name="bordes_r1_c1"

Proyecto: DICCIONARIO DEL PENSAMIENTO ALTERNATIVO II

Ilustración Americana

por Rafael Ojeda
 


 

La Ilustración, fenómeno determinante para la concreción del paradigma moderno, caracterizado por una devoción absoluta por la razón, la crítica de las instituciones tradicionales y la difusión de un saber imprescindible para el desarrollo del pensamiento científico, fue gestándose a lo largo de varios siglos en Europa, pero tuvo repercusiones políticas, económicas, filosóficas, científicas y sociales concretas, recién en el siglo XVIII, siglo de las grandes reformas ilustradas, que, pese a la implicancias racionalistas de países como Inglaterra y Alemania, fue adquiriendo, con el enciclopedismo, un matiz más específicamente francés; pues, con la Illustration -movimiento que al extenderse por toda Europa adquirió denominaciones análogas, como Enlightenment en Inglaterra; Aufklärung en Alemania; e Illuminismo en Italia-, Francia pasará a ocupar el lugar importante que había ocupado Italia durante el Renacimiento, a partir de un corpus que solo en Francia alcanzará la cima del ateísmo, el materialismo y el sensualismo.

Al abrazar principios epistemológicos, políticos, sociales y culturales nuevos, sin el temor de asociar la filosofía a sus preocupaciones por el pueblo, a partir de sus afanes de vulgarización e investigación científica, la Ilustración permitió la modernización de Europa, introduciendo reformas eficaces que contradictoriamente generaron lo que vino a llamarse “despotismo ilustrado”, experiencia reformista que desde la filosofía recurrió al poder de la monarquía, para llevar a cabo el programa populista y renovador de la Ilustración. Manifestándose, sobre todo, en la aplicación de los principios ilustrados, pero conforme a los intereses de los poderes establecidos, casi todos ellos de corte absolutista. Lo que, al hacer que la razón y tolerancia fueran elevadas a la categoría de paradigmas supremos, se opuso dialécticamente a la intolerancia y dogmatismo contrarreformista del catolicismo escolástico, produciendo una escisión entre los poderes de la Iglesia y el Estado.

Tanto el absolutismo monárquico como la Ilustración apostaban por un concepto unitario de soberanía basado en el ideal de una relación binaria y sin intermediarios entre los individuos y el Estado, por lo que compartieron la misma hostilidad contra los privilegios de castas, el tradicionalismo, el misticismo y la inercia de una sociedad que rechazaba violentamente las reformas y nuevas ideas ilustradas. Tensiones que fueron proveyéndole de características peculiares al pensamiento ilustrado que arribó a la península Ibérica, con un espíritu contrario al espíritu tradicionalmente español. Siendo recién con la instauración de la dinastía francesa de la Casa Borbón, en el trono español (1700) -que sucederá a la línea austriaca de los Habsburgo-, cuando las luces de la Ilustración empezarán a calar en España. Produciendo un cambio de actitud, que se notó más claramente durante los gobiernos de Fernando VI y Carlos III.

La Ilustración en España se dividió en dos períodos: uno que va desde el ascenso de los borbones al trono español y se extiende hasta la primera mitad del siglo XVIII, período inmejorablemente representado por Benito Feijoo; en tanto el otro cubre la etapa de mayor relieve de la Ilustración española, caracterizada por la figura de Gaspar Melchor de Jovellanos, período en el que el tránsito reformista tuvo como entes dinamizadores a una de las expresiones primordiales de la Ilustración y el despotismo ilustrado español: las Sociedades Económicas de Amigos del País, derivadas de las reuniones en las que se solía discutir enciclopédicamente asuntos importantes del país, motivadas por el deseo de asimilar y transmitir el espíritu de la Ilustración, y reformar e impulsar el desarrollo general de España. Siendo la primera la Sociedad de este tipo, la Sociedad Económica del país Vasco (1764), que sirvió de modelo para las que, promovidas luego desde el Estado, se multiplicaron a partir de 1775, en el resto de España.

En Hispanoamérica, la Ilustración implicó el inicio de una nueva era, el paso desde la “Edad Media cristiana” hacia un nuevo paradigma monista, lógicamente constituido a partir del racionalismo cartesiano y la revolución de las ciencias. Ideas que empezarán a tener resonancia en América recién hacia la segunda mitad del siglo XVIII. Y si con el descubrimiento y conquista España había colonizado territorial y políticamente los territorios americanos; con la Ilustración el paradigma europeo de la modernidad terminará por colonizar el sustrato epistemológico y cultural americano. Imponiendo su subjetividad eurocéntrica a otras experiencias culturales; donde los “hijos de esta tierra”, como actores sociales sometidos al poder de la razón colonial y universalista, irán asimilando un paradigma nuevo de liberación-dominación ilustrada. No obstante que en América, a diferencia de Europa, el pensamiento renovador de la Ilustración no adquirió ese matiz secular y antirreligioso que caracterizó a su versión francesa, debido, sobre todo, a la fuerte presencia de los jesuitas en la formación intelectual de la época. Lo que le fue dando a la Ilustración americana, un carácter peculiar por su inacababilidad, hibridez y eclecticismo residual, aún anclado, en muchos aspectos, a un pasado religioso, providencialista y políticamente feudal.

Así, las ideas ilustradas empezaron a tener resonancia en América hispana. Y si los siglos XV y XVI estuvieron marcados por los grandes descubrimientos geográficos, y el XVII por el auge del Barroco español, será el siglo XVIII, en el que irá madurando el espíritu nacional en los países americanos, debido a la propagación de los nuevos principios políticos y sociales, que, radicalizados por acontecimientos trascendentales como la Independencia de Norteamérica y la Revolución Francesa –para algunos el evento cumbre de la Ilustración europea-, sumados a un germinal nacionalismo de origen –lo español americano o criollo, enfrentado a lo español peninsular-, irá preparándolos para su separación de las grandes potencias europeas. Lo que, contradictoriamente, a la luz del proyecto de modernidad ilustrada, territorializado también en América, con el ascenso borbónico a la corona española, irá preparando el camino para la sedimentación de una ideología que será una de las claves para entender la Ilustración como “emancipación” en el espacio americano. Veta rastreable desde la respuesta kantiana a la pregunta ¿Qué es la Ilustración?, y su invocación a servirse del “propio entendimiento sin la guía del otro”. Espíritu de ilustración que se convertirá en la base de la gesta por la emancipación latinoamericana, iniciada 1810 y finalizada en 1824, con la derrota definitiva del ejercito realista en la Batalla de Ayacucho. Y pese a que algunos creen que las verdaderas repercusiones del liberalismo ilustrado se desarrollaron después de que América hispana había roto sus lazos políticos coloniales con España, afirmando que la Ilustración en América española fue una consecuencia del movimiento emancipador y no una causa. Lo cierto es que este tránsito solo pudo obedecer a una tendencia histórica que se fue generalizando, pues para el siglo XVIII, la Ilustración se había diseminado por toda Europa, hasta alcanzar una relativa repercusión en los lugares más distantes del planeta.

La Ilustración en América hispánica puede dividirse en dos períodos. Uno correspondiente a la primera parte del siglo XVIII, en la que el influjo obedece más al pensamiento español, de ilustrados como Feijóo y Campomanes; y el otro correspondiente a la segunda parte de dicho siglo, marcado por una mayor influencia directa de Francia. En la primera parte, la Ilustración americana prosperó en el terreno de las ciencias naturales y la aplicación de conocimientos útiles; y en la segunda, las nuevas ideas, ya consolidadas, empezaron a romper los bastiones del aristotelismo, y el desarrollo del racionalismo fue ligado a la difusión del empirismo, además de los crecientes ataques que se dieron al escolasticismo, al dogmatismo y a la autoridad tradicional. Mientras el adviento de la Revolución Francesa significó la exacerbación del influjo ilustrado en los círculos intelectuales y políticos hispanoamericanos. Por lo que la idea de que la América española había quedado intelectualmente bastante retrasada con respecto a la Ilustración europea, argumento exagerado por los españoles peninsulares para minusvalorar, en sus discursos anticriollos, a los españoles americanos, presumiblemente derivado de las tesis sobre la inferioridad del continente americano -cuya influencia degradaba también el fenotipo de sus habitantes-, esgrimidas por autores como Buffon, De Pauw y Hegel, ha sido falsa.

No obstante que el espíritu científico de la Ilustración no había calado únicamente en pensadores e intelectuales laicos, sino que se había asentado también en el Estado y el clero, espacio en el que los jesuitas, desde un inicio evidenciaron un interés especial por las ciencias y algunas aristas del pensamiento ilustrado, pese a que, a decir de Paul Hazard, la fuerza que abatió a los jesuitas fue el espíritu de la Ilustración, además del instinto y la voluntad absolutista del Estado que se secularizaba definitivamente y no quería admitir ni por encima ni al lado una fuerza sobre la que no tuviera poder, como la Iglesia; algunos atribuyen la mayor difusión de las ideas ilustradas en Hispanoamérica, a que con la expulsión de los jesuitas de las colonias españolas (1767), España había perdido a sus más eficaces defensores en el Nuevo Mundo. Por lo que, desde ese momento, las nuevas ideas circularon con mucha facilidad, salvo la irregular prohibición y censura de libros revolucionarios y heréticos. Además del hecho que, con la vinculación hispano-francesa creada por el “Pacto de familia” de 1761, se permitió una mayor interrelación entre los enciclopedistas de ambos continentes, lo que implicó la circulación menos restringida de material ilustrado.

Uno de los vehículos más importantes para el desarrollo y difusión de las luces en Hispanoamérica –casi siempre como emulación de las de España- fue la creación de Sociedades económicas, académicas y patriòticas para impulsar el desarrollo económico e intelectual de las colonias hispanoamericanas. La primera sociedad creada en las colonias del Imperio español, fue la de Manila, Filipinas, fundada en 1781; seguida por la de Mompox en Nueva Granada, de 1784; la de Santiago de Cuba, en 1787; la de Veracruz también durante esos años; la Sociedad de Amigos del País de Quito, llamada también Colegio de la Concordia, en 1791, que sacarán a luz el periódico Primicias de la cultura de Quito; también de 1791, la Sociedad Patriótica de La Habana, llamada posteriormente Sociedad Económica de los Amigos del País, que editarán el Papel periódico de la Habana y el Semanario de la real Sociedad Económica de la Habana; la Sociedad Académica de Amantes del País, de Lima, creada en 1790, que sacará a luz el Mercurio Peruano, en 1791; además de la Sociedad Patriótica, Económica y Literaria del País, de Buenos Aires, de 1810, entre otras asociaciones ilustradas fundadas en América con la indulgencia de las autoridades, aunque la aprobación haya ido disminuyendo cuando se conocieron, en éstas tierras, las consecuencias catastróficas que la Revolución Francesa había significado para el sistema monárquico francés, y del peligro que este ejemplo implicaba para las demás monarquías europeas.

Es por ello que la Ilustración en América hispana no solo implicó el despertar iluminista de la razón, sino también la emergencia política de un patriotismo criollo, nacionalista y americanista, que generó una “novísima” tradición nacional y americanista, que tuvo una de sus primeras manifestaciones textuales en la Carta a los españoles americanos, del peruano Juan Pablo Viscardo y Guzmán -que tanta influencia tuviera en el ideólogo venezolano de la independencia Sudamericana, Francisco de Miranda-, además del corpus ilustrado de autores como José Agustín Caballero, Antonio Liendo y Goicochea, José Antonio de Alzate, José Ignacio Bartolache, Simón Rodríguez, Francisco José de Caldas, Eugenio de Santa Cruz y Espejo, Hipólito Unanue, José Baquíjano y Carrillo, Manuel de Salas, Miguel Rubén de Celis, Manuel Belgrano, y otros cuyas ideas fueron determinando el momento previo al desanclaje político definitivo, de los lazos que los subsumían al antiguo régimen colonial español. Aunque, para muchos, la independencia solo haya sido parcial, debido a la prolongación republicana del estado de exclusión indígena, o haya significado únicamente el tránsito hacia otro tipo de colonialismo cultural y epistemológico, pues en aquel momento, en la perspectiva política de los libertadores -debido a que fueron los españoles americanos ilustrados los que llevaron adelante la gesta de la independencia-, solo la emancipación del Estado estaba en la mira, y no se había planteado aún “la cuestión de la descolonialidad del saber y del ser” y su rasero de jerarquías etnoculturales, que está haciendo que en muchos lugares de América se haya empezado a plantear la necesidad de una Segunda Independencia.
 

Fuentes:

A. Sánchez El pensamiento político del despotismo ilustrado. Madrid: Instituto de Estudios Políticos. 1955.- C. STOETZER, Iberoamérica. Historia política y cultural. Buenos Aires: Docencia, 1996. III tomos.- E. Cassirer, Filosofía de la Ilustración. México: F. C. E, 1975.- F. Álvarez Brun, La Ilustración, los jesuitas y la Independencia americana. Lima: Minerva, 1961.- F. Guerra, Modernidad e Independencias. Ensayos sobre las revoluciones hispánicas. México: F. C. E. 2001.- I. Kant, En defensa de la Ilustración. Barcelona: Alba Editorial, 1999.- J. C. Chiaramonte, “Iberoamérica en la segunda mitad del siglo XVIII: La crítica ilustrada de la realidad”, en J. Baquíjano, et. al. Pensamiento de la Ilustración. Economía y sociedad iberoamericanas en el siglo XVIII. Caracas: Biblioteca Ayacucho, 1979.- J. Peire y R. Di Stefano, “De la sociedad barroca a la ilustrada: aspectos económicos del proceso de secularización en el Río e la Plata”. Andes, 15. Salta (2004): 117-150.- M. Foucault, Sobre la Ilustración. Madrid: Tecnos, 2007.- M. Marzal y L. Bacigalupo (Ed.). Los jesuitas y la modernidad en Iberoamérica. 1549-1773. Lima: PUCP, IFEA. 2007.- M. Horkheimer y T. Adorno, Dialéctica del iluminismo. Buenos Aires: Editorial Sur. 1970. -P. Hazard, El pensamiento europeo del siglo XVIII. Madrid: Alianza Editorial. 1985.- T. Todorov, “El desvío de la Ilustración”, Nuevo texto crítico, 5, Año III. Stanford (Primer semestre 1990): 9-20.

/ / /

Tragedia Americana

por Gerardo Oviedo UBA-UNLP

Vitalidad

por Gerardo Oviedo UBA-UNLP

Pensamiento Heterológico

por Jorge Brower, Universidad de Santiago de Chile

Geo-epistemología

por Claudio Canaparo, University of Exeter

Estado de Bienestar

por Cerdá, Juan Manuel, CONICET - UNQ

Macedonismo

por Horacio Eduardo Ruiz

Garantismo

por Marisa Miranda, Gustavo Vallejo (CONICET)

Educabilidad

por Clara Inés Stramiello (UCA –UNLA)

A Priori Vital

por Gerardo Oviedo

Recursos naturales

por Marina Lanfranco Vázquez (CIC) y Marisa Miranda (CONICET)

Superposiciones Culturales

por Fernan Gustavo Carreras (UNSE y UNT)

Educación alternativa

por Mariana Alvarado (CONICET)

Ecofeminismo

por Celina A. Lértora Mendoza, Conicet-FEPAI, USAL

Existencialismo Latinoamericano

por Marcelo Velarde Cañazares, Paris VIII

Desarrollo sustentable

por Marina Laura Lanfranco Vázquez (CIC) y Marisa Adriana Miranda (CONICET)

Hora Americana

por Hugo E. Biagini, CONICET, Academia de Ciencias

Teoría del Caos

por Fernando Vilardo, UBA

Conservacionismo

por Adrian Monjeau y Herminia Solari, Universidad de Mar del Plata

Políticas Identitarias

por María Luisa Rubinelli, Universidad de Jujuy

Crecimiento sostenido

por Felipe Livitsanos, UBA

Crítica

por Pedro Karczmarczyk, Conicet UNLP

Inmigrante argentino

por Graciela Hayes, Universidad de Rosario

Indocumentado

por Graciela Hayes, Universidad de Rosario

Resiliencia

por Horacio Eduardo Ruiz, UBA

Filosofía antihegemónica

por Álvaro B. Márquez-Fernández, Centro de Estudios Sociológicos y Antropológicos, Universidad del Zulia

Subalterno

por Rafael Ojeda

Panfleto Politíco

por Natalia Paula Fanduzzi, Universidad Nacional de Sur

Revistas

por Noemí M. Girbal-Blacha (CONICET)

Integracentrismo

por Jorge Rueda (Universidad de Santiago de Chile)

Género

por Alejandra de Arce (UNQ)

Unidad Latinoamericana

por Carlos Pérez Zavala (Universidad de Río Cuarto)

Poder simbólico

por Noemí M. Girbal-Blacha (CONICET)

Gestión Participativa de las Diversidades

por Ricardo Romero: Instituto Nacional contra la Discriminación.

Chacarero

por José Muzlera Klappenbach (UNQ)

Ambientalismo

por Marina Laura Lanfranco Vazquez (CIC)

Ecumenismo Latinoamericano

por María Teresa Brachetta

Acción directa

por Julián Rebón (UBA)

Agricultura Familiar

por José Muzlera Klappenbach (UNQ)

JUSTICIA EMANCIPADORA

por Zulay C. Díaz Montiel (Universidad del Zulia)

Sanitarismo

por Norma Sánchez (UBA)

Concientización

por Gabriella Bianco (Corredor de las Ideas)

Eticidad

por Gabriella Bianco (Corredor de las Ideas)

Laicismo

por Gabriella Bianco (Corredor de las Ideas)

No violencia

por Gabriella Bianco (Corredor de las Ideas)

Pluralismo

por Gabriella Bianco (Corredor de las Ideas)

Infancia

por Germán S. M. Torres (UNQ)

Territorio Libre

por Hugo E. Biagini, CONICET, Academia de Ciencias

Antilenguaje

por Patricia Vallejos LLobet (Universidad Nacional del Sur)

Antisemiología

por Jorge Brower Beltramin (Universidad de Santiago de Chile)

Contrahegemonía

por Francisco Hidalgo Flor (Universidad Central del Ecuador)

Neopopulismo

por Roberto Follari (Univ. Nacional de Cuyo)

Fiestas Míticas

por Claudia Bonicelli (UGNS)

Filosofar Latinoamericano

por Hugo Biagini (CONICET, Academia de Ciencias)

Autogestión

por Antonio Colomer Viadel, FADE UPV, INAUCO.

Discurso

por Carolina E. López, Universidad Nacional del Sur

Filosofía ambiental

por Alicia Irene Bugallo (UCES)

Filosofía ambiental argentina

por Alicia Irene Bugallo (UCES)

El Concepto Crítico de la Política

por Claudia Yarza, Universidad Nacional de Cuyo

La Crisis de la Política y la Pospolítica

por Claudia Yarza, Universidad Nacional de Cuyo

Comunidad de Cuestionamiento

por Mariana Alvarado, Silvana Vignale (CONICET)

Filosofía con niños

por Mariana Alvarado, Silvana Vignale (CONICET)

Experiencia de pensamiento

por Silvana Vignale, Mariana Alvarado (CONICET)

Ciudadanía holística

por Ana Irene Méndez

Arte relacional

por Ferrari, Ludmila (Universidad Javeriana de Colombia)

Estudios Visuales

por Marta Cabrera, Pontificia Universidad Javeriana (Bogotá-Colombia)

Sincretismo

por María Luisa Rubinelli, Universidad Nacional de Jujuy

Política Cultural

por Arturo Chavolla, Universidad de Guadalajara

Troskismo Argentino

por Daniel de Lucia, Instituto del Profesorado Joaquín V. Gonzalez

Desarrollo sostenido

por Juan Kornblihtt, CEICS

Descentralización educativa

por Romina De Luca, CEICS

Justicia distributiva

por Gerardo Baladrón, CEICS

Justicia internacional

por Germán Suárez, CEICS

Universalismo contextualista

por Gregor Sauerwald, Universidades de Ciencias de Münster y Católica de Montevideo

Movilidad social

por Marina Kabat, CEICS

Participación política

por Liliana Giorgis, UNCU

Salto cualitativo

por Fabián Harari, CEICS

Salud reproductiva

por Rosana López Rodríguez, CEICS

Subversión

por Stella Grenat, CEICS

Liberación (Filosofía)

por Cristina Liendo, UNC

Literaturas heterogéneas

por Graciela Maglia, Universidad Javeriana

Neozapatismo

por René Báez, Pontificia Universidad Católica, Ecuador

Memoria sonora

por Analía Lutowicz y Alejandro Herrero, Universidad Nacional de Lanús

Pedagogías de las diferencias

por Silvana Vignale, Mariana Alvarado, Marcelo Cunha Bueno, Universidad Nacional de Cuyo

Autodidaxis

por Dante Aimino, UNCo

Universidad Trashumante

por Juan Carlos Suárez, Universidad Nacional de Lanús

Legitimación

por Carlos Javier Pretti, CONICET

Abuelidad

por Hugo E. Biagini, Academia de Ciencias-Conicet

Convivencia

por Buatu Batubenge Omer, Adriana Mancilla Margalli y Benjamín Panduro Muñoz

Derecho alternativo

por Carlos Ponce de León UNCo

Transversalidad

por Maria Beatriz Quintana, UNJu.

Recursos hídricos

por María Cristina Sandoval, U.N.L.Z

Agriculturalización

por María Cristina Sandoval, U.N.L.Z

Formación Nacional

por Fabio Luis, Universidad de San Pablo

Contrahegemonía Nuestramericana

por Claudio Gallegos CONICET/ Universidad Nacional del Sur

Alteridad americana / Otredad americana

por Rafael Ojeda

Derechos Sociales

por Mónica Fernández (UNQ-UNLa)

Adolescencia

por Mónica Fernández (UNQ-UNLa)

YUNTA

por Jorge Rueda C. (Universidad de Santiago de Chile)

Nosotros

por Ricardo Melgar Bao (Instituto Nacional de Antropología e Historia, México)

Humor

por Ricardo Melgar Bao (Instituto Nacional de Antropología e Historia, México)

Mártir

por Ricardo Melgar Bao (Instituto Nacional de Antropología e Historia, México)

GIRO DESCOLONIAL

por Alejandro De Oto

PENSAMIENTO DESCOLONIAL/DECOLONIAL[1]

por Alejandro De Oto

Justicialismo

por Eduardo J. Vior (Universidad de Foz de Iguazú, Brasil)

Republicanismo

por Hugo E. Biagini (Academia de Ciencias)

Malestar en la cultura

por Mario Orozco Guzmán y David Pavón Cuéllar (Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo)

Movilización

por David Pavón Cuéllar (UMSNH) y José Manuel Sabucedo (USC)

Fuerzas Morales

por Susana Raquel Barbosa (Conicet, Academia Nacional de Ciencias de Buenos Aires)

Inconsciente

por Ian Parker (Universidad Metropolitana de Manchester) y David Pavón Cuéllar (Universidad Michoacana)

Georgismo

por Daniel De Lucia (Instituto Profesorado Joaquín V. González)

GAMBETA

por Di Giano, Roberto; Massarino, Marcelo; Ponisio, Julián; (Universidad de Buenos Aires)

Del principio de la igualdad

por Norman Palma (Univ. París)

Emergencia

por Rafael Pérez-Taylor (IIA-UNAM)

La imaginación

por Rafael Pérez-Taylor (IIA-UNAM)

Transdisciplina

por Rafael Pérez-Taylor (IIA-UNAM) Alejandra Ruiz Trujillo (Posgrado-UNAM)

Incertidumbre

por Rafael Pérez-Taylor (IIA-UNAM)

Reapropiación

por Brenda Tovar García

Razón ensayística.

por Janusz Wojcieszak (Universidad de Varsovia)

Ética ambiental

por Celina A. Lértora Mendoza (FEPAI)

El Logos (Pensamiento-Lenguaje) alternativo: El “Che” Suramericano

por Ricardo Nicolon

Memoria individual y colectiva

por Fernando Aínsa (Escritor y ensayista)

Ilustración Americana

por Rafael Ojeda

Sindicalismo de bases como alternativa frente a la burocracia

por Antonio Salgado

Desprejuicio

por Lucía Alicia Aguerre (UBA - CONICET)

Turismo social

por Erica Schenkel (CONICET - UNS)

Turismo alternativo

por Canoni Juan Pablo (UNS) y Schenkel Erica (CONICET - UNS)

Analogía

por Gerardo Oviedo, UBA-UNC-UCES

CIUDADANÍA AMBIENTAL

por Daniel Eduardo Gutiérrez

Compañero

por Ofelia Jany

Ecofeminismo latinoamericano

por Celina A. Lértora Mendoza (FEPAI)

Liberalismo latinoamericano

por Diego Alejandro Fernández Peychaux

Colonialidad

por Pablo Quintero (UBA - CONICET)

Sujeto criollo

por RAFAEL OJEDA

Economía Solidaria

por Pablo Quintero (UBA - CONICET)

Colonialismo Interno

por Pablo Quintero (UBA - CONICET)

Tribus urbanas

por Carlos Junquera Rubio

Evaluación educativa

por JUAN VICENTE ORTIZ FRANCO (Fundación Universitaria Los Libertadores)

CHAMPURRIA/CHAMPURRIADO

por Jorge Rueda Castro (Universidad de Santiago de Chile)

Onomantitesis

por Paolo Galassi (Università di Bologna)

Emancipación

por Elena Torre

Antagonismo

por Agustín Artese

Violencia marginal

por Florencia Prego

Extractivismo

por Andrea Cardoso (UBA-UNAJ)

Represor/a

por Analía Goldentul (IEALC/CONICET)

Integración Latinoamericana

por Juan Manuel Karg

Intelectual Latinoamericano

por Silvia E. Romagnolo

Pensamiento fronterizo

por Jung Eun Lee(UBA)

Investigación comunitaria intercultural

por Sebastián Levalle

Relativismo Cultural

por Rodrigo A. Gómez Tortosa

Mula

por María Cecilia Sánchez

Territorio

por Javier Eduardo Serrano Besil

Refugiado

por Laura Lopresti (UBA)

Campesinado

por Vannessa Morales Castro

Turismo rural comunitario

por Florencia Lance

Experimentalismo plástico latinoamericano

por Ana Beatriz Villar

Educatividad

por Osvaldo Concha

UNIVERSIDAD INTERCULTURAL

por Ana Paola Miyagusuku Miyasato

Curaduría en la periferia

por Elizabeth Hernández López, y Roberto Sanz Bustillo (UNAM, México)

Comunidad

por AA.VV.

Utopismo

por Mauro Leandro Asnes (UNS)

Insurrección

por María Eugenia Chedrese (UNS)

Ciencia

por Nora Ftulis (UNS)

Retórica

por Pablo Maximiliano Pellejero (UNS)

Exteriorismo

por Sergio Raimondi (UNS)

Nuevo Hombre

por Marina P. Verdini Aguilar (CEINA/UNS/CONICET)

FRACTURA

por Paolo Galassi (CEINA/CONICET/UNS)

/
/ /
/