name="bordes_r1_c1"

Desafío para la Filosofía en el siglo XXI

por José Luis Ayala
 


El hecho de haberse declarado a Guatemala en el 2012, como Capital Mundial de la filosofía, tiene un gran significado para el proceso de reencuentro de identidades plurales y relecturas axiológicas desde América, respecto al derecho a pensar a partir de la humanización del continente hasta el proceso de globalización sesgada del siglo XXI. Se trata de uno de los más grandes acontecimientos culturales en lo que va del siglo, para responder a muchas preguntas desde el razonamiento, el análisis, la historia, la educación, la política, la cosmología y la cosmopercepción. La decisión de los Estados miembros de la UNESCO al designar a una nación con tanta historia, es también un acontecimiento que por primera vez en América se empieza a cimentar, un proceso de razonamiento filosófico renovador. Por eso, este libro titulado: “Pensar un mundo durable para todos” publicado por la UNESCO, cuyo editor y coordinador es Edgar Montiel, marca un hito en la historia de las ideas para refundar el concepto de filosofía y la búsqueda de un mundo, en el que el reecuentro con nosotros mismos, se haga realidad.

No sería ético comentar un libro como un todo, pues en él concurren varias voces de distintos lugares de América y Europa, más aún si cada quien expone sus ideas desde distintos puntos de vista pero coincidentes. Un acierto fue sin duda haber invitado a mujeres que filosofan o hablan de filosofía, y que desde sus propias reflexiones, es posible saber que sin ellas no habrá una idea cabal de cómo se filosofa ahora en América y Europa. Entonces, estamos frente a un libro en el que afloran muchas formas de pensar acerca de la cultura, la política, el arte, la literatura, etc., pero sobre todo respecto a la filosofía desde América. Era un tema pendiente desde hace muchos años, hasta que por fin ahora podemos leer reflexiones que servirán, no solo para revisar lo que creemos saber, sino para repensar en un mundo más humano en el que sea posible abolir la miseria, el dolor y las desigualdades sociales.

Por eso, Edgar Montiel dice en el prólogo: “Pensar un mundo durable para todos es recoger el mensaje ancestral de nuestros pueblos fundadores y proyectarlos hacia el futuro, estableciendo un puente entre lo tangible y lo intangible, reduciendo las brechas entre el pensamiento antiguo y el contemporáneo. Buscar la renovación en las ciencias humanas y sociales, las ciencias educativas y científicas en diferentes regiones del mundo, a través de lo que aporta cada pueblo, poniendo a dialogar las tradiciones de Oriente y Occidente, del Norte y del Sur, como han expresado varios de los pensadores presentes”.

Una idea recorrió todos los debates y exposiciones, la necesidad de empezar a pensar en términos propios, el compromiso de asumir la tarea de meditar desde y en América sin desdeñar el aporte de los filósofos clásicos. Esa tarea que estaba pendiente desde hacía muchos años, finalmente fue enfrentada por pensadores que llegaron desde distintos países para decir sus verdades. No ha sido sin duda una tarea fácil sino un desafío y es por esa razón que, Irina Bokova en su Mensaje como Directora de la UNESCO con motivo del Día Mundial de la Filosofía el 15 de noviembre del 2012 dijo: “Ninguna tradición filosófica tiene el monopolio de las respuestas a esas cuestiones: La diversidad de las filosofías es nuestra mayor ventaja para construir una ciudadanía mundial exclusiva y tolerante. Contra el recrudecimiento de la ignorancia y la intolerancia, la filosofía puede ayudar a reforzar en entendimiento mutuo. Al celebrar el Día Mundial de la Filosofía, la UNESCO se propone reafirmar que la filosofía tiene el poder de cambiar el mundo, pues está dotada de esa capacidad de transformarnos, dando mayor peso a nuestras indignaciones ante la injusticia, más lucidez para formular las preguntas que incomodan, más convicción para defender la dignidad humana. Es la clave del nuevo humanismo”.

Uno de los filósofos más escuchados fue sin duda el francés Edgar Morin, quien se ocupó del tema: “Pensar un país durable para todos”. Debido a la amplitud de su mirada y recorrido del mundo, de sus estudios como sociólogo y antropólogo, es considerado como el intelectual más lúcido y completo del siglo XXI. No han faltado quienes lo hayan llamado padre del pensamiento completo. Morin dijo: “Este planeta necesita un pensamiento policéntrico capaz de apuntar a un universalismo no abstracto sino consciente de la unidad /diversidad de la humana condición; un pensamiento policéntrico alimentado por las culturas del mundo. Educar para este pensamiento es la finalidad de la educación del futuro que debe trabajar en la era planetaria para la identidad y la conciencia terrenal”.

Luego: “Los antagonismos entre naciones, entre religiones, entre laicismo y religión, entre modernidad y tradición, entre democracia y dictadura, entre ricos y pobres, entre Oriente y Occidente, entre Norte y Sur se alimentan entre sí; es allí donde se mezclan los intereses estratégicos y económicos antagónicos de las grandes potencias y la multinacionales dedicadas a la obtención de beneficios. Son todos estos antagonismos los que se encuentran en zonas de interferencia y de fractura, como la gran zona sísmica del Globo que parte de Armenia/Azerbaiyán, atraviesa el medio Oriente y llega hasta el Sudán. Estas se exasperan allí donde hay religiones, etnias mezcladas, fronteras arbitrarias entre Estados, exasperaciones por rivalidades y negaciones de toda clase, como el Medio Oriente”.

Enrique Dussel, renombrado filósofo mexicano que se formó en la Universidad Complutense de Madrid y en la Sorbona, expuso el tema: “Siete siglos de pensamiento Americano: a propósito del libro El pensamiento filosófico latinoamericano del Caribe y Latino” (1300-2000). Dussel, les ha dirigido una carta a los jóvenes, precisamente en su último libro publicado en México, titula Carta a los indignados, es uno de los fundadores de la llamada filosofía de la liberación. Dussel demostró la importancia de autores americanos a quienes no se llama necesariamente filósofos. Como se sabe, este libro ha marcado un hito en el desarrollo del pensamiento latinoamericano. Dussel Fue fundador y presidió las asociaciones y Comisión de Estudios de Historia de la Iglesia en Latinoamérica, la Asociación de Filosofía y Liberación. Es fundador de laRevista de Filosofía Latinoamericana. Durante la primera década del siglo XXI formó parte delGrupo modernidad/colonialidad, importante colectivo de pensamiento poscolonial en América Latina.

Dussel dijo: “Muchos filósofos de la región dicen ‘no hay filosofía en América Latina’. Los hay que dicen eso. Yo les digo entonces si no hay filosofía en América Latina y tú eres latinoamericano, entonces no eres filósofo. Siempre ha habido en América grandes pensadores. Sin embargo, no ha habido crítica en el sentido que a los grandes pensadores no se les ha valorizado y se les ha univerzalizado. Haráclito hizo propuestas pero no tan fundamentales como para pensar que fue un gran filósofo. Ahora bien, cuando Aristóteles lo toma en sus manos y muestra que de ahí sale un gran pensamiento, eleva a Heráclito, a Parménides y a los presocráticos. Entonces si eran grandes pensadores”

Enseguida afirmó que en América: “Hay grandes pensadores que no aparecen estrictamente como filósofos pero son filósofos en el sentido propio de la palabra. A ellos tenemos que recuperar para la filosofía. Luego el título dice: 1300-2000. El 1300 es una fecha simbólica. Es una fecha en la que ya tenemos pensadores amerindios, o los pueblos originarios y con nombre, como biografía, con fecha y con obras: Nezahualcoyolt o Tlacaélel. Por eso decimos que no empieza el pensamiento en América con Cristóbal Colón, empieza mucho antes y tenemos que incluir estos pensamientos cono filosofía latinoamericana”

Edgar Montiel al comentar a Dussel aseveró que: “Es un reto mayor comentar al maestro Enrique Dussel, pero es también una buena oportunidad de diálogo. Yo creo que él ha dicho lo esencial sobre el volumen El pensamiento filosófico latinoamericano, del Caribe y Latino (1300-2000), son mil cien páginas, un centenar de autores, es un corpus textual, no es un diccionario o una enciclopedia. Es un corpus innovador que tiene una estructuración, una tesis subyacente que abre un proceso de ruptura epistemológica con la lectura canónica, porque es una reelectura de la historia, con “H” mayúscula, que lleva a una resignificación de la historia intelectual en particular”.

Hugo Biagini, expuso el tema: “Encantos y desencantos del filosofar”. Debido a su formación en base las ciencias sociales en la Universidad de Buenos Aires, a su vocación americanista y permanente búsqueda de un lenguaje propio, ha creado un pensamiento argentino y latinoamericano. Ese hecho aparece en uno los pasajes más importantes de su exposición. “Nuestro propio filosofar – dijo Biagini - debe ser circunscripto por la asunción que el mismo ha llegado a ejercer de su propio contexto, lo cual no siempre pudo hacerlo la filosofía occidental que, violentando su misma índole noética, ha pontificado desde una presuntiva subespecie aeternitatis, más allá de la que existan voces entre nosotros que reclamen ‘olvidarnos de nuestra situación de americanos’ y de ‘nacionales’, para acceder a una filosofía perenne, ni que diversos europeos hayan reivindicado nuestra producción filosófica ante el desdén que se ha tenido hacia ella, al destacar, por ejemplo, la capacidad de esa producción para transmitir un sentido original de la existencia centrado en tres cargos capitales: el gusto por la vida y lo concreto integral, lejos de las logomaquias, y los abusos de la abstracción; un amor apasionado por la libertad, que proyecta alcanzar la emancipación económica y social tras haber logrado la independencia política¸ una inclinación estética fundamental y, a menudo, un don de expresión estilística de primera calidad sin que nunca la forma disfrace u obnubile el fondo”.

Alejandro Serrano Caldera se ocupó de “La filosofía ante los desafíos actuales. La unidad en la diversidad. Aproximaciones a un proyecto filosófico” Al referirse a la filosofía latinoamericana aseveró que no deberíamos preocuparnos tanto de todos los problemas, sino centrarnos en temas específicos para darle mayor atención a la historia como experiencia y fuente de vida renovable. “En cuanto a la filosofía latinoamericana – dijo- , pienso que desde su propia situación espacio-temporal, desde su historia y su geografía, debe enfrentar el reto del presente. Para ello es imprescindible, tener una visión de la historia de la cultura en la región, desde la época precolombina hasta el presente, analizando cada una de las etapas más significativas, para reivindicar la universalidad que les corresponde y para sustentarse sobre ellas, como sobre una plataforma teórica y moral, para enfrentar los retos del momento. Es necesario reiterar esa doble necesidad: la de apropiarnos de nuestra historia y la de trascenderla necesariamente al abrirnos, con ella, al desafío de un horizonte más ancho”.

Raúl Fornet-Betancourt al tratar el tema: “La importancia de la filosofía intercultural para la concepción y el desarrollo de nuevas políticas educativas en América Latina”, precisamente por ser un educador y promotor del Programa del Diálogo Filosófico Norte-Sur, su exposición tradujo su experiencia como educador, pero si se trata de hacer una referencia importante, en un determinado momento dijo: “Educar para recuperar la autonomía en el uso del tiempo requiere como complemento indispensable la recuperación del espacio. Por eso, en un segundo momento, la filosofía intercultural propone que una educación para la capacitación de los seres humanos a ser universales tiene que contemplar prácticas que enseñen competencias contextuales. La lucha contra el analfabetismo biográfico que incapacita para generar un tiempo con ritmo propio, debe complementarse así con una pedagogía contra el analfabetismo contextual que es el olvido de los saberes situados que se generan justo como mala manera de saber vivir y convivir en un lugar o espacio determinado”.

Ana de Miguel sí que fue una sorpresa grata, no solo por su lucidez y valentía, sino por la capacidad de transmitir verdades que muchas veces se dicen a medias. ¿Cuántas mujeres como ella hay en América? Sin duda muchísimas, pero ella representó a todas al decir: “A las mujeres se nos ha negado el principio de individualidad y se nos ha convertido en la idénticas, en expresión de Celia Amorós. La mujer: todas idénticas, madres y esposas en el espacio privado, una para cada varón, y mujeres prostitutas en el espacio común, a las que tienen acceso todos los varones: la mujeres públicas. Nunca henos sido mujeres las mujeres, las mujeres que hemos tenido una voz una voz propia para decir quiénes somos y todavía como señala Marcela Lagarte, tal vez no la tenemos, pero estamos en el camino del empoderamiento colectivo, de la sonoridad. La filosofía es un camino muy denso, se nos hace demasiado lento; llevamos décadas de filosofía feminista pero nuestros compañeros de viaje, los filósofos, los pensadores en general, no nos leen ni nos escuchan”.

Desde hace mucho tiempo se viene desarrollando un esfuerzo para conformar, mejor dicho definir o crear una filosofía americana propia, un modo de pensar desde América, fuera de los cánones establecidos por la cultura oficial. Se habló se runasofía en quechua y jaqisofía en aymara, ambas palabras significan un préstamo para hablar de filosofía. En referencia a este tema tal actual, Pedro Reygadas y Juan Manuel Contreras, expusieron el tema: “20 ideas sobre el Siendo y el TiempoEspacioTiempo en Abya Yala”. Y señalaron que: “El pensamiento filosófico amerindio es tan válido y susceptible de desarrollo en el más alto grado y con validez actual como Europa o Asia. El siglo XXI lo hará evidente. Pero urge tomar cartas en el asunto en la comunidad filosófica, en la ONU, en América, porque cada año se pierden lenguas y saberes, recuerdos y posibilidades de futuro.

Lo que hemos mostrado es solo la punta de un iceberg de nuestra investigación filosófica sobre Amerindia que, consideramos, deja atrás las discusiones ociosas sobre si es o no filosofía el pensamiento originario, al pasar a la descripción concreta y profunda de saberes sistemáticos de una validez actual insoslayable, y la integración de más y más pensadores de los grupos originarios”.

Rubén Quiroz Ávila, al referirse a “La filosofía Latinoamericana recorre Latinoamérica”, hizo ver que su preocupación y amor práctica de la sabiduría desde el América, ya no como dependiente de la filosofía clásica, sino del conocimiento que proviene de la lectura de autores peruanos que se ocuparon de registrar la memoria social. En otras palabras, todo indica que ha nacido un nuevo pensador peruano, que no tiene necesidad de acudir a otras fuentes sino a las que ha formado su propia conciencia humanista y crítica. Por eso dice: “Aquí tengo una lectura totalmente contraria a la sublimación que hace el profesor argentino Walter Mignolo que invierte la tesis del planteamiento estamental de las jerarquías de poder de Guaman Poma y la convierte milagrosamente en una representación decolonial fundacional. La lectura más bien sutiliza la tesis evidente de un defensor de la división del poder del incanato y cuya clase social había ya pactado con los colonizadores para compartir mínimamente el poder, por lo menos, en términos de colaboracionistas. No es para nada una crítica radical al poder imperial, del cual además, Guaman Poma proviene y participa, sino una táctica para demoler a los primeros oponentes más extremos y que luego encabezaran también la independencia: los mestizos”

Marisa Berttolini se pregunta: “¿Qué lugar puede ocupar la filosofía en la educación?” Es verdad que la educación oficial en general carece de una filosofía y que los jóvenes al terminar sus estudios secundarios y universitarios, no tienen nociones de filosofía. La prueba es que una candidata a Mis Panamá 2009, contestó que Confucio: “Es un señor muy antiguo chino-japonés que inventó la confusión". Más allá de estas anécdotas bastante ilustrativas, no le falta razón a Marisa Berttolini cuando señala que: “Una de las tensiones fundamentales que atraviesa la educación hoy es la tensión entre el proyecto homogenizador de la modernidad y la profunda diversidad de los educandos. Esa tensión es una de los nudos críticos de la educación en nuestro contexto. Proponemos designar esta diversidad como multiculturalidad, concepto que invita a pensar la cuestión desde otro lugar complementario y no eluviso del marco económico y político en que se produce. El sistema educativo tiene que vérselas con una gama amplísima de subculturas que coexisten en sus aulas, subculturas que no responden en el Uruguay a variables étnicas sino socioculturales, socioetarias, cultura de la pobreza, de la abundancia, tribus urbanas, etc.”

Jorge Mario Rodríguez Martínez, al exponer el tema: “Caminos de la filosofía política amerindia: una reflexión fenomenológica”, señala que es indispensable revalorar los elementos básicos y formadores de las culturas de América. Es decir, sin el real conocimiento de lo que hemos sido, será difícil responder a las preguntas ¿qué somos? Pero sobre todo: ¿qué queremos ser? Entonces, Jorge Mario Rodríguez Martínez, dice: “Esta tarea supone una conciliación de las perspectivas críticas que penetran nuestra conciencia como sociedad regional consciente de su ubicación global. Siguiendo a Edgar Montiel se puede decir que esta tarea supone revalorar las tradiciones humanísticas de nuestra América – esas tradiciones que como lo demuestra este filósofo influyeron incluso a figuras importantes del pensamiento ilustrado europeo, para poder convertirlas en guías de la acción política de los gobiernos y, más en general de nuestra naciones”.

Martha Patricia Castañeda Salgado al referirse al tema “Investigación feminista: caracterización y prospectiva”, dijo que hay un evidente interés por escuchar a las mujeres para saber qué piensan, cómo piensan y qué temas desarrollan; sin embargo, hay pocas mujeres que se interesan por la filosofía y afrontan desde la feminidad problemas concretos. Así, esta distinguida antropóloga mexicana aseveró que: “Una de las posiciones teóricas que definen la particularidad de la investigación feminista es subrayar, como punto de partida, la desigualdad que caracteriza la situación de género de las mujeres en relación con los hombres, pero sobre todo pretende, además de desmontar los principios sexistas y androcéntricos, fundamentar, visibilizar, historizar y desnaturalizar los fenómenos que atañen en un sentido más amplio a todas las formas de desigualdad entre los seres humanos”

Rogelio Salazar De León. “Rousseau y el lenguaje”. Se trata de un texto exquisito, cautivante y con una escritura limpia como fluida. En efecto, Rousseau, autor de El Emilio y el Contrato social, era fundamentalmente un novelista, un escritor de ficción pero a la vez sumamente reflexivo. Estos dos libros durante muchos años sirvieron de modelo para imponer conceptos sociales y educativos desde el canon oficial. Según refiere Rogelio Salazar fue además un iluminado porque supo prever lo que sucedería después de su muerte. “Rousseau, seguramente, - asevera Rogelio Salazar - sin haber vivido los procesos de industrialización, ni las máscaras de la belle epoque, ni las catástrofes que van de 1914 a 1945, ni las desmedidas quijadas de la economía global pudo sentir (y con ello quiere decir algo más que solo comprender), la necesidad de una suerte de pasaje, tal como pudo esbozarlo Benjamín durante la primera mitad del siglo anterior, y con ello quiere indicarse que los escritos del filósofo ginebrino, que algunos de los papeles que garabateó durante el lejano siglo XVIII fueron premonitorios, al punto de ser capaces de entregar avant la lettre una especie de mapa completo de eso que ha dado en llamarse mundo moderno o, incluso llegando más lejos, de anunciar ya el fin para eso que llamamos modernidad”

En el Homenaje a Leopoldo Zea, Adalberto Santana trató el tema “Los desafíos del pensamiento latinoamericano”. Siendo Leopoldo Zea una figura relevante del pensamiento latinoamericano, docente y brillante expositor, Santana que lo conoció de cerca y tiene un gran conocimiento de su obra, lo definió como un gran pensador americano y americanista. De allí que pueda señalar los aportes de la reflexiones de Leopoldo Zea para entender mejor nuestro pasado como el destino que tengamos. Santana en referencia a las reflexiones del maestro mexicano dijo: “Entonces, el doctor Leopoldo Zea estaba haciendo, yo creo, presente los temas actuales de nuestra realidad, estaba ideando un pensamiento que pudiera dar una respuesta, sobre todo, de solidaridad ante esa serie de fenómenos que estaban ocurriendo y que seguramente están ocurriendo. Y esa es la mentalidad del pensamiento de Leopoldo Zea y cuando agarramos una página nos está hablando, no como filósofo del pasado o del presente, sino del futuro”

Jorge Mario García Laguardia. Expuso el tema “La reforma liberal en Guatemala y el Positivismo”. Señaló que en algunos casos la filosofía ha realizado aportes concretos a través de trabajos serios y que debería servir de ejemplo, para que otras naciones incorporen conquista que vienen desde la reflexión filosófica. En efecto, si todas las Constituciones Políticas de América Latina, recogieran sus saberes y ellas se redactaran de acuerdo a sus propias realidades, teniendo en cuenta además los objetivos nacionales, no duración tan poco tiempo como sucede con algunas. “Y finalmente – con esto termino dijo García Laguardia - en las discusiones del congreso constituyente de 1872 estas ideas fueron discutidas vivamente. En el informe de la comisión redactora del proyecto de noviembre de ese año se dice explícitamente: ‘La comisión después de haber formulado los principios, derechos y garantías que constituyen, por decirlo así, los cimientos de la organizaciones de las sociedades; consagra el título especial a las garantías de orden y progreso”.

Amílcar Dávila. “Para seguir pensando en nuestra América”. Un tema central de este filósofo fue dedicarle un tiempo especial a lo que se ha venido a llamar saberes. Es decir a la necesidad no solo de escuchar la sabiduría que se transmite de generación en generación, sino además recogerlos para sistematizarlos y ponerlos al servicio de las generaciones siguientes. Los saberes durante mucho tiempo no han sido tomados en cuenta ni valorados, se trata de conocimientos ancestrales en referencia a los orígenes de la humanidad, del universo, del presente y avizoran el futuro. “No obstante, con todo y los desarrollos señalados- dijo Amílcar Dávila- , es poco aún el trabajo de sistematización de filosofías indígenas o acerca del arte contemporáneo, por nombrar dos espacios que son verdaderas oportunidades para el aprendizaje y el cultivo de los pensares otros (Mignolo) que merecen ser escuchados. Las excepciones, si bien notables – del otro gran maestro mexicano Miguel León Portilla, Carlos Lenkersdorf o, en Guatemala, el trabajo del ajnab´winaq Ajb’ee Jiménez o Adrián Recinos – permanecen aislados. Respecto lo que el arte nos dice inagotablemente también aun hay tan poco. A ver si nos animamos a seguir andando el sendero del escuchar y apre(h)ender pensares a nuestro lado, pero tan distantes”.

Artemis Torres Valenzuela. “El pensamiento latinoamericano y los aportes de Leopoldo Zea”, desarrolla un trabajo amplio como lleno de referencias que bien podría servir para escribir una biografía literaria del filósofo mexicano.

Edgar Montiel al suscribir sus “Memorias de un asistente de Leopoldo Zea”, no solo expresa un testimonio acerca del gran maestro mexicano, sino que a través de lo que dice también es posible apreciar su propia biografía cultural. Es que al hablar de Zea habla también de él mismo seguramente sin habérselo propuesto. Ese efecto de vasos comunicantes es evidente al apreciar la inteligencia y esa formidable vocación por entender mejor América Latina desde la cátedra. En efecto: “En esos años Leopoldo Zea – dice Montiel- se había impuesto un objetivo capital para Nuestra América: la creación y promoción de Programas y Centros de estudios Latinoamericanos en el mundo, Una tarea Homérica, movilizarse para que los pueblos y las juventudes de nuestro continente conocieran su propia Historia, Cultura, Arte, Política, Economía, para lo que se requería construir currículas a incorporar en la educación primaria, secundaria y universitaria”.

Roberto Moreno y Bienvenido Argueta al encarar el tema: Nuevos paradigmas para la educar a los ciudadanos del siglo XXI”, señalan que la preocupación filosófica debería ser más el centro de interés de los jóvenes porque ellos conducirán los destinos de sus naciones. Serán ellos quienes definan las formas de refundar las repúblicas abatidas y prisioneras en los males endémicos del siglo: corrupción, narcotráfico, violencia social, pobreza, marginación y coloniedad. A pesar de los logros alcanzados y muchos programas en marcha dicen: “Pero aun necesitamos que el cambio llegue a todas las escuelas. Una forma comprensiva de analizar acerca de la educación que deben recibir nuestros estudiantes en el siglo XXI. Imagine, creatividad y diseño, indagación y entendimiento, liderazgo y autoconciencia en un ambiente rico no solo en colaboración sino en tecnología. El siglo XXI pertenece a los estudiantes, el cambio depende de la alianza, la innovación, la ciudadanía y involucramiento garantiza el cambio en las escuelas. Nuestro involucramiento garantiza el futuro de los estudiantes”.

En fin, se trata de un libro que debería más bien merecer un ensayo mucho más lúcido y menos extenso. Pero resulta imposible no citar algunas las ideas centrales de tantos autores que además, no solo tratan respecto a lo que deberían ceñirse, sino que por la riqueza y variedad temática, abarcan otras latitudes del conocimiento y saberes. Sin embargo, creemos haber realizado una aproximación para una exposición de carácter didáctica. Siendo el tema tan extenso, antiguo, moderno y nuevo para nuestras latitudes geográficas y culturales, el tema recién empieza a discutirse de la mejor manera y con los más grandes auspicios.


Lima, noviembre 2014

http://elcholoayala.blogspot.com.ar/


/ / /

La estética de la ética y la política de la neutralidad

por Jorge Majfud, The University of Georgia

La Inteligencia colectiva

por Jorge Majfud, The University of Georgia

Palabras que curan, palabras que matan

por Jorge Majfud, The University of Georgia

La realidad del deseo

por Jorge Majfud, The University of Georgia

Breve historia de la idiotez ajena

por Jorge Majfud, The University of Georgia

Entre curandero y terapeuta o el miedo a la libertad

por Jorge Majfud, The University of Georgia

Blanco x Negro = Negro

por Jorge Majfud, The University of Georgia

En defensa de los valores de la inferioridad natural de las mujeres

por Jorge Majfud, University of Georgia

América y la utopía que descubrió el capitalismo

por Jorge Majfud, The University of Georgia

Venezuela, la encrucijada Histórica de un pueblo

por Maximilien Arvelaiz, Moises Durand

Estados desunidos de América

por Jorge Majfud

LA RECUPERACION DEL PARAISO

por Alejandro Serrano Caldera

El imperio de los falsos dilemas. Providas y proabortos

por Jorge Majfud

La rebelión de la alegría

por Jorge Majfud

Una sola Bolivia, blanca y próspera

por Jorge Majfud, The University of Georgia

El bombardeo de los símbolos

por Jorge Majfud

Bienaventuranzas del libre mercado

por José Toledo Alcalde

La irrupción de lo invisible

por William Ospina

La gestación del pueblo brasilero, la universidad y el saber popular

por Leonardo Boff / Servicios Koinonia

"Haya de la Torre y Julio Antonio Mella en México" Carta alusiva del autor

por Ricardo Melgar

La revolución en los claustros

por Por Julián Bruschtein

Eduardo Galeano y los ojos abiertos de América Latina

por Jorge Majfud, Lincoln University of Pennsylvania

El complejo de Malinche

por Jorge Majfud, Lincoln University

El continente mestizo Adelanto de las conclusiones finales del libro La literatura del compromiso

por Jorge Majfud

Al César lo que es de Dios

por Jorge Majfud, Lincoln University

El feminismo conservador

por Jorge Majfud, Lincoln University of Pennsylvania

Estado, divino tesoro

por Jorge Majfud, Lincoln University of Pennsylvania

¿Por qué vivo en Estados Unidos?

por Jorge Majfud, Lincoln University of Pennsylvania

Diez tesis acerca del sentido y la orientación actuales de la investigación sobre la globalización

por François de Bernard

El eterno retorno de Quetzalcóatl II* Quetzalcóatl y Ernesto Che Guevara

por Jorge Majfud, Lincoln University

La política santa y el temblar de los templos

por Jorge Majfud, Lincoln University

Revistas de Pensamiento y Estudios Latinoamericanos:

por CECIES

El capital intelectual

por Jorge Majfud, Lincoln University

Trabajo y migración en las fronteras de la precarización

por Daniela Romina Ferreyra (FFL, UBA)

Entre la pedagogía freireana y el pensamiento decolonial

por Inés Fernández Moujan, Universidad Nacional de Río Negro

(DIS)LOCACIONES DE LA GLOBALIZACIÓN

por Ana Carolina Dilling, FFL UBA

Colonialidad del ser, delimitaciones conceptuales

por María Marta Quintana, Universidad Nacional de Río Negro

LA OPCIÓN DECOLONIAL

por Zulma Palermo, Univ. Nac. de Salta

Racismo cultural, migración y ciudadanía

por Lucía Alicia Aguerre

Monopolio de la palabra y disputa de sentido

por Rosario Sánchez (UBA)

El Desastre Natural. Una lectura alternativa

por Margarita Gascón (CONICET, Instituto de Ciencias Humanas, Sociales y Ambientales, Centro Científic)

Cine latinoamericano

por Jorge Majfud, Lincoln University

Notas al margen del camino*

por Jorge Majfud

Pensamientos sobre la integración latinoamericana: un corpus textual

por Gerardo Oviedo UBA-UNLP-USES

El Producto de la Bestia Interior

por Jorge Majfud, Lincoln University

Disculpen la molestia

por Eduardo Galeano

UNA DECLARACIÓN FEMINISTA AUTÓNOMA

por Encuentro Feminista Autónomo, Ciudad de México

AHORA, QUE JUEGEN LOS NIÑOS

por Eduardo Bustelo Graffigna, Universidad de Cuyo

Interculturalidad, verdad y justicia

por Dina Picotti, Universidad de General Sarmiento

SEGUNDA INDEPENDENCIA, Nuevas formas de democracia en América Latina

por Dina Picotti, Universidad de General Sarmiento

El realismo mágico latinoamericano Honduras y Uruguay: tan diferentes, tanto iguales

por Jorge Majfud, Lincoln University

Cultura Popular e Imaginario Social

por Adriana Fernández Vecchi

La guerra ilustrada, una visión del conflicto hispano norteamericano

por Carlos Javier Pretti (CONICET)

Morir en América latina en los tiempos de las revoluciones

por Gustavo Ortiz (CONICET)

¿INDIANISMO O INDIGENISMO?

por Gustavo R. Cruz

Superhéroes (V) La cultura de las máscaras

por Jorge Majfud, Lincoln University.

La Virgen y el Quetzal, memoria profunda de Amerindia

por Jorge Majfud, Lincoln University

Salvación colectiva por la sociedad

por Canzutti Alan, UNCo

La vanidad de los pueblos

por Jorge Majfud, Lincoln University.

Armas y letras

por Jorge Majfud, Jacksonville University

El insospechado universo de Amerindia (I)

por Jorge Majfud, PhD. Jacksonville University

Soliloquio debajo del puente Lavalle (San Salvador de Jujuy)

por Mario Vilca (UNJ)

El hombre nuevo en la crítica moderna

por Jorge Majfud, Jacksonville University

Los ojos cerrados a la espera del sol maduro

por Mario Vilca (UNJ)

Manifiesto Antipaisajístico

por Mario Vilca (UNJ)

El motor de las contradicciones

por Jorge Majfud, PhD. Jacksonville University

El vuelo de la serpiente en el pensamiento latinoamericano

por Jorge Majfud (Jacksonville University)

El nacimiento del humanismo moderno

por Jorge Majfud (Jacksonville University)

Poder, autoridad y desobediencia

por Jorge Majfud (Jacksonville University)

Carta a los rectores de las universidades europeas

por Antonin Artaud

Lo que siempre son los otros

por Manuel Cruz

Memorias de estudiante

por Jorge Majfud (Jacksonville University)

El identificador de textos

por Jorge Majfud

El futuro del Foro Social Mundial

por Sergio Ferrari

Revoluciones, nuevas tecnologías y el factor etario

por Jorge Majfud

Reorientaciones temáticas y giros conceptuales en la Filosofía de la Liberación contemporánea

por Gerardo Oviedo (UBA, UCES, UNC)

Nuestro idioma es mejor porque se entiende

por Jorge Majfud

Ernesto Sábato, un profeta altermundista

por René Báez

Historicidad y crisis económica

por Norman Palma (Univ. París)

2012 y la cosmología Maya

por Norman Palma (Univ. París)

PENSAMIENTO ALTERNATIVO en la ARGENTINA

por Juana Fátima Luna (UCES)

La Identidad juvenil en el contexto de la Generación de la Reforma Universitaria de 1918

por Uriondo, Ernesto Manuel UNLa

La imaginación de la historia

por Jorge Majfud (Jacksonville University)

Política y economía norteamericana

por Jorge Majfud (Jacksonville University)

Mitos fundamentales sobre la inmigración

por Jorge Majfud (Jacksonville University)

Un ejercicio de pensamiento alternativo latinoamericano

por Ricardo Nicolon

Barbarie, un antiguo debate

por Gregorio A. Caro Figueroa (Todo es historia)

Sarmiento, un torrente vital

por Gregorio A. Caro Figueroa

EL PENSAMIENTO ALTERNATIVO

por Julian Sabogal Tamayo

LAS TEORÍAS DEL MODELO IMPERANTE Y LA NECESIDAD DEL PENSAMIENTO ALTERNATIVO

por Julian Sabogal Tamayo

Indignación

por Chantal Maillard

Althusser, los estudios culturales y el concepto de ideología

por Santiago Castro-Gómez (Universidad Javeriana)

La hora del individuo mundo

por Edgar Borges

Cultura y culturas: Desde la colonialidad del poder y desde los pueblos indígenas (Parte I)

por Rodrigo Montoya Rojas

Una admirable radiografía del disparate que nos comprende como humanos

por Jorge Dobal

La construcción histórica y pluriétnica de los Derechos

por Alberto Filippi (Università degli Studi di Camerino)

Algunas apreciaciones de la juventud latinoamericana

por Ernesto Uriondo (Universidad Nacional de Lanús)

Vigencia de Braudel

por Gregorio A. Caro Figueroa

Entrevista a Jorge Majfud

por Analía Gómez Vidal

Arquitectura, urbanismo y modernidad

por Rafael Ojeda

La identidad del nuevo cine crítico estadounidense

por Jorge Vergara Estévez

Crítica del paradigma del progreso

por René Báez

Iconografía del libro CONTRACULTURA JUVENIL

por Hugo E. Biagini (CONICET - Academia de Ciencias)

Quo vadis Europa?

por Francois de Bernard (GERM)

Cuna de la utopía

por Javier Lajo

La cultura desde las culturas

por Javier Lajo

Horacio C. Guldberg, lector de Ezequiel Martínez Estrada. Praxis utópica y ensayo latinoamericano

por Gerardo Oviedo, Universidad de Buenos Aires y Universidad Nacional de Córdoba.

Crítica literaria: Antología de crónica latinoamericana actual

por Darío Jaramillo Agudelo

El peso del pasado

por Gregorio A. Caro Figueroa

La generación FaceNoBook

por Jorge Majfud (Jacksonville University)

La realidad y la contra realidad

por Edgar Borges

Carlos Fuentes y la identidad latinoamericana

por Alejandro Serrano Caldera

El preservar y el cambiar

por Gregorio A. Caro Figueroa

Bolivarianos de la Revolución de Mayo

por Jorge Torres Roggero

Lo americano en los circuitos del espanto. Rodolfo Kusch

por Mario Vilca (Universidad Nacional de Jujuy)

‘Intellectus interruptus’: El recorte y la austeridad llegan a la literatura periodística

por Jorge Majfud

A propósito del Día Internacional de la Mujer: Rosa y Clara, dos nombres para la libertad

por Daniela Saidman (Desde Venezuela. Colaboración para ARGENPRESS CULTURAL)

La ciudadanía sudamericana

por Jorge Zavaleta Alegre (Desde Lima, Perú. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Primero de mayo

por Dr.Ricardo Melgar Bao Instituto Nacional de Antropología e Historia

LOS LINEAMIENTOS DE CUBA A LA LUZ DE LA CRÍTICA DEL CHE A LA ECONOMÍA DE LA URSS

por Sirio López Velasco (FURG-Brasil)

Hacia una historia para la integración latinoamericana

por Edmundo Aníbal Heredia (CONICET)

¿Qué interculturalidad?

por Julio Eduardo Torres Pallara

La humanidad y el planeta

por Rodolfo Bassarsky

El juez de fútbol y el juicio ético

por Hugo Lovisolo, Ronaldo Helal

Mito, utopía y cuestionamiento en la conquista y colonización de América

por Ernesto Barnach-Calbó, Miembro a título individual del Consejo Español de Estudios Iberoamericanos

Manuel Ugarte anduvo en los senderos del Ecuador (I)

por Por Daniel Kersffeld, especial para El Telégrafo

EXPLICITAÇÃO DOS CONCEITOS DAS DIRETRIZES CURRICULARES GERAIS NACIONAIS PARA A EDUCAÇÃO AMBIENTAL

por Sirio Lopez Velasco

EN TORNO A LA OTREDAD: PARADIGMAS Y COMPORTAMIENTOS

por Ernesto Barnach-Calbó Martínez (CEEIB)

Ambrosio Lasso, el ‘Coronel’ de los indígenas

por Daniel Kersffeld

Enrique Terán o el socialismo del desencanto

por Daniel Kersffeld

Reflexiones sobre la “Declaración Universal de la Democracia”

por V COLOQUIO INTERNACIONAL DE FILOSOFIA POLITICA

La segunda juventud de Marx

por Francesc Arroyo

UN CIUDADANO ESCLARECIDO: SILVIO KREMENCHUZKY

por SILVIO KREMENCHUZKY

Yo, Artigas

por Sirio López Velasco

La soledad latinoamericana

por Emir Sader (UERJ)

Integración Programática y Fáctica de la Primera Independencia a Unasur

por Hugo E. Biagini (Academia de Ciencias de Buenos Aires)

Hermes Benítez: “Los partidarios del magnicidio de Allende no comprenden el significado de su sacrif

por Mario Casasús

Costa Rica y Brasil: jóvenes disconformes

por Rafael Cuevas Molina (Presidente AUNA-Costa Rica)

El ensayo Nuestra América y el tiempo presente

por Rafael Cuevas Molina/Presidente AUNA-Costa Rica

UNA ENSEÑANZA SIN REPROBACIÓN ES POSIBLE

por Sirio López Velasco

Éloge de la lenteur / Elogio de la lentitud

por François de Bernard

PRESENTACIÓN DE EL NEUROLIBERALISMO Y LA ETICA DEL MÁS FUERTE

por Hugo Biagini

El adolescente y el mundo contemporáneo de la economía de mercado

por Jesús María Dapena Botero

Bolívar en la revolución latinoamericana

por Laureano Vicuña Izquierdo / El Telégrafo (Ecuador)

La Dirección de Ayotzinapa

por Fernando Buen Abad Domínguez

La lectura: ¿una práctica en extinción?

por Marcelo Colussi

Mensaje de Federico Mayor

por Federico Mayor

Albert Camus, del enigma y de la rebeldía. La revuelta. El gran grito de la rebeldía humana

por Gabriella Bianco

Ética de la Reciprocidad y Educación Andina

por Macario Coarite Quispe

ASÍ EN LA PAZ COMO EN LA GUERRA

por Jorge Brioso (Carleton College) y Jesús M. Díaz Álvarez (UNED)

Charlie Hebdo: una reflexión difícil

por Boaventura de Sousa (Universidad de Coimbra - Portugal)

UNA NACIÓN ANTROPOLÓGICA

por Edmundo Heredia (UNC-CONICET)

Desafío para la Filosofía en el siglo XXI

por José Luis Ayala

Alegato contra el coleccionismo privado de manuscritos

por Horacio Tarcus (Doctor en Historia, director CeDInCI/UNSAM, investigador independiente del Conicet)

El graffíti como forma de expresión contra-hegemónica y de emancipación social

por Randal Cárdenas-Gutiérrez

“TODOS SOMOS AMERICANOS” (El Presidente Obama)

por Ernesto Barnach-Calbó

Que la tortilla se vuelva. Una mirada sobre La Voz de la Mujer

por Camila Roccatagliata (Universidad Nacional de La Plata)

Análisis sintético de El Eterno Retorno de los Populismos

por Nidia Carrizo de Muñoz

Texto alusivo a la presentación del libro EL SUPLICIO DE LAS ALEGORÍAS de Gerardo Oviedo

por Hugo E. Biagini

CORREDOR DE LAS IDEAS DEL CONO SUR: REPERTORIO DOCUMENTAL

por Hugo Biagini, Lucio Lucchesi (comps.)

Pensamiento emancipador en el Caribe

por Adalberto Santana

Las traducciones al español de Le temps retrouvé de Marcel Proust

por Herbert E. Craig (Universidad de Nebraska)

Presentación del libro Cartas de Ricardo Rojas

por Hugo Biagini

El posprogresismo en América Latina. Algunas ideas pensadas en voz alta

por Sirio López Velasco

Fernando Aínsa, la reinvención de la utopía

por Edgar Montiel

Las reescrituras del yo en los borradores del último Alberdi

por Élida Lois

ROSARIO BLÉFARI O LA PALABRA MEDIÚMNICA

por Hugo Biagini

Entre cabezas y trash. Cine y clases subalternas en la Argentina 1990-2016

por Demian Alsina Argerich

A World Beyond Global Disorder: The Courage to Hope

por Fred Dallmayr y Edward Demenchonok (eds.)

ENSAYISTAS.ORG incorporó al CECIES entre sus páginas

por CECIES

El Corredor de las Ideas en Pacarina del Sur

por CECIES

UNA FIGURA CONSULAR

por Hugo E. Biagini

L’écoute d’un ami hors norme

por Marcelo Velarde Cañazares

EL MISTERIOSO TRASFONDO DE UNA PIEL ROSADA

por Hugo E. Biagini

José Jara Du retour d’Ulysse à Valparaiso à la pensée posthume de l’exil

por Patrice Vermeren (Université Paris 8)

Razones y caminos del Che (*)

por René Báez (**)

/
/ /
/