name="bordes_r1_c1"

Proyecto: DICCIONARIO DEL PENSAMIENTO ALTERNATIVO II

Razón ensayística.

por Janusz Wojcieszak (Universidad de Varsovia)
 


El concepto de razón ensayística es una categoría que merece, a nuestro juicio, un lugar aparte en la red terminológica contemporánea de las ciencias humanas y, de modo particular, en el marco del pensamiento filosófico. Esta conjetura, eso sí, bastante arriesgada, es un modesto intento, apenas en ciernes, de sacar conclusiones que se imponen al repasar numerosas publicaciones dedicadas a examinar el ensayo como género. Da la impresión de que a pesar de investigaciones cada vez más pormenorizadas y profundas los especialistas en el tema no acaban de ponerse de acuerdo a la hora de definir con precisión los rasgos definitorios de esta forma cuya difusión considerable reclama explicaciones pertinentes (Weinberg 2009). Lo que llama la atención es que al mismo tiempo suele subrayarse que desde el momento de su fundación por Montaigne el ensayo se ha ido convirtiendo en un género de suma relevancia para exponer también ideas de carácter filosófico. Cabe añadir que esa línea interpretativa se ha intensificado tanto a lo largo del siglo XX y XXI que algunos estudiosos han llegado a constatar sin más la muerte de la filosofía no ensayística (Lynch 2006). Incluso si suscribimos esa tesis con cierta cautela, nos parece lo suficientemente fundada como para proponer un enfoque distinto de la problemática en cuestión. Opinamos que a estas alturas resulta legítimo analizar el ensayo no exclusivamente desde la perspectiva genérica, sino viendo en el un estilo de pensar, una forma de expresión filosófica con rasgos particulares que podría denominarse “razón ensayística” (Zawadzki 2001). Este sería un término, por así decirlo, más técnico y más correlacionado con la red conceptual de la tradición filosófica y que equivaldría a lo que Pedro Cerezo Galán, en sus penetrantes análisis, prefiere nombrar “el espíritu del ensayo” que –según cree– ha invadido la modernidad. El investigador español afirma en ese contexto que “aunque a menudo se ha resaltado de ella el espíritu de sistema, la modernidad es consustancialmente una época de ensayo, de crítica, y experimentación, y por lo mismo, de autosuperación constante de sí misma, de novedad incesante”(Cerezo Galán 2002). Así y todo, el concepto de razón ensayística que abarcando las mencionadas características fundamentales de la mente moderna, correspondería en lo esencial a una actitud epistemológica (Sáez Mateu 1998) que rebasa los moldes demasiado rígidos de la racionalidad reduccionista la cual, en las épocas pasadas, encontraba su forma de manifestación más perfecta en el tratado.

Usando otras fórmulas, la razón ensayística aglutinaría entonces distintos rasgos de una actitud que refleja la evolución de la consciencia del hombre en lo que respecta a sus posibilidades bastante limitadas para llegar a entender cabalmente la condición humana y descifrar los mecanismos que rigen el funcionamiento de las sociedades.Teniéndolo en cuenta no estaría de más recordar la conocida tesis de la relación entre el ensayo y las épocas de crisis. A mediados del siglo pasado Mariano Picón-Salas, comentaba a este propósito lo siguiente: “Por su propia naturaleza el ensayo se desarrolla de preferencia en épocas de crisis, cuando el hombre se siente más confundido y están crujiendo, amenazantes –antes que emerjan otros– los valores de la vieja cultura”(ver Gómez-Martínez 1992). Esa afirmación del autor venezolano, debido al paso del tiempo, requiere una pequeña matización. Es que para no pocos analistas el término crisis, examinado desde la perspectiva actual, hace referencia no tanto a alguna situación excepcional delimitada temporalmente, sino a una situación que se ha vuelto normal y permanente en la modernidad (Sendyka 2006). De manera que, como se acaba de mencionar, existiría una “forma mentis” (Cerezo Galán), la ensayística, que por una parte, sería síntoma de dicha crisis y, por la otra, pondría de manifiesto la toma de conciencia de la misma.

Ahora bien, obviamente, el concepto de razón ensayística reúne características harto conocidas que, en la mayoría de los casos, se le ha atribuido al ensayo en tanto género. No obstante, en el marco de la nueva categoría esos rasgos desempeñan otra función, convirtiéndose a veces en un conjunto de postulados para rechazar modelos de argumentación que se consideran insuficientes o erróneos. Resulta, pues, inevitable contraponer los rasgos distintivos de este modo de pensar moderno al que aquí se da el nombre de razón ensayística a modelos anteriores que siguen vigentes y que son calificados habitualmente como más científicos, y, por ello, más respetables. Cabe, quizás, empezar por resaltar que para ser operativo el concepto de razón ensayística debería distinguirse claramente de categorías, que tienen ya su puesto garantizado en la historia del pensamiento filosófico. Se trata de categorías como la razón instrumental, la razón dialéctica, la razón pura o la razón analítica, para enumerar sólo algunas de las que han gozado de mayor difusión.

A diferencia de otros paradigmas, la razón ensayística nunca ha pretendido creerse en posesión de la verdad absoluta y definitiva. Cualquier búsqueda de un principio o principios inmunes al cambio la percibe como manifestación de la hybris, propia del ser humano. Para la mente ensayística la realidad en todos sus aspectos tiene carácter histórico, inconstante, se nos presenta como un continuo fluir. De ahí que sea imposible decretar leyes y normas válidas independientemente de la época y el espacio a los que se aplican. En este sentido la razón ensayística es la que se niega a admitir una sola vía posible, un esquema teórico exclusivo que sirva para explicar el proceso histórico del desarrollo de las sociedades. Tampoco admite un solo camino para definir la condición humana y delimitar el lugar del hombre en el cosmos. El raciocinio sometido a reglas fijas y estables no puede ser el único procedimiento para hacer más transparente la realidad, puesto que la limita y esquematiza, dejando de lado aspectos que no caben en el sistema establecido. El método o la sistematicidad son nociones ajenas al espíritu ensayístico. En vista del fracaso rotundo del racionalismo puro y totalizador la razón ensayística busca en la intuición y en la imaginación, así como en los sentimientos y en las emociones vías complementarias para explorar con más exactitud todas las modalidades de la condición humana. Siendo así, la razón ensayística, lejos de ver al hombre como sujeto abstracto, lo mira como sujeto empírico, siempre situado y contextualizado como sujeto de conocimiento y autoconocimiento, sujeto desprovisto de naturaleza inalterable y, por eso mismo, condenado a un continuo ensayar. De modo que la razón ensayística viene a confirmar una relación íntima entre la filosofía y la vida, entre la contemplación y la acción. El sujeto empírico funciona en el marco de una unión imprescindible de lo individual y lo social, de lo subjetivo y de lo colectivo. Es por ello que la vía dialógica –el ir compartiendo y confrontando continuamente sus propias vivencias con las de otros sujetos, otros seres humanos concretos– acaba siendo la manera más pertinente para satisfacer esta ambición innata del hombre de conocer más y mejor. La apertura a los otros, a lo diverso, además de ser una muestra de tolerancia, indica también un itinerario ineludible para superar la mencionada crisis de la civilización. Con el auge del ensayo se produce lo que Liliana Weinberg en su análisis magnífico ha llamado “oposición al orden autoritario del saber”. Según la investigadora argentino-mexicana “la prosa del ensayo se convierte en gran mediadora entre otras formas discursivas y textos en prosa. Al romperse el modelo autoritario y repetitivo de conocimiento, la concepción cerrada del mismo como necesariamente “constativo” empieza a ceder su sitio a una concepción abierta, “performativa”(...) que ya no obedece a un modelo de lector receptivo capaz de desentrañar significados cerrados y fijos (...) sino al modelo de lector participativo que se corresponde con la idea de una “obra abierta” de sentido inacabado (Eco) que habrá de ser permanentemente reestabilizado, completado y enriquecido a través de la tarea de múltiples lectores-intérpretes” (Weinberg 2009).

Ahora bien, debido a las características señaladas podría decirse que la razón ensayística promueve el territorio indeterminado de “entre”, de contingencia e indecisión, expresando de esta manera la inseguridad, la irracionalidad y el carácter procesual de la vida. Este pensar sin certezas (usando la fórmula con la cual Jesús Navarro Reyes ha querido sintetizar la obra de Montaigne) debe verse como manifestación más patente del escepticismo constitutivo que predomina en el ensayo. En algunas concepciones incluso la actitud escéptica tiende a radicalizarse. Es, por poner un ejemplo bien conocido, el caso de Borges que haciendo gala del escepticismo esencial quiere juzgar las ideas filosóficas y religiosas exclusivamente por su valor estético. Pero el desafío borgiano forma parte de un fenómeno mucho más generalizado al que suele darse el nombre del mito de estetización y que asigna a la obra de arte una posición privilegiada como método de conocimiento con respecto a la filosofía o la ciencia (Zawadzki 2001). En el ensayo este aspecto salta a la vista, puesto que el ensayo, dado su carácter híbrido, llega a fundir elementos de lo científico y lo artístico para situarse otra vez “entre”, en un espacio fronterizo que lo convierte en un género defensor de los valores del humanismo amenazado por la expansión del discurso hegemónico, enemigo de cualquier crítica y voz disidente (Sendyka 2006). Asismismo la razón ensayística, reuniendo ética y estética, hace uso de su libertad creadora manifestando su adhesión a tales valores como la justicia, la igualdad, la fraternidad o el sentimiento de lo bello, entre otros más. Estos valores, sin excluir a nadie, sin hacer caso omiso de ninguna faceta de lo humano, posibilitan la autorrealización de cada individuo, sirviendo a la vez como fundamentos de una existencia y coexistencia feliz.

A la luz de lo comentado conviene destacar que la llamada aquí razón ensayística con su mensaje humanista, emancipador y a veces revolucionario ha tenido en América Latina expositores de trascendencia universal. Sobra recordar que desde hace tiempo el calificativo de espíritu ensayístico se ha vuelto casi un lugar común para delimitar la forma privilegiada de interpretar la realidad del continente. En los textos escritos por Martí o Rodó, Reyes o Mariátegui, Paz o Sábato, para nombrar únicamente a algunos clásicos, encontramos una profunda preocupación por liberarse del aparato conceptual heredado de la racionalidad impuesta. En vez de seguir acríticamente los veredictos del intelecto puro, los ensayistas latinoamericanos acuden frecuentemente a la imagen, a la metáfora o al símbolo, para dar fe de los matices diferenciadores de la “experiencia americana”, geográfica e históricamente condicionada. En otros términos, aventuramos la hipótesis de que en América Latina la razón ensayística, por lo menos en sus aportaciones más ambiciosas, ha tanteado la posibilidad de romper con el dominio de las herramientas epistemológicas impuestas y siempre insuficientes, haciendo hincapié en la necesidad inexcusable de abrirse al Otro y a lo Otro es decir a experiencias vitales que no siempre se dejan entender usando instrumentos que ignoran el espacio-tiempo histórico concreto. Seguramente esa apertura sería una de las medidas indispensables para encontrar nuevas formas de organización social y económica, incluyentes y no excluyentes y, tal vez, universalizables.

Puede que haya algo de utópico en esa propuesta que sigue tan vigente en el ensayo latinoamericano contemporáneo más comprometido. Sin embargo para superar la crisis multifacética que atraviesa la humanidad en estos momentos hacen falta soluciones que estén encaminadas a buscar alternativas que no siempre caben en el ámbito de lo pensable y realizable aquí y ahora.

En resumidas cuentas, la razón ensayística parece reflejar a la perfección la condición nómada del hombre de nuestra época que siempre está de viaje sin dar con un paradero que satisfaga su ansia infinita de saber.
 

Fuentes: P. Cerezo-Galán,“El ensayo en la crisis de la modernidad”, en AA.VV., Pensar en Occidente. El Ensayo Español hoy, Madrid, Ministerio de Cultura-Dirección General del Libro y Bibliotecas, 1991, pp. 34-59. - P. Cerezo-Galán,“El espíritu del ensayo”, en J. Fr. García Casanova (ed.), El ensayo entre la filosofía y la literatura, Granada, Editorial Comares, 2002, pp. 1-32. – J. L. Gómez-Martínez, Teoría del ensayo, México, UNAM, 1992. – E. Lynch, Filosofía y/o literatura.Identidad y/o diferencia, México, FCE, 2007. – F. Sáez Mateu,“La tradición occidental y su expresión agónica. Un replanteamiento de los orígenes del ensayo”. Scriptura, 14, 1998, pp. 17-29. – R. Sendyka, Nowoczesny esej. Studium historycznej świadomości gatunku [Ensayo moderno. Estudio de la conciencia histórica del género], Kraków, Universitas, 2006. – L. Weinberg, El ensayo, entre el paraíso y el infierno, México, UNAM-FCE, 2001. – L. Wenberg, Pensar el ensayo, México, Siglo XXI Editores, 2009 [ 2007]. - A. Zawadzki, Nowoczesna eseistyka filozoficzna w piśmiennictwie polskim pierwszej połowy XX wieku [La ensayística filosófica moderna en los escritos polacos de la primera mitad del siglo XX], Kraków, Universitas, 2001.

/ / /

Tragedia Americana

por Gerardo Oviedo UBA-UNLP

Vitalidad

por Gerardo Oviedo UBA-UNLP

Pensamiento Heterológico

por Jorge Brower, Universidad de Santiago de Chile

Geo-epistemología

por Claudio Canaparo, University of Exeter

Estado de Bienestar

por Cerdá, Juan Manuel, CONICET - UNQ

Macedonismo

por Horacio Eduardo Ruiz

Garantismo

por Marisa Miranda, Gustavo Vallejo (CONICET)

Educabilidad

por Clara Inés Stramiello (UCA –UNLA)

A Priori Vital

por Gerardo Oviedo

Recursos naturales

por Marina Lanfranco Vázquez (CIC) y Marisa Miranda (CONICET)

Superposiciones Culturales

por Fernan Gustavo Carreras (UNSE y UNT)

Educación alternativa

por Mariana Alvarado (CONICET)

Ecofeminismo

por Celina A. Lértora Mendoza, Conicet-FEPAI, USAL

Existencialismo Latinoamericano

por Marcelo Velarde Cañazares, Paris VIII

Desarrollo sustentable

por Marina Laura Lanfranco Vázquez (CIC) y Marisa Adriana Miranda (CONICET)

Hora Americana

por Hugo E. Biagini, CONICET, Academia de Ciencias

Teoría del Caos

por Fernando Vilardo, UBA

Conservacionismo

por Adrian Monjeau y Herminia Solari, Universidad de Mar del Plata

Políticas Identitarias

por María Luisa Rubinelli, Universidad de Jujuy

Crecimiento sostenido

por Felipe Livitsanos, UBA

Crítica

por Pedro Karczmarczyk, Conicet UNLP

Inmigrante argentino

por Graciela Hayes, Universidad de Rosario

Indocumentado

por Graciela Hayes, Universidad de Rosario

Resiliencia

por Horacio Eduardo Ruiz, UBA

Filosofía antihegemónica

por Álvaro B. Márquez-Fernández, Centro de Estudios Sociológicos y Antropológicos, Universidad del Zulia

Subalterno

por Rafael Ojeda

Panfleto Politíco

por Natalia Paula Fanduzzi, Universidad Nacional de Sur

Revistas

por Noemí M. Girbal-Blacha (CONICET)

Integracentrismo

por Jorge Rueda (Universidad de Santiago de Chile)

Género

por Alejandra de Arce (UNQ)

Unidad Latinoamericana

por Carlos Pérez Zavala (Universidad de Río Cuarto)

Poder simbólico

por Noemí M. Girbal-Blacha (CONICET)

Gestión Participativa de las Diversidades

por Ricardo Romero: Instituto Nacional contra la Discriminación.

Chacarero

por José Muzlera Klappenbach (UNQ)

Ambientalismo

por Marina Laura Lanfranco Vazquez (CIC)

Ecumenismo Latinoamericano

por María Teresa Brachetta

Acción directa

por Julián Rebón (UBA)

Agricultura Familiar

por José Muzlera Klappenbach (UNQ)

JUSTICIA EMANCIPADORA

por Zulay C. Díaz Montiel (Universidad del Zulia)

Sanitarismo

por Norma Sánchez (UBA)

Concientización

por Gabriella Bianco (Corredor de las Ideas)

Eticidad

por Gabriella Bianco (Corredor de las Ideas)

Laicismo

por Gabriella Bianco (Corredor de las Ideas)

No violencia

por Gabriella Bianco (Corredor de las Ideas)

Pluralismo

por Gabriella Bianco (Corredor de las Ideas)

Infancia

por Germán S. M. Torres (UNQ)

Territorio Libre

por Hugo E. Biagini, CONICET, Academia de Ciencias

Antilenguaje

por Patricia Vallejos LLobet (Universidad Nacional del Sur)

Antisemiología

por Jorge Brower Beltramin (Universidad de Santiago de Chile)

Contrahegemonía

por Francisco Hidalgo Flor (Universidad Central del Ecuador)

Neopopulismo

por Roberto Follari (Univ. Nacional de Cuyo)

Fiestas Míticas

por Claudia Bonicelli (UGNS)

Filosofar Latinoamericano

por Hugo Biagini (CONICET, Academia de Ciencias)

Autogestión

por Antonio Colomer Viadel, FADE UPV, INAUCO.

Discurso

por Carolina E. López, Universidad Nacional del Sur

Filosofía ambiental

por Alicia Irene Bugallo (UCES)

Filosofía ambiental argentina

por Alicia Irene Bugallo (UCES)

El Concepto Crítico de la Política

por Claudia Yarza, Universidad Nacional de Cuyo

La Crisis de la Política y la Pospolítica

por Claudia Yarza, Universidad Nacional de Cuyo

Comunidad de Cuestionamiento

por Mariana Alvarado, Silvana Vignale (CONICET)

Filosofía con niños

por Mariana Alvarado, Silvana Vignale (CONICET)

Experiencia de pensamiento

por Silvana Vignale, Mariana Alvarado (CONICET)

Ciudadanía holística

por Ana Irene Méndez

Arte relacional

por Ferrari, Ludmila (Universidad Javeriana de Colombia)

Estudios Visuales

por Marta Cabrera, Pontificia Universidad Javeriana (Bogotá-Colombia)

Sincretismo

por María Luisa Rubinelli, Universidad Nacional de Jujuy

Política Cultural

por Arturo Chavolla, Universidad de Guadalajara

Troskismo Argentino

por Daniel de Lucia, Instituto del Profesorado Joaquín V. Gonzalez

Desarrollo sostenido

por Juan Kornblihtt, CEICS

Descentralización educativa

por Romina De Luca, CEICS

Justicia distributiva

por Gerardo Baladrón, CEICS

Justicia internacional

por Germán Suárez, CEICS

Universalismo contextualista

por Gregor Sauerwald, Universidades de Ciencias de Münster y Católica de Montevideo

Movilidad social

por Marina Kabat, CEICS

Participación política

por Liliana Giorgis, UNCU

Salto cualitativo

por Fabián Harari, CEICS

Salud reproductiva

por Rosana López Rodríguez, CEICS

Subversión

por Stella Grenat, CEICS

Liberación (Filosofía)

por Cristina Liendo, UNC

Literaturas heterogéneas

por Graciela Maglia, Universidad Javeriana

Neozapatismo

por René Báez, Pontificia Universidad Católica, Ecuador

Memoria sonora

por Analía Lutowicz y Alejandro Herrero, Universidad Nacional de Lanús

Pedagogías de las diferencias

por Silvana Vignale, Mariana Alvarado, Marcelo Cunha Bueno, Universidad Nacional de Cuyo

Autodidaxis

por Dante Aimino, UNCo

Universidad Trashumante

por Juan Carlos Suárez, Universidad Nacional de Lanús

Legitimación

por Carlos Javier Pretti, CONICET

Abuelidad

por Hugo E. Biagini, Academia de Ciencias-Conicet

Convivencia

por Buatu Batubenge Omer, Adriana Mancilla Margalli y Benjamín Panduro Muñoz

Derecho alternativo

por Carlos Ponce de León UNCo

Transversalidad

por Maria Beatriz Quintana, UNJu.

Recursos hídricos

por María Cristina Sandoval, U.N.L.Z

Agriculturalización

por María Cristina Sandoval, U.N.L.Z

Formación Nacional

por Fabio Luis, Universidad de San Pablo

Contrahegemonía Nuestramericana

por Claudio Gallegos CONICET/ Universidad Nacional del Sur

Alteridad americana / Otredad americana

por Rafael Ojeda

Derechos Sociales

por Mónica Fernández (UNQ-UNLa)

Adolescencia

por Mónica Fernández (UNQ-UNLa)

YUNTA

por Jorge Rueda C. (Universidad de Santiago de Chile)

Nosotros

por Ricardo Melgar Bao (Instituto Nacional de Antropología e Historia, México)

Humor

por Ricardo Melgar Bao (Instituto Nacional de Antropología e Historia, México)

Mártir

por Ricardo Melgar Bao (Instituto Nacional de Antropología e Historia, México)

GIRO DESCOLONIAL

por Alejandro De Oto

PENSAMIENTO DESCOLONIAL/DECOLONIAL[1]

por Alejandro De Oto

Justicialismo

por Eduardo J. Vior (Universidad de Foz de Iguazú, Brasil)

Republicanismo

por Hugo E. Biagini (Academia de Ciencias)

Malestar en la cultura

por Mario Orozco Guzmán y David Pavón Cuéllar (Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo)

Movilización

por David Pavón Cuéllar (UMSNH) y José Manuel Sabucedo (USC)

Fuerzas Morales

por Susana Raquel Barbosa (Conicet, Academia Nacional de Ciencias de Buenos Aires)

Inconsciente

por Ian Parker (Universidad Metropolitana de Manchester) y David Pavón Cuéllar (Universidad Michoacana)

Georgismo

por Daniel De Lucia (Instituto Profesorado Joaquín V. González)

GAMBETA

por Di Giano, Roberto; Massarino, Marcelo; Ponisio, Julián; (Universidad de Buenos Aires)

Del principio de la igualdad

por Norman Palma (Univ. París)

Emergencia

por Rafael Pérez-Taylor (IIA-UNAM)

La imaginación

por Rafael Pérez-Taylor (IIA-UNAM)

Transdisciplina

por Rafael Pérez-Taylor (IIA-UNAM) Alejandra Ruiz Trujillo (Posgrado-UNAM)

Incertidumbre

por Rafael Pérez-Taylor (IIA-UNAM)

Reapropiación

por Brenda Tovar García

Razón ensayística.

por Janusz Wojcieszak (Universidad de Varsovia)

Ética ambiental

por Celina A. Lértora Mendoza (FEPAI)

El Logos (Pensamiento-Lenguaje) alternativo: El “Che” Suramericano

por Ricardo Nicolon

Memoria individual y colectiva

por Fernando Aínsa (Escritor y ensayista)

Ilustración Americana

por Rafael Ojeda

Sindicalismo de bases como alternativa frente a la burocracia

por Antonio Salgado

Desprejuicio

por Lucía Alicia Aguerre (UBA - CONICET)

Turismo social

por Erica Schenkel (CONICET - UNS)

Turismo alternativo

por Canoni Juan Pablo (UNS) y Schenkel Erica (CONICET - UNS)

Analogía

por Gerardo Oviedo, UBA-UNC-UCES

CIUDADANÍA AMBIENTAL

por Daniel Eduardo Gutiérrez

Compañero

por Ofelia Jany

Ecofeminismo latinoamericano

por Celina A. Lértora Mendoza (FEPAI)

Liberalismo latinoamericano

por Diego Alejandro Fernández Peychaux

Colonialidad

por Pablo Quintero (UBA - CONICET)

Sujeto criollo

por RAFAEL OJEDA

Economía Solidaria

por Pablo Quintero (UBA - CONICET)

Colonialismo Interno

por Pablo Quintero (UBA - CONICET)

Tribus urbanas

por Carlos Junquera Rubio

Evaluación educativa

por JUAN VICENTE ORTIZ FRANCO (Fundación Universitaria Los Libertadores)

CHAMPURRIA/CHAMPURRIADO

por Jorge Rueda Castro (Universidad de Santiago de Chile)

Onomantitesis

por Paolo Galassi (Università di Bologna)

Emancipación

por Elena Torre

Antagonismo

por Agustín Artese

Violencia marginal

por Florencia Prego

Extractivismo

por Andrea Cardoso (UBA-UNAJ)

Represor/a

por Analía Goldentul (IEALC/CONICET)

Integración Latinoamericana

por Juan Manuel Karg

Intelectual Latinoamericano

por Silvia E. Romagnolo

Pensamiento fronterizo

por Jung Eun Lee(UBA)

Investigación comunitaria intercultural

por Sebastián Levalle

Relativismo Cultural

por Rodrigo A. Gómez Tortosa

Mula

por María Cecilia Sánchez

Territorio

por Javier Eduardo Serrano Besil

Refugiado

por Laura Lopresti (UBA)

Campesinado

por Vannessa Morales Castro

Turismo rural comunitario

por Florencia Lance

Experimentalismo plástico latinoamericano

por Ana Beatriz Villar

Educatividad

por Osvaldo Concha

UNIVERSIDAD INTERCULTURAL

por Ana Paola Miyagusuku Miyasato

Curaduría en la periferia

por Elizabeth Hernández López, y Roberto Sanz Bustillo (UNAM, México)

Comunidad

por AA.VV.

Utopismo

por Mauro Leandro Asnes (UNS)

Insurrección

por María Eugenia Chedrese (UNS)

Ciencia

por Nora Ftulis (UNS)

Retórica

por Pablo Maximiliano Pellejero (UNS)

Exteriorismo

por Sergio Raimondi (UNS)

Nuevo Hombre

por Marina P. Verdini Aguilar (CEINA/UNS/CONICET)

FRACTURA

por Paolo Galassi (CEINA/CONICET/UNS)

/
/ /
/