name="bordes_r1_c1"

Proyecto: DICCIONARIO DEL PENSAMIENTO ALTERNATIVO II

Macedonismo

por Horacio Eduardo Ruiz
 


Macedonio Fernández, identificado por Enrique Lihn como uno de los ancianos de la tribu, integra” una cofradía secretamente abierta, de la que entran y salen parcialidades de autores, y sólo muy rara vez algún autor completo de unas Obras Incompletas” (Conversaciones con Enrique Lihn, 105).

De hecho, el “ismo” del título se convierte en sospechoso, ya que si todo ismo forma sustantivos que suelen significar doctrinas, sistemas, escuelas o movimientos (Diccionario de la Real Academia Española) en el caso del autor de Adriana Buenos Aires, primera novela mala (1922), carece de un valor preciso.

En Macedonio Fernández (1) Jorge Luis Borges es el primero en reconocer las huellas de quien llamará su “maestro oral”. Expresa: “Yo por aquellos años lo imité hasta la transcripción, hasta el devoto y apasionado plagio” (7). En la revista Crisis la voz de Macedonio replica – una contestación anterior a la pregunta, como le hubiera agradado al autor de Papeles de Reciénvenido (1929) – en un tono entre la ironía y el agradecimiento: “Nací porteño y en un año de 1874, todavía no pero un poco después comencé a ser citado por Jorge Luis Borges con tan poca timidez de encomios que por el terrible riesgo a que se expuso con esta demencia, comencé a ser el autor yo de lo mejor que él había producido” (29).

Es indubitable que en esta “intersección” se patentiza la concepción menardiana (2) de Borges (Ficciones, 1944), recurso, sin duda, proveniente de Macedonio. El desplazamiento de la escritura de Macedonio opera desde el sesgo y lo velado en un ámbito de extraterritorialidad. La característica peculiar de Macedonio –huella dactiloscópica- estriba así en una “imposibilidad”: la de sistematizar el pensamiento. Articula en su producción poesía, metafísica y sobre todo un humor crítico elevado a la categoría de género que desestabiliza el sistema hegemónico imperante. De acuerdo con Adolfo de Obieta:

 
  (…) casi no existe Macedonio Fernández en la historia de la filo-

  sofía argentina. Ni como protofilósofo. Ni como metafísico-fic-

  ción (…) existe solo en la intuición de algunos. Hay cierta lógica:

  él jugó a la Inexistencia y los Inexistentes (…) y ahora le cuesta

  entrar en la existencia filosófica argentina (…) a él le complace-

  ría más dar trabajo como heterodoxo que como metafísico silves-

  tre o autodidacto. Supongo que le gustaría más salir que entrar a

  los manuales de historia filosófica (3)

 
De acuerdo con Héctor Libertella su extraterritorialidad (como la de Felisberto Hernádez ) se apoya en una cartografía lecto-escritural, cuyo a priori asume que lo fundamental de la lectura no está nunca escrito. Se basa en su particular teoría yoísta (Almismo Ayoico) sin la cual no se puede entender su escritura.

1) Me remito a la edición de Germán L. García (Buenos Aires, 1969).

2) El Quijote original, si insistimos creer en su existencia, desapareció con el lector Cervantes. En esta hipótesis está el germen de la actitud macedónica.

3) Crisis, Buenos Aires, número 15, julio de 1974, 29.

En No toda es vigilia la de los ojos abiertos (1929) expresa: “No hay pluralidad de sentir porque no hay yo: sólo hay pluralidad de estados, variedad en una única Sensibilidad” (183).

Ahora bien, en la “realidad” pan-psíquica solamente existen afecciones y representaciones. Su Almismo Ayoico es “una palabra a la que no acompaña una imagen específica, propia sólo de ella, no tiene sentido (…) Si ninguna imagen hay, como en el caso del noumeno o del yo (…) ningún pensamiento puede aludirse con ella: es sólo un verbalismo” (107).

 
MUSEO DE LA NOVELA DE LA ETERNA: LA ALTERNATIVA.
 
Museo de la novela de la Eterna (CEAL, 1967) o “primera novela nueva” (4) ideada como correctivo para su “última novela mala” (Adriana Buenos Aires, 1922) inaugura la novela collage y propicia, sin duda, una literatura inclausurada a través del fragmentarismo y el descentramiento. Museo es un espacio irreductible cuyos componentes –en apariencia autónomos como su no-filosofar- no se vinculan jerárquicamente, difuminándose así la noción de centro. De tal manera, la “fractura” del discurso se erige en estrategia macedónica que pone no sólo en crisis la isotopía del enunciado sino que, además, lo convierte, a la maniére de Wittgenstein, en una forma de juego. Desde un “yo” adventicio crea su peculiar ontología:

 

  La Realidad y el yo, o principalmente el yo, la Persona (haya o no

  Mundo) sólo se cumple, se da por el momento altruístico de la pie-

  dad (y de la complacencia) sin fusión en pluralidad. El acto no ins-

  tintivo de Piedad, reteniéndose el lúcido discernimiento de plurali-

  dad, sin confusión del Otro con el Nosotros, es la finalidad del Ha-

  ber Algo y es sólo lo ético: ser otro todavía en el hacerlo todo por

  otro (5)

 
Con respecto a su asistemática novelística, la “teoría” de Macedonio consiste en una especie de “imposibilidad”. En “Al que quiera escribir esta novela. Prólogo final” esboza el estado de no-existencia efectiva:
 
  (…) sólo que podría cumplirse la novela de varias personas que se

  juntan para leer otra, de manera que ellas, lectores-personajes, lec-

  tores de otra novela, personajes de ésta, se perfilan incesantemente

  como personajes existentes, no “personajes”, por el contrachoque

  con las figuras e imágenes de la novela por ellos mismos leída (27)

 
Macedonio es contestatario desde dos perspectivas: la metafísica y la inmortalidad.

Félix Geney Beltrán (El biógrafo de su lector. Guía para leer y entender a Macedonio Fernández, 2003) intenta dilucidar el objetivo macedónico mediante “la explicación de cómo, a través de las digresiones, los juegos metaliterarios, logra el novelista provocar en el lector un efecto estético que lo lleva a concluir la negación metafísica de la realidad y la afirmación de la inmortalidad del ser” (192)

La Eterna se erige en rizoma, en desplazamiento: “Ella es la más fuerte descentración: ahí y en “La eterna” trabajo contradictoriamente su descentración: no la

4) Novela teórico-experimental anticipada en la revista Libra (1929) y editada en 1967.

menor, de ser un viviente en lugar de otro, sino la máxima, de ser a imagen, de ser y parecer no ser real y viceversa” (22). Así llega a conformar un espacio, un no-lugar (la Novela Museo) en donde lo visible/invisible colisionan (casi como la tensión de considerar a Macedonio si es o no vanguardista):

 
  Si me ha salido una novela-museo, qué importa si logro interés por

  el relato y mientras el lector se cree lector porque los personajes le

  son personajes en la novela y en los prólogos aunque leve, ahuma-

  damente entrevistos y en actos y en hechos truncos (41)

 
PENSAMIENTO AUTOGESTIONARIO.

El pensamiento autogestionario de Macedonio (5) es un evento –stricto sensu según la definición popperiana- verdadero espacio conceptual que lo revela como al neosocrático criollo. Su identidad se parangona, de manera virtual, como piedra del escándalo, a una figura laica y quijotesca, imagen suspicaz a la que familiarmente se la exorciza con el nombre de pila. A partir de la mencionada extraterritorialidad embate contra el canon e incluso, a pesar de colaborar en algunas revistas vanguardistas, arremete, con talante burlón, contra las mismas vanguardias a las que observaba con recelo desde su trasvasamiento espurio (6).

De tal manera, decir Macedonio es pensar en un borrador permanente y es mentar una forma de arbitrariedad que garantiza –para nuestra tranquilidad- la identidad del individuo biográfico y biológico. Del mismo modo, el “autor” (“Prólogo a mi persona de autor”, MNE) se presenta difuminado en su humorística.

Con respecto al biografiado y siguiendo a Fredric Jameson es posible que la figura del biografiado se conciba mediante ideologemas. Entonces, ¿desde dónde anclar al Macedonio-persona/ Macedonio-escritor-filósofo, si el propio actor se nos revela como un escurridizo impugnador de cualquier falsificación biográfica? En Continuación de la nada (mitad inconfundiblemente segunda) manifiesta esta laya:

 
  Por el momento no tengo más de cincuenta años, lo que no es mucho

  si se tiene en cuenta mi primera fecha. Contando los que viviré toda-

  vía algunos me dan sesenta: descontando lo dormido con ojos abier-

  tos (he leído tanto, se hace tanta política en mi país, hay tantos vege-

  talistas, moralistas, salvacionistas, tantas estatuas de hombres abne-

  gados (…) tantos mártires de la obra pedagógica, tantos centenarios

  de hombres ilustres a causa de que cada uno de ellos tuvo su respec-

  tivo nacimiento, fecha que se soporta cada año por impulsión aniver-

  saria, tantos conferencistas y concertistas, tantos discursos de “piedra

  fundamental” de inauguración) me atengo, por contradecirlos, a cua-

  renta (“Autobiografía por encargo”, 4)

 
En “Biografía por correo” recibe una carta de “Otro”, es decir: de nadie. Aquí se plasma su metafísica –que algunos han llamado erróneamente metafísica negativa- en la cual Ser es Uno.

5) En Una modernidad periférica Beatriz Sarlo rescata su narrativa antirreferencial replegada en la ciudad y su descentramiento del “ser argentino”.

6) Para Julio Prieto el carácter excéntrico de Macedonio representa una encarnación más fiel al “espíritu de vanguardia”, en la radicalidad de su crítica a la de sus contemporáneos y relativamente infiel a los manifiestos locales.

 
  La presencia del “otro” revela otra faceta macedónica en esa misiva:

  (…) Macedonio Fernández no nació desnudo. Para mí que nació deso-

  llado. Por eso se abriga tanto (…) Pero de él no me ha quedado ningu-

  na imagen. Apenas una dedicatoria a lápiz en un tango de cuyo título

  es autor. Claro está. Tango del pensar (…) Y hoy salí resuelto a con-

  seguir sus libros. Solo di con dos: Los Papeles y Una novela que co-

  mienza. Los demás estaban agotados (…) No voy a seguir esta carta.

  Ya se me pasó el impulso y a Macedonio Fernández no quiero servir-

  le refritos. Pero quiero verlo. Quiero que me conteste esta carta largo

  y tendido. No sé con qué derecho lo pretendo. Ni a título de qué. No

  voy a disfrazar tampoco el quiero con sus ropas de trabajo, de deseo,

  mal vestido de etiqueta (7-8)

 
De hecho, su Almismo Ayoico pone en crisis todo intento biográfico, “pura construcción” en el sentido que Pierre Bourdieu asigna a la bio-grafía. Este expresa: “El relato, tanto si es biográfico como autobiográfico, como el del entrevistado que se entrega al entrevistador, propone unos acontecimientos que sin estar todos y siempre desarrollados en su estricta relación cronológica (…) tienden o pretenden organizarse en secuencias ordenadas según relaciones inteligibles” (75)

Ahora bien, en el artículo “Jorge Luis Borges en el imaginario del texto electrónico” hipotetizo que la escritura del autor de El Aleph (1945) es una hipertextualidad explícita en un medio no electrónico. Este hecho, marcado como hito en nuestra literatura, tiene el antecedente del viejo Macedonio: su asecuencialidad o caos que conlleva su propia lógica es una organización de sentidos fundada en parcelas fractales (7)

DISQUISICIONES (INCONCLUSAS).

La despersonalización macedónica (a diferencia de la de sus coetáneos impulsados por las modas vanguardistas) difumina no sólo la identidad autor-lector sino que imposibilita la distinción Sujeto-Objeto. En No toda es vigilia la de los ojos abiertos (1928) evoca: “Yo niego el mundo exterior en intrinsiquez: psicológicamente no hay ninguna diferencia entre la lluvia efectiva y la soñada. Vale decir que nosotros tenemos imágenes de las mismas cosas, unas veces dependientes de la voluntad y otras no” (97)

Imagen y percepción componen el ámbito del ser que Macedonio denomina Representación y ésta, junto a la Afección, integra la totalidad del Ser.

A fin de sistematizar lo asistemático Macedonio se propone en esta novela generar un arduo debate con la intelligentzia porteña:

 
  El Mundo, el ser, la realidad, todo es un sueño sin soñador: un solo

  sueño, sólo un sueño y el sueño de uno solo; por tanto, el sueño de

  nadie, tanto más real, cuanto más es enteramente un sueño. Lo irre-

  al, la inexistencia, es la materia, supuestamente excitante de aquel

  sueño; la materia, lo que nunca pudo ser, pues no es soñable (73)

  Macedonio pone en jaque la “invención” de cualquier origen. Argumenta:

  Si ignoro qué distingue al ensueño de la realidad y por ello em-

  prendo una indagación, ignoro si actualmente, al escribir o indagar,

7) Ver Ruiz, Horacio E.: “Pensamiento fractal” en Diccionario del Pensamiento Alternativo, 2008.

estoy soñando o no. Lo que no se ha pensado preguntarse es si esta

rara investigación puede emprenderse sin absurdo inicial (70)

 
De manera humorística, según su propia autodefinición, y con talante desafiante, se planta frente al anémico mundo académico. Al hostigar ese mundillo esencialmente escrito y pacato privilegia la oralidad (maestro oral para Borges) y busca en la confraternidad de las pensiones, en la calle y sobre todo en el café bohemio un diálogo (8) que hace de su producción un acto de vida, a partir de un bregar artesanal e intransferible.

8) En 1897 Macedonio decide fundar en Paraguay, bajo la influencia de los utopistas Saint Simon y Fourier una colonia comunitaria utópica de sesgo anarquista.(Véase Biagini, Hugo. “Macedonio Fernández y su ideario filosófico”)

BIBLIOGRAFIA CONSULTADA.

Biagini, Hugo. “Macedonio Fernández y su ideario filosófico”, Estudios de Literatura Argentina, número 7, Buenos Aires: Facultad de Filosofía y Letras, U.B.A., 7-16.

Bloom, Harold. La angustia de las influencias. Caracas: Monte Avila, 1991, 13-25.

Bordieu, Pierre. “La ilusión biográfica” (Cap.3, anexo 1). Razones prácticas. Sobre la teoría de la acción. Barcelona: Anagrama, 1997.

Borges, Jorge L. Obras completas. Buenos Aires: Emecé, 1974.

Fernández, Macedonio. Adriana Buenos Aires, última novela mala. Buenos Aires: Corregidor, 1974.

---------------------------- Continuación de la nada (mitad inconfundiblemente segunda) en http://www.librodot.com/.

--------------------------- Museo de la novela de la Eterna. Buenos Aires: Corregidor, 1975.

--------------------------- No toda es vigilia la de los ojos abiertos. Buenos Aires: CEAL, 1977.

Geney Beltrán, Félix. El biógrafo de su lector. Guía para leer y entender a Macedonio Fernández. México: Tierra Adentro, 2003.

Lastra, Pedro. Conversaciones con Enrique Lihn. México: Universidad Veracruzana, 1980.

Libertella, Héctor. Las Sagradas Escrituras. Buenos Aires: Sudamericana, 1993.

Prieto, Julio. Desencuadernados: vanguardias excéntricas en el Río de la Plata. Rosario: B. Viterbo, 2002.

Ruiz, Horacio E. “Más allá de la intertextualidad: Borges y el hipertexto” Segundas Jornadas Internacionales de LAC. Buenos Aires: Mc Garw, 1998.

Sarlo, beatriz. Una modernidad periférica. Buenos Aires: Nueva Visión, 1998.

/ / /

Tragedia Americana

por Gerardo Oviedo UBA-UNLP

Vitalidad

por Gerardo Oviedo UBA-UNLP

Pensamiento Heterológico

por Jorge Brower, Universidad de Santiago de Chile

Geo-epistemología

por Claudio Canaparo, University of Exeter

Estado de Bienestar

por Cerdá, Juan Manuel, CONICET - UNQ

Macedonismo

por Horacio Eduardo Ruiz

Garantismo

por Marisa Miranda, Gustavo Vallejo (CONICET)

Educabilidad

por Clara Inés Stramiello (UCA –UNLA)

A Priori Vital

por Gerardo Oviedo

Recursos naturales

por Marina Lanfranco Vázquez (CIC) y Marisa Miranda (CONICET)

Superposiciones Culturales

por Fernan Gustavo Carreras (UNSE y UNT)

Educación alternativa

por Mariana Alvarado (CONICET)

Ecofeminismo

por Celina A. Lértora Mendoza, Conicet-FEPAI, USAL

Existencialismo Latinoamericano

por Marcelo Velarde Cañazares, Paris VIII

Desarrollo sustentable

por Marina Laura Lanfranco Vázquez (CIC) y Marisa Adriana Miranda (CONICET)

Hora Americana

por Hugo E. Biagini, CONICET, Academia de Ciencias

Teoría del Caos

por Fernando Vilardo, UBA

Conservacionismo

por Adrian Monjeau y Herminia Solari, Universidad de Mar del Plata

Políticas Identitarias

por María Luisa Rubinelli, Universidad de Jujuy

Crecimiento sostenido

por Felipe Livitsanos, UBA

Crítica

por Pedro Karczmarczyk, Conicet UNLP

Inmigrante argentino

por Graciela Hayes, Universidad de Rosario

Indocumentado

por Graciela Hayes, Universidad de Rosario

Resiliencia

por Horacio Eduardo Ruiz, UBA

Filosofía antihegemónica

por Álvaro B. Márquez-Fernández, Centro de Estudios Sociológicos y Antropológicos, Universidad del Zulia

Subalterno

por Rafael Ojeda

Panfleto Politíco

por Natalia Paula Fanduzzi, Universidad Nacional de Sur

Revistas

por Noemí M. Girbal-Blacha (CONICET)

Integracentrismo

por Jorge Rueda (Universidad de Santiago de Chile)

Género

por Alejandra de Arce (UNQ)

Unidad Latinoamericana

por Carlos Pérez Zavala (Universidad de Río Cuarto)

Poder simbólico

por Noemí M. Girbal-Blacha (CONICET)

Gestión Participativa de las Diversidades

por Ricardo Romero: Instituto Nacional contra la Discriminación.

Chacarero

por José Muzlera Klappenbach (UNQ)

Ambientalismo

por Marina Laura Lanfranco Vazquez (CIC)

Ecumenismo Latinoamericano

por María Teresa Brachetta

Acción directa

por Julián Rebón (UBA)

Agricultura Familiar

por José Muzlera Klappenbach (UNQ)

JUSTICIA EMANCIPADORA

por Zulay C. Díaz Montiel (Universidad del Zulia)

Sanitarismo

por Norma Sánchez (UBA)

Concientización

por Gabriella Bianco (Corredor de las Ideas)

Eticidad

por Gabriella Bianco (Corredor de las Ideas)

Laicismo

por Gabriella Bianco (Corredor de las Ideas)

No violencia

por Gabriella Bianco (Corredor de las Ideas)

Pluralismo

por Gabriella Bianco (Corredor de las Ideas)

Infancia

por Germán S. M. Torres (UNQ)

Territorio Libre

por Hugo E. Biagini, CONICET, Academia de Ciencias

Antilenguaje

por Patricia Vallejos LLobet (Universidad Nacional del Sur)

Antisemiología

por Jorge Brower Beltramin (Universidad de Santiago de Chile)

Contrahegemonía

por Francisco Hidalgo Flor (Universidad Central del Ecuador)

Neopopulismo

por Roberto Follari (Univ. Nacional de Cuyo)

Fiestas Míticas

por Claudia Bonicelli (UGNS)

Filosofar Latinoamericano

por Hugo Biagini (CONICET, Academia de Ciencias)

Autogestión

por Antonio Colomer Viadel, FADE UPV, INAUCO.

Discurso

por Carolina E. López, Universidad Nacional del Sur

Filosofía ambiental

por Alicia Irene Bugallo (UCES)

Filosofía ambiental argentina

por Alicia Irene Bugallo (UCES)

El Concepto Crítico de la Política

por Claudia Yarza, Universidad Nacional de Cuyo

La Crisis de la Política y la Pospolítica

por Claudia Yarza, Universidad Nacional de Cuyo

Comunidad de Cuestionamiento

por Mariana Alvarado, Silvana Vignale (CONICET)

Filosofía con niños

por Mariana Alvarado, Silvana Vignale (CONICET)

Experiencia de pensamiento

por Silvana Vignale, Mariana Alvarado (CONICET)

Ciudadanía holística

por Ana Irene Méndez

Arte relacional

por Ferrari, Ludmila (Universidad Javeriana de Colombia)

Estudios Visuales

por Marta Cabrera, Pontificia Universidad Javeriana (Bogotá-Colombia)

Sincretismo

por María Luisa Rubinelli, Universidad Nacional de Jujuy

Política Cultural

por Arturo Chavolla, Universidad de Guadalajara

Troskismo Argentino

por Daniel de Lucia, Instituto del Profesorado Joaquín V. Gonzalez

Desarrollo sostenido

por Juan Kornblihtt, CEICS

Descentralización educativa

por Romina De Luca, CEICS

Justicia distributiva

por Gerardo Baladrón, CEICS

Justicia internacional

por Germán Suárez, CEICS

Universalismo contextualista

por Gregor Sauerwald, Universidades de Ciencias de Münster y Católica de Montevideo

Movilidad social

por Marina Kabat, CEICS

Participación política

por Liliana Giorgis, UNCU

Salto cualitativo

por Fabián Harari, CEICS

Salud reproductiva

por Rosana López Rodríguez, CEICS

Subversión

por Stella Grenat, CEICS

Liberación (Filosofía)

por Cristina Liendo, UNC

Literaturas heterogéneas

por Graciela Maglia, Universidad Javeriana

Neozapatismo

por René Báez, Pontificia Universidad Católica, Ecuador

Memoria sonora

por Analía Lutowicz y Alejandro Herrero, Universidad Nacional de Lanús

Pedagogías de las diferencias

por Silvana Vignale, Mariana Alvarado, Marcelo Cunha Bueno, Universidad Nacional de Cuyo

Autodidaxis

por Dante Aimino, UNCo

Universidad Trashumante

por Juan Carlos Suárez, Universidad Nacional de Lanús

Legitimación

por Carlos Javier Pretti, CONICET

Abuelidad

por Hugo E. Biagini, Academia de Ciencias-Conicet

Convivencia

por Buatu Batubenge Omer, Adriana Mancilla Margalli y Benjamín Panduro Muñoz

Derecho alternativo

por Carlos Ponce de León UNCo

Transversalidad

por Maria Beatriz Quintana, UNJu.

Recursos hídricos

por María Cristina Sandoval, U.N.L.Z

Agriculturalización

por María Cristina Sandoval, U.N.L.Z

Formación Nacional

por Fabio Luis, Universidad de San Pablo

Contrahegemonía Nuestramericana

por Claudio Gallegos CONICET/ Universidad Nacional del Sur

Alteridad americana / Otredad americana

por Rafael Ojeda

Derechos Sociales

por Mónica Fernández (UNQ-UNLa)

Adolescencia

por Mónica Fernández (UNQ-UNLa)

YUNTA

por Jorge Rueda C. (Universidad de Santiago de Chile)

Nosotros

por Ricardo Melgar Bao (Instituto Nacional de Antropología e Historia, México)

Humor

por Ricardo Melgar Bao (Instituto Nacional de Antropología e Historia, México)

Mártir

por Ricardo Melgar Bao (Instituto Nacional de Antropología e Historia, México)

GIRO DESCOLONIAL

por Alejandro De Oto

PENSAMIENTO DESCOLONIAL/DECOLONIAL[1]

por Alejandro De Oto

Justicialismo

por Eduardo J. Vior (Universidad de Foz de Iguazú, Brasil)

Republicanismo

por Hugo E. Biagini (Academia de Ciencias)

Malestar en la cultura

por Mario Orozco Guzmán y David Pavón Cuéllar (Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo)

Movilización

por David Pavón Cuéllar (UMSNH) y José Manuel Sabucedo (USC)

Fuerzas Morales

por Susana Raquel Barbosa (Conicet, Academia Nacional de Ciencias de Buenos Aires)

Inconsciente

por Ian Parker (Universidad Metropolitana de Manchester) y David Pavón Cuéllar (Universidad Michoacana)

Georgismo

por Daniel De Lucia (Instituto Profesorado Joaquín V. González)

GAMBETA

por Di Giano, Roberto; Massarino, Marcelo; Ponisio, Julián; (Universidad de Buenos Aires)

Del principio de la igualdad

por Norman Palma (Univ. París)

Emergencia

por Rafael Pérez-Taylor (IIA-UNAM)

La imaginación

por Rafael Pérez-Taylor (IIA-UNAM)

Transdisciplina

por Rafael Pérez-Taylor (IIA-UNAM) Alejandra Ruiz Trujillo (Posgrado-UNAM)

Incertidumbre

por Rafael Pérez-Taylor (IIA-UNAM)

Reapropiación

por Brenda Tovar García

Razón ensayística.

por Janusz Wojcieszak (Universidad de Varsovia)

Ética ambiental

por Celina A. Lértora Mendoza (FEPAI)

El Logos (Pensamiento-Lenguaje) alternativo: El “Che” Suramericano

por Ricardo Nicolon

Memoria individual y colectiva

por Fernando Aínsa (Escritor y ensayista)

Ilustración Americana

por Rafael Ojeda

Sindicalismo de bases como alternativa frente a la burocracia

por Antonio Salgado

Desprejuicio

por Lucía Alicia Aguerre (UBA - CONICET)

Turismo social

por Erica Schenkel (CONICET - UNS)

Turismo alternativo

por Canoni Juan Pablo (UNS) y Schenkel Erica (CONICET - UNS)

Analogía

por Gerardo Oviedo, UBA-UNC-UCES

CIUDADANÍA AMBIENTAL

por Daniel Eduardo Gutiérrez

Compañero

por Ofelia Jany

Ecofeminismo latinoamericano

por Celina A. Lértora Mendoza (FEPAI)

Liberalismo latinoamericano

por Diego Alejandro Fernández Peychaux

Colonialidad

por Pablo Quintero (UBA - CONICET)

Sujeto criollo

por RAFAEL OJEDA

Economía Solidaria

por Pablo Quintero (UBA - CONICET)

Colonialismo Interno

por Pablo Quintero (UBA - CONICET)

Tribus urbanas

por Carlos Junquera Rubio

Evaluación educativa

por JUAN VICENTE ORTIZ FRANCO (Fundación Universitaria Los Libertadores)

CHAMPURRIA/CHAMPURRIADO

por Jorge Rueda Castro (Universidad de Santiago de Chile)

Onomantitesis

por Paolo Galassi (Università di Bologna)

Emancipación

por Elena Torre

Antagonismo

por Agustín Artese

Violencia marginal

por Florencia Prego

Extractivismo

por Andrea Cardoso (UBA-UNAJ)

Represor/a

por Analía Goldentul (IEALC/CONICET)

Integración Latinoamericana

por Juan Manuel Karg

Intelectual Latinoamericano

por Silvia E. Romagnolo

Pensamiento fronterizo

por Jung Eun Lee(UBA)

Investigación comunitaria intercultural

por Sebastián Levalle

Relativismo Cultural

por Rodrigo A. Gómez Tortosa

Mula

por María Cecilia Sánchez

Territorio

por Javier Eduardo Serrano Besil

Refugiado

por Laura Lopresti (UBA)

Campesinado

por Vannessa Morales Castro

Turismo rural comunitario

por Florencia Lance

Experimentalismo plástico latinoamericano

por Ana Beatriz Villar

Educatividad

por Osvaldo Concha

UNIVERSIDAD INTERCULTURAL

por Ana Paola Miyagusuku Miyasato

Curaduría en la periferia

por Elizabeth Hernández López, y Roberto Sanz Bustillo (UNAM, México)

Comunidad

por AA.VV.

Utopismo

por Mauro Leandro Asnes (UNS)

Insurrección

por María Eugenia Chedrese (UNS)

Ciencia

por Nora Ftulis (UNS)

Retórica

por Pablo Maximiliano Pellejero (UNS)

Exteriorismo

por Sergio Raimondi (UNS)

Nuevo Hombre

por Marina P. Verdini Aguilar (CEINA/UNS/CONICET)

FRACTURA

por Paolo Galassi (CEINA/CONICET/UNS)

/
/ /
/