name="bordes_r1_c1"

La Identidad juvenil en el contexto de la Generación de la Reforma Universitaria de 1918

por Uriondo, Ernesto Manuel UNLa
 


La juventud ha sido protagonista en los distintos acontecimientos que marcaron la historia. En el país, la Reforma Universitaria de 1918 es uno de los tantos episodios que da crédito de lo dicho. Este protagonismo no sólo se debe a sucesos que los involucraron directamente sino que los jóvenes se hicieron parte de distintos problemas para aportar su visión y fuerza transformadora.
 
Para poder comprender que categoría atraviesa los distintos períodos analizados en la historia juvenil, hay que traer a colación el concepto de Utopía. Dicho concepto ha sido abordado por una innumerable cantidad de volúmenes, entre ellos el Diccionario del pensamiento alternativo, en donde María del Rayo Ramírez Fierro analiza el concepto estudiado por Arturo Roig en donde la función utópica está presente en los hechos semimitológicos y en los hechos históricos, bajo tres subfunciones básicas: crítico – reguladora, liberadora del determinismo de carácter legal y anticipadora del futuro.
 
A simple vista, juventud y utopía merecen ser abordados en conjunto debido a que la identidad del joven está signada por el inconformismo, el desprendimiento, la preferencia por la acción, el jugarse con osadía, etc. necesarios para llevar a cabo cambios radicales.
 

Prof. Doctorandoernestomanueluriondo@hotmail.com

Mesa Proyecto “Pensamiento Alternativo”

 

Breve acercamiento al concepto de juventud

 
Déjelos hacer. ¿Por qué se arroga usted el privilegio aristocrático de querer iluminar al pueblo? Déjelos, que ya encontrarán su luz y llegarán, y verán más claro a la suya de lo que podrían ver a la de usted.
Michelet Jules

 
Cuando se quiere estudiar los distintos acontecimientos que han marcado el devenir de las ideas en torno a la Reforma Universitaria, es posible encontrar un común denominador, la juventud.

La juventud ha sido caracterizada desde que se tomó como objeto de estudio como el componente de constante cambio en la sociedad que participa. El aspecto revolucionario, del cual no la podemos escindir, la coloca en el papel principal de los movimientos reformadores, críticos, etc. que se suscitaron en el acontecer nacional y que, es factible de hacer extensivo, a otras realidades acontecidas en el resto del mundo. Entonces cabe preguntarse ¿Por qué han sido los jóvenes los actores críticos? ¿Todos los jóvenes son portadores de las mismas ideas? ¿Los jóvenes que esbozaron las ideas que definieron la Generación del '80 son los mismos que pronunciaron las ideas de la Bohemia? Es evidente que las ideas de ambos, si no les corresponde el adjetivo de antagónicas, si al menos de irreparablemente distintas. Entonces, ¿qué aspecto hace que los jóvenes indiscutiblemente distintos sean los propulsores del cambio? Lo que los une, es lo que no está, es decir, la utopía. La utopía es el nexo que comunica a los jóvenes diametralmente distintos en cuanto a pensamiento y en cuanto al tiempo en el que se sitúan. Es posible pensar que los jóvenes son los principales portadores de utopía y es en este binomio donde se producen los vientos de reforma. En definitiva, ¿qué quiere decir joven? Quiere decir activo, vivaz, concreto, lo contrario de lo abstracto; quiere decir caluroso y sanguíneo, entero aún, espontáneo de carácter; en fin, como también se nos ha llamado, a nosotros salidos del pueblo, bárbaro. Esta palabra me ha gustado siempre[1].

 
Generación del ‘80

Rondando el período de 1880, Argentina se ve fuertemente influenciada por el pensamiento de índole positivista, elaborado en el Viejo Continente. Dicho pensamiento se abre camino en la vida política - cultural de la Nación. A partir de la recepción de las doctrinas positivistas, incorporadas inicialmente en el discurso médico, jurídico y pedagógico, se diseñan políticas de reforma social que contribuyen a legitimar esos saberes por su intervención en el espacio público.[2] En este período se respiraban ideas spencerianas - darwinianas que combinadas con las proyecciones maltusianas, la especie humana estaba pronta a sufrir una “decantación natural” que provocaría la selección de los mejores. Cuando se alude a los mejores, se hace una tajante división entre Norteamérica y Europa (civilización) en contraposición con el resto, es decir la barbarie. La barbarie no fue considerada como un estadío anterior a la civilización, era más bien una condición ontológica sólo posible de ser superada con la suplantación de la población habitante de estas tierras.

El vocablo “progreso” inundó las distintas instituciones de la República, siendo clubes, tiendas, periódicos los destinatarios de dicha nomenclatura. El progreso sería quien llevaría a cumplir los sueños no sólo de la nación, sino también del mundo. Esto nos sitúa en el carácter pragmático de este pensamiento que cercena todo aquello que no se identifique directamente con el progreso. Las artes que posteriormente tendrán un lugar central en la política nacional, en este período quedarán relegadas al imperio de la ciencia. La utopía juvenil sería resuelta en primera instancia por la ciencia que nos ubicaría en el lugar destinado por la razón, acompañada por el tiempo necesario para que el despliegue de dicho pensamiento diera lugar al “mejor mundo natural positivo”.

El mejor mundo buscado por quienes llevaron las banderas positivas tenían los ojos puestos Estados Unidos intentado trasplantar una identidad foránea en detrimento de los valoras autóctonos. Esta visión es comprensible si uno se toma el tiempo de desplegar las ideas extraídas de la medicina hacia las capacidades propias de un habitante de estas tierras.

 
Modernismo

La Generación del '80 no sólo trajo adeptos, sino que generó ciertos inconformismos que dieron lugar a los sucesivos movimientos que en cierta forma repensaron el acontecer. A través de tópicos tales como la identidad se revisa lo que otrora estaba resuelto de manera extranjerizante. Esta revalorización tuvo lugar en el movimiento literario El Ateneo. Uno de sus representantes, Calixto Oyuela, exhortaba a reaccionar contra la “tendencia a vivir intelectualmente de prestado” y pedía que se impulsaran los estudios sobre el desenvolvimiento estético de nuestro continente.[3] En este período se estaba preparando lo que unos pocos años después fuera cierta búsqueda de identidad reclamada en un principio desde las artes. La emancipación lograda en 1810, según muchos de los pensadores que representaron este movimiento, había sido parcial ya que sólo respondía al aspecto político siendo nuestra cultura propiedad de nuestros colonizadores. El modernismo denota un movimiento de renovación estética con una versatilidad tal que puede llevar a presuponer que en él subyace un discurso carente de todo consistencia. Pasaron por sus filas espíritus místicos y escépticos, oligárquicos y revolucionarios, partidarios de lo indígena o inclinados hacia el exotismo. […] Por encima de la exaltación egocéntrica y de los refinamientos formales, prima un trasfondo antidogmático, tendiente a minar el academicismo y las costumbres consagradas.[4].

Durante el trascurso de este período se miró a Francia y en particular a París como la cuna de la estética mundial. Dicha tendencia arraigada en el afrancesamiento no implicó un rechazo a lo español, sino una conciliación con el aporte cultural “pronunciado en lengua francesa”.

El modernismo ha sido interpretado como uno de los vehículos más representativos de la cultura latinoamericana, y se le adjudica asimismo cierta función conciliatoria entre el enfoque eurocéntrico y los valores comunitarios continentales, ante su preocupación por afirmar los vernáculo a través de lo universal.[5]

 
Los jóvenes de la Bohemia

Despuntando el siglo XX, los jóvenes continúan en la escena político – cultural de la Nación. En este caso se podría interpretar como respuesta a los postulados que otrora cercenaban la libertad individual. El vehículo escogido para realizar el cambio anhelado ha sido el arte. El arte fue donde los jóvenes encontraron su forma de expresarse contraponiéndose a la ciencia enaltecida por los positivistas. Uno de los mayores exponentes de la época fue Rodó, que a través de su Ariel sentó las bases representativas de este movimiento. Los bohemios, que llegan a ser concebidos como una clase en sí misma, se cuentan por legiones entre las huestes famélicas del estudiantado y de quienes escriben o pintan sin poder editar sus obras ni vender sus cuadros.[6]

Lo que en otro momento fueron tomados como centros de reunión, ya sean clubes, con cierta actitud selectiva en cuanto a la idea de aptitud natural, fueron gradualmente reemplazados o debieron acomodarse para a coexistir con plazas y cafés que ejercieron como epicentro de las ideas vanguardistas de los jóvenes. En estos tiempos corrieron acusaciones de ocultamiento en la estética despojada de valores económicos de cierto elitismo del cual el poeta era su portador. A semejantes voces, Aznar Soler hace una sutil diferenciación entre dos tipos de personajes: por un lado menciona al dandismo que hace referencia a la golfemia, a una bohemia galante, festiva o dorada; apunta al intelectual aburguesado que pasa a una clase superior y adopta frívola existencia de los señoritos. Y por otro lado clasifica a la bohemia como actitud que supone un radicalismo cultural, una utopía de la insurgencia, con sus fraternizaciones tabernarias y su fe titánica en la voluntad. Se trata de la bohemia negra, heroica o santa; del artista proletarizado que los burgueses – el homo oeconomicus – intuyen como peligroso y potencialmente revolucionario.[7]

En resumidas cuentas, la Bohemia como movimiento político – cultural se contrapuso al cientificismo, resaltando la importancia del individuo al que lo situaba como sujeto portador de originalidad. El lenguaje que se usó para expresar ideas críticas a lo foráneo fue un tanto “contaminado” con su crítica, es decir, la exacerbación de expresiones propias de los dueños del saber. Para mostrar lo hasta aquí dicho es pertinente citar el siguiente fragmento de Ariel:

Comprendo bien que se aspire a rectificar, por la educación perseverante, aquellos trazos del carácter de una sociedad humana que necesiten concordar con nuevas exigencias de la civilización y nuevas oportunidades de la vida, equilibrando así, por medio de una influencia innovadora, las fuerzas de la herencia. - Pero no veo la gloria, ni el propósito de desnaturalizar el carácter de los pueblos – su genio personal – para imponerles la identificación con un modelo extraño al que ellos sacrifiquen la originalidad irremplazable de su espíritu; ni en la creencia ingenua de que eso pueda obtenerse alguna vez por procedimientos artificiales e improvisados de imitación.[8]

 
Breve análisis del ambiente político – cultural en la instauración de la Reforma Universitaria de 1918

El clima político mundial dio su fruto, los jóvenes argentinos se subieron a los aires revolucionarios – reformistas para hacer saber sus necesidades. Fue así, que en la ciudad de Córdoba se inicia la Reforma Universitaria que posteriormente seguirá su periplo por distintos países de América Latina. Dentro de los principales exponentes del movimiento reformista, se encuentra Deodoro Roca quien entre otras cosas denunciaba un régimen académico anacrónico montado sobre “el derecho divino del profesorado universitario”. Allí se reclamaba el poder de decisión para los estudiantes, en tanto soberanos primordiales de una universidad democrática.[9]

Los estudiante, genuinos actores y con reclamos que les correspondían, encontraron apoyo en distintos personajes relevantes de la época, como fue el caso de Alejandro Korn. Este pensador no sólo alentó a los jóvenes sino que también se encargó de desmentir cualquier atribución que no formara parte de lo solicitado, además desligó a éstos de todo tipo de intenciones maliciosas que, por ese entonces, se hacían oír.

Los estudiantes veían en la Universidad una institución estática que necesitaba, para su buen funcionamiento, la intervención de actores que impulsaran el cambio. En el marco de ese análisis es donde se promueve la participación en el gobierno universitario de los estudiantes. Los jóvenes le otorgarían a una institución como la mencionada su aire revolucionario que evitaría la impavidez frente a los sucesivos cambios a los que merece ser sujeta. Las ideas que perseguían los jóvenes de otrora, aquello que aún no se hacía presente se encuentra resumido en las siguientes líneas:

En tiempos de liberación social, las nuevas generaciones además de sobrepasar el realismo ingenuo, interconectan la alta especulación con el saber popular y preparan la emancipación del brazo y la inteligencia. Esa misma juventud heroica, que cuestionó a sus maestros, daría lugar a una nueva existencia dentro del espacio incontaminado y la mentalidad virgen de nuestro continente americano, desprovisto de egoísmos materiales, donde podría efectivizarse la hermandad de los trabajadores.[10]

 
A modo de conclusión

Para comprender la historia de la juventud de manera holística es imprescindible realizar un abordaje diacrónico que nos permita contextualizar las ideas y sus respectivas respuestas, es decir, la cultura y la contracultura. Por otro lado, resulta necesario entender que los pensamientos tienen un tiempo de maduración dentro del cual coexisten distintas visiones del mundo que se interpelan mutuamente. Es en esta dialéctica en donde se conforman las distintas identidades juveniles que identificándose y diferenciándose entre sí permiten hablar de cuestiones tales como los jóvenes de la bohemia, los jóvenes de la Generación del ‘80, etc.

Los jóvenes pertenecientes a las clases menos sufridas, han sido en muchos casos los grandes críticos, permitiendo de esta manera poner sobre la mesa temas que incluyen en su solución acciones reformistas. Esta actitud, permitió durante un largo período de nuestra historia la acción mancomunada entre jóvenes estudiantes y obreros. Ambos actores comprendieron desde su lugar la realidad del otro permitiéndose pensar en un mundo más justo. En este proceso empático, se deja ver la identidad en su faceta más positiva [donde] implica un aprehender la realidad, con su cúmulo de contradicciones, para mejorar sensiblemente las condiciones y la calidad de vida, para readecuar las estrategias […] Aquí el proceso identitario se asemeja a la utopía, en tanto ambas representan intentos o aspiraciones para modificar el orden existente.[11]

 
Bibliografía

· Biagini Hugo E., Roig Arturo A. (directores) El pensamiento alternativo en la Argentina del siglo XX, Tomo I Ed. Biblos 2004, Argentina.

· Biagini Hugo E., Identidad Argentina y Compromiso Latinoamericano, Ed. UNLa 2009, Argentina.

· Biagini Hugo E., Entre la identidad y la globalización, Ed. Leviatán 2000, Argentina

· Biagini Hugo E., Fines de siglo, fin de milenio, Ed. UNESCO / Alianza 1996, Argentina.

· Biagini Hugo E.; Roig Arturo Diccionario del pensamiento alternativo, Ed. Biblos

· Biagini Hugo E., Utopías juveniles. De la bohemia al Che, Ed. Leviatán 2005, Argentina.

· Biagini Hugo E., La Reforma Universitaria. Antecedentes y consecuentes, Ed. Leviatán 2000, Argentina.

· Michelet Jules, El Estudiante, Ed. Siglo XXI 1972, México.

Rodó José E., Ariel, Ed. Losada 2007, Argentina


r Michelet Jules, El Estudiante,

[2] Ramaglia Dante en El pensamiento alternativo en la Argentina del siglo XX Pág. 124.

[3] Biagini Hugo E., Fines de siglo, fin de milenio, Pág. 41 – 42.

[4] Biagini Hugo E., Fines de siglo, fin de milenio, Pág. 44 – 45.

[5]Biagini Hugo E., Identidad Argentina y Compromiso Latinoamericano, Pág. 43.

[6] Biagini Hugo E., Utopías juveniles. De la bohemia al Che, Pág. 35.

[7] Biagini Hugo E., Utopías juveniles. De la bohemia al Che, Pág. 43.

[8] Rodó José E., Ariel, Pág. 105 – 106.

[9] Biagini Hugo E., La Reforma Universitaria. Antecedentes y consecuentes, Pág. 17.

[10] Biagini Hugo E., La Reforma Universitaria. Antecedentes y consecuentes, Pág. 20.

[11] Biagini Hugo E., Entre la identidad y la globalización, Pág. 29-30.

/ / /

La estética de la ética y la política de la neutralidad

por Jorge Majfud, The University of Georgia

La Inteligencia colectiva

por Jorge Majfud, The University of Georgia

Palabras que curan, palabras que matan

por Jorge Majfud, The University of Georgia

La realidad del deseo

por Jorge Majfud, The University of Georgia

Breve historia de la idiotez ajena

por Jorge Majfud, The University of Georgia

Entre curandero y terapeuta o el miedo a la libertad

por Jorge Majfud, The University of Georgia

Blanco x Negro = Negro

por Jorge Majfud, The University of Georgia

En defensa de los valores de la inferioridad natural de las mujeres

por Jorge Majfud, University of Georgia

América y la utopía que descubrió el capitalismo

por Jorge Majfud, The University of Georgia

Venezuela, la encrucijada Histórica de un pueblo

por Maximilien Arvelaiz, Moises Durand

Estados desunidos de América

por Jorge Majfud

LA RECUPERACION DEL PARAISO

por Alejandro Serrano Caldera

El imperio de los falsos dilemas. Providas y proabortos

por Jorge Majfud

La rebelión de la alegría

por Jorge Majfud

Una sola Bolivia, blanca y próspera

por Jorge Majfud, The University of Georgia

El bombardeo de los símbolos

por Jorge Majfud

Bienaventuranzas del libre mercado

por José Toledo Alcalde

La irrupción de lo invisible

por William Ospina

La gestación del pueblo brasilero, la universidad y el saber popular

por Leonardo Boff / Servicios Koinonia

"Haya de la Torre y Julio Antonio Mella en México" Carta alusiva del autor

por Ricardo Melgar

La revolución en los claustros

por Por Julián Bruschtein

Eduardo Galeano y los ojos abiertos de América Latina

por Jorge Majfud, Lincoln University of Pennsylvania

El complejo de Malinche

por Jorge Majfud, Lincoln University

El continente mestizo Adelanto de las conclusiones finales del libro La literatura del compromiso

por Jorge Majfud

Al César lo que es de Dios

por Jorge Majfud, Lincoln University

El feminismo conservador

por Jorge Majfud, Lincoln University of Pennsylvania

Estado, divino tesoro

por Jorge Majfud, Lincoln University of Pennsylvania

¿Por qué vivo en Estados Unidos?

por Jorge Majfud, Lincoln University of Pennsylvania

Diez tesis acerca del sentido y la orientación actuales de la investigación sobre la globalización

por François de Bernard

El eterno retorno de Quetzalcóatl II* Quetzalcóatl y Ernesto Che Guevara

por Jorge Majfud, Lincoln University

La política santa y el temblar de los templos

por Jorge Majfud, Lincoln University

Revistas de Pensamiento y Estudios Latinoamericanos:

por CECIES

El capital intelectual

por Jorge Majfud, Lincoln University

Trabajo y migración en las fronteras de la precarización

por Daniela Romina Ferreyra (FFL, UBA)

Entre la pedagogía freireana y el pensamiento decolonial

por Inés Fernández Moujan, Universidad Nacional de Río Negro

(DIS)LOCACIONES DE LA GLOBALIZACIÓN

por Ana Carolina Dilling, FFL UBA

Colonialidad del ser, delimitaciones conceptuales

por María Marta Quintana, Universidad Nacional de Río Negro

LA OPCIÓN DECOLONIAL

por Zulma Palermo, Univ. Nac. de Salta

Racismo cultural, migración y ciudadanía

por Lucía Alicia Aguerre

Monopolio de la palabra y disputa de sentido

por Rosario Sánchez (UBA)

El Desastre Natural. Una lectura alternativa

por Margarita Gascón (CONICET, Instituto de Ciencias Humanas, Sociales y Ambientales, Centro Científic)

Cine latinoamericano

por Jorge Majfud, Lincoln University

Notas al margen del camino*

por Jorge Majfud

Pensamientos sobre la integración latinoamericana: un corpus textual

por Gerardo Oviedo UBA-UNLP-USES

El Producto de la Bestia Interior

por Jorge Majfud, Lincoln University

Disculpen la molestia

por Eduardo Galeano

UNA DECLARACIÓN FEMINISTA AUTÓNOMA

por Encuentro Feminista Autónomo, Ciudad de México

AHORA, QUE JUEGEN LOS NIÑOS

por Eduardo Bustelo Graffigna, Universidad de Cuyo

Interculturalidad, verdad y justicia

por Dina Picotti, Universidad de General Sarmiento

SEGUNDA INDEPENDENCIA, Nuevas formas de democracia en América Latina

por Dina Picotti, Universidad de General Sarmiento

El realismo mágico latinoamericano Honduras y Uruguay: tan diferentes, tanto iguales

por Jorge Majfud, Lincoln University

Cultura Popular e Imaginario Social

por Adriana Fernández Vecchi

La guerra ilustrada, una visión del conflicto hispano norteamericano

por Carlos Javier Pretti (CONICET)

Morir en América latina en los tiempos de las revoluciones

por Gustavo Ortiz (CONICET)

¿INDIANISMO O INDIGENISMO?

por Gustavo R. Cruz

Superhéroes (V) La cultura de las máscaras

por Jorge Majfud, Lincoln University.

La Virgen y el Quetzal, memoria profunda de Amerindia

por Jorge Majfud, Lincoln University

Salvación colectiva por la sociedad

por Canzutti Alan, UNCo

La vanidad de los pueblos

por Jorge Majfud, Lincoln University.

Armas y letras

por Jorge Majfud, Jacksonville University

El insospechado universo de Amerindia (I)

por Jorge Majfud, PhD. Jacksonville University

Soliloquio debajo del puente Lavalle (San Salvador de Jujuy)

por Mario Vilca (UNJ)

El hombre nuevo en la crítica moderna

por Jorge Majfud, Jacksonville University

Los ojos cerrados a la espera del sol maduro

por Mario Vilca (UNJ)

Manifiesto Antipaisajístico

por Mario Vilca (UNJ)

El motor de las contradicciones

por Jorge Majfud, PhD. Jacksonville University

El vuelo de la serpiente en el pensamiento latinoamericano

por Jorge Majfud (Jacksonville University)

El nacimiento del humanismo moderno

por Jorge Majfud (Jacksonville University)

Poder, autoridad y desobediencia

por Jorge Majfud (Jacksonville University)

Carta a los rectores de las universidades europeas

por Antonin Artaud

Lo que siempre son los otros

por Manuel Cruz

Memorias de estudiante

por Jorge Majfud (Jacksonville University)

El identificador de textos

por Jorge Majfud

El futuro del Foro Social Mundial

por Sergio Ferrari

Revoluciones, nuevas tecnologías y el factor etario

por Jorge Majfud

Reorientaciones temáticas y giros conceptuales en la Filosofía de la Liberación contemporánea

por Gerardo Oviedo (UBA, UCES, UNC)

Nuestro idioma es mejor porque se entiende

por Jorge Majfud

Ernesto Sábato, un profeta altermundista

por René Báez

Historicidad y crisis económica

por Norman Palma (Univ. París)

2012 y la cosmología Maya

por Norman Palma (Univ. París)

PENSAMIENTO ALTERNATIVO en la ARGENTINA

por Juana Fátima Luna (UCES)

La Identidad juvenil en el contexto de la Generación de la Reforma Universitaria de 1918

por Uriondo, Ernesto Manuel UNLa

La imaginación de la historia

por Jorge Majfud (Jacksonville University)

Política y economía norteamericana

por Jorge Majfud (Jacksonville University)

Mitos fundamentales sobre la inmigración

por Jorge Majfud (Jacksonville University)

Un ejercicio de pensamiento alternativo latinoamericano

por Ricardo Nicolon

Barbarie, un antiguo debate

por Gregorio A. Caro Figueroa (Todo es historia)

Sarmiento, un torrente vital

por Gregorio A. Caro Figueroa

EL PENSAMIENTO ALTERNATIVO

por Julian Sabogal Tamayo

LAS TEORÍAS DEL MODELO IMPERANTE Y LA NECESIDAD DEL PENSAMIENTO ALTERNATIVO

por Julian Sabogal Tamayo

Indignación

por Chantal Maillard

Althusser, los estudios culturales y el concepto de ideología

por Santiago Castro-Gómez (Universidad Javeriana)

La hora del individuo mundo

por Edgar Borges

Cultura y culturas: Desde la colonialidad del poder y desde los pueblos indígenas (Parte I)

por Rodrigo Montoya Rojas

Una admirable radiografía del disparate que nos comprende como humanos

por Jorge Dobal

La construcción histórica y pluriétnica de los Derechos

por Alberto Filippi (Università degli Studi di Camerino)

Algunas apreciaciones de la juventud latinoamericana

por Ernesto Uriondo (Universidad Nacional de Lanús)

Vigencia de Braudel

por Gregorio A. Caro Figueroa

Entrevista a Jorge Majfud

por Analía Gómez Vidal

Arquitectura, urbanismo y modernidad

por Rafael Ojeda

La identidad del nuevo cine crítico estadounidense

por Jorge Vergara Estévez

Crítica del paradigma del progreso

por René Báez

Iconografía del libro CONTRACULTURA JUVENIL

por Hugo E. Biagini (CONICET - Academia de Ciencias)

Quo vadis Europa?

por Francois de Bernard (GERM)

Cuna de la utopía

por Javier Lajo

La cultura desde las culturas

por Javier Lajo

Horacio C. Guldberg, lector de Ezequiel Martínez Estrada. Praxis utópica y ensayo latinoamericano

por Gerardo Oviedo, Universidad de Buenos Aires y Universidad Nacional de Córdoba.

Crítica literaria: Antología de crónica latinoamericana actual

por Darío Jaramillo Agudelo

El peso del pasado

por Gregorio A. Caro Figueroa

La generación FaceNoBook

por Jorge Majfud (Jacksonville University)

La realidad y la contra realidad

por Edgar Borges

Carlos Fuentes y la identidad latinoamericana

por Alejandro Serrano Caldera

El preservar y el cambiar

por Gregorio A. Caro Figueroa

Bolivarianos de la Revolución de Mayo

por Jorge Torres Roggero

Lo americano en los circuitos del espanto. Rodolfo Kusch

por Mario Vilca (Universidad Nacional de Jujuy)

‘Intellectus interruptus’: El recorte y la austeridad llegan a la literatura periodística

por Jorge Majfud

A propósito del Día Internacional de la Mujer: Rosa y Clara, dos nombres para la libertad

por Daniela Saidman (Desde Venezuela. Colaboración para ARGENPRESS CULTURAL)

La ciudadanía sudamericana

por Jorge Zavaleta Alegre (Desde Lima, Perú. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Primero de mayo

por Dr.Ricardo Melgar Bao Instituto Nacional de Antropología e Historia

LOS LINEAMIENTOS DE CUBA A LA LUZ DE LA CRÍTICA DEL CHE A LA ECONOMÍA DE LA URSS

por Sirio López Velasco (FURG-Brasil)

Hacia una historia para la integración latinoamericana

por Edmundo Aníbal Heredia (CONICET)

¿Qué interculturalidad?

por Julio Eduardo Torres Pallara

La humanidad y el planeta

por Rodolfo Bassarsky

El juez de fútbol y el juicio ético

por Hugo Lovisolo, Ronaldo Helal

Mito, utopía y cuestionamiento en la conquista y colonización de América

por Ernesto Barnach-Calbó, Miembro a título individual del Consejo Español de Estudios Iberoamericanos

Manuel Ugarte anduvo en los senderos del Ecuador (I)

por Por Daniel Kersffeld, especial para El Telégrafo

EXPLICITAÇÃO DOS CONCEITOS DAS DIRETRIZES CURRICULARES GERAIS NACIONAIS PARA A EDUCAÇÃO AMBIENTAL

por Sirio Lopez Velasco

EN TORNO A LA OTREDAD: PARADIGMAS Y COMPORTAMIENTOS

por Ernesto Barnach-Calbó Martínez (CEEIB)

Ambrosio Lasso, el ‘Coronel’ de los indígenas

por Daniel Kersffeld

Enrique Terán o el socialismo del desencanto

por Daniel Kersffeld

Reflexiones sobre la “Declaración Universal de la Democracia”

por V COLOQUIO INTERNACIONAL DE FILOSOFIA POLITICA

La segunda juventud de Marx

por Francesc Arroyo

UN CIUDADANO ESCLARECIDO: SILVIO KREMENCHUZKY

por SILVIO KREMENCHUZKY

Yo, Artigas

por Sirio López Velasco

La soledad latinoamericana

por Emir Sader (UERJ)

Integración Programática y Fáctica de la Primera Independencia a Unasur

por Hugo E. Biagini (Academia de Ciencias de Buenos Aires)

Hermes Benítez: “Los partidarios del magnicidio de Allende no comprenden el significado de su sacrif

por Mario Casasús

Costa Rica y Brasil: jóvenes disconformes

por Rafael Cuevas Molina (Presidente AUNA-Costa Rica)

El ensayo Nuestra América y el tiempo presente

por Rafael Cuevas Molina/Presidente AUNA-Costa Rica

UNA ENSEÑANZA SIN REPROBACIÓN ES POSIBLE

por Sirio López Velasco

Éloge de la lenteur / Elogio de la lentitud

por François de Bernard

PRESENTACIÓN DE EL NEUROLIBERALISMO Y LA ETICA DEL MÁS FUERTE

por Hugo Biagini

El adolescente y el mundo contemporáneo de la economía de mercado

por Jesús María Dapena Botero

Bolívar en la revolución latinoamericana

por Laureano Vicuña Izquierdo / El Telégrafo (Ecuador)

La Dirección de Ayotzinapa

por Fernando Buen Abad Domínguez

La lectura: ¿una práctica en extinción?

por Marcelo Colussi

Mensaje de Federico Mayor

por Federico Mayor

Albert Camus, del enigma y de la rebeldía. La revuelta. El gran grito de la rebeldía humana

por Gabriella Bianco

Ética de la Reciprocidad y Educación Andina

por Macario Coarite Quispe

ASÍ EN LA PAZ COMO EN LA GUERRA

por Jorge Brioso (Carleton College) y Jesús M. Díaz Álvarez (UNED)

Charlie Hebdo: una reflexión difícil

por Boaventura de Sousa (Universidad de Coimbra - Portugal)

UNA NACIÓN ANTROPOLÓGICA

por Edmundo Heredia (UNC-CONICET)

Desafío para la Filosofía en el siglo XXI

por José Luis Ayala

Alegato contra el coleccionismo privado de manuscritos

por Horacio Tarcus (Doctor en Historia, director CeDInCI/UNSAM, investigador independiente del Conicet)

El graffíti como forma de expresión contra-hegemónica y de emancipación social

por Randal Cárdenas-Gutiérrez

“TODOS SOMOS AMERICANOS” (El Presidente Obama)

por Ernesto Barnach-Calbó

Que la tortilla se vuelva. Una mirada sobre La Voz de la Mujer

por Camila Roccatagliata (Universidad Nacional de La Plata)

Análisis sintético de El Eterno Retorno de los Populismos

por Nidia Carrizo de Muñoz

Texto alusivo a la presentación del libro EL SUPLICIO DE LAS ALEGORÍAS de Gerardo Oviedo

por Hugo E. Biagini

CORREDOR DE LAS IDEAS DEL CONO SUR: REPERTORIO DOCUMENTAL

por Hugo Biagini, Lucio Lucchesi (comps.)

Pensamiento emancipador en el Caribe

por Adalberto Santana

Las traducciones al español de Le temps retrouvé de Marcel Proust

por Herbert E. Craig (Universidad de Nebraska)

Presentación del libro Cartas de Ricardo Rojas

por Hugo Biagini

El posprogresismo en América Latina. Algunas ideas pensadas en voz alta

por Sirio López Velasco

Fernando Aínsa, la reinvención de la utopía

por Edgar Montiel

/
/ /
/