de la serpiente en el pensamiento latinoamericano

por Jorge Majfud (Jacksonville University)

El nacimiento del humanismo moderno

por Jorge Majfud (Jacksonville University)

Poder, autoridad y desobediencia

por Jorge Majfud (Jacksonville University)

Carta a los rectores de las universidades europeas

por Antonin Artaud

Lo que siempre son los otros

por Manuel Cruz

Memorias de estudiante

por Jorge Majfud (Jacksonville University)

El identificador de textos

por Jorge Majfud

El futuro del Foro Social Mundial

por Sergio Ferrari

Revoluciones, nuevas tecnologías y el factor etario

por Jorge Majfud

Reorientaciones temáticas y giros conceptuales en la Filosofía de la Liberación contemporánea

por Gerardo Oviedo (UBA, UCES, UNC)

Nuestro idioma es mejor porque se entiende

por Jorge Majfud

Ernesto Sábato, un profeta altermundista

por René Báez

Historicidad y crisis económica

por Norman Palma (Univ. París)

2012 y la cosmología Maya

por Norman Palma (Univ. París)

PENSAMIENTO ALTERNATIVO en la ARGENTINA

por Juana Fátima Luna (UCES)

La Identidad juvenil en el contexto de la Generación de la Reforma Universitaria de 1918

por Uriondo, Ernesto Manuel UNLa

La imaginación de la historia

por Jorge Majfud (Jacksonville University)

Política y economía norteamericana

por Jorge Majfud (Jacksonville University)

Mitos fundamentales sobre la inmigración

por Jorge Majfud (Jacksonville University)

Un ejercicio de pensamiento alternativo latinoamericano

por Ricardo Nicolon

Barbarie, un antiguo debate

por Gregorio A. Caro Figueroa (Todo es historia)

Sarmiento, un torrente vital

por Gregorio A. Caro Figueroa

EL PENSAMIENTO ALTERNATIVO

por Julian Sabogal Tamayo

LAS TEORÍAS DEL MODELO IMPERANTE Y LA NECESIDAD DEL PENSAMIENTO ALTERNATIVO

por Julian Sabogal Tamayo

Indignación

por Chantal Maillard

Althusser, los estudios culturales y el concepto de ideología

por Santiago Castro-Gómez (Universidad Javeriana)

La hora del individuo mundo

por Edgar Borges

Cultura y culturas: Desde la colonialidad del poder y desde los pueblos indígenas (Parte I)

por Rodrigo Montoya Rojas

Una admirable radiografía del disparate que nos comprende como humanos

por Jorge Dobal

La construcción histórica y pluriétnica de los Derechos

por Alberto Filippi (Università degli Studi di Camerino)

Algunas apreciaciones de la juventud latinoamericana

por Ernesto Uriondo (Universidad Nacional de Lanús)

Vigencia de Braudel

por Gregorio A. Caro Figueroa

Entrevista a Jorge Majfud

por Analía Gómez Vidal

Arquitectura, urbanismo y modernidad

por Rafael Ojeda

La identidad del nuevo cine crítico estadounidense

por Jorge Vergara Estévez

Crítica del paradigma del progreso

por René Báez

Iconografía del libro CONTRACULTURA JUVENIL

por Hugo E. Biagini (CONICET - Academia de Ciencias)

Quo vadis Europa?

por Francois de Bernard (GERM)

Cuna de la utopía

por Javier Lajo

La cultura desde las culturas

por Javier Lajo

Horacio C. Guldberg, lector de Ezequiel Martínez Estrada. Praxis utópica y ensayo latinoamericano

por Gerardo Oviedo, Universidad de Buenos Aires y Universidad Nacional de Córdoba.

Crítica literaria: Antología de crónica latinoamericana actual

por Darío Jaramillo Agudelo

El peso del pasado

por Gregorio A. Caro Figueroa

La generación FaceNoBook

por Jorge Majfud (Jacksonville University)

La realidad y la contra realidad

por Edgar Borges

Carlos Fuentes y la identidad latinoamericana

por Alejandro Serrano Caldera

El preservar y el cambiar

por Gregorio A. Caro Figueroa

Bolivarianos de la Revolución de Mayo

por Jorge Torres Roggero

Lo americano en los circuitos del espanto. Rodolfo Kusch

por Mario Vilca (Universidad Nacional de Jujuy)

‘Intellectus interruptus’: El recorte y la austeridad llegan a la literatura periodística

por Jorge Majfud

A propósito del Día Internacional de la Mujer: Rosa y Clara, dos nombres para la libertad

por Daniela Saidman (Desde Venezuela. Colaboración para ARGENPRESS CULTURAL)

La ciudadanía sudamericana

por Jorge Zavaleta Alegre (Desde Lima, Perú. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Primero de mayo

por Dr.Ricardo Melgar Bao Instituto Nacional de Antropología e Historia

LOS LINEAMIENTOS DE CUBA A LA LUZ DE LA CRÍTICA DEL CHE A LA ECONOMÍA DE LA URSS

por Sirio López Velasco (FURG-Brasil)

Hacia una historia para la integración latinoamericana

por Edmundo Aníbal Heredia (CONICET)

¿Qué interculturalidad?

por Julio Eduardo Torres Pallara

La humanidad y el planeta

por Rodolfo Bassarsky

El juez de fútbol y el juicio ético

por Hugo Lovisolo, Ronaldo Helal

Mito, utopía y cuestionamiento en la conquista y colonización de América

por Ernesto Barnach-Calbó, Miembro a título individual del Consejo Español de Estudios Iberoamericanos

Manuel Ugarte anduvo en los senderos del Ecuador (I)

por Por Daniel Kersffeld, especial para El Telégrafo

EXPLICITAÇÃO DOS CONCEITOS DAS DIRETRIZES CURRICULARES GERAIS NACIONAIS PARA A EDUCAÇÃO AMBIENTAL

por Sirio Lopez Velasco

EN TORNO A LA OTREDAD: PARADIGMAS Y COMPORTAMIENTOS

por Ernesto Barnach-Calbó Martínez (CEEIB)

Ambrosio Lasso, el ‘Coronel’ de los indígenas

por Daniel Kersffeld

Enrique Terán o el socialismo del desencanto

por Daniel Kersffeld

Reflexiones sobre la “Declaración Universal de la Democracia”

por V COLOQUIO INTERNACIONAL DE FILOSOFIA POLITICA

La segunda juventud de Marx

por Francesc Arroyo

UN CIUDADANO ESCLARECIDO: SILVIO KREMENCHUZKY

por SILVIO KREMENCHUZKY

Yo, Artigas

por Sirio López Velasco

La soledad latinoamericana

por Emir Sader (UERJ)

Integración Programática y Fáctica de la Primera Independencia a Unasur

por Hugo E. Biagini (Academia de Ciencias de Buenos Aires)

Hermes Benítez: “Los partidarios del magnicidio de Allende no comprenden el significado de su sacrif

por Mario Casasús

Costa Rica y Brasil: jóvenes disconformes

por Rafael Cuevas Molina (Presidente AUNA-Costa Rica)

El ensayo Nuestra América y el tiempo presente

por Rafael Cuevas Molina/Presidente AUNA-Costa Rica

UNA ENSEÑANZA SIN REPROBACIÓN ES POSIBLE

por Sirio López Velasco

Éloge de la lenteur / Elogio de la lentitud

por François de Bernard

PRESENTACIÓN DE EL NEUROLIBERALISMO Y LA ETICA DEL MÁS FUERTE

por Hugo Biagini

El adolescente y el mundo contemporáneo de la economía de mercado

por Jesús María Dapena Botero

Bolívar en la revolución latinoamericana

por Laureano Vicuña Izquierdo / El Telégrafo (Ecuador)

La Dirección de Ayotzinapa

por Fernando Buen Abad Domínguez

La lectura: ¿una práctica en extinción?

por Marcelo Colussi

Mensaje de Federico Mayor

por Federico Mayor

Albert Camus, del enigma y de la rebeldía. La revuelta. El gran grito de la rebeldía humana

por Gabriella Bianco

Ética de la Reciprocidad y Educación Andina

por Macario Coarite Quispe

ASÍ EN LA PAZ COMO EN LA GUERRA

por Jorge Brioso (Carleton College) y Jesús M. Díaz Álvarez (UNED)

Charlie Hebdo: una reflexión difícil

por Boaventura de Sousa (Universidad de Coimbra - Portugal)

UNA NACIÓN ANTROPOLÓGICA

por Edmundo Heredia (UNC-CONICET)

Desafío para la Filosofía en el siglo XXI

por José Luis Ayala

Alegato contra el coleccionismo privado de manuscritos

por Horacio Tarcus (Doctor en Historia, director CeDInCI/UNSAM, investigador independiente del Conicet)

El graffíti como forma de expresión contra-hegemónica y de emancipación social

por Randal Cárdenas-Gutiérrez

“TODOS SOMOS AMERICANOS” (El Presidente Obama)

por Ernesto Barnach-Calbó

Que la tortilla se vuelva. Una mirada sobre La Voz de la Mujer

por Camila Roccatagliata (Universidad Nacional de La Plata)

Análisis sintético de El Eterno Retorno de los Populismos

por Nidia Carrizo de Muñoz

Texto alusivo a la presentación del libro EL SUPLICIO DE LAS ALEGORÍAS de Gerardo Oviedo

por Hugo E. Biagini

CORREDOR DE LAS IDEAS DEL CONO SUR: REPERTORIO DOCUMENTAL

por Hugo Biagini, Lucio Lucchesi (comps.)

Pensamiento emancipador en el Caribe

por Adalberto Santana

Las traducciones al español de Le temps retrouvé de Marcel Proust

por Herbert E. Craig (Universidad de Nebraska)

Presentación del libro Cartas de Ricardo Rojas

por Hugo Biagini

El posprogresismo en América Latina. Algunas ideas pensadas en voz alta

por Sirio López Velasco

Fernando Aínsa, la reinvención de la utopía

por Edgar Montiel

Las reescrituras del yo en los borradores del último Alberdi

por Élida Lois

ROSARIO BLÉFARI O LA PALABRA MEDIÚMNICA

por Hugo Biagini

Entre cabezas y trash. Cine y clases subalternas en la Argentina 1990-2016

por Demian Alsina Argerich

A World Beyond Global Disorder: The Courage to Hope

por Fred Dallmayr y Edward Demenchonok (eds.)

ENSAYISTAS.ORG incorporó al CECIES entre sus páginas

por CECIES

El Corredor de las Ideas en Pacarina del Sur

por CECIES

UNA FIGURA CONSULAR

por Hugo E. Biagini

L’écoute d’un ami hors norme

por Marcelo Velarde Cañazares

EL MISTERIOSO TRASFONDO DE UNA PIEL ROSADA

por Hugo E. Biagini

/
/ /
/