name="bordes_r1_c1"

LA OPCIÓN DECOLONIAL

por Zulma Palermo, Univ. Nac. de Salta
 


Creo necesario iniciar este recorrido de síntesis especulativa localizando una cuestión central en los estudios sociales de nuestro tiempo: el/los discurso/s o, de otro modo, la cuestión “retórica” y sus diversas manifestaciones discursivas. Es pertinente, por lo tanto, interrogarse sobre la incidencia del orden retórico en la construcción de los modos de cognición social[1]. Interesa centralmente a los objetivos de la “opción decolonial”, cuestiones relativas a la generación de formas de conocimiento alternativas, fundadas en un principio que no escapa a la lógica de la modernidad en sus tiempos tardíos -considerados también “posmodernos”-, según la que dicho conocimiento –como cualquier otro- está regido por un orden ideológico que responde a una manera de mirar y habitar el mundo desde definiciones geopolíticas operadas por el poder[2].

Interesa, entonces, atender a la formación de un discurso que se viene gestando por el pensamiento decolonial, orientado a dar forma a una “epistemología de frontera” desde / en América Latina, como una apuesta alternativa a la lógica monotópica de la modernidad cuya retórica oculta su otra cara, la de la colonialidad. Por esta vía, el discurso teórico que acá intentaré sintetizar se constituye sobre una precondición ética en pos de la decolonización de las mentes -y la liberación de los cuerpos- para encontrar formas de vida más justas, en coincidencia con los fundamentos del Foro Social de Porto Alegre y su retórica: “Otro mundo es posible”.

Este enunciado define dicho carácter ético e instala, como primer elemento discursivo, la noción de “otredad” de un proyecto que busca ir más allá de las políticas de representación[3] sustentadas en el principio de un “uno mismo” construido por el pensamiento de la modernidad. Es ésta una política generada a partir de un “otro” que habla por sí y que, por lo tanto, se distancia de aquel sustentado en la alterización de todo lo ajeno a ese centro “yoico” que trata de borrar su presencia -el europeo occidental moderno- excluyente de toda otra existencia, y que puso en funcionamiento una maquinaria de poder, poder colonial. Éste, iniciado con la conquista de América y abarcando todos los niveles del funcionamiento social (economía, política, religión, relaciones humanas, producción cultural y de conocimiento) da inicio a un proceso de “globalización” que eclosiona en nuestros días, al radicalizarse el paradigma de la modernidad.

Esta “comunidad de argumentación” alternativa -como la denomina Arturo Escobar (2003)- va generando nuevos conceptos y un nuevo lenguaje que informan sobre las complejas relaciones jerárquicas de clase, género[4], raza, sexo, en los procesos globales geopolíticos, geoculturales y geoeconómicos. Para ello se efectúa un giro radical en la perspectiva de las ciencias sociales modernas, provocando un “indisciplinamiento” que, al desarticular el conocimiento fragmentario, provoca una mirada que atraviesa todas las facetas de la productividad humana sin excepción (Castro-Gómez, 2000 y Castro Gómez y Mendieta, 1998) y genera un paradigma alternativo al ofrecido por el pensamiento único con su particular entramado jerárquico (Grosfogel, 2006).

Es desde este tiempo y asentados en ese lugar de enunciación que se articula el proyecto de referencia en algunas de cuyas nociones habremos de centrarnos de inmediato y concomitantemente, como una exigencia inexcusable, distinguir entre éste y los emergentes del “latinoamericanismo” de mediados del s. XX tanto como de los del poscolonialismo y la subalternidad circulantes en nuestros días.

1. Crítica al Proyecto Moderno / Colonial

Efectuada esta necesaria distancia conceptual radico el punto de partida para la crítica al proyecto moderno/colonial en el análisis del funcionamiento de la globalización y de sus efectos para buscar alternativas a sus designios, poniendo énfasis en la construcción de redes locales-globales desde una alteridad políticamente responsable; por ello también se distancia de la adopción hoy generalizada de lo que se ha dado en llamar “políticamente correcto”. Este lugar de enunciación refracta la modernidad desde la experiencia de la colonialidad para introducir un cuestionamiento de los “orígenes” espaciales y temporales de aquella. Esto posibilita pensar desde la dis-tancia hacia la constitución de mundos locales y regionales alternativos y posibles. Es un encuadre construido desde la periferia latinoamericana del sistema mundo moderno-colonial y que busca colaborar en la explicación de las dinámicas del eurocentrismo en la producción de la modernidad y de los intentos por trascenderla (Escobar, 2003).

Una de las afirmaciones básicas consiste en considerar que los comienzos de la modernidad tal como se expande internacionalmente se encuentran en la Conquista de América y no en la posterior Ilustración o al finalizar el s. XVIII, pues es en la conquista donde se origina la construcción del “otro” de Europa; en este contexto, Latinoamérica y el Caribe se constituyen en la primera periferia de la modernidad europea. Como lo han puesto en evidencia los estudios sobre el período colonial[5], es en ese momento cuando se producen los debates teológicos sobre los “derechos de gentes” y cuando se instalan los principios más radicales de la diferencia étnica[6]. Se distancia, por lo tanto, del legado excluyente de la modernidad y de la secuencia lineal que enlaza la cultura grecolatina con la cristiandad y el mundo europeo.

Otra de sus ideas-fuerza se centra en el análisis del colonialismo y del desarrollo del sistema mundial capitalista como constitutivos de la modernidad; en consecuencia, como generadores de la periferización del “resto del mundo”, dominado y encubierto, Es lo que Aníbal Quijano ha denominado colonialidad del poder[7] con la hegemonía instalada desde la conquista y que articula raza, trabajo, espacio y grandes grupos humanos en beneficio del capital y de sus cultores (los blancos europeos). Esta forma de entender el proceso de colonialidad extiende la modernidad más allá del contexto europeo para concebirla en su funcionamiento planetario; desde esa relocalización es posible desarticular tanto el mito de su superioridad como su concepción “fáustica” (Palermo, 2000a), funcionamiento que Dussel denomina la falacia desarrollista[8].

La crítica a la modernidad en sus diversas dimensiones lleva a sostener la desmitologización de la supuesta misión “salvacionista” de Occidente y su consecuente violencia “correctiva”, desarticulando la concepción desarrollista y progresista en la que se sostiene y que se iniciara con la conquista del continente[9] .

La crítica más fuerte al proyecto de la modernidad se centra en el modelo disciplinar y cientificista del conocimiento:

A este tipo de modelo epistémico deseo denominar la hybris del grado cero –especula Castro-Gómez-. Podríamos caracterizarlo utilizando la metáfora teológica del Deus abconditus. Como Dios, el observador observa el mundo desde una plataforma inobservada [...] con el fin de generar una observación veraz y fuera de toda duda. Como el Dios de la metáfora, la ciencia moderna occidental se sitúa fuera del mundo (en el punto cero) para observar[lo], pero a diferencia de Dios, no consigue obtener una mirada orgánica sobre el mundo sino tan sólo una mirada analítica. La ciencia moderna pretende ubicarse en el punto cero de observación para ser como Dios, pero no [lo] logra. Por eso hablamos de la hybris, del pecado de la desmesura (2008: 122-123).

Centrada así la crítica al proyecto moderno/colonial tanto en el eje de la economía como en el de la política y en el de la producción de conocimiento desde una posición definidamente radicalizada por relación con el proyecto global, sus efectos se agudizan en las regiones de la diferencia constitutiva generada y naturalizada por el principio moderno del “progreso”. En el proceso analítico-crítico de la formación de esa diferencia, al convalidar el lado “superior”, “civilizado”, “racional”, “masculino” del poder, lo Otro, lo invalidado, queda fuera de la verdad, entendida cartesianamente y de la historia entendida hegelianamente.

Localizarse en otro lado, en la “otra orilla”, no significa, sin embargo, como sostiene Dussel, el ejercicio de una crítica de la razón como tal sino de una crítica de la “razón violenta coercitiva y genocida. No denegamos el núcleo racional del racionalismo universalista de la Ilustración, sólo su momento irracional como mito sacrificial. No negamos la razón, en otras palabras, sino la irracionalidad de la violencia generada por el mito de la modernidad...” (2001:69). Por ello habla desde la construcción de una trans-modernidad dentro de la que se hace posible un diálogo con la alteridad no-eurocéntrica a la vez que una crítica de las situaciones por las que los subalternos fueron sometidos, generando para ello una crítica no dependiente, no mimética del pensamiento europeo. De este modo resulta central la incorporación de los contradiscursos de la alteridad constitutiva de la modernidad; no se trata sólo de la crítica al discurso por ella sostenido (crítica propia del pensamiento posmoderno), sino de ir más allá, de pensar sobre aquellos discursos y sobre las prácticas que involucran desde la perspectiva del otro excluido:

La “realización” de la modernidad ya no descansa en el pasaje de su potencial abstracto a su “real”, europea, encarnación. Más bien descansa hoy en un proceso que trascendería a la modernidad como tal, una transmodernidad en la cual ambas, modernidad y alteridad negada (las víctimas) correalizan ellas mismas un proceso de mutua fertilización creativa. Trans-modernidad (como proyecto de política, económica, ecológica, erótica, pedagógica y religiosa liberación) es la co-realización de lo que es imposible cumplir para la modernidad por sí misma: esto es, una solidaridad incorporativa que he llamado analéctica, entre centro/periferia, hombre/mujer, diferentes razas, diferentes grupos étnicos, diferentes clases, civilizacuión/naturaleza, cultura occidental/ cultura del Tercer Mundo (Dussel, 2001: 69-70)

En síntesis, se trata de un proyecto asentado en la crítica al proceso de construcción de las subjetividades por el proyecto de la modernidad, extendido desde el descubrimiento de América hasta la nueva hegemonía puesta en funcionamiento por las políticas de globalización, es decir, desde los comienzos del capitalismo hasta el llamado capitalismo tardío.

Una perspectiva así de abarcadora obliga a generar articulaciones entre las disciplinas tradicionales del conocimiento a los efectos de hacer posible la comprensión de ese complejo proceso social en su extensión témporo-espacial; de allí también la presencia de especialistas en las diversas disciplinas sociales y humanas y la puesta en discurso del imperativo de “indisciplinar” las ciencias sociales[10]. En efecto: una de las transformaciones más evidentes de estas propuestas es la de llevar la problematización sobre el conocimiento desde el territorio exclusivo de las humanitas al de las ciencias sociales -cuestión que ya se había producido por la presencia fuerte de la antropología- pero al mismo tiempo, en resignificar sus principios desde otros ángulos: político, económico, sociológico. De allí que no sólo se intenta el indisciplinamiento de las ciencias sociales sino también instalar la posibilidad de teorizar más allá de las disciplinas ordenadoras del mundo en la modernidad[11] .

Es claro para la investigación que nos ocupa que no se trata sólo de la intervención de un conocimiento otro lo que modificará las condiciones del mundo actual pues, a diferencia de los proyectos setentistas, se tiene la convicción de que “es inútil tratar de imponerle a la realidad nuestros deseos y aspiraciones por atractivos y plausibles que pudieran ser o parecer. En lugar de eso, es indispensable observar en el escenario actual del mundo las tendencias y posibles tendencias que implicarían otras formas de organización, de identificación [...] y de organización de la sociedad” (Quijano, 2001: 28).

2. Una ética liberadora con genealogía propia

El paradigma europeo conocido como “pensamiento posmoderno” (posmarxismo, posestructuralismo, posliberalismo, etc) enclava en la tradición de la ratio moderna, y sus críticas a ella no alcanzan a comprender la diferencia que significa pensar desde y en ella. De allí que –desde las distintas localizaciones geoculturales en las que emergen- los proyectos decoloniales no piensan la complejidad de los procesos dentro de los paradigmas de la modernidad y como un trabajo exclusivo del campo intelectual, sino que integran a los grupos subalternizados por ella; es acá donde el proyecto se constituye como una ética de la liberación.

La persecución de esa “ética liberadora” como vertebración de todas las prácticas teóricas que se vienen concretando, reclama varios movimientos: por un lado, la generación de un pensamiento que abarque la diversidad de los procesos históricos que se corresponden con cada uno de los espacios de sentido que hacen a América Latina, incluyendo aquellos depositados en las historias orales tanto como los inscriptos por la cultura de la letra, además de los múltiples códigos que circularon y circulan; por otro, que éstos se convaliden a escala mundial. Para que tal cosa acontezca se parte –según vimos- de la producción de un lenguaje crítico sobre la modernidad construido desde fuera del pensamiento logocéntrico[12] .

Colocarse en la exterioridad del pensamiento de la modernidad, significa colocarse fuera de las categorías creadas e impuestas por la epistemología occidental. No se trata de negarla y cambiarla, sino de asumirla analíticamente poniendo en diálogo el pensamiento crítico que surge desde su interioridad con el que deviene de las culturas externas a aquél. Tal diálogo posibilita romper con la monotopía de la verdad única, incluyendo en ella el aparente relativismo que postula la retórica de la posmodernidad, en tanto ésta sigue hablando desde la misma lógica; se reclama, al contrario, la interacción productiva con perspectivas “otras”, las emergentes de la diferencia colonial que se entrama como consecuencia del poder colonial.

En efecto, la colonialidad del poder estableció la diferencia epistémica colonial entre el sujeto cognoscente y los sujetos a ser conocidos; es decir, signó epistemológicamente la exclusión de toda posibilidad de producción de saber a la alteridad o exterioridad de su propia subjetividad, llevando a que ese otro al que se hace referencia desde el discurso monotópico haya internalizado su rol de objeto y no de productor de conocimiento. Sujeto pasivo y atado a la mímesis, queda atrapado en las redes de un único saber, ajeno a la experiencia de la propia memoria social.

Tal diferencia se sostiene en la clasificación del planeta dentro del imaginario moderno/colonial por la acción de la colonialidad del poder (Quijano, 1999) cuya fuerza transforma las diferencias en valores (si no se es blanco, europeo, se es “bárbaro”, “incivilizado”, “imposibilitado para producir conocimiento”). Por eso hablar de diferencia colonial implica no sólo un cambio en la manera de analizar y comprender los acontecimientos de la sociedad y la cultura, sino que destaca la dimensión del poder que ha signado y signa tales acontecimientos produciendo una transformación radical en la perspectiva epistémica que desde allí se construye.

Pensar la diferencia colonial obliga a adoptar estrategias ideológico/simbólicas desde muy distintos ángulos de consideración: la diferencia colonial constituye una negación del valor del otro en tanto distinto del yo-sujeto-único capaz de pensar, decir y hacer. Y ese otro es tanto el marcado por la raza, la clase, el lenguaje, el género, como por el lugar en el que vive, las formas de su convivencia y, particularmente en nuestros días, por la capacidad de participar en el sistema de mercado con sus peticiones. Referimos acá a un tipo de discurso que presenta las fuerzas sociales en pro de la globalización hegemónica como una “lógica”, es decir como un fenómeno o comportamiento regular, formalizado, “naturalizado” e inevitable. El carácter regular/formal, natural e inevitable conque el discurso fuerte de la globalización se instala, se dice a sí mismo asumiéndose como expresión de una “naturaleza humana” generalizable y formalizable en la idea de dinero como medida única de valor.

Desde la perspectiva de la decolonialidad esta lógica resulta de los alcances logrados por el proyecto de la modernidad que –según señaláramos más arriba- centró su énfasis en el principio del progreso, del dominio por el ser humano sobre la naturaleza y de la monetarización capitalista de la vida humana; de allí deriva una exaltación de la cultura de la muerte tanto de los seres humanos y de sus construcciones intelectuales (“muerte de los relatos”, “muerte de las ideologías”), como del planeta mismo. El proyecto decolonial, en cambio, se impulsa con la fuerza de una retórica y con la búsqueda de unas prácticas que se orientan a la valoración de la vida y del respeto a la biodiversidad y la pluriversalidad.

3. De las categorías operativas en el pensamiento decolonial

Profundizaremos ahora en algunas de las categorías centrales de este proyecto localizado en una territorialidad bien definida y en un tiempo de crisis comparable a la que Aníbal Quijano señala desde el portal de estas páginas, análogo al que Cervantes pone voz a través de Benengeli: se trata hoy como entonces de una situación laberíntica, compleja y plena de indefiniciones, en la que el mundo se ve tensionado en el centro de una ruptura; aquella, la del señorío feudal, ante una modernidad todavía informe; hoy, ante la caída de la modernidad y las propuestas globales con sus correlatos antitéticos a través de las exacerbaciones de los autonomismos, entre las nuevas “universalidades” y los reclamos de individualidad emergentes de la/s diferencia/s específicas de cada localización geopolítica (Cfr. Palermo 2000a).

El proyecto reúne, según adelantábamos, distintas líneas de reflexión y de propuestas alternativas en pos del “desprendimiento” de A. Latina o, dicho de otro modo, su “empoderamiento”[13]. Desprendimiento de la colonialidad y construcción de su propio poder en todos los órdenes, incluido el epistémico, proceso que implica, como sostiene Quijano, “amalgamas, contradicciones y des/encuentros”.

Al surgir centralmente el problema de la validez del conocimiento tal como ha sido y es considerado en nuestras academias la cuestión radica en la reflexión sobre un problema de orden epistemológico marcado por la “diferencia colonial” que reclama dar respuesta a una pregunta inicial: ¿por qué es legítima una sola forma de conocer –la eurocentrada- y no cualquier otra? Articulada de esta manera la cuestión epistemológica, asume desde el principio la forma de una pregunta política sobre el conocimiento y coloca la cuestión en términos de lucha hegemónica al interior de un campo en el que existen (y se reconoce que existen desde esa misma hegemonía y para autovalidarse) varias formas de conocer: magia, ciencia, religión, entre otras y que resultan –para esa política- excluyentes entre sí a favor de la ciencia..

Esta es la afirmación del pensamiento moderno que equivale a aceptar que los efectos de unas formas de conocer son solamente locales o individuales y carecen de la posibilidad de generalizarse, es decir, son incomunicables[14] . Para los teóricos decoloniales esta ecuación es equivalente a la colonialidad del saber en tanto se trata de la afirmación de que existe una diferencia 'esencial' (natural, radical) entre los saberes, o de que existe una suerte de 'experiencia salvaje' frente a otra moderna, racional, desarrollada[15].

Todo ello implica que las relaciones entre las varias formas de conocer tienen la misma forma de las relaciones de poder; es decir, son 'productivas' en vez de 'opresivas', en el sentido de producir sus discursos de fundamentación (y dar razón de sí mismas). Con ello se significa que, en su comienzo, todo saber es local pero que es potencialmente universalizable en la medida en que afecte a la generalidad de las localidades. Sin embargo, ello no se vincula necesariamente con su legitimidad: un conocimiento no es más legitimo en la medida en que afecte a un espectro mayor de localidades, sino más bien puede decirse que se convierte en un conocimiento más hegemónico en tanto el lugar desde el que se produce es el lugar del poder. La legitimidad del conocimiento, por lo tanto, se vincula a su localización, es decir, si alguien se ve afectado es esa afección la que legitima el 'problema' y su capacidad para responder a él.

El proyecto del que participamos, por el contrario, se orienta a pensar para abolir la diferencia, ubicándose 'en la frontera', es decir en el lugar en el cual actúa y piensa el “otro”, se despliega el conocimiento “otro”. Y es acá donde debe actuar, necesariamente, el pensamiento crítico constituyéndose en antihegemónico en la medida en que propone movilizar el centro hacia las periferias, esto es, utilizar la memoria y la tradición[16] como una cadena de decisiones anteriores que siempre puede ser re-novada por la información periférica (y aquí la prioridad se invierte de manera que la información periférica adquiere prioridad sobre el precedente). La política que resulta de esta articulación epistemológica se dirige a generar simetría a partir del respeto por las formas de conocer del otro, reconociendo su legitimidad y no simplemente actuando con tolerancia, aceptación aparente y manipuladora que es siempre un paso necesario para incluir al otro en la propia forma de conocer, es decir, de vivir. Acá, por el contrario, se propone partir de la “información” de la considerada “periferia” y utilizar los precedentes solo como un trampolín para moverse hacia ella[17] .

Se trata de un pensamiento que se construye desde otro lugar, con un lenguaje otro, sostenido en una lógica otra y concebido desde las fronteras del sistema mundo colonial/moderno. Para ello se asienta tanto en la crítica al occidentalismo / eurocentrismo desde su condición marginal a él y por lo tanto no etnocida, como en la crítica a la misma tradición excluida en la que se radica pero que requiere ser revisada[18] .

Ese “otro lugar” –de la nueva utopía- es enunciado poéticamente por el historiador y antropólogo venezolano Fernando Coronil:

Podemos pensar un mundo donde quepan todos los mundos, en cualquier idioma, con cualquier epistemología. Pero este mundo será mejor si está hecho por muchos mundos, mundos hechos de sueños soñados en catres en los Andes y en chinchorros en el Caribe, en aymara y en español, sin que nadie imponga qué sueños soñar, hacia mundos en los que nadie tenga miedo a despertar (2007).

4. Una epistemología de “fronteras”

¿Cómo responden a estas cuestiones aparentemente insalvables o aún utópicas los teóricos del pensamiento decolonial? Apostando a la concreción de una epistemología de fronteras que persigue la “diversalidad” (Dussel), un tipo de relación interdependiente orientada a una lógica distinta que haga posible la rearticulación de las historias (memorias) locales en una “polifonía” mundial. No se trata de la idea de “totalidad” unificadora y hegemonizante que hizo posible imaginar una América Latina, sino de incorporar su pluriversalidad (Mignolo) al caleidoscopio del mundo. En consecuencia, se localiza en un pensamiento que pone distancia con las críticas esencialistas y/o antieuropeas características de la teoría de la dependencia, y que intenta dar sistematicidad a una perspectiva crítica de los fundamentalismos, del colonialismo y de los nacionalismos eurocéntricos sobre el Tercer Mundo. Es precisamente esta una de las cuestiones más decisivas en su diferencia con el latinoamericanismo autonomista de los '60, atravesado también él por un principio de totalización centrado en una monotópica internacionalidad latinoamericana hacia dentro de sí misma y desconociendo otras situaciones de dependencia similares en el mundo (de allí el encuentro con el deconstructivismo, aunque parcial, con el poscolonialismo y la subalternidad; no obstante en conjunto, todos estos movimientos intelectuales consolidan lo que Boaventura de Souza Santos ha dado en llamar una “Epistemología del Sur” [19]).

Ello no significa desconocer que su genealogía evidencia fuertes contactos con la teoría de la dependencia y la filosofía de la liberación. Sin duda en esta retórica se escuchan ecos de discursos sesentistas como el que inscribe Franz Fanon en Los Condenados de la Tierra (1961) [20] en su contacto con la izquierda europea, hecho explícito acá en el prólogo de J.-P Sartre quien manifiesta: “Europa hace agua por todas partes (…) la relación de fuerzas se ha invertido, la descolonización está en camino; lo único que pueden intentar nuestros mercenarios es retrasar su realización” (25).

Más aún, pensadores de esa militancia como E. Dussel, entre otros, se incluyen en esta comunidad de argumentación que, al mismo tiempo, encuentra vías de relación con la teoría crítica de la cultura con vecindades en las propuestas de Frankfurt. Sus diferencias más significativas se definen por el hecho de que este paradigma se construye desde la perspectiva del pensamiento de la modernidad/colonialidad sin incorporar a su episteme la del otro en tanto distinto étnica, racial, genérica, sexualmente diferenciado, según afirmábamos.

Otro tanto ocurre con el pensamiento posmoderno, ya se entienda por éste el discurso teórico que, emergiendo en el corazón mismo de la razón cartesiana la deconstruye (Derrida, Foucault, Gramsci) o aún el de las apuestas generadas por la poscolonialidad (y la subalternidad como su forma más radicalizada: Guha, Spivak, Beberly...) en tanto ambas no alcanzan a des-centrar la misma razón logo-antropocéntrica que critican. Es por eso que parecen poco permeables a aceptar que es imposible superar o trascender la modernidad sin acercarse a ella desde una perspectiva decolonizadora, desde una epistemología fronteriza tendida a la búsqueda del “desprendimiento” (Mignolo, 2005) de toda sujeción a los paradigmas inscriptos en la mente y las conciencias por la razón colonial ya explicitada.

Lo que el pensamiento fronterizo propone es pensar críticamente la diferencia colonial para generar condiciones adecuadas que propugnen la emergencia de relaciones dialógicas en las que la intervención del sujeto colonizado se encuentre en paridad y simetría con el discurso hegemonizante; en síntesis, de romper la relación de dependencia, de los hombres [y mujeres] a quienes sabiamente se les ha inculcado el miedo, el complejo de inferioridad, el temblor, la genuflexión, la desesperación, el servilismo a que refiere Aimé Cesaire. Por lo tanto, en el terreno intelectual, se trata de violentar la violencia epistémica de la diferencia colonial, de esa particular (“provinciana”) localización geopolítica del saber validada como universal. Proponer ante esta lógica monotópica, una perspectiva pluritópica como el universalismo del futuro, como el camino para un nuevo humanismo.

Pensar la instancia del presente y desde el lugar decolonial como una instancia “transmoderna” (Dussel, 1999) envía a abrir –a diferencia del posmodernismo según señalábamos- un diálogo con la alteridad no-eurocéntrica, al mismo tiempo que se efectúa una crítica a ella, con derecho a ese ejercicio crítico desde un lugar no sujetado por el poder largamente ejercido. Es el principio ético de la liberación de la humanidad en el que la alteridad forma parte legítima de ella por lo que tanto la modernidad como su “otra orilla” se co-realizan en un proceso de mutua fertilización. El prefijo “trans-“ pone en evidencia que la noción de frontera alcanza acá su más alto sentido metafórico, es decir, de sustitución y desplazamiento de universos semánticos: la frontera ya no está vinculada con el cuerpo físico de los individuos ni de los pueblos, ni tampoco con sus representaciones imaginarias, sino que se ha vuelto altamente flexible, hasta deslocalizada. La idea de un borde terco y duro, lleno de prescripciones y proscripciones ha dado lugar a otra hecha de espacios de confluencias, zonas de contacto y de interacción y diálogo, nombrando ese espacio “otro” que Hommi Bhabha (1998) llamara “in-between” .

Es ese lugar de enunciación “entre” el que define más claramente la perspectiva de la que acá nos ocupamos. La frontera como un “entre”, implica la instauración de posiciones dialógicas que permitan la circulación del conocimiento a través de fronteras en busca de una “mutua fertilización creativa”, como lo enuncia Arturo Escobar:

Se entiende por pensamiento de frontera el que emerge en los momentos de fractura dentro del imaginario del sistema-mundo produciendo una doble crítica (del eurocentrismo a la vez que de las tradiciones excluídas). Es una forma ética porque no es etnocida, y tampoco persigue la “verdad” sino la construcción de un pensamiento otro; tampoco cae en una retórica culturalista (esencialista) sino que destaca las diferencias irreductibles deshaciendo la hegemonía epistémica y moviéndose más allá de las categorías impuestas; es desplazamiento y punto de partida en tanto crítica y afirmación de un orden alternativo de lo real (2003).

Este “tercer lugar”, entonces, constituye un campo de fuerzas en el que se actualizan las contradicciones, en el que la lucha por la hegemonía se traduce en el diseño de unos lindes simbólicos, lingüísticos, subjetivos, representacionales “otros”, altamente diferenciados del canon occidental. Se trata de un espacio elusivo en el que conocer el mundo ya no significa su apropiación porque todas las reglas inventadas para ello han caído en la vacuidad y la inoperancia; es ese espacio “de la espera” en el que ya lo que era no es y en el que todo está por ser construido (Palermo, 2000).

Este tipo de relación dialógica, no obstante, no borra las contradicciones, las diferencias, las luchas, pues son ellas precisamente las que hacen posible la emergencia de la otredad y su reconocimiento:

...el pensamiento fronterizo no es un híbrido en el que se mezclan felizmente partes de distintos todos. [...] surge del diferencial colonial del poder y contra él se erige. [Es] un pensamiento desde la subalternidad colonial (como en Anzaldúa, Fanon o el zapatismo) o desde la incorporación de la subalternidad colonial desde la perspectiva hegemónica (como en Las Casas o en Marx). [...] es uno de los caminos posibles al cosmopolitismo crítico y a una utopística que nos ayuda a construir un mundo donde quepan muchos mundos (Mignolo, 2003: 58).



[1] Los recorridos efectuados en diversas áreas del conocimiento, insisten con marcada recurrencia en los espacios sociales de la exclusión en sus distintas existencias tanto en las prácticas sociales como en las discursivas que las mediatizan. Esos recorridos han puesto en juego ya una clara necesidad de orientarse hacia un proceso decolonial de las representaciones sociales.

[2] Cfr. Maldonado-Torres (2006) cuyas operaciones interpretativas sobre los problemas de racialización en el campo de los estudios sociales buscan construirse como una “gramática descolonial”, con una retórica propia.

[3] Cfr. Costa y Moszeiko, 2000, 2003 y 2007 y Cebrelli y Arancibia, 2005.

[4] Aunque los estudios de género no se circunscriben exclusivamente al análisis de lo femenino, sino que abarcan una amplia gama de realizaciones culturales de las formas de ser “sexuadas” y de los modos en que éstas se organizan en las sociedades, podría afirmarse, junto con Malcuzynski, que los productos culturales de autoría femenina ofrecen las posibilidades de generar posiciones socioideológicas que abren los límites impuestos, dando lugar a la práctica de [...] una afirmación reivindicativa, genuinamente histórica (1996: 39). En este sentido, las diversas representaciones que se trasladan en textos literarios (en este caso las referidas a las variables género) colaborarían con la instauración de un corte – ruptura y propiciarían la inclusión de un matiz de significación en los constructos identitarios naturalizados en el imaginario colectivo. En esta línea se inscribe el libro de conjunto Cuerpo(s) de Mujer... y las indagaciones de R. Juárez –como miembro del equipo- sobre textualidades estéticas de autoría femenina.

[5] Cfr. especialmente Adorno (2000), Altuna (2002), Cebrelli (2007), Mignolo (1998).

[6] Para Aníbal Quijano la colonialidad del poder se instala en el sistema de la modernidad /colonialidad sobre fundamentos racistas aunque hayan modificado su discurso y su apariencia (ver nota siguiente).

[7] “Colonialidad del poder es un concepto que da cuenta de uno de los elementos fundantes del actual patrón de poder, la clasificación básica y universal de la población del planeta en torno a la idea de ‘raza'. Esta idea y la clasificación social en ella fundada (o ‘racista') fueron originadas hace 500 años junto con América, Europa y el capitalismo. Son la más profunda y perdurable expresión de la dominación colonial, y fueron impuestas sobre toda la población del planeta en el curso de la expansión del colonialismo europeo. Desde entonces, en el actual patrón mundial de poder impregnan todas y cada una de las áreas de existencia social y constituyen la más profunda y eficaz forma de dominación social, material e intersubjetiva y son, por eso mismo, la base intersubjetiva más universal de dominación política dentro del actual patrón de poder” (“Colonialidad del poder, globalización y democracia”, paper.)

[8] Fuera de este paradigma, ubicado en la cuarta línea que acá presentamos, un joven investigador argentino, Diego Chein, lo designa “modelo identitario del progreso [MIP]” (Tesis Doctoral “Reproducción de las prácticas discursivas orales: Los cuentos de animales en los Valles Calchaquíes”, Univ. Nac. de Tucumán, 2004).

[9] Tal crítica tiene efectos directos sobre los discursos y las acciones desarrolladas por la política estadounidense bajo el imperio de su actual presidente, G. Bush, en la desatada “guerra santa” contra el “terrorismo internacional” en nombre de la defensa de principios “democráticos”, soporte jurídico y político del poder del capital.

[10] Ver los volúmenes coordinados por Castro-Gómez en el Instituto Pensar de la Univ. Javeriana de Bogotá (1998, 1999, 2000), uno de los centros académicos que en América Latina orientados en esta línea y, en particular, el que compila junto con Walsh y Shiwy (2002) desde la Univ. Andina Simón Bolívar en Quito.

[11] Para información sobre la genealogía y el estado actual de esta propuesta cfr. los citados Escobar (2003), Grosfogel (2006) y Pachón Soto 2007. Los avances del Grupo en http://www.decoloniality.net/.

[12] Grosfogel, cuyo discurso se caracteriza por el tono combativo, lo explicita de este modo: “La necesidad de un lenguaje crítico común de descolonización requiere una forma de universalidad que haya dejado de ser el diseño global/universal monológico, montópico e imperial, de la derecha o de la izquierda, impuesto por persuasión o por la fuerza al resto del mundo en nombre del progreso y la civilización. Llamaré a esta nueva forma de universalidad una ‘diversalidad radical, universal, descolonial, anticapitalista' como proyecto de liberación” (2006:44). El destacado es nuestro.

[13] La noción de “desprendimiento” es utilizada por W. Mignolo y da nombre a una colección que viene publicando Ediciones del Signo: El desprendimiento: pensamiento crítico y giro des-colonial, nº 1 y 2 (2006). Por su parte, la noción de “empoderamiento” es ya corriente en los discursos políticos y académicos devenidos de cuestiones de género y extendidos a las diferencias étnicas.

[14] Sería la posición de filósofos como Richard Rorty en nuestros días

[15] Es la consecuencia de la inicial denegación de contemporaneidad ejercida por el pensamiento dominante.

[16] Entendemos acá por “tradición” no la noción esencialista de recuperación de los orígenes sino la de inscripción

de archivo, sea a través de la escritura o de la oralidad. Analógicamente, como las marcas que van dejando en la piel, en el cuerpo, la propia biografía. De allí, según esta propuesta, que la naturaleza sea vista también, en tanto extensión del cuerpo humano, como un lugar de inscripción de la memoria de la vida en el planeta.

[17] Los estudios de género y de racialidad resultan así un aporte innegable para las búsquedas que se vienen generando. Cfr. En esta misma presentación los estudios de Roxana Juárez sobe las representaciones de género en textos poéticos.

[18] Los estudios de género y de racialidad resultan así un aporte innegable para las búsquedas que se vienen generando. Cfr. En esta misma presentación los estudios de Roxana Juárez sobe las representaciones de género en textos poéticos.

[19] A. Escobar, al remitir a esta definición explicita: “... existe una dimensión colectiva explícita para el trabajo conceptual que, aunque constituida en torno a una serie de conceptos formativos, es significativamente abierta [...] El objetivo es labrar nuevas formas de análisis, no contribuir a los ya establecidos sistemas de pensamiento (eurocéntrico), sin importar cuán críticos sean éstos” (2006:70)

[20] “Liberación nacional, renacimiento nacional, restitución de la nación al pueblo, Commonwealth, cualesquiera que sean las rúbricas utilizadas o las nuevas fórmulas introducidas, la descolonización es siempre un fenómeno violento [...] La descolonización realmente es creación de hombres nuevos. Pero esta creación no recibe su legitimidad de ninguna potencia sobrenatural: la “cosa” colonizada se convierte en hombre en el proceso mismo por el cual se libera (30-31). [Fondo de Cultura Económica de 1994]. El término “descolonización” se populariza en Argentina a través de publicaciones de vasto alcance, como Primera Plana. Así en “Documentos para una discusión: Cultura: Colonia y liberación” (23/ V/ 72, p.31) donde se incluyen fragmentos de Fanon, John William Cooke, Mao Tse Tung y J.D. Perón]. Información proveniente de la investigación de la Dra. Fabiola Orquera, integrante de este Proyecto, en Informe de Avance a CONICET 2007.

Bibliografía

ADORNO, Rolena, (2000), “La pertinencia de los estudios coloniales para el nuevo milenio”, en Andes. Nº 11, Salta: CEPIHA, Univ. Nac. de Salta: 15-25.

ALTUNA, Elena, (2002), El discurso colonialista de los caminantes. Siglos XVII-XVIII, An-Arbor, Berkeley: CELAPC y Latinoamericana Ed.

CASTRO GÓMEZ S, y MENDIETA, S. (coord.) (1998) Teorías sin disciplina. Latinoamericanismo, poscolonialidad y globalización en debate, México: Univ. of San Francisco.

CASTRO-GÓMEZ, GUARDIOLA RIVERA Y MILLÁN DE BENAVIDEZ (Ed.) (1999) Pensar (en) los intersticios. Teoría y práctica de la crítica poscolonial. Bogotá: Centro Ed. Javeriano.

CASTRO-GÓMEZ (Ed.), (2000), La reestructuración de las ciencias sociales en América Latina, Bogotá: Univ. Javeriana, Int. Pensar

CASTRO-GÓMEZ, Santiago, (2008), “El lado oscuro de la época ‘clásica'. Filosofía, ilustración y colonialidad en el s. XVIII, en VVAA, El color de la razón: racismo epistemológico y razón imperial, Bs. Ed. del Signo, Serie Pensamiento crítico y opción decolonial, Nº 3.

CEBRELLI, A. y ARANCIBIA, V., (2005), Resentaciones sociales. Modos de mirar y hacer. Salta: U.N.Sa.: CEPIHA.

Cebrelli, Alejandra.

CORONIL, Fernando, (2007) “El Estado de América Latina y sus Estados. Siete piezas para un rompecabezas por armar en tiempos de izquierda”, en Rev. Nueva Sociedad, Nº 210 (www.nuso.org).

COSTA, R. y MOZEJKO, D., (2001), El discurso como práctica. Lugares desde donde se escribe la historia, Rosario: Homo Sapiens Ed.

DUSSEL, Enrique ,(2001), “Eurocentrismo y modernidad (Introducción a las lecturas de Frankfurt), en Mignolo (comp.) Capitalismo y geopolítica del conocimiento. El eurocentrismo y la filosofía de la liberación en el de bate intelectual contemporáneo, Bs. Aires, Signos: 57-70.

------------------, (1999), “Más allá del eurocentrismo: el sistema-mundo y los límites de la modernidad”, en Castro-Gómez, Guardiola Rivera y Millán de Benavides, Pensar (en) los intersticios. Teoría y práctica de la crítica poscolonial.

ESCOBAR, Arturo, (2003), “'Mundos y conocimientos de otro modo'. El programa de investigación modernidad/colonialidad latinoamericano”, III Congreso Internacional de bLatinoamericanistas en Europa, Ámsterdam. Editada en Tabula Rasa. Revista de Humanidades Nº 4, enero-julio del 2006, Univ. Colegio Mayor de Cundinamarca: 50-161.

-------------------, (2005), “La cultura habita en lugares: reflexiones sobre el globalismo y las estrategias subalternas de localización”, en Más allá del Tercer Munso. Globalización y diferencia, Univ. del Cauca: Inst. Colombiano de Antropología e Historia, 157-193.

GROSFOGUEL, Ramón (2006) “La descolonización de la economía política y los estudios poscoloniales. Transmodernidad, pensamiento fronterizo y colonialidad global”, en Tabula Rasa. Revista de Humanidades Nº 4, enero-julio del 2006, Univ. Colegio Mayor de Cundinamarca: 17-47.

MALDONADO-TORRES, Nelson, (2006), “La topología del ser y la geopolítica del saber. Modernidad, imperio, colonialidad”, en VVAA (Des)Colonialidad del ser y del saber (videos indígenas y los límites coloniales de la izquierda), Bs. Ed. del Signo, Serie Pensamiento crítico y opción decolonial, Nº 2.

MALKUSINSKY, Pierrette (1996) “Bajtin, literatura comparada y sociocrítica feminista”, en Revista de Literatura Comparada, México: UNAM, Fac. de Filosofía y Letras, 1996.

MIGNOLO, Walter, (1998), The Darker Side of de Renaissance. Literacy, Territoriality & Colonization, The Univ. Michigan Press. Ann Arbor

------------------- (2005), Mignolo, W. (Org.) El desprendimiento: pensamiento crítico y giro des-colonial, Cuadrenos 1 y 2 (varios autores), Bs. Aires: Ediciones del Signo.

PACHÓN SOTO, Damián, (2007), “Nueva perspectiva filosófica en América Latina: El Grupo Modernidad/Colonialidad”, www.nuevasideasdamian.blogspot.com

PALERMO, Zulma (2000ª) “Semiótica del vacío y de la espera”, Dispositio/n nº 51, Univ. Of Michigan, 13-26.

QUIJANO, Aníbal, 2000, “Colonialidad del poder, eurocentrismo y América Latina”, en Lander, E. (comp..): 201-246.

/ / /

La estética de la ética y la política de la neutralidad

por Jorge Majfud, The University of Georgia

La Inteligencia colectiva

por Jorge Majfud, The University of Georgia

Palabras que curan, palabras que matan

por Jorge Majfud, The University of Georgia

La realidad del deseo

por Jorge Majfud, The University of Georgia

Breve historia de la idiotez ajena

por Jorge Majfud, The University of Georgia

Entre curandero y terapeuta o el miedo a la libertad

por Jorge Majfud, The University of Georgia

Blanco x Negro = Negro

por Jorge Majfud, The University of Georgia

En defensa de los valores de la inferioridad natural de las mujeres

por Jorge Majfud, University of Georgia

América y la utopía que descubrió el capitalismo

por Jorge Majfud, The University of Georgia

Venezuela, la encrucijada Histórica de un pueblo

por Maximilien Arvelaiz, Moises Durand

Estados desunidos de América

por Jorge Majfud

LA RECUPERACION DEL PARAISO

por Alejandro Serrano Caldera

El imperio de los falsos dilemas. Providas y proabortos

por Jorge Majfud

La rebelión de la alegría

por Jorge Majfud

Una sola Bolivia, blanca y próspera

por Jorge Majfud, The University of Georgia

El bombardeo de los símbolos

por Jorge Majfud

Bienaventuranzas del libre mercado

por José Toledo Alcalde

La irrupción de lo invisible

por William Ospina

La gestación del pueblo brasilero, la universidad y el saber popular

por Leonardo Boff / Servicios Koinonia

"Haya de la Torre y Julio Antonio Mella en México" Carta alusiva del autor

por Ricardo Melgar

La revolución en los claustros

por Por Julián Bruschtein

Eduardo Galeano y los ojos abiertos de América Latina

por Jorge Majfud, Lincoln University of Pennsylvania

El complejo de Malinche

por Jorge Majfud, Lincoln University

El continente mestizo Adelanto de las conclusiones finales del libro La literatura del compromiso

por Jorge Majfud

Al César lo que es de Dios

por Jorge Majfud, Lincoln University

El feminismo conservador

por Jorge Majfud, Lincoln University of Pennsylvania

Estado, divino tesoro

por Jorge Majfud, Lincoln University of Pennsylvania

¿Por qué vivo en Estados Unidos?

por Jorge Majfud, Lincoln University of Pennsylvania

Diez tesis acerca del sentido y la orientación actuales de la investigación sobre la globalización

por François de Bernard

El eterno retorno de Quetzalcóatl II* Quetzalcóatl y Ernesto Che Guevara

por Jorge Majfud, Lincoln University

La política santa y el temblar de los templos

por Jorge Majfud, Lincoln University

Revistas de Pensamiento y Estudios Latinoamericanos:

por CECIES

El capital intelectual

por Jorge Majfud, Lincoln University

Trabajo y migración en las fronteras de la precarización

por Daniela Romina Ferreyra (FFL, UBA)

Entre la pedagogía freireana y el pensamiento decolonial

por Inés Fernández Moujan, Universidad Nacional de Río Negro

(DIS)LOCACIONES DE LA GLOBALIZACIÓN

por Ana Carolina Dilling, FFL UBA

Colonialidad del ser, delimitaciones conceptuales

por María Marta Quintana, Universidad Nacional de Río Negro

LA OPCIÓN DECOLONIAL

por Zulma Palermo, Univ. Nac. de Salta

Racismo cultural, migración y ciudadanía

por Lucía Alicia Aguerre

Monopolio de la palabra y disputa de sentido

por Rosario Sánchez (UBA)

El Desastre Natural. Una lectura alternativa

por Margarita Gascón (CONICET, Instituto de Ciencias Humanas, Sociales y Ambientales, Centro Científic)

Cine latinoamericano

por Jorge Majfud, Lincoln University

Notas al margen del camino*

por Jorge Majfud

Pensamientos sobre la integración latinoamericana: un corpus textual

por Gerardo Oviedo UBA-UNLP-USES

El Producto de la Bestia Interior

por Jorge Majfud, Lincoln University

Disculpen la molestia

por Eduardo Galeano

UNA DECLARACIÓN FEMINISTA AUTÓNOMA

por Encuentro Feminista Autónomo, Ciudad de México

AHORA, QUE JUEGEN LOS NIÑOS

por Eduardo Bustelo Graffigna, Universidad de Cuyo

Interculturalidad, verdad y justicia

por Dina Picotti, Universidad de General Sarmiento

SEGUNDA INDEPENDENCIA, Nuevas formas de democracia en América Latina

por Dina Picotti, Universidad de General Sarmiento

El realismo mágico latinoamericano Honduras y Uruguay: tan diferentes, tanto iguales

por Jorge Majfud, Lincoln University

Cultura Popular e Imaginario Social

por Adriana Fernández Vecchi

La guerra ilustrada, una visión del conflicto hispano norteamericano

por Carlos Javier Pretti (CONICET)

Morir en América latina en los tiempos de las revoluciones

por Gustavo Ortiz (CONICET)

¿INDIANISMO O INDIGENISMO?

por Gustavo R. Cruz

Superhéroes (V) La cultura de las máscaras

por Jorge Majfud, Lincoln University.

La Virgen y el Quetzal, memoria profunda de Amerindia

por Jorge Majfud, Lincoln University

Salvación colectiva por la sociedad

por Canzutti Alan, UNCo

La vanidad de los pueblos

por Jorge Majfud, Lincoln University.

Armas y letras

por Jorge Majfud, Jacksonville University

El insospechado universo de Amerindia (I)

por Jorge Majfud, PhD. Jacksonville University

Soliloquio debajo del puente Lavalle (San Salvador de Jujuy)

por Mario Vilca (UNJ)

El hombre nuevo en la crítica moderna

por Jorge Majfud, Jacksonville University

Los ojos cerrados a la espera del sol maduro

por Mario Vilca (UNJ)

Manifiesto Antipaisajístico

por Mario Vilca (UNJ)

El motor de las contradicciones

por Jorge Majfud, PhD. Jacksonville University

El vuelo de la serpiente en el pensamiento latinoamericano

por Jorge Majfud (Jacksonville University)

El nacimiento del humanismo moderno

por Jorge Majfud (Jacksonville University)

Poder, autoridad y desobediencia

por Jorge Majfud (Jacksonville University)

Carta a los rectores de las universidades europeas

por Antonin Artaud

Lo que siempre son los otros

por Manuel Cruz

Memorias de estudiante

por Jorge Majfud (Jacksonville University)

El identificador de textos

por Jorge Majfud

El futuro del Foro Social Mundial

por Sergio Ferrari

Revoluciones, nuevas tecnologías y el factor etario

por Jorge Majfud

Reorientaciones temáticas y giros conceptuales en la Filosofía de la Liberación contemporánea

por Gerardo Oviedo (UBA, UCES, UNC)

Nuestro idioma es mejor porque se entiende

por Jorge Majfud

Ernesto Sábato, un profeta altermundista

por René Báez

Historicidad y crisis económica

por Norman Palma (Univ. París)

2012 y la cosmología Maya

por Norman Palma (Univ. París)

PENSAMIENTO ALTERNATIVO en la ARGENTINA

por Juana Fátima Luna (UCES)

La Identidad juvenil en el contexto de la Generación de la Reforma Universitaria de 1918

por Uriondo, Ernesto Manuel UNLa

La imaginación de la historia

por Jorge Majfud (Jacksonville University)

Política y economía norteamericana

por Jorge Majfud (Jacksonville University)

Mitos fundamentales sobre la inmigración

por Jorge Majfud (Jacksonville University)

Un ejercicio de pensamiento alternativo latinoamericano

por Ricardo Nicolon

Barbarie, un antiguo debate

por Gregorio A. Caro Figueroa (Todo es historia)

Sarmiento, un torrente vital

por Gregorio A. Caro Figueroa

EL PENSAMIENTO ALTERNATIVO

por Julian Sabogal Tamayo

LAS TEORÍAS DEL MODELO IMPERANTE Y LA NECESIDAD DEL PENSAMIENTO ALTERNATIVO

por Julian Sabogal Tamayo

Indignación

por Chantal Maillard

Althusser, los estudios culturales y el concepto de ideología

por Santiago Castro-Gómez (Universidad Javeriana)

La hora del individuo mundo

por Edgar Borges

Cultura y culturas: Desde la colonialidad del poder y desde los pueblos indígenas (Parte I)

por Rodrigo Montoya Rojas

Una admirable radiografía del disparate que nos comprende como humanos

por Jorge Dobal

La construcción histórica y pluriétnica de los Derechos

por Alberto Filippi (Università degli Studi di Camerino)

Algunas apreciaciones de la juventud latinoamericana

por Ernesto Uriondo (Universidad Nacional de Lanús)

Vigencia de Braudel

por Gregorio A. Caro Figueroa

Entrevista a Jorge Majfud

por Analía Gómez Vidal

Arquitectura, urbanismo y modernidad

por Rafael Ojeda

La identidad del nuevo cine crítico estadounidense

por Jorge Vergara Estévez

Crítica del paradigma del progreso

por René Báez

Iconografía del libro CONTRACULTURA JUVENIL

por Hugo E. Biagini (CONICET - Academia de Ciencias)

Quo vadis Europa?

por Francois de Bernard (GERM)

Cuna de la utopía

por Javier Lajo

La cultura desde las culturas

por Javier Lajo

Horacio C. Guldberg, lector de Ezequiel Martínez Estrada. Praxis utópica y ensayo latinoamericano

por Gerardo Oviedo, Universidad de Buenos Aires y Universidad Nacional de Córdoba.

Crítica literaria: Antología de crónica latinoamericana actual

por Darío Jaramillo Agudelo

El peso del pasado

por Gregorio A. Caro Figueroa

La generación FaceNoBook

por Jorge Majfud (Jacksonville University)

La realidad y la contra realidad

por Edgar Borges

Carlos Fuentes y la identidad latinoamericana

por Alejandro Serrano Caldera

El preservar y el cambiar

por Gregorio A. Caro Figueroa

Bolivarianos de la Revolución de Mayo

por Jorge Torres Roggero

Lo americano en los circuitos del espanto. Rodolfo Kusch

por Mario Vilca (Universidad Nacional de Jujuy)

‘Intellectus interruptus’: El recorte y la austeridad llegan a la literatura periodística

por Jorge Majfud

A propósito del Día Internacional de la Mujer: Rosa y Clara, dos nombres para la libertad

por Daniela Saidman (Desde Venezuela. Colaboración para ARGENPRESS CULTURAL)

La ciudadanía sudamericana

por Jorge Zavaleta Alegre (Desde Lima, Perú. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Primero de mayo

por Dr.Ricardo Melgar Bao Instituto Nacional de Antropología e Historia

LOS LINEAMIENTOS DE CUBA A LA LUZ DE LA CRÍTICA DEL CHE A LA ECONOMÍA DE LA URSS

por Sirio López Velasco (FURG-Brasil)

Hacia una historia para la integración latinoamericana

por Edmundo Aníbal Heredia (CONICET)

¿Qué interculturalidad?

por Julio Eduardo Torres Pallara

La humanidad y el planeta

por Rodolfo Bassarsky

El juez de fútbol y el juicio ético

por Hugo Lovisolo, Ronaldo Helal

Mito, utopía y cuestionamiento en la conquista y colonización de América

por Ernesto Barnach-Calbó, Miembro a título individual del Consejo Español de Estudios Iberoamericanos

Manuel Ugarte anduvo en los senderos del Ecuador (I)

por Por Daniel Kersffeld, especial para El Telégrafo

EXPLICITAÇÃO DOS CONCEITOS DAS DIRETRIZES CURRICULARES GERAIS NACIONAIS PARA A EDUCAÇÃO AMBIENTAL

por Sirio Lopez Velasco

EN TORNO A LA OTREDAD: PARADIGMAS Y COMPORTAMIENTOS

por Ernesto Barnach-Calbó Martínez (CEEIB)

Ambrosio Lasso, el ‘Coronel’ de los indígenas

por Daniel Kersffeld

Enrique Terán o el socialismo del desencanto

por Daniel Kersffeld

Reflexiones sobre la “Declaración Universal de la Democracia”

por V COLOQUIO INTERNACIONAL DE FILOSOFIA POLITICA

La segunda juventud de Marx

por Francesc Arroyo

UN CIUDADANO ESCLARECIDO: SILVIO KREMENCHUZKY

por SILVIO KREMENCHUZKY

Yo, Artigas

por Sirio López Velasco

La soledad latinoamericana

por Emir Sader (UERJ)

Integración Programática y Fáctica de la Primera Independencia a Unasur

por Hugo E. Biagini (Academia de Ciencias de Buenos Aires)

Hermes Benítez: “Los partidarios del magnicidio de Allende no comprenden el significado de su sacrif

por Mario Casasús

Costa Rica y Brasil: jóvenes disconformes

por Rafael Cuevas Molina (Presidente AUNA-Costa Rica)

El ensayo Nuestra América y el tiempo presente

por Rafael Cuevas Molina/Presidente AUNA-Costa Rica

UNA ENSEÑANZA SIN REPROBACIÓN ES POSIBLE

por Sirio López Velasco

Éloge de la lenteur / Elogio de la lentitud

por François de Bernard

PRESENTACIÓN DE EL NEUROLIBERALISMO Y LA ETICA DEL MÁS FUERTE

por Hugo Biagini

El adolescente y el mundo contemporáneo de la economía de mercado

por Jesús María Dapena Botero

Bolívar en la revolución latinoamericana

por Laureano Vicuña Izquierdo / El Telégrafo (Ecuador)

La Dirección de Ayotzinapa

por Fernando Buen Abad Domínguez

La lectura: ¿una práctica en extinción?

por Marcelo Colussi

Mensaje de Federico Mayor

por Federico Mayor

Albert Camus, del enigma y de la rebeldía. La revuelta. El gran grito de la rebeldía humana

por Gabriella Bianco

Ética de la Reciprocidad y Educación Andina

por Macario Coarite Quispe

ASÍ EN LA PAZ COMO EN LA GUERRA

por Jorge Brioso (Carleton College) y Jesús M. Díaz Álvarez (UNED)

Charlie Hebdo: una reflexión difícil

por Boaventura de Sousa (Universidad de Coimbra - Portugal)

UNA NACIÓN ANTROPOLÓGICA

por Edmundo Heredia (UNC-CONICET)

Desafío para la Filosofía en el siglo XXI

por José Luis Ayala

Alegato contra el coleccionismo privado de manuscritos

por Horacio Tarcus (Doctor en Historia, director CeDInCI/UNSAM, investigador independiente del Conicet)

El graffíti como forma de expresión contra-hegemónica y de emancipación social

por Randal Cárdenas-Gutiérrez

“TODOS SOMOS AMERICANOS” (El Presidente Obama)

por Ernesto Barnach-Calbó

Que la tortilla se vuelva. Una mirada sobre La Voz de la Mujer

por Camila Roccatagliata (Universidad Nacional de La Plata)

Análisis sintético de El Eterno Retorno de los Populismos

por Nidia Carrizo de Muñoz

Texto alusivo a la presentación del libro EL SUPLICIO DE LAS ALEGORÍAS de Gerardo Oviedo

por Hugo E. Biagini

CORREDOR DE LAS IDEAS DEL CONO SUR: REPERTORIO DOCUMENTAL

por Hugo Biagini, Lucio Lucchesi (comps.)

Pensamiento emancipador en el Caribe

por Adalberto Santana

Las traducciones al español de Le temps retrouvé de Marcel Proust

por Herbert E. Craig (Universidad de Nebraska)

Presentación del libro Cartas de Ricardo Rojas

por Hugo Biagini

El posprogresismo en América Latina. Algunas ideas pensadas en voz alta

por Sirio López Velasco

Fernando Aínsa, la reinvención de la utopía

por Edgar Montiel

Las reescrituras del yo en los borradores del último Alberdi

por Élida Lois

ROSARIO BLÉFARI O LA PALABRA MEDIÚMNICA

por Hugo Biagini

Entre cabezas y trash. Cine y clases subalternas en la Argentina 1990-2016

por Demian Alsina Argerich

A World Beyond Global Disorder: The Courage to Hope

por Fred Dallmayr y Edward Demenchonok (eds.)

ENSAYISTAS.ORG incorporó al CECIES entre sus páginas

por CECIES

El Corredor de las Ideas en Pacarina del Sur

por CECIES

UNA FIGURA CONSULAR

por Hugo E. Biagini

L’écoute d’un ami hors norme

por Marcelo Velarde Cañazares

EL MISTERIOSO TRASFONDO DE UNA PIEL ROSADA

por Hugo E. Biagini

/
/ /
/