name="bordes_r1_c1"

Proyecto: DICCIONARIO DEL PENSAMIENTO ALTERNATIVO II

CIUDADANÍA AMBIENTAL

por Daniel Eduardo Gutiérrez
 


En el término “ciudadanía ambiental” debe su significado tanto al concepto de “ciudadanía” (véase CIUDADANIA), como al de “ambiente” o, en forma más precisa, al de “ambientalismo” (véase AMBIENTALISMO). El término incorpora los aspectos ético-políticos de la noción de ciudadanía a temáticas territoriales relativas a la noción de ambiente, la cual es entendida en la filosofía ambiental latinoamericana no tanto en términos de una descripción físico-ecológica sino como “resultado de componentes sociales y naturales” (Leff, 2004).

 
Si bien no se trata de un concepto muy trabajado en forma precisa y particular – salvo algunas excepciones –, la noción de ciudadanía ambiental ha sido invocada y utilizada en diversos análisis políticos y en textos de filosofía política enfocados en temáticas ambientales. El pensador inglés Andrew Dobson es uno de los pocos investigadores en filosofía política que se han abocado a la conceptualización de la “ciudadanía ambiental” oponiéndola a la “ciudadanía ecológica”. Para Dobson, la primera se refiere a los derechos y deberes en el contexto del estado liberal-democrático de la modernidad, cuyo perfil antropocéntrico presupone el reconocimiento de derechos “al ambiente sano” para los seres humanos, la segunda lleva a pensar en las virtudes cívicas. Coherente con una mirada global, Dobson marca el carácter “desterritorializado” de la ciudadanía ecológica y cuestiona la centralidad del Estado-Nación para enfrentar problemáticas que no respetan fronteras nacionales. Pero por otro lado se complejizan las escalas: deberes y derechos trascienden la distinción público-privado, típica del Estado liberal moderno.
 
La ciudadanía implica, por un lado, un reconocimiento de derechos por parte de un Estado y, a partir de ese reconocimiento, la capacidad de participar en las transformaciones sociales (véase CIUDADANÍA). Ello presupone la pertenencia a una comunidad determinada. Por otra parte, la sociedad contemporánea se viene caracterizando por la aparición de nuevas ciudadanías expresadas en la participación de grupos cuyos derechos aún reconocidos y que esperan ser incorporados en las estructuras sociales, jurídicas, económicas, culturales, etc. La lucha por ese reconocimiento, constituye en gran medida el aspecto activo de la ciudadanía. Entre los ejemplos de estas nuevas ciudadanía puede encontrarse las comunidades migrantes, los grupos que defienden derechos de género, y también aquellos que reclaman por derechos ambientales no reconocidos, o bien reconocidos desde el formalismo legal pero no en la aplicación concreta de las legislaciones. La praxis político-ambiental presenta a su vez una gama polifacética de prácticas políticas: desde las diferentes formas de conservacionismo (véase CONSERVACIONISMO), o comunidades originarias y/o campesinas que se unen para enfrentar emprendimientos que amenazan sus estilos ancestrales de vida, hasta la aparición de partidos verdes, o experiencias de educación ambiental en ámbitos formales, informales o no formales, pasando por campañas a favor de la abolición del sufrimiento evitable sobre animales no humanos, o bien preocupaciones individuales de ciudadanos movilizados ante la inminencia de degradación de (su) ambiente – los llamados NIMBY (not in my back yard: no en mi patio trasero) – pero que no suscitan ningún cuestionamiento estructural sobre cambios en la manera de producir, consumir y en el manejo del entorno.
 
El ámbito ecopolítico de esa praxis ha sido invocado en la famosa consigna de muchos grupos ambientalistas y ecologistas: “actuar localmente y pensar globalmente”. Esta frase abre una discusión entre dos tipos de activismo ambientalista. Uno enfoca preocupaciones globales, dada la escala planetaria de buena parte de las problemáticas ambientales, al menos muchas de las más conocidas. Los procesos de modernización se han venido haciendo globales y ello ha tenido un peso muy determinante en las estructuras de desarrollo de la mayoría de las naciones y culturas. Las políticas de crecimiento económico (ver CRECIMIENTO SOSTENIDO) produjeron un mejoramiento de muchos aspectos de la vida de los ciudadanos, pero también llevaron a procesos de degradación en otros aspectos. Las políticas económicas neoliberales de la década del noventa, por un lado, debilitaron la industria y ello, junto con ciertas transformaciones tecnológicas como la miniaturización, provocó cierto alivio en algunas áreas problemáticas referidas al ambiente, pero, por otro lado, también profundizaron la degradación del entorno desde el momento en que la lógica corporativa promueve una fuerte concentración de capital y de poder, y dificulta a los Estados la puesta en práctica de medidas conducentes al cuidado del entorno, y los humanos y no humanos que lo habitan, en consecuencia se socava el reconocimiento de derechos ambientales. Un buen ejemplo es la exclusión económico-social de estas políticas fijó una suerte de paralelo en las zonas urbanas: sectores con mejores condiciones ambientales para grupos exitosos – el ejemplo clásico son los “countries” – y áreas de notoria degradación ambiental para los grupos excluidos.
 
Sea aplicando políticas neoclásicas, sea aplicando políticas keynesianas o inclusive políticas socialistas de tipo colectivista, las economías de crecimiento llevaron a situaciones análogas, primero en los Estados Unidos, y también en la Unión Soviética, como se supo después; luego, en los países que respectivamente seguían estos dos modelos político-económicos, también aparecieron problemáticas análogas. En cuanto al bloque soviético, cuando las restricciones cayeron, se tuvo conocimiento de las graves consecuencias ambientales de la modernización socialista. Sin hablar, claro, de la catástrofe de Chernobyl, la cual aceleró el desmembramiento de la Unión Soviética.
 
Las primeras reacciones frente a todo este proceso tomaron un cariz global y se expresaron a principios de la década de 1960, en dos textos fundamentales para el nacimiento de la conciencia ambiental. Por un lado, el famoso texto de Rachel Carlson Primavera Silenciosa (véase AMBIENTALISMO, ECOFEMINISMO), y por otro lado el no menos importante – pero muchas veces pasado por alto – texto de Murray Bookchin, Our Synthetic Environment (Nuestro entorno sintético) (véase ÉTICA AMBIENTAL). Mientras el primero enfocaba las consecuencias de la industrialización rural, el segundo se concentraba en la presencia cada vez mayor de componentes químicos en el medio urbano.
 
Problemáticas como el adelgazamiento de la capa de ozono durante la década de 1980, y luego la intensificación del efecto invernadero con el consecuente cambio climático global, dieron nuevo impulso a una mirada global de la problemática ético-política del ambiente.
 
Sin embargo, algunos investigadores enfatizaron lo local por sobre lo global, en congruencia con ciertas prácticas ecopolíticas localistas. Estos posicionamientos surgieron en los mismos países centrales. Pensadores como el mismo Bookchin desde una perspectiva anarquista, algunos posicionamientos de la ecología Profunda, o corrientes como el ecologismo posmoderno norteamericano, entre los que se encuentran Jim Cheney o Max Oelschlaeger y otros, han sostenido con sus correspondientes matices, posiciones de defensa de las comunidades locales frente a la centralización. El pensamiento ambiental latinoamericano, por su parte, vio posibilidades criticas más factibles desde posiciones localistas. El autor emblemático en esta perspectiva es el mexicano Enrique Leff, quien, fuertemente influido por corrientes posestructuralistas y heideggerianas, promueve una dura crítica a la racionalidad instrumental occidental, que se pretende universal, al mismo tiempo que descalifica otras voces otras miradas y otras culturas. En este sentido, la diversidad cultural es paralela a la diversidad biológica: los saberes, costumbres y creencias de los pueblos son un ejemplo de un cuerpo de conocimientos consciente de las potencialidades particulares del entorno. Frente a esto, la razón supuestamente universal intenta imponer modelos descontextualizados que chocan con las dinámicas de las comunidades. Así, la racionalidad neoliberal se traduce en un opresión ambiental donde los costos más perjudiciales de la productividad son pagados por dichas comunidades, perdiendo así sus condiciones naturales de producción, tanto de su base material de subsistencia como de la creación cultural misma. El filósofo intercultural Raul Fornet-Betancourt, quien si bien no se ha enfocado en temáticas ambientales de manera especial, pone de relieve que la diversidad cultural se encuentra amenazada en esta época de la historia por las relaciones de poder que pretenden ejercer unas culturas sobre otras. La lucha por la sustentación material del entorno, también es importante ya que de allí también surge la diversidad cultural. Dicho de manera más directa: no hay riqueza cultural sin riqueza ambiental. En este sentido, este pensador germano-cubano coincide con ciertos análisis de Leff; si bien el mexicano subraya que los horizontes existenciales son irreductibles a ninguna materialidad ecológica y representan fuentes de sentidos tanto en lo cultural como en lo político.
 
El uruguayo Eduardo Gudynas también defiende una posición más cercana a un localismo en términos de un “biorregionalismo” que encuentre posibilidades de consumo y producción ateniéndose a las caracteres físicos y culturales de los entorno el los cuales habitan las comunidades. El concepto de “biorregionalismo”, es cierto, tiene su origen en el pensamiento ambiental norteamericano de la costa oeste, cuyo más clásico representante es Kirkpatrick Sale. Sin embargo, el énfasis latinoamericano consiste en proponer una contextualización no sólo físico-ecológica, sino también socio-cultural, en sintonía con la definición de ambiente indicada más arriba.
 
El globalismo ambiental ha defendido su perspectiva con distintos argumentos. Una posición más moderada, tal como es sostenida por ejemplo por Naciones Unidas, insiste en la necesidad de llegar a acuerdos entre las naciones en donde se puedan armonizar intereses y así revertir la crisis global. Una visión más crítica pone de relieve las relaciones de dependencia que ejercen los países centrales sobre los países periféricos. En consecuencia, cualquier cambio deberá darse en el orden internacional-planetario. Esto se refleja en las problemáticas de carácter global como las ya citadas más arriba y en los procesos de urbanización y tecnificación que se van haciendo globales. Más aún, si aceptamos que la tecnificación de la realidad sólo se da en las países centrales, los recursos básicos se encuentran en los países periféricos, esto es, el sistema-mundo va determinando las condiciones extractivas en donde algunas naciones se perjudican desde el punto de vista ambiental, en beneficio de otras. Bajo estas perspectivas, la ciudadanía ambiental tiende a convertirse en “ciudadanía planetaria” o “ciudadanía global”.
 
Un obstáculo para estas posiciones es la dificultad de los sectores locales de poder incidir a nivel global en términos políticos. En estas condiciones, concentrarse en realidades globales podría minar a veces la misma praxis político-ambiental.
 
Los argumentos de las posiciones localistas por su parte recuperan esta incidencia directa de las comunidades en las decisiones sobre el entorno, ello surge de la identificación concreta e inmediata con el mismo a través de narrativas regionales. De aquí se configura la “política del lugar”, señalada por Leff, cuya defensa implica el enfrentamiento con la lógica de la racionalidad instrumental instalada como racionalidad universal. Así las cosas, los sujetos locales reaccionan contra dicha racionalidad que, bajo una forma imperial de desarrollo, pretende esquilmar recursos para mantener un estilo de vida insustentable. Sin embargo, el énfasis local pierde de vista los determinantes globales de las condiciones locales, dejando de lado cualquier intento de participación en la discusión y en la praxis global. Así se deja el terreno libre para el avance de otros intereses globales como ciertas compañías trasnacionales cuyos estilos productivos dan pié a cuestionamientos desde el punto de vista ambiental.
 
Más allá de la definición del ámbito de la praxis ambiental, la ciudadanía involucra también sujetos ¿quiénes serán entonces los sujetos de la sociedad sustentable del futuro? (véase DESARROLLO SUSTENTABLE). El filósofo político argentino-brasileño Héctor Leis señala tres sujetos que se han propuesto como alternativas.
 
Las organizaciones no gubernamentales han sido actores casi centrales en la emergencia de la conciencia ambiental durante los primeros años de la década de 1960. Aquí también surge la tensión “global-local”: mientras algunas como el caso de WWF, Greenpeace o Amigos de la Tierra, se han globalizado, aunque adoptando diferentes perfiles, otras insisten en el trabajo regional-local. Muchas se han visto más o menos obligadas a insertarse al mundo de los negocios. Ello lleva al peligro de perder de vista los principios y valores originales que ha impulsado la participación en ONG's: desinterés particular, interés social, libertad de ideas y de acción, participación de las comunidades, etc.
 
Siguiendo esta línea de mercado, Leis señala a los empresarios como otros agentes posibles del cambio ambiental. Textos como Los límites al crecimiento (véase AMBIENTALISMO) constituyen una clara expresión de sectores empresariales preocupados por la situación ambiental global. Diversas asociaciones de empresarios han apoyado e impulsado el concepto de desarrollo sustentable y diversos proyectos productivos han incluido procesos de reutilización y reciclaje de materiales. Inclusive en el Informe Brundtland se refleja, de acuerdo a algunos autores, una preocupación empresarial por mantener las condiciones naturales de explotación (Sachs, 1992). La actual difusión y discusión que tiene el llamado “capitalismo verde” o “economía verde” se orienta hacia esta dirección. Aquí, por cierto habrá direcciones diversas: o bien la conformación de la sociedad sustentable puede estar basada en pequeños productores capitalistas quienes llevan a cabo su producción y sus intercambios de manera sustentable, o bien los verdaderos agentes serán las grandes corporaciones, por la envergadura de su poder financiero y su capacidad de transformación de las condiciones de la economía a gran escala. Estas posturas intentan responder de diversas maneras a la pregunta de cómo volver compatible la ley de la ganancia con el cuidado del ambiente.
 
El Estado, sigue Leis, aparece como una tercera alternativa entre los candidatos a constituirse en agentes del cambio sustentable. Si bien a partir de la década pasada vienen surgiendo en Sudamérica diversos gobiernos carácter popular que ponen de relieve la recuperación del Estado, es cierto también que desde el comienzo e inclusive antes de la emergencia global de la cuestión ambiental, la importancia del rol de Estado estuvo presente al menos como organizador del territorio. El economista ambiental argentino Héctor Sejenovich ha llamado la atención sobre la función de las estructuras estatales para el necesario ordenamiento del territorio (economía y ambiente). Sejenovich señala la existencia de esta preocupación ya durante la época de sustitución de importaciones, luego de los procesos agroexportadores (véase CRECIMIENTO SOSTENIDO), aunque, es cierto, ello no implica el tipo de preocupación o conciencia ambiental tal como la conocemos hoy: las políticas solían centrarse en el cuidado de recursos para la producción. Sin embargo, apunta Sejenovich, resulta imprescindible la refuncionalización el Estado en la organización territorial como condición previa para toda política ambiental efectiva y razonable.
 
En lo jurídico, la visión ambiental incidió en varios aspectos. Por ejemplo en la introducción de normativas ambientales más implicadas en la preservación de la riqueza natural (véase CONSERVACIONISMO), en la incorporación de al menos un artículo referido al tema ambiental en la Constitución de varios países, o en el reconocimiento de “derechos difusos”, es decir, derechos que no pertenecen a individuos concretos como personas o instituciones, sino a un cuerpo no del todo definido de sujetos, pero que conforman algún tipo de unidad (véase CIUDADANÍA HOLÍSTICA), etc.
 
En fin, la ciudadanía ambiental constituye un campo de reflexión en donde la situación histórica de la praxis complejiza el planteo de una teoría cerrada. Sin embargo, la praxis ético-política del ambiente representa un ámbito cada vez más atractivo y cada vez más necesario para la interpretación del presente.
 

BIBLIOGRAFÍA:

Alimonda, Héctor (Comp.) (2003) Ecología política. Naturaleza, sociedad y utopía. CLACSO, Buenos Aires; Bookchin, Murray (2004) “Seis tesis sobre el municipalismo libertario” y “El anarquismo ya esta muy de onda. Entrevista a Murray Bookchin por Wolfgang Haug” en Bookchin, Murray, Horst Stowasser, Domenico Liguri. La utopía es posible. Experiencias posibles. Tupac ediciones, Buenos Aires. Colección Utopía libertaria; Brailovsky, Antonio Elio (1999) Memoria Verde. Historia ecológica de la república Argentina, Buenos Aires, Sudamericana; Dahrendorf, Ralf (1996) “La naturaleza cambiante de la ciudadanía” en La Política. Revista de estudios sobre el Estado y la sociedad 3: 139 y ss; Dobson, Andrew “Ciudadanía ecológica ¿una influencia desestabilizadora?” Isegoría 24: 2001; Dobson, Andrew (1997) Pensamiento Político Verde. Una nueva ideología para el siglo XXI. Paidós, Barcelona-Buenos Aires-México; Dobson, Andrew “Ciudadanía ecológica” Isegoría 32: 2005 pp. 47-62; Fornet Betancout, Raul La transformación intercultural de la filosofía Descleé de Brower Bilbao, 2001; Fornet Betancout, Raul Hacia una filosofía intercultural latinoamericana DEI, Costa Rica, 1994; Gudynas, Eduardo (2002) Ecología, economía y ética del desarrollo sustentable. Ediciones Marina Vilte-CTERA, Buenos Aires; Gutiérrez, Daniel Eduardo Hablar con el bosque. Breve introducción a la filosofía ambiental para educadores La Crujía, Buenos Aires, 2009; Hawken, Paul La ecología del comercio (1999) Centro Félix Varela, La Habana; Kymlicka, Will (1996) Ciudadanía multicultural. Paidós Estado y sociedad, Barcelona; Leff, Enrique (2004) Saber ambiental. Sustentabilidade, Racionalidade, Complexidade, Poder. Editora Vozes, Piriapolis, RJ; Leff, Enrique “Geopolítica de la biodiversidad y del desarrollo sostenible” en Bachram, Heidi, Jean-Pascal van Ypersele, Rubens Born, Enrique Leff y otros (2008) El clima visto desde el Sur. El calentamiento global según los países emergentes, Le Monde-Capital Intelectual, Buenos Aires; Leff, Enrique (coord.)(2003) La complejidad ambiental. Siglo XXI-UNAM-PNUMA, México, Buenos Aires; Leis, Héctor (2001) La modernidad insustentable. Las críticas del ambientalismo a la sociedad contemporánea. Montevideo, Nordan-Comunidad; Mármora, Leopoldo (1993) “La ecología en las relaciones Norte-Sur: el debate sobre el desarrollo sustentable” en Elementos de Política Ambiental Goin y Goñi editores. La Plata, Honorable Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires; Marshall, T. (1973) Class, Citizenship and Social Development. Greeenwood Press, Westport, Conn; Mires, Fernando (1990) El discurso de la Naturaleza. Ecología y política en América Latina. Espacio Editorial, Buenos Aires; Morin, Edgar y Anne Brigitte Kern (1993) Tierra Patria. Ediciones Nueva Visión, Buenos Aires; Oelschlaeger, Max (ed.) (1995) Postmodern Environmental Ethics. State University of New York Press, New York; Ovejero Lucas, Félix, (1989) Intereses de todos, acciones de cada uno. Crisis del socialismo, ecología y emancipación. Siglo XXI Ediciones, Madrid; Priotto, Guillemo (2005) (comp.) Educación ambiental para el desarrollo sustentable, Miño y Dávila Editores-Ediciones “Marina Vilte”-CTERA, Buenos Aires; Reboratti, Carlos (2000) Ambiente y sociedad. Conceptos y relaciones Ariel, Buenos Aires; Sachs, Wolfgang (1992) Development Dictionary Zed Books, Londres; Sale, Kirkpatrick (1985) Dwellers in the Land: a Biorregional Vision. Sierra Club Books, San Francisco; Sejenovich, Héctor y Guillermo Gallo Mendoza Planificación regional "El Ordenamiento Ambiental del Territorio" en Planificación y Ambiente, 2010, en http://www.socioambiente.com.ar/planificacion.htm 26-03-2012; Serres, Michel (1991) El contrato natural. Pre-textos, Valencia; Sunkel Osvaldo (1984) Capitalismo transnacional y desintegración nacional en América Latina. Buenos Aires. Nueva Visión; Valencia Hernández, Javier (2007) “Estado ambiental de derecho. Ciudadanía ambiental, acceso a la justicia ambiental y participación democrática” en Ana Patricia Noguera de Echeverri (comp) Hojas de sol en la Victoria Regia. Emergencias del Pensamiento Ambiental alternativo en América Latina. Universidad Nacional de Colombia, Sede Manizales, Manizales, Colombia.

/ / /

Tragedia Americana

por Gerardo Oviedo UBA-UNLP

Vitalidad

por Gerardo Oviedo UBA-UNLP

Pensamiento Heterológico

por Jorge Brower, Universidad de Santiago de Chile

Geo-epistemología

por Claudio Canaparo, University of Exeter

Estado de Bienestar

por Cerdá, Juan Manuel, CONICET - UNQ

Macedonismo

por Horacio Eduardo Ruiz

Garantismo

por Marisa Miranda, Gustavo Vallejo (CONICET)

Educabilidad

por Clara Inés Stramiello (UCA –UNLA)

A Priori Vital

por Gerardo Oviedo

Recursos naturales

por Marina Lanfranco Vázquez (CIC) y Marisa Miranda (CONICET)

Superposiciones Culturales

por Fernan Gustavo Carreras (UNSE y UNT)

Educación alternativa

por Mariana Alvarado (CONICET)

Ecofeminismo

por Celina A. Lértora Mendoza, Conicet-FEPAI, USAL

Existencialismo Latinoamericano

por Marcelo Velarde Cañazares, Paris VIII

Desarrollo sustentable

por Marina Laura Lanfranco Vázquez (CIC) y Marisa Adriana Miranda (CONICET)

Hora Americana

por Hugo E. Biagini, CONICET, Academia de Ciencias

Teoría del Caos

por Fernando Vilardo, UBA

Conservacionismo

por Adrian Monjeau y Herminia Solari, Universidad de Mar del Plata

Políticas Identitarias

por María Luisa Rubinelli, Universidad de Jujuy

Crecimiento sostenido

por Felipe Livitsanos, UBA

Crítica

por Pedro Karczmarczyk, Conicet UNLP

Inmigrante argentino

por Graciela Hayes, Universidad de Rosario

Indocumentado

por Graciela Hayes, Universidad de Rosario

Resiliencia

por Horacio Eduardo Ruiz, UBA

Filosofía antihegemónica

por Álvaro B. Márquez-Fernández, Centro de Estudios Sociológicos y Antropológicos, Universidad del Zulia

Subalterno

por Rafael Ojeda

Panfleto Politíco

por Natalia Paula Fanduzzi, Universidad Nacional de Sur

Revistas

por Noemí M. Girbal-Blacha (CONICET)

Integracentrismo

por Jorge Rueda (Universidad de Santiago de Chile)

Género

por Alejandra de Arce (UNQ)

Unidad Latinoamericana

por Carlos Pérez Zavala (Universidad de Río Cuarto)

Poder simbólico

por Noemí M. Girbal-Blacha (CONICET)

Gestión Participativa de las Diversidades

por Ricardo Romero: Instituto Nacional contra la Discriminación.

Chacarero

por José Muzlera Klappenbach (UNQ)

Ambientalismo

por Marina Laura Lanfranco Vazquez (CIC)

Ecumenismo Latinoamericano

por María Teresa Brachetta

Acción directa

por Julián Rebón (UBA)

Agricultura Familiar

por José Muzlera Klappenbach (UNQ)

JUSTICIA EMANCIPADORA

por Zulay C. Díaz Montiel (Universidad del Zulia)

Sanitarismo

por Norma Sánchez (UBA)

Concientización

por Gabriella Bianco (Corredor de las Ideas)

Eticidad

por Gabriella Bianco (Corredor de las Ideas)

Laicismo

por Gabriella Bianco (Corredor de las Ideas)

No violencia

por Gabriella Bianco (Corredor de las Ideas)

Pluralismo

por Gabriella Bianco (Corredor de las Ideas)

Infancia

por Germán S. M. Torres (UNQ)

Territorio Libre

por Hugo E. Biagini, CONICET, Academia de Ciencias

Antilenguaje

por Patricia Vallejos LLobet (Universidad Nacional del Sur)

Antisemiología

por Jorge Brower Beltramin (Universidad de Santiago de Chile)

Contrahegemonía

por Francisco Hidalgo Flor (Universidad Central del Ecuador)

Neopopulismo

por Roberto Follari (Univ. Nacional de Cuyo)

Fiestas Míticas

por Claudia Bonicelli (UGNS)

Filosofar Latinoamericano

por Hugo Biagini (CONICET, Academia de Ciencias)

Autogestión

por Antonio Colomer Viadel, FADE UPV, INAUCO.

Discurso

por Carolina E. López, Universidad Nacional del Sur

Filosofía ambiental

por Alicia Irene Bugallo (UCES)

Filosofía ambiental argentina

por Alicia Irene Bugallo (UCES)

El Concepto Crítico de la Política

por Claudia Yarza, Universidad Nacional de Cuyo

La Crisis de la Política y la Pospolítica

por Claudia Yarza, Universidad Nacional de Cuyo

Comunidad de Cuestionamiento

por Mariana Alvarado, Silvana Vignale (CONICET)

Filosofía con niños

por Mariana Alvarado, Silvana Vignale (CONICET)

Experiencia de pensamiento

por Silvana Vignale, Mariana Alvarado (CONICET)

Ciudadanía holística

por Ana Irene Méndez

Arte relacional

por Ferrari, Ludmila (Universidad Javeriana de Colombia)

Estudios Visuales

por Marta Cabrera, Pontificia Universidad Javeriana (Bogotá-Colombia)

Sincretismo

por María Luisa Rubinelli, Universidad Nacional de Jujuy

Política Cultural

por Arturo Chavolla, Universidad de Guadalajara

Troskismo Argentino

por Daniel de Lucia, Instituto del Profesorado Joaquín V. Gonzalez

Desarrollo sostenido

por Juan Kornblihtt, CEICS

Descentralización educativa

por Romina De Luca, CEICS

Justicia distributiva

por Gerardo Baladrón, CEICS

Justicia internacional

por Germán Suárez, CEICS

Universalismo contextualista

por Gregor Sauerwald, Universidades de Ciencias de Münster y Católica de Montevideo

Movilidad social

por Marina Kabat, CEICS

Participación política

por Liliana Giorgis, UNCU

Salto cualitativo

por Fabián Harari, CEICS

Salud reproductiva

por Rosana López Rodríguez, CEICS

Subversión

por Stella Grenat, CEICS

Liberación (Filosofía)

por Cristina Liendo, UNC

Literaturas heterogéneas

por Graciela Maglia, Universidad Javeriana

Neozapatismo

por René Báez, Pontificia Universidad Católica, Ecuador

Memoria sonora

por Analía Lutowicz y Alejandro Herrero, Universidad Nacional de Lanús

Pedagogías de las diferencias

por Silvana Vignale, Mariana Alvarado, Marcelo Cunha Bueno, Universidad Nacional de Cuyo

Autodidaxis

por Dante Aimino, UNCo

Universidad Trashumante

por Juan Carlos Suárez, Universidad Nacional de Lanús

Legitimación

por Carlos Javier Pretti, CONICET

Abuelidad

por Hugo E. Biagini, Academia de Ciencias-Conicet

Convivencia

por Buatu Batubenge Omer, Adriana Mancilla Margalli y Benjamín Panduro Muñoz

Derecho alternativo

por Carlos Ponce de León UNCo

Transversalidad

por Maria Beatriz Quintana, UNJu.

Recursos hídricos

por María Cristina Sandoval, U.N.L.Z

Agriculturalización

por María Cristina Sandoval, U.N.L.Z

Formación Nacional

por Fabio Luis, Universidad de San Pablo

Contrahegemonía Nuestramericana

por Claudio Gallegos CONICET/ Universidad Nacional del Sur

Alteridad americana / Otredad americana

por Rafael Ojeda

Derechos Sociales

por Mónica Fernández (UNQ-UNLa)

Adolescencia

por Mónica Fernández (UNQ-UNLa)

YUNTA

por Jorge Rueda C. (Universidad de Santiago de Chile)

Nosotros

por Ricardo Melgar Bao (Instituto Nacional de Antropología e Historia, México)

Humor

por Ricardo Melgar Bao (Instituto Nacional de Antropología e Historia, México)

Mártir

por Ricardo Melgar Bao (Instituto Nacional de Antropología e Historia, México)

GIRO DESCOLONIAL

por Alejandro De Oto

PENSAMIENTO DESCOLONIAL/DECOLONIAL[1]

por Alejandro De Oto

Justicialismo

por Eduardo J. Vior (Universidad de Foz de Iguazú, Brasil)

Republicanismo

por Hugo E. Biagini (Academia de Ciencias)

Malestar en la cultura

por Mario Orozco Guzmán y David Pavón Cuéllar (Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo)

Movilización

por David Pavón Cuéllar (UMSNH) y José Manuel Sabucedo (USC)

Fuerzas Morales

por Susana Raquel Barbosa (Conicet, Academia Nacional de Ciencias de Buenos Aires)

Inconsciente

por Ian Parker (Universidad Metropolitana de Manchester) y David Pavón Cuéllar (Universidad Michoacana)

Georgismo

por Daniel De Lucia (Instituto Profesorado Joaquín V. González)

GAMBETA

por Di Giano, Roberto; Massarino, Marcelo; Ponisio, Julián; (Universidad de Buenos Aires)

Del principio de la igualdad

por Norman Palma (Univ. París)

Emergencia

por Rafael Pérez-Taylor (IIA-UNAM)

La imaginación

por Rafael Pérez-Taylor (IIA-UNAM)

Transdisciplina

por Rafael Pérez-Taylor (IIA-UNAM) Alejandra Ruiz Trujillo (Posgrado-UNAM)

Incertidumbre

por Rafael Pérez-Taylor (IIA-UNAM)

Reapropiación

por Brenda Tovar García

Razón ensayística.

por Janusz Wojcieszak (Universidad de Varsovia)

Ética ambiental

por Celina A. Lértora Mendoza (FEPAI)

El Logos (Pensamiento-Lenguaje) alternativo: El “Che” Suramericano

por Ricardo Nicolon

Memoria individual y colectiva

por Fernando Aínsa (Escritor y ensayista)

Ilustración Americana

por Rafael Ojeda

Sindicalismo de bases como alternativa frente a la burocracia

por Antonio Salgado

Desprejuicio

por Lucía Alicia Aguerre (UBA - CONICET)

Turismo social

por Erica Schenkel (CONICET - UNS)

Turismo alternativo

por Canoni Juan Pablo (UNS) y Schenkel Erica (CONICET - UNS)

Analogía

por Gerardo Oviedo, UBA-UNC-UCES

CIUDADANÍA AMBIENTAL

por Daniel Eduardo Gutiérrez

Compañero

por Ofelia Jany

Ecofeminismo latinoamericano

por Celina A. Lértora Mendoza (FEPAI)

Liberalismo latinoamericano

por Diego Alejandro Fernández Peychaux

Colonialidad

por Pablo Quintero (UBA - CONICET)

Sujeto criollo

por RAFAEL OJEDA

Economía Solidaria

por Pablo Quintero (UBA - CONICET)

Colonialismo Interno

por Pablo Quintero (UBA - CONICET)

Tribus urbanas

por Carlos Junquera Rubio

Evaluación educativa

por JUAN VICENTE ORTIZ FRANCO (Fundación Universitaria Los Libertadores)

CHAMPURRIA/CHAMPURRIADO

por Jorge Rueda Castro (Universidad de Santiago de Chile)

Onomantitesis

por Paolo Galassi (Università di Bologna)

Emancipación

por Elena Torre

Antagonismo

por Agustín Artese

Violencia marginal

por Florencia Prego

Extractivismo

por Andrea Cardoso (UBA-UNAJ)

Represor/a

por Analía Goldentul (IEALC/CONICET)

Integración Latinoamericana

por Juan Manuel Karg

Intelectual Latinoamericano

por Silvia E. Romagnolo

Pensamiento fronterizo

por Jung Eun Lee(UBA)

Investigación comunitaria intercultural

por Sebastián Levalle

Relativismo Cultural

por Rodrigo A. Gómez Tortosa

Mula

por María Cecilia Sánchez

Territorio

por Javier Eduardo Serrano Besil

Refugiado

por Laura Lopresti (UBA)

Campesinado

por Vannessa Morales Castro

Turismo rural comunitario

por Florencia Lance

Experimentalismo plástico latinoamericano

por Ana Beatriz Villar

Educatividad

por Osvaldo Concha

UNIVERSIDAD INTERCULTURAL

por Ana Paola Miyagusuku Miyasato

Curaduría en la periferia

por Elizabeth Hernández López, y Roberto Sanz Bustillo (UNAM, México)

Comunidad

por AA.VV.

Utopismo

por Mauro Leandro Asnes (UNS)

Insurrección

por María Eugenia Chedrese (UNS)

Ciencia

por Nora Ftulis (UNS)

Retórica

por Pablo Maximiliano Pellejero (UNS)

Exteriorismo

por Sergio Raimondi (UNS)

Nuevo Hombre

por Marina P. Verdini Aguilar (CEINA/UNS/CONICET)

FRACTURA

por Paolo Galassi (CEINA/CONICET/UNS)

/
/ /
/