name="bordes_r1_c1"

Monopolio de la palabra y disputa de sentido

por Rosario Sánchez (UBA)
 


El término alternatividad vinculado a la comunicación plantea, en principio, una opción o rechazo frente a la lógica de funcionamiento del sistema de medios, funcional al poder político y económico imperante, vigente en un período determinado. Es pertinente, sin embargo, considerar la conflictividad en la que puede derivar ensayar una definición unívoca y absoluta de una expresión que debe aplicarse a experiencias enraizadas en contextos políticos, económicos y culturales, praxis y actores sociales diversos. En tal sentido, partimos de su concepción en tanto categoría relacional y abierta para proceder al abordaje de su desarrollo y evolución en América Latina en diferentes etapas históricas: de su inscripción en los años ‘60/ '70 en un proyecto político, operando como medio para una transformación social de fondo, a la alteratividad culturalista posmoderna. Límites, deudas y desafíos actuales.

El término alternatividad, como primera noción abarcativa y general, implica una opción entre una cosa y otra.

Su aplicación al campo de la comunicación es imprecisa, confusa y hasta riesgosa cuando tiende a recaer en mera fraseología. Bajo este rubro se ha agrupado, históricamente, a los medios de información o difusión enfrentados a la política oficial, sindicales, obreros, pertenecientes a partidos de izquierda o de la oposición, clandestinos o subterráneos, artesanales y políticamente críticos del sistema capitalista. Igualmente diversas han sido las denominaciones asignadas a las experiencias: comunicación participativa, horizontal, popular, comunitaria, de base, igualitaria, entre otras; sin embargo, todas las expresiones utilizan un sustantivo en común, tan controvertido como naturalizado, la palabra comunicación.

El objetivo del presente trabajo es dar cuenta de ciertos aspectos básicos que hacen a la comunicación alternativa y la diferencian de otros fenómenos, retomando algunas experiencias parádigmaticas nuestroamericanas y analizando dificultades y viabilidades al presente.Desafíos de la Comunicación alternativa en América latina.

 

COMUNICACION/ INFORMACIÓN-DESINFORMACION

 

Hablar de comunicación participativa es una redundancia impuesta por la apropiación indebida que los medios masivos han hecho del término comunicación” (KAPLÚN, 1979: 5 )[1].

 
Partimos de adherir a las posiciones teóricas que plantean una diferencia estructural entre la palabra comunicación y el término información. La primera, implica una situación posible sólo cuando rige una interacción simbólica entre emisor y receptor, una relación biunívoca. Dice, al respecto, el Diccionario de Ciencias Sociales y Políticas:
 
A veces se usa el término información como sinónimo de comunicación; aunque relacionados, no significan lo mismo. Se entiende por comunicación un proceso, mientras que información es el contenido de ese proceso, es decir el mensaje…toda unidad de saber que pueda ser apropiada para su transmisión y que pueda llegar al receptor por medio de un canal determinado, sin ningún otro tipo de calificación ética o análisis de la verdad del material transmitido” (DI TELLA, 2004: 387)
 

La expresión información tiene su origen en las Teorías del Control y refiere a una transmisión de flujos energéticos, expresados matemáticamente, entre un polo transmisor y otro receptor, manifestándose como una relación eminentemente acomunicativa, unilateral.

 
Resulta evidente, sin recaer en afirmaciones apocalípticas, el paralelismo que puede establecerse entre esta última definición y el carácter de gran parte de los, equivocadamente, llamados medios de comunicación. Ensimismados en la tarea de difundir información, otorgan un único papel a los destinatarios, impidiéndoles la posibilidad de aspirar a ser más que meros consumidores, audiencias, usuarios, “opinión pública”.Este estado de la cuestión deviene irrebatible, sobre todo desde mediados del siglo pasado, de la mano de fenómenos concentradores y monopólicos.
 
Ante este panorama abrumador, la palabra alternatividad ligada a los medios y a la comunicación, y sus primeras teorizaciones, aparecen en América Latina entre las décadas de los ‘60 y ‘70. Teoría y praxis nacen en simultaneidad, orientadas a la denuncia del sistema capitalista transnacional -y su personificación en el imperialismo cultural- y al autoritarismo político, tanto de las dictaduras como de los gobiernos en Latinoamérica durante ese trayecto. El clima revolucionario regional que reinaba en la época, a partir de la Revolución cubana y los movimientos de liberación del Tercer Mundo, es el marco de diversas expresiones que, con una crítica programática profunda, anclan en un proyecto político la voluntad de construir una relación dialógica y revertir la desigualdad de flujos informativos en oposición al verticalismo unidireccional de las estructuras infocomunicacionales y censuradoras.

 
ACLARACIONES PARA UNA APROXIMACION METODOLÓGICA
 
Las intervenciones alternativas, como todo fenómeno histórico social, han ido variando en pos de los vaivenes coyunturales, por lo que resultaría imposible lograr una generalización que abarcara los diferentes contextos político- sociales. Las experiencias deben analizarse teniendo en cuenta las singularidades de cada caso y época en particular y evitando consideraciones sustanciales o estáticas.
 
Es primordial comprender que la alternatividad es un concepto de tipo relacional, por tanto, ninguna práctica será absoluta en todas sus facetas, pudiendo, únicamente, dar cuenta de diferentes gradaciones en base a variables pertinentes al análisis.
 
Lo alternativo es factible a través de diferentes medios y formas de comunicación, siendo denominador común de toda experiencia de este tipo un discurso abierto y antiautoritario, tanto en lo que confiere a la elección de temas como a la clasificación, lenguaje y tratamiento de los mismos. Como requisito ineludible, debe constituir una opción respecto del disertado por el poder. Sin lugar a dudas, otros factores como los sistemas de propiedad social o colectiva, las posibilidades de participación de los receptores en la elaboración de mensajes, las fuentes de financiamiento y las redes de distribución confluyen, en diferente medida, en la
identidad del medio, promoviendo un cambio radical en las estructuras comunicativas
 
Un medio alternativo surge de la misma praxis social, cuando se hace necesario producir mensajes que encarnen concepciones diferentes u opuestas a las que difunden los medios dominantes. Aparece, entonces, como parte de una actividad que lo trasciende, vinculado siempre al propósito de modificar en algún sentido la realidad.
Para ser verdaderamente alternativo, no basta con que un medio esté al margen de las redes de distribución de la gran prensa, sino que debe ostentar una diferencia cualitativa respecto de ella; en tal sentido, lo alternativo se opone a lo meramente complementario o marginal, pues implica, aunque en medida variable, un cuestionamiento del statu quo.” (SIMPSON GRINBERG, 1986: 145)
 
Es condición sine qua non de toda comunicación alternativa, el tomar conciencia de las distorsiones (históricas) de sentido y una praxis que opte por la transformación global enmarcada en un proyecto político. Es decir, comunicación orientada a ser medio para un fin, no fin que se ahoga en sí mismo en tanto proyecto mediático. Comunicación que no tiene un sentido per se, sino una lógica y objetivos extracomunicacionales: la lucha política, denunciar, confrontar y organizar, [2]tareas que hablan de una labor responsable por parte de sus propulsores y sostenedores.
 
¿ALTERNATIVOS ERAN LOS DE ANTES? ALTERATIVIDAD: LA AUSENCIA DE UN PROYECTO POLÍTICO EN LA FRAGMENTACION CULTURALISTA POSTMODERNA.
 
Tal como fue esbozado anteriormente, el abordaje teórico sistemático de la alternatividad de los medios, tuvo lugar a la par de su pragmatización social. En las décadas de los '60 y '70, la crítica hacia el sistema capitalista, dirigida por cuadros políticos latinoamericanos, apuntaba también hacia una de las patas sostenedoras y fundamentales del régimen, los medios de comunicación, cuya concentración y transnacionalización post-guerra, operaba con una violencia perversa sobre mayorías silenciadas. Este contexto histórico social, al que se suma el inminente avasallamiento del imperialismo cultural, impulsó, en reacción, experiencias de intervención comunicativa enmarcadas en un proyecto político existencialista y contenedor.
 
En principio, la comunicación alternativa en América Latina apareció muy ligada a la cultura popular, con una impronta rural, religiosa y pedagógica, y epicentro en lo local. Así lo demuestra, a modo de ejemplo, la apropiación de la radio en Colombia, ya desde 1947, con fines alfabetizadores, impulsada por eclesiásticos. El modelo de Escuela Radiofónica, más tarde denominado Educación radiofónica, tuvo repercusiones en el resto de Latinoamérica (Chile, Argentina, Brasil, Nicaragua, El Salvador, Honduras) y, aunque en principio careció de relación alguna con la organización popular, con los años, logró superarse la mera instrucción para hacer foco en una educación popular para el desarrollo, que derivó ,en los '70, en las radios denominadas populares, puestas al total servicio de organizaciones de este tipo, en pos de una transformación político social.
 
Experiencias paradigmáticas a nivel continental, son los casos de las radios mineras en Bolivia y las denominadas guerrilleras en El Salvador.
 
En el caso boliviano, a partir del triunfo de la Revolución de 1952, se utilizó a la radio como una necesidad desde la base. Las radios mineras, sufrieron clausuras sucesivas que las acallaron, pero se han erigido como un hito de resistencia por su desempeño. frente a la censura que sufrieron la libertad de expresión y los medios de comunicación en los períodos dictatoriales. Funcionaron en cadena (llegaron a ser 23) con un gran apoyo popular, contrarrestando información y organizando bases para la resistencia.
 
En El Salvador, desde mediados de los '70, la radio se plantea como una de las alternativas de acción y organización frente al régimen. Las principales, Radio Venceremos (1981) y Farabundo Martí (1982) contribuyeron en la contrainformación, movilización y denuncia, unidas al proyecto político del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, y se anclaron fuertemente en la comunidad para subsistir. Su voluntad integradora devino en la formación de un colectivo cultural (producciones literarias, graficas, audiovisuales) que rompió con unilateralidad emisor- receptor.
 
Tras un contexto histórico de más de una década de guerra, el proceso de pacificación en el que confluyeron fragmentó el proyecto global y derivó en un modelo comunicacional alterativo, ante la imposibilidad de discernir como sostener su compromiso en un contexto histórico y marco legal diferente.[3]
 
Experiencias diversas, no únicamente radiales[4], fueron y son fructíferas para el desarrollo teórico y práctico a posteriori y demuestran la significatividad de la comunicación alternativa desarrollada en la región. Es importante recordar, que el gran movimiento que se desarrolló en el hemisferio sur y en el Tercer Mundo, salvo por las radios libres europeas, es una referencia para el Norte.
 
Entrados los años '80, el desgaste léxico de la palabra alternativo se condijo con el contexto político general de la llamada apertura democrática y un avance culturalista sobre los discursos y prácticas comunicativas. Se modificaron los agrupamientos políticos y culturales y apareció entonces, la palabra “alterativo”, para difundir en las prácticas comunicacionales un contenido más laxo, tolerante, que se oponía al discurso dogmático y concientizador de la comunicación alternativa.
 
“Comunicación alterativa es aquello que pretende alterar, cambiar un estado de las cosas existentes, lo cual no implica necesariamente una ruptura con el sistema económico político de dominación” (RODRÍGUEZ ESPERÓN, 1994:99).
 
El repliegue del proyecto y la militancia política, tomó, a su vez, cuerpo en los medios; el sujeto político abrió paso a un sujeto juvenil que se planteaba más como vanguardia estética que como vanguardia política, dejando atrás a los cuadros políticos y religiosos que protagonizaron la comunicación alternativa en los '60 y '70.
 
Los '80 constituyeron el marco de una voluntad expresiva post represión, que se puede observar, por ejemplo, en el crecimiento inusitado de la FM en América Latina; aparecieron, por ese entonces, unas 3000 radios nuevas, clandestinas, impulsadas por cooperativas, sociedades de fomento, grupos de estudiantes, centros culturales, sindicatos, minorías sociales.
 
Algunas de estas Radios de Nuevo Tipo[5] se autodenominaron alternativas, alterativas, comunitarias, libres, unidas por ideales políticos, culturales, sociales, éticos de contribuir a la satisfacción de necesidades sociales y al desarrollo de proyectos transformadores.
 
Los medios, por su aporte en la construcción del relato social, cumplieron en numerosos casos, una función cohesiva para muchos de los que no hallaban inserción en partidos políticos tradicionales. El riesgo se manifestó en la asunción de un rol más terapéutico que crítico; embriagados en las bondades de la libertad de expresión de estreno todo debía y podía decirse en nombre del pluralismo y la diferencia, relativizando la dominación y la desigualdad.
 
Las décadas de los ‘80 y ‘90, hijas del avance del corpus ideológico neoliberal y la globalización económica, de una ideología descentralizadora, relativista y neutralizante y a la vez funcional a la concentración, marcaron el auge del movimentismo social aleatorio, ligado a cuestiones y reivindicaciones puntuales, espontáneas y alejadas de una visión de transformación social totalizadora.
 
Finalmente, los 2000 son el corolario del autonomismo, explosión de las posibilidades de la tecnología digital y
de la internet mediante[6], del movimiento circunstancial de la comunicación alternativa, no militante y voluntaria. La integración en colectivos sin compromiso de vinculación o desvinculación, es el
 
“…predomino posmoderno del fragmento absolutizado…Relativismo ideológico y antiintelectualismo miltante sustituyen los aires intelectualistas y comprometidos de las generaciones anteriores: la comunicación, entonces, quiere ser más comunicación que alternativa.” (MANGONE, 2005: 197).

 

 
CONCLUSIONES

En esta breve exposición, se ha intentado dejar en claro la imposibilidad de ensayar una definición unívoca del fenómeno globalmente complejo de la alternatividad, así como la importancia vital de considerarla relacionalmente y la posibilidad de alcanzar diversos grados en base a diferentes variables.

El nacimiento de esta comunicación, más allá de las diversas denominaciones asignadas, se dio en Latinoamérica con vocación de reunir y hacer frente, en el marco de un proyecto político totalizador, a una violencia simbólica e histórica ejercida por sectores dominantes frente a las mayorías obligadas al solipsismo.

En una etapa histórica paradigmática como la actual, donde el poder transnacional de las comunicaciones se inserta en un contexto global de dominación política y económica y existe una alta concentración monopólica de la estructura mediática (espejo de las relaciones de poder que derivan de las interrelaciones entre los sistemas político sistema económico y social) esa voluntad originaria se desgaja entre medios adeptos a la lógica comercial marketinera, los que mechan entretenimiento, producciones estéticamente agradables y algo de fraseología comprometida (si vende mejor) y unos pocos que hablan para los convencidos en las mieles de una autosatisfacción que deviene funcional al sistema. Pero la disputa de sentido refiere a otra cosa.

Resulta extraño que una agobiante concentración mediática, facilidades técnicas, prácticamente de costo nulo, así como una gran cantidad de recursos humanos disponibles, no se condiga con una producción comunicativa alternativa, comprometida y estable. Esto habla de una ausencia, complaciente o no, de demanda en profesionales, no profesionales, en la sociedad en general de otro tipo de información, de una comunicación creativa, interpretativa de la realidad social.

El desafío y la necesidad están ahí, en el fomento de una necesidad social, imposible sin la articulación de medios y movimientos de resistencia.

Una comunicación otra, parece utópica para consumidores hiperestimulados por la cultura del infoteinment[7], pero la deuda puede saldarse mediante la construcción de experiencias que no fragmenten ni absoluticen, que vuelvan a lo social, cuestionando los fundamentos actuales del sistema capitalista. Los sujetos históricos son otros, el concepto de vanguardia, su relación con el Estado, otras organizaciones y políticas culturales está en crisis, aún así, no hay forma de encauzar una comunicación alternativa atomizada y sin un proyecto de cambio totalizador. Conocemos en demasía el peligro de fenómenos híbridos y alterativos y la enorme habilidad de lo instituido en la absorción de lo instituyente. Entonces, la salida nunca puede ser la automarginación sino la construcción de redes conformadas por colectivos vinculantes y vinculados, que reúnan distintas iniciativas comunitarias-alternativas-populares; abandonar la incomunicación vigente en la sociedad organizándose en pos de ello, comprometerse con una masividad de lo profundo[8]que, lejos de buscar una popularidad efímera o reducirse a una prédica contrahegemónica, crezca en lo permanente, anclada en la realidad, la praxis, los deseos, la participación auténtica.

BIBLIOGRAFÍA 

BAUDRILLARD. JEAN, “Réquiem por los media” en Economía política del signo, México, Siglo XXI, 1987 (última edición en español).

BORRAT, HECTOR, “El periódico, actor político”. Barcelona, Editorial Gili, 1989.

CASSIGOLI PEREA, ARMANDO., “Sobre la contrainformación y los así llamados medios alternativos”, en Comunicación alternativa y cambio social, México, Premia, 1989.

CAUSAS Y AZARES, “Las Radios de Nuevo Tipo: ‘La estética sin la ética no sirve para nada', entrevista a José Ignacio Vigil”, Causas y Azares, Nº 5, 1997.

DI TELLA, TORCUATO, Diccionario de Ciencias Sociales y Políticas, Buenos Aires, Ariel, 2004.

ENZENSBERGER, HANS MANGUS, “Elementos para una teoría de los medios de comunicación”, Barcelona, Anagrama, 1971.

ESTEVA, GUSTAVO, “Comunicación: contracultura” en Comunicación y cultura, nº 13, México, 1985.

GMUNCIO DRAGON, ALFONSO, “El papel político de las radios mineras. Un documento para la historia”, en Comunicación y Cultura, nº8, México, 1982.

GETINO, OSVALDO, “Algunas observaciones sobre el concepto del ‘tercer cine' ”, en Comunicación y Cultura, Nº 7, México, enero 1982.

LAMAS, ERNESTO y LEWIN, HUGO, “Aproximación a las radios de nuevo tipo: tradición y escenarios actuales” en Causas y Azares, Nº 2.

MANGONE, CARLOS, “Qué hay de nuevo viejo, alternatividad y clases sociales” en Cuadernos Críticos de Comunicación y Cultura, Nº 1, Bs. As, diciembre 2005.

 

MATTELART, ARMAND, “Nuevas estrategias de dominación para América Latina” en Cultura popular, nº 3-4, Lima, 1982.

MESTMAN, MARIANO, “Notas para una historia de un cine de contrainformación y lucha política” en Causas y Azares, nº 2, 1995.

PEREYRA, MARCELO, “Conversos y pecadores. Notas para una investigación de la información alternativa”. Actas de las VI Jornadas de investigación en Antropología Social, FFyL, UBA, 2006.

RODRÍGUEZ ESPERON, CARLOS y CRESPI, SANDRA, “La guerra y la paz. El Salvador: de lo alternativo a lo alterativo” en Causas y Azares, Nº 1, Bs. As, 1994.

RODRIGUEZ ESPERON, CARLOS y VINELLI, NATALIA, Contrainformación. Medios alternativos para la acción política, Bs.As., Peña Lillo-Continente, 2004.

SCHMUCLER, HECTOR, “Las radios mineras en Bolivia (Entrevista con Jorge Mancilla Romero” en Comunicación y cultura, nº 8, México, 1982.

SIMPSON GRINBERG,MAXIMO, “Comunicación alternativa: tendencias de la investigación en América Latina” en Simpson Grinberg (comp.), Comunicación alternativa y cambio social, México, Premia Editora, 1986.

SIMPSON GRINBERG, MAXIMO, “Comunicación alternativa: dimensiones, límites, posibilidades” en Simpson Grinberg (comp.), Comunicación alternativa y cambio social, México, Premia Editora, 1986.

Apuntes teóricos y prácticos de la materia Teorías y Prácticas de la Comunicación II, Cátedra Carlos Mangone, 2006.




[1] Mario Kaplún. La comunicación participativa como praxis y como problema .Ponencia al VII Seminario Latinoamericano de Teleeducación Universitaria. El Salvador, 1979.citado por Margarita Graciano en “Para una definición alternativa de la comunicación”, 1986, s/e.

[2] Vgr. Adscribimos a la postura del Profesor Carlos Mangone acerca de las tareas vinculantes y obligadas que debe afrontar todo medio que aspire a posicionarse como alternativo en el campo de la comunicación.

[3] Para mayor información acerca de estas experiencias radiales, se recomienda la lectura de Héctor, Schmucler “Las radios mineras de Bolivia”, en Comunicación y Cultura, Nº 8, México, 1982 y de Carlos, Rodríguez Esperón y Sandra Crespi “La guerra y la paz. El Salvador: de lo alternativo a lo alterativo”, en Causas y Azres, n º 5, 1997.

[4] Es importante recordar la impronta del movimiento de Nuevo Cine Latinoamericano, que se gestó a nivel latinoamericano entre las décadas del ‘60 y el '70, en la búsqueda de un posible aporte del medio a la Revolución, mediante la contrainformación y la lucha ideológica. En la Argentina, Cine Liberación, ligado al peronismo, fue el grupo más reconocido y realizó obras paradigmáticas como “La hora de los Hornos”.

Estos colectivos de trabajo, rompían los circuitos tradicionales de producción y exhibición proyectando, en forma clandestina, sus materiales en centros de diferentes áreas geográficas y enfatizando la necesidad de quebrar la unidireccionalidad comunicativa, impulsando debates entre el público y los realizadores.

[5] Para más información, se recomienda la lectura de Ernesto, Lamas. y Hugo, Lewin. “Aproximación a las radios de nuevo tipo: Tradición y escenarios actuales” en: Revista Causas y Azares Nº2, Bs.As, 1994.

[6] Desde la ampliación comercial de la Web, las posibilidades técnicas de publicación, participación y acceso a la información de quienes cuenten con la posibilidad de conexión y conocimiento necesarios se han ampliado notoriamente. En el siglo XXI, la explosión de blogs, foros y comunidades virtuales da cuenta del desarrollo y magnitud de la tendencia.

[7] El término, acuñado el investigador Aníbal Ford, es profundizado en varias de sus publicaciones.

[8] Ernesto, Lamas. y Hugo, Lewin. “Aproximación a las radios de nuevo tipo: Tradición y escenarios actuales” en: Revista Causas y Azares Nº2, Bs.As, 1994

/ / /

La estética de la ética y la política de la neutralidad

por Jorge Majfud, The University of Georgia

La Inteligencia colectiva

por Jorge Majfud, The University of Georgia

Palabras que curan, palabras que matan

por Jorge Majfud, The University of Georgia

La realidad del deseo

por Jorge Majfud, The University of Georgia

Breve historia de la idiotez ajena

por Jorge Majfud, The University of Georgia

Entre curandero y terapeuta o el miedo a la libertad

por Jorge Majfud, The University of Georgia

Blanco x Negro = Negro

por Jorge Majfud, The University of Georgia

En defensa de los valores de la inferioridad natural de las mujeres

por Jorge Majfud, University of Georgia

América y la utopía que descubrió el capitalismo

por Jorge Majfud, The University of Georgia

Venezuela, la encrucijada Histórica de un pueblo

por Maximilien Arvelaiz, Moises Durand

Estados desunidos de América

por Jorge Majfud

LA RECUPERACION DEL PARAISO

por Alejandro Serrano Caldera

El imperio de los falsos dilemas. Providas y proabortos

por Jorge Majfud

La rebelión de la alegría

por Jorge Majfud

Una sola Bolivia, blanca y próspera

por Jorge Majfud, The University of Georgia

El bombardeo de los símbolos

por Jorge Majfud

Bienaventuranzas del libre mercado

por José Toledo Alcalde

La irrupción de lo invisible

por William Ospina

La gestación del pueblo brasilero, la universidad y el saber popular

por Leonardo Boff / Servicios Koinonia

"Haya de la Torre y Julio Antonio Mella en México" Carta alusiva del autor

por Ricardo Melgar

La revolución en los claustros

por Por Julián Bruschtein

Eduardo Galeano y los ojos abiertos de América Latina

por Jorge Majfud, Lincoln University of Pennsylvania

El complejo de Malinche

por Jorge Majfud, Lincoln University

El continente mestizo Adelanto de las conclusiones finales del libro La literatura del compromiso

por Jorge Majfud

Al César lo que es de Dios

por Jorge Majfud, Lincoln University

El feminismo conservador

por Jorge Majfud, Lincoln University of Pennsylvania

Estado, divino tesoro

por Jorge Majfud, Lincoln University of Pennsylvania

¿Por qué vivo en Estados Unidos?

por Jorge Majfud, Lincoln University of Pennsylvania

Diez tesis acerca del sentido y la orientación actuales de la investigación sobre la globalización

por François de Bernard

El eterno retorno de Quetzalcóatl II* Quetzalcóatl y Ernesto Che Guevara

por Jorge Majfud, Lincoln University

La política santa y el temblar de los templos

por Jorge Majfud, Lincoln University

Revistas de Pensamiento y Estudios Latinoamericanos:

por CECIES

El capital intelectual

por Jorge Majfud, Lincoln University

Trabajo y migración en las fronteras de la precarización

por Daniela Romina Ferreyra (FFL, UBA)

Entre la pedagogía freireana y el pensamiento decolonial

por Inés Fernández Moujan, Universidad Nacional de Río Negro

(DIS)LOCACIONES DE LA GLOBALIZACIÓN

por Ana Carolina Dilling, FFL UBA

Colonialidad del ser, delimitaciones conceptuales

por María Marta Quintana, Universidad Nacional de Río Negro

LA OPCIÓN DECOLONIAL

por Zulma Palermo, Univ. Nac. de Salta

Racismo cultural, migración y ciudadanía

por Lucía Alicia Aguerre

Monopolio de la palabra y disputa de sentido

por Rosario Sánchez (UBA)

El Desastre Natural. Una lectura alternativa

por Margarita Gascón (CONICET, Instituto de Ciencias Humanas, Sociales y Ambientales, Centro Científic)

Cine latinoamericano

por Jorge Majfud, Lincoln University

Notas al margen del camino*

por Jorge Majfud

Pensamientos sobre la integración latinoamericana: un corpus textual

por Gerardo Oviedo UBA-UNLP-USES

El Producto de la Bestia Interior

por Jorge Majfud, Lincoln University

Disculpen la molestia

por Eduardo Galeano

UNA DECLARACIÓN FEMINISTA AUTÓNOMA

por Encuentro Feminista Autónomo, Ciudad de México

AHORA, QUE JUEGEN LOS NIÑOS

por Eduardo Bustelo Graffigna, Universidad de Cuyo

Interculturalidad, verdad y justicia

por Dina Picotti, Universidad de General Sarmiento

SEGUNDA INDEPENDENCIA, Nuevas formas de democracia en América Latina

por Dina Picotti, Universidad de General Sarmiento

El realismo mágico latinoamericano Honduras y Uruguay: tan diferentes, tanto iguales

por Jorge Majfud, Lincoln University

Cultura Popular e Imaginario Social

por Adriana Fernández Vecchi

La guerra ilustrada, una visión del conflicto hispano norteamericano

por Carlos Javier Pretti (CONICET)

Morir en América latina en los tiempos de las revoluciones

por Gustavo Ortiz (CONICET)

¿INDIANISMO O INDIGENISMO?

por Gustavo R. Cruz

Superhéroes (V) La cultura de las máscaras

por Jorge Majfud, Lincoln University.

La Virgen y el Quetzal, memoria profunda de Amerindia

por Jorge Majfud, Lincoln University

Salvación colectiva por la sociedad

por Canzutti Alan, UNCo

La vanidad de los pueblos

por Jorge Majfud, Lincoln University.

Armas y letras

por Jorge Majfud, Jacksonville University

El insospechado universo de Amerindia (I)

por Jorge Majfud, PhD. Jacksonville University

Soliloquio debajo del puente Lavalle (San Salvador de Jujuy)

por Mario Vilca (UNJ)

El hombre nuevo en la crítica moderna

por Jorge Majfud, Jacksonville University

Los ojos cerrados a la espera del sol maduro

por Mario Vilca (UNJ)

Manifiesto Antipaisajístico

por Mario Vilca (UNJ)

El motor de las contradicciones

por Jorge Majfud, PhD. Jacksonville University

El vuelo de la serpiente en el pensamiento latinoamericano

por Jorge Majfud (Jacksonville University)

El nacimiento del humanismo moderno

por Jorge Majfud (Jacksonville University)

Poder, autoridad y desobediencia

por Jorge Majfud (Jacksonville University)

Carta a los rectores de las universidades europeas

por Antonin Artaud

Lo que siempre son los otros

por Manuel Cruz

Memorias de estudiante

por Jorge Majfud (Jacksonville University)

El identificador de textos

por Jorge Majfud

El futuro del Foro Social Mundial

por Sergio Ferrari

Revoluciones, nuevas tecnologías y el factor etario

por Jorge Majfud

Reorientaciones temáticas y giros conceptuales en la Filosofía de la Liberación contemporánea

por Gerardo Oviedo (UBA, UCES, UNC)

Nuestro idioma es mejor porque se entiende

por Jorge Majfud

Ernesto Sábato, un profeta altermundista

por René Báez

Historicidad y crisis económica

por Norman Palma (Univ. París)

2012 y la cosmología Maya

por Norman Palma (Univ. París)

PENSAMIENTO ALTERNATIVO en la ARGENTINA

por Juana Fátima Luna (UCES)

La Identidad juvenil en el contexto de la Generación de la Reforma Universitaria de 1918

por Uriondo, Ernesto Manuel UNLa

La imaginación de la historia

por Jorge Majfud (Jacksonville University)

Política y economía norteamericana

por Jorge Majfud (Jacksonville University)

Mitos fundamentales sobre la inmigración

por Jorge Majfud (Jacksonville University)

Un ejercicio de pensamiento alternativo latinoamericano

por Ricardo Nicolon

Barbarie, un antiguo debate

por Gregorio A. Caro Figueroa (Todo es historia)

Sarmiento, un torrente vital

por Gregorio A. Caro Figueroa

EL PENSAMIENTO ALTERNATIVO

por Julian Sabogal Tamayo

LAS TEORÍAS DEL MODELO IMPERANTE Y LA NECESIDAD DEL PENSAMIENTO ALTERNATIVO

por Julian Sabogal Tamayo

Indignación

por Chantal Maillard

Althusser, los estudios culturales y el concepto de ideología

por Santiago Castro-Gómez (Universidad Javeriana)

La hora del individuo mundo

por Edgar Borges

Cultura y culturas: Desde la colonialidad del poder y desde los pueblos indígenas (Parte I)

por Rodrigo Montoya Rojas

Una admirable radiografía del disparate que nos comprende como humanos

por Jorge Dobal

La construcción histórica y pluriétnica de los Derechos

por Alberto Filippi (Università degli Studi di Camerino)

Algunas apreciaciones de la juventud latinoamericana

por Ernesto Uriondo (Universidad Nacional de Lanús)

Vigencia de Braudel

por Gregorio A. Caro Figueroa

Entrevista a Jorge Majfud

por Analía Gómez Vidal

Arquitectura, urbanismo y modernidad

por Rafael Ojeda

La identidad del nuevo cine crítico estadounidense

por Jorge Vergara Estévez

Crítica del paradigma del progreso

por René Báez

Iconografía del libro CONTRACULTURA JUVENIL

por Hugo E. Biagini (CONICET - Academia de Ciencias)

Quo vadis Europa?

por Francois de Bernard (GERM)

Cuna de la utopía

por Javier Lajo

La cultura desde las culturas

por Javier Lajo

Horacio C. Guldberg, lector de Ezequiel Martínez Estrada. Praxis utópica y ensayo latinoamericano

por Gerardo Oviedo, Universidad de Buenos Aires y Universidad Nacional de Córdoba.

Crítica literaria: Antología de crónica latinoamericana actual

por Darío Jaramillo Agudelo

El peso del pasado

por Gregorio A. Caro Figueroa

La generación FaceNoBook

por Jorge Majfud (Jacksonville University)

La realidad y la contra realidad

por Edgar Borges

Carlos Fuentes y la identidad latinoamericana

por Alejandro Serrano Caldera

El preservar y el cambiar

por Gregorio A. Caro Figueroa

Bolivarianos de la Revolución de Mayo

por Jorge Torres Roggero

Lo americano en los circuitos del espanto. Rodolfo Kusch

por Mario Vilca (Universidad Nacional de Jujuy)

‘Intellectus interruptus’: El recorte y la austeridad llegan a la literatura periodística

por Jorge Majfud

A propósito del Día Internacional de la Mujer: Rosa y Clara, dos nombres para la libertad

por Daniela Saidman (Desde Venezuela. Colaboración para ARGENPRESS CULTURAL)

La ciudadanía sudamericana

por Jorge Zavaleta Alegre (Desde Lima, Perú. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Primero de mayo

por Dr.Ricardo Melgar Bao Instituto Nacional de Antropología e Historia

LOS LINEAMIENTOS DE CUBA A LA LUZ DE LA CRÍTICA DEL CHE A LA ECONOMÍA DE LA URSS

por Sirio López Velasco (FURG-Brasil)

Hacia una historia para la integración latinoamericana

por Edmundo Aníbal Heredia (CONICET)

¿Qué interculturalidad?

por Julio Eduardo Torres Pallara

La humanidad y el planeta

por Rodolfo Bassarsky

El juez de fútbol y el juicio ético

por Hugo Lovisolo, Ronaldo Helal

Mito, utopía y cuestionamiento en la conquista y colonización de América

por Ernesto Barnach-Calbó, Miembro a título individual del Consejo Español de Estudios Iberoamericanos

Manuel Ugarte anduvo en los senderos del Ecuador (I)

por Por Daniel Kersffeld, especial para El Telégrafo

EXPLICITAÇÃO DOS CONCEITOS DAS DIRETRIZES CURRICULARES GERAIS NACIONAIS PARA A EDUCAÇÃO AMBIENTAL

por Sirio Lopez Velasco

EN TORNO A LA OTREDAD: PARADIGMAS Y COMPORTAMIENTOS

por Ernesto Barnach-Calbó Martínez (CEEIB)

Ambrosio Lasso, el ‘Coronel’ de los indígenas

por Daniel Kersffeld

Enrique Terán o el socialismo del desencanto

por Daniel Kersffeld

Reflexiones sobre la “Declaración Universal de la Democracia”

por V COLOQUIO INTERNACIONAL DE FILOSOFIA POLITICA

La segunda juventud de Marx

por Francesc Arroyo

UN CIUDADANO ESCLARECIDO: SILVIO KREMENCHUZKY

por SILVIO KREMENCHUZKY

Yo, Artigas

por Sirio López Velasco

La soledad latinoamericana

por Emir Sader (UERJ)

Integración Programática y Fáctica de la Primera Independencia a Unasur

por Hugo E. Biagini (Academia de Ciencias de Buenos Aires)

Hermes Benítez: “Los partidarios del magnicidio de Allende no comprenden el significado de su sacrif

por Mario Casasús

Costa Rica y Brasil: jóvenes disconformes

por Rafael Cuevas Molina (Presidente AUNA-Costa Rica)

El ensayo Nuestra América y el tiempo presente

por Rafael Cuevas Molina/Presidente AUNA-Costa Rica

UNA ENSEÑANZA SIN REPROBACIÓN ES POSIBLE

por Sirio López Velasco

Éloge de la lenteur / Elogio de la lentitud

por François de Bernard

PRESENTACIÓN DE EL NEUROLIBERALISMO Y LA ETICA DEL MÁS FUERTE

por Hugo Biagini

El adolescente y el mundo contemporáneo de la economía de mercado

por Jesús María Dapena Botero

Bolívar en la revolución latinoamericana

por Laureano Vicuña Izquierdo / El Telégrafo (Ecuador)

La Dirección de Ayotzinapa

por Fernando Buen Abad Domínguez

La lectura: ¿una práctica en extinción?

por Marcelo Colussi

Mensaje de Federico Mayor

por Federico Mayor

Albert Camus, del enigma y de la rebeldía. La revuelta. El gran grito de la rebeldía humana

por Gabriella Bianco

Ética de la Reciprocidad y Educación Andina

por Macario Coarite Quispe

ASÍ EN LA PAZ COMO EN LA GUERRA

por Jorge Brioso (Carleton College) y Jesús M. Díaz Álvarez (UNED)

Charlie Hebdo: una reflexión difícil

por Boaventura de Sousa (Universidad de Coimbra - Portugal)

UNA NACIÓN ANTROPOLÓGICA

por Edmundo Heredia (UNC-CONICET)

Desafío para la Filosofía en el siglo XXI

por José Luis Ayala

Alegato contra el coleccionismo privado de manuscritos

por Horacio Tarcus (Doctor en Historia, director CeDInCI/UNSAM, investigador independiente del Conicet)

El graffíti como forma de expresión contra-hegemónica y de emancipación social

por Randal Cárdenas-Gutiérrez

“TODOS SOMOS AMERICANOS” (El Presidente Obama)

por Ernesto Barnach-Calbó

Que la tortilla se vuelva. Una mirada sobre La Voz de la Mujer

por Camila Roccatagliata (Universidad Nacional de La Plata)

Análisis sintético de El Eterno Retorno de los Populismos

por Nidia Carrizo de Muñoz

Texto alusivo a la presentación del libro EL SUPLICIO DE LAS ALEGORÍAS de Gerardo Oviedo

por Hugo E. Biagini

CORREDOR DE LAS IDEAS DEL CONO SUR: REPERTORIO DOCUMENTAL

por Hugo Biagini, Lucio Lucchesi (comps.)

Pensamiento emancipador en el Caribe

por Adalberto Santana

Las traducciones al español de Le temps retrouvé de Marcel Proust

por Herbert E. Craig (Universidad de Nebraska)

Presentación del libro Cartas de Ricardo Rojas

por Hugo Biagini

El posprogresismo en América Latina. Algunas ideas pensadas en voz alta

por Sirio López Velasco

Fernando Aínsa, la reinvención de la utopía

por Edgar Montiel

Las reescrituras del yo en los borradores del último Alberdi

por Élida Lois

ROSARIO BLÉFARI O LA PALABRA MEDIÚMNICA

por Hugo Biagini

Entre cabezas y trash. Cine y clases subalternas en la Argentina 1990-2016

por Demian Alsina Argerich

A World Beyond Global Disorder: The Courage to Hope

por Fred Dallmayr y Edward Demenchonok (eds.)

ENSAYISTAS.ORG incorporó al CECIES entre sus páginas

por CECIES

El Corredor de las Ideas en Pacarina del Sur

por CECIES

UNA FIGURA CONSULAR

por Hugo E. Biagini

L’écoute d’un ami hors norme

por Marcelo Velarde Cañazares

EL MISTERIOSO TRASFONDO DE UNA PIEL ROSADA

por Hugo E. Biagini

José Jara Du retour d’Ulysse à Valparaiso à la pensée posthume de l’exil

por Patrice Vermeren (Université Paris 8)

Razones y caminos del Che (*)

por René Báez (**)

/
/ /
/