name="bordes_r1_c1"

Proyecto: DICCIONARIO DEL PENSAMIENTO ALTERNATIVO II

Emancipación

por Elena Torre
 


Situados en el proyecto continentalista martiano, entendemos el término emancipación como un proceso que incluye distintas fases que cristalizaron en el acto independentista, si bien no se agota en el mismo. Por el contrario, frente al Bicentenario de las revoluciones hispanoamericanas, el concepto de emancipación cobra vigor en Nuestra América como proyecto vivo, inconcluso, que interpela a la realidad americana para indagar en las matrices de dominación aún no resueltas.

Es en esta dirección que tomamos en préstamo la idea concebida por Ortega y reformulada por Rojas Mix “la vida es un gerundio” para sostener que el proyecto emancipador americano implica un continuo e inacabo “estar haciendo”.

De acuerdo a lo expuesto, intentaremos revisar el término emancipación partiendo de su origen y apropiación según la línea de pensamiento revolucionario bolivariano, con el objeto de ponerlo en diálogo con la resignificación actual del término ante la realidad americana coetánea, detectando algunas de las problemáticas que los pensadores de Nuestra América reconocen como parte del proyecto emancipador vigente.

El enfoque de esta propuesta parte de la premisa de presuponer al término en cuestión como un continuo fáctico de NuestrAmérica.

Entendido de tal modo, el concepto cobra un carácter expansivo y contenedor, capaz de atravesar de modo procesual un marco temporal de más de doscientos años de historia americana. En este sentido, sostenemos que la emancipación se objetiviza a principios del Siglo XIX con las revoluciones independentistas hispanoamericanas, pero que no se agota en el acto libertario; por el contrario, el proceso emancipador NuestroAmericano exhibe diversas fases y complejidades cuya vigencia interpela al presente como proyecto vivo, inconcluso, inacabado. Su irresolución se resignifica a la luz del Bicentenario y nos enfrenta a un desafío que conlleva reflexión, rescate y praxis.

En línea con la acepción acotada del término, la dinámica emancipadora continental principió con la búsqueda de la libertad política y de la soberanía jurídica. Arriesgando una periodización marco, es posible reconocer una etapa emergente entre el último tercio del Siglo XVIII y 1808, que luego se precipita en dos momentos breves e intensos. El primero de ellos comprendido entre 1808-1810, que marca la crisis y desidentificación de la metrópoli y el segundo de ellos, el estallido revolucionario y la ruptura; momento que se despliega intempestivo, violento y radical hasta alcanzar la definitiva cristalización de la independencia formal de los nuevos estados americanos, ciclo que se cierra en 1824/25.

Un repaso sobre ese proceso demuestra que la afirmación soberana de las repúblicas supuso una condición necesaria pero no suficiente para avanzar en el camino de la emancipación. La difícil tarea de construcción de los andamiajes fundantes de los nuevos países quedó sujeta a la lucha sectorial, la guerra civil y a la amenaza interna y externa. En el texto que escribe Simón Bolívar en 1829 bajo el título “Una mirada sobre la América Española”, en el cual analiza la realidad del Río de la Plata, Chile, Perú y Colombia, expone una reflexión desalentadora de la etapa postindependentista: “No hay buena fe en América, ni entre las naciones. Los tratados son papeles, las Constituciones libros, las elecciones combates. La libertad anarquía y la vida un tormento. (…) Las Repúblicas han sido despedazadas por las manos de sus mismos ciudadanos, y sentencia “Esta es, americanos, nuestra deplorable situación. Si no la variamos, es mejor la muerte”

Diez años antes, en el discurso que pronunció ante el Congreso de Angostura, expresaba que la causa americana recién había comenzado: “Nuestras manos ya están libres y todavía nuestros corazones padecen las dolencias de la servidumbre” y en enero de 1830, a pocos meses de cerrarse el ciclo de su vida, reafirma sus severas advertencias: “La independencia es el único bien que hemos adquirido a costa de los demás”

Varias ideas rescatadas del pensamiento bolivariano confluyen en contradicción con el desafío emancipador de NuestrAmérica, desde la etapa de formación y organización de los estados nacionales.

El valor patrimonial que Bolívar le otorga a la independencia política quedó subsumido en el pacto de dependencia y subordinación que los sectores dominantes sellaron con el capitalismo financiero británico y norteamericano. La pobreza y la explotación de nuestro continente ha sido el alto costo que el pueblo debió pagar, al negársele como bien o patrimonio el derecho vital a no padecer hambre y condiciones de vida dignas.

La noción de ciudadano que expresa Bolívar, alude necesariamente al proyecto liberal sobre cuyos presupuestos se modelaron los destinos de las repúblicas. La dimensión emancipadora fue entendida por los hacedores románticos y positivistas en torno a la idea de europeizar y recolonizar la tierra. Una “transfusión demográfica” –al decir de Miguel Rojas Mix- que pondría a los países en el camino de la civilización y el progreso. Esta operación suponía licuar de las “venas de América Latina” su sangre india, negra y mestiza, esta operación redujo “al otro”, a los márgenes del aniquilamiento y la exclusión. Innegable es que la desigualdad económica y social cobró expresión en el orden político. Las repúblicas se vistieron con el ropaje de una democracia restringida por medio de la cual se salvaguardaron los derechos y garantías de las minorías asociadas al poder, vedando el principio básico de gobernar procurando el interés común y el bienestar general.

Promediando el siglo XIX, los agentes locales y foráneos del capitalismo británico no sólo llevaron a las naciones al rango de servidumbre de la que hablaba Bolívar, sino que la amenaza del una intervención francesa y norteamericana se cernía con claridad sobre el horizonte americano. La suma de aspectos evidenciaba que en el pasaje de un siglo al otro, la dimensión emancipadora del continente se hallaba ocluida e impugnada. Así lo entendieron dos voces que se alzaron para pronunciar públicamente la denuncia frente al estado de colonialismo y el peligro que representaba un avance imperialista sobre el continente. Apelando al nombre de “América Latina” y “Nuestra América”, Francisco Bilbao y José Martí respectivamente, resignificaron el sentido histórico de unidad continental dotándolo de identidad y pertenencia, de reivindicación del sujeto genuino y de lucha anticolonial y antimperialista.

Desde la perspectiva geopolítica ambos intelectuales coincidieron en el fundamento de la unión para asegurar la libertad; la unión como equilibrio de fuerzas para contrarrestar los impactos externos: “La América es una máquina eléctrica que se conmueve toda ella, cuando recibe una impresión en alguno de sus puntos”, afirmaba Bolívar exhortando a los países la América meridional a forjar “la Patria Grande”. Recuperando esta premisa, pero a la luz de la realidad de fines de siglo, Bilbao sostuvo que únicamente la unión de los estados formando una “Confederación del Sur (…) podrá detener la amenaza de Estados Unidos y defender la libertad, la democracia y el sistema republicano”. La visión americanista martiana exploró el espíritu del ser originario, cultural, del cual emerge el “alma continental”. Situado en su contemporaneidad, manifestó que el problema de Nuestra América era político, económico y de dominación. Como Bilbao, advirtió que las pretensiones expansionistas de Estados Unidos acechaban a América del Sur y el Caribe. Ambos convocaron firmemente a la unión como base para direccionar el rumbo emancipador: “La raza latinoamericana –sostiene Bilbao- hará la segunda independencia, la de la unidad de América del Sur”. En el mismo sentido, Martí instaba a “resguardarse juntos de los peligros de afuera, y unirse antes de que el peligro exceda a la capacidad de superarlo ”, por ello pronunció que “La unidad tácita de América española es la declaración de su segunda independencia”.

Importa señalar que la visión de Francisco Bilbao y José Martí abrió una nueva corriente de pensamiento basado en el proyecto continentalista y contrahegemónico que encontró adhesión en un sector de la intelectualidad de su tiempo y se proyecta en el presente con legítima vigencia.

La compleja realidad de NuestrAmérica en el Siglo XX, nos impone reflexionar sobre la incompletud de la causa emancipadora en un escenario de tiempo abierto.

Un nuevo ciclo revolucionario compulsó en procura del desalojo de las matrices hegemónicas de dominación. México, Cuba, Bolivia, el Chile de Salvador Allende y una Nicaragua sandinista, exhibieron procesos de ruptura radicalizados que – a excepción de Cuba- fueron brutalmente abortados. Asimismo, las luchas revolucionarias que encararon el resto de los pueblos americanos en las décadas del ´60 y ´70 no alcanzaron los resultados esperados, el costo fue altísimo, el continente volvió a sangrar y aún duele.

Sin embargo, las praxis de resistencia y la pertinaz voluntad de quebrar las estructuras del poder económico financiero y su connivencia con el poder político han cimentado en la ampliación de los niveles de conciencia colectiva en torno a la imperiosa necesidad de modelar nuevas formas de vida social que materialicen el principio básico de soberanía popular como proyecto válido para la inclusión de todo ser humano en el ejercicio de sus derechos. Hay indicios para pensar que un nuevo sujeto Pueblo se está reconfigurando y que pugna por hacer valer su protagonismo. Los sin tierra, los sin pan, los marginados, los explotados, los diferentes y todos aquellos que gozan de trabajo, educación y de condiciones dignas y que sienten como propio el sufrimiento de los “otros”, se expresan a través de distintas formas de organización como el cooperativismo, la autoconvocatoria, las redes sociales, la movilización pública, la protesta callejera y también en las urnas. La realidad estaría demostrando que en el rearme del sujeto Pueblo se encuentran los elementos transformadores para transitar el Siglo XXI

El espíritu del Bicentenario nos impulsa a problematizar, a plantear el debate en torno a la trama vida americana y sus realizaciones aún pendientes. Existe un marco de certezas respecto a cuáles son los nudos que sujetan tan fuertemente a NuestAmérica y que han llegado poco menos a asfixiarla, impidiéndole encausar la senda emancipadora. Visualizar soluciones, identificar las vías de factibilidad y, particularmente, establecer los modos y las acciones para instrumentar los cambios, implica una tarea de difícil alcance. El desafío de intentarlo, es asumir un compromiso con nuestro presente histórico y con las generaciones venideras.

En tanto la idea de incompletud, pero a la vez apelando a una construcción colectiva que ponga de pie al pueblo NuestroAmericano para marchar hacia la genuina emancipación, es que repensamos el término en clave de gerundio: en un “estar haciendo".


Fuentes: Simón Bolívar: Obras Completas, Tomo I y II. Simón Bolívar: Para nosotros la patria es América, Caracas, Biblioteca Ayacucho, 1991. Hugo Biagini y Arturo Roig (compiladores): América Latina hacia su Segunda Independencia. Buenos. Aires, Aguilar, 2007. Miguel Rojas Mix: Los Cien Nombres de América, San José, Editorial de la Universidad de Costa Rica, 1991. Juan Suriano (comp): Nueva Historia Argentina. Dictadura y Democracia, Bs. As, Sudamérica, 2005, tomo X. Alain Touraine, Martín Nikolaus y otros: Ciencias Sociales: ideología y realidad nacional, Buenos Aires, Tiempo Contemporáneo, 1970

/ / /

Tragedia Americana

por Gerardo Oviedo UBA-UNLP

Vitalidad

por Gerardo Oviedo UBA-UNLP

Pensamiento Heterológico

por Jorge Brower, Universidad de Santiago de Chile

Geo-epistemología

por Claudio Canaparo, University of Exeter

Estado de Bienestar

por Cerdá, Juan Manuel, CONICET - UNQ

Macedonismo

por Horacio Eduardo Ruiz

Garantismo

por Marisa Miranda, Gustavo Vallejo (CONICET)

Educabilidad

por Clara Inés Stramiello (UCA –UNLA)

A Priori Vital

por Gerardo Oviedo

Recursos naturales

por Marina Lanfranco Vázquez (CIC) y Marisa Miranda (CONICET)

Superposiciones Culturales

por Fernan Gustavo Carreras (UNSE y UNT)

Educación alternativa

por Mariana Alvarado (CONICET)

Ecofeminismo

por Celina A. Lértora Mendoza, Conicet-FEPAI, USAL

Existencialismo Latinoamericano

por Marcelo Velarde Cañazares, Paris VIII

Desarrollo sustentable

por Marina Laura Lanfranco Vázquez (CIC) y Marisa Adriana Miranda (CONICET)

Hora Americana

por Hugo E. Biagini, CONICET, Academia de Ciencias

Teoría del Caos

por Fernando Vilardo, UBA

Conservacionismo

por Adrian Monjeau y Herminia Solari, Universidad de Mar del Plata

Políticas Identitarias

por María Luisa Rubinelli, Universidad de Jujuy

Crecimiento sostenido

por Felipe Livitsanos, UBA

Crítica

por Pedro Karczmarczyk, Conicet UNLP

Inmigrante argentino

por Graciela Hayes, Universidad de Rosario

Indocumentado

por Graciela Hayes, Universidad de Rosario

Resiliencia

por Horacio Eduardo Ruiz, UBA

Filosofía antihegemónica

por Álvaro B. Márquez-Fernández, Centro de Estudios Sociológicos y Antropológicos, Universidad del Zulia

Subalterno

por Rafael Ojeda

Panfleto Politíco

por Natalia Paula Fanduzzi, Universidad Nacional de Sur

Revistas

por Noemí M. Girbal-Blacha (CONICET)

Integracentrismo

por Jorge Rueda (Universidad de Santiago de Chile)

Género

por Alejandra de Arce (UNQ)

Unidad Latinoamericana

por Carlos Pérez Zavala (Universidad de Río Cuarto)

Poder simbólico

por Noemí M. Girbal-Blacha (CONICET)

Gestión Participativa de las Diversidades

por Ricardo Romero: Instituto Nacional contra la Discriminación.

Chacarero

por José Muzlera Klappenbach (UNQ)

Ambientalismo

por Marina Laura Lanfranco Vazquez (CIC)

Ecumenismo Latinoamericano

por María Teresa Brachetta

Acción directa

por Julián Rebón (UBA)

Agricultura Familiar

por José Muzlera Klappenbach (UNQ)

JUSTICIA EMANCIPADORA

por Zulay C. Díaz Montiel (Universidad del Zulia)

Sanitarismo

por Norma Sánchez (UBA)

Concientización

por Gabriella Bianco (Corredor de las Ideas)

Eticidad

por Gabriella Bianco (Corredor de las Ideas)

Laicismo

por Gabriella Bianco (Corredor de las Ideas)

No violencia

por Gabriella Bianco (Corredor de las Ideas)

Pluralismo

por Gabriella Bianco (Corredor de las Ideas)

Infancia

por Germán S. M. Torres (UNQ)

Territorio Libre

por Hugo E. Biagini, CONICET, Academia de Ciencias

Antilenguaje

por Patricia Vallejos LLobet (Universidad Nacional del Sur)

Antisemiología

por Jorge Brower Beltramin (Universidad de Santiago de Chile)

Contrahegemonía

por Francisco Hidalgo Flor (Universidad Central del Ecuador)

Neopopulismo

por Roberto Follari (Univ. Nacional de Cuyo)

Fiestas Míticas

por Claudia Bonicelli (UGNS)

Filosofar Latinoamericano

por Hugo Biagini (CONICET, Academia de Ciencias)

Autogestión

por Antonio Colomer Viadel, FADE UPV, INAUCO.

Discurso

por Carolina E. López, Universidad Nacional del Sur

Filosofía ambiental

por Alicia Irene Bugallo (UCES)

Filosofía ambiental argentina

por Alicia Irene Bugallo (UCES)

El Concepto Crítico de la Política

por Claudia Yarza, Universidad Nacional de Cuyo

La Crisis de la Política y la Pospolítica

por Claudia Yarza, Universidad Nacional de Cuyo

Comunidad de Cuestionamiento

por Mariana Alvarado, Silvana Vignale (CONICET)

Filosofía con niños

por Mariana Alvarado, Silvana Vignale (CONICET)

Experiencia de pensamiento

por Silvana Vignale, Mariana Alvarado (CONICET)

Ciudadanía holística

por Ana Irene Méndez

Arte relacional

por Ferrari, Ludmila (Universidad Javeriana de Colombia)

Estudios Visuales

por Marta Cabrera, Pontificia Universidad Javeriana (Bogotá-Colombia)

Sincretismo

por María Luisa Rubinelli, Universidad Nacional de Jujuy

Política Cultural

por Arturo Chavolla, Universidad de Guadalajara

Troskismo Argentino

por Daniel de Lucia, Instituto del Profesorado Joaquín V. Gonzalez

Desarrollo sostenido

por Juan Kornblihtt, CEICS

Descentralización educativa

por Romina De Luca, CEICS

Justicia distributiva

por Gerardo Baladrón, CEICS

Justicia internacional

por Germán Suárez, CEICS

Universalismo contextualista

por Gregor Sauerwald, Universidades de Ciencias de Münster y Católica de Montevideo

Movilidad social

por Marina Kabat, CEICS

Participación política

por Liliana Giorgis, UNCU

Salto cualitativo

por Fabián Harari, CEICS

Salud reproductiva

por Rosana López Rodríguez, CEICS

Subversión

por Stella Grenat, CEICS

Liberación (Filosofía)

por Cristina Liendo, UNC

Literaturas heterogéneas

por Graciela Maglia, Universidad Javeriana

Neozapatismo

por René Báez, Pontificia Universidad Católica, Ecuador

Memoria sonora

por Analía Lutowicz y Alejandro Herrero, Universidad Nacional de Lanús

Pedagogías de las diferencias

por Silvana Vignale, Mariana Alvarado, Marcelo Cunha Bueno, Universidad Nacional de Cuyo

Autodidaxis

por Dante Aimino, UNCo

Universidad Trashumante

por Juan Carlos Suárez, Universidad Nacional de Lanús

Legitimación

por Carlos Javier Pretti, CONICET

Abuelidad

por Hugo E. Biagini, Academia de Ciencias-Conicet

Convivencia

por Buatu Batubenge Omer, Adriana Mancilla Margalli y Benjamín Panduro Muñoz

Derecho alternativo

por Carlos Ponce de León UNCo

Transversalidad

por Maria Beatriz Quintana, UNJu.

Recursos hídricos

por María Cristina Sandoval, U.N.L.Z

Agriculturalización

por María Cristina Sandoval, U.N.L.Z

Formación Nacional

por Fabio Luis, Universidad de San Pablo

Contrahegemonía Nuestramericana

por Claudio Gallegos CONICET/ Universidad Nacional del Sur

Alteridad americana / Otredad americana

por Rafael Ojeda

Derechos Sociales

por Mónica Fernández (UNQ-UNLa)

Adolescencia

por Mónica Fernández (UNQ-UNLa)

YUNTA

por Jorge Rueda C. (Universidad de Santiago de Chile)

Nosotros

por Ricardo Melgar Bao (Instituto Nacional de Antropología e Historia, México)

Humor

por Ricardo Melgar Bao (Instituto Nacional de Antropología e Historia, México)

Mártir

por Ricardo Melgar Bao (Instituto Nacional de Antropología e Historia, México)

GIRO DESCOLONIAL

por Alejandro De Oto

PENSAMIENTO DESCOLONIAL/DECOLONIAL[1]

por Alejandro De Oto

Justicialismo

por Eduardo J. Vior (Universidad de Foz de Iguazú, Brasil)

Republicanismo

por Hugo E. Biagini (Academia de Ciencias)

Malestar en la cultura

por Mario Orozco Guzmán y David Pavón Cuéllar (Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo)

Movilización

por David Pavón Cuéllar (UMSNH) y José Manuel Sabucedo (USC)

Fuerzas Morales

por Susana Raquel Barbosa (Conicet, Academia Nacional de Ciencias de Buenos Aires)

Inconsciente

por Ian Parker (Universidad Metropolitana de Manchester) y David Pavón Cuéllar (Universidad Michoacana)

Georgismo

por Daniel De Lucia (Instituto Profesorado Joaquín V. González)

GAMBETA

por Di Giano, Roberto; Massarino, Marcelo; Ponisio, Julián; (Universidad de Buenos Aires)

Del principio de la igualdad

por Norman Palma (Univ. París)

Emergencia

por Rafael Pérez-Taylor (IIA-UNAM)

La imaginación

por Rafael Pérez-Taylor (IIA-UNAM)

Transdisciplina

por Rafael Pérez-Taylor (IIA-UNAM) Alejandra Ruiz Trujillo (Posgrado-UNAM)

Incertidumbre

por Rafael Pérez-Taylor (IIA-UNAM)

Reapropiación

por Brenda Tovar García

Razón ensayística.

por Janusz Wojcieszak (Universidad de Varsovia)

Ética ambiental

por Celina A. Lértora Mendoza (FEPAI)

El Logos (Pensamiento-Lenguaje) alternativo: El “Che” Suramericano

por Ricardo Nicolon

Memoria individual y colectiva

por Fernando Aínsa (Escritor y ensayista)

Ilustración Americana

por Rafael Ojeda

Sindicalismo de bases como alternativa frente a la burocracia

por Antonio Salgado

Desprejuicio

por Lucía Alicia Aguerre (UBA - CONICET)

Turismo social

por Erica Schenkel (CONICET - UNS)

Turismo alternativo

por Canoni Juan Pablo (UNS) y Schenkel Erica (CONICET - UNS)

Analogía

por Gerardo Oviedo, UBA-UNC-UCES

CIUDADANÍA AMBIENTAL

por Daniel Eduardo Gutiérrez

Compañero

por Ofelia Jany

Ecofeminismo latinoamericano

por Celina A. Lértora Mendoza (FEPAI)

Liberalismo latinoamericano

por Diego Alejandro Fernández Peychaux

Colonialidad

por Pablo Quintero (UBA - CONICET)

Sujeto criollo

por RAFAEL OJEDA

Economía Solidaria

por Pablo Quintero (UBA - CONICET)

Colonialismo Interno

por Pablo Quintero (UBA - CONICET)

Tribus urbanas

por Carlos Junquera Rubio

Evaluación educativa

por JUAN VICENTE ORTIZ FRANCO (Fundación Universitaria Los Libertadores)

CHAMPURRIA/CHAMPURRIADO

por Jorge Rueda Castro (Universidad de Santiago de Chile)

Onomantitesis

por Paolo Galassi (Università di Bologna)

Emancipación

por Elena Torre

Antagonismo

por Agustín Artese

Violencia marginal

por Florencia Prego

Extractivismo

por Andrea Cardoso (UBA-UNAJ)

Represor/a

por Analía Goldentul (IEALC/CONICET)

Integración Latinoamericana

por Juan Manuel Karg

Intelectual Latinoamericano

por Silvia E. Romagnolo

Pensamiento fronterizo

por Jung Eun Lee(UBA)

Investigación comunitaria intercultural

por Sebastián Levalle

Relativismo Cultural

por Rodrigo A. Gómez Tortosa

Mula

por María Cecilia Sánchez

Territorio

por Javier Eduardo Serrano Besil

Refugiado

por Laura Lopresti (UBA)

Campesinado

por Vannessa Morales Castro

Turismo rural comunitario

por Florencia Lance

Experimentalismo plástico latinoamericano

por Ana Beatriz Villar

Educatividad

por Osvaldo Concha

UNIVERSIDAD INTERCULTURAL

por Ana Paola Miyagusuku Miyasato

Curaduría en la periferia

por Elizabeth Hernández López, y Roberto Sanz Bustillo (UNAM, México)

Comunidad

por AA.VV.

Utopismo

por Mauro Leandro Asnes (UNS)

Insurrección

por María Eugenia Chedrese (UNS)

Ciencia

por Nora Ftulis (UNS)

Retórica

por Pablo Maximiliano Pellejero (UNS)

Exteriorismo

por Sergio Raimondi (UNS)

Nuevo Hombre

por Marina P. Verdini Aguilar (CEINA/UNS/CONICET)

FRACTURA

por Paolo Galassi (CEINA/CONICET/UNS)

/
/ /
/