name="bordes_r1_c1"

Proyecto: DICCIONARIO DEL PENSAMIENTO ALTERNATIVO II

La Crisis de la Política y la Pospolítica

por Claudia Yarza, Universidad Nacional de Cuyo
 


Desde hace ya unas tres décadas, tanto en distintas expresiones de las ciencias sociales como en la reflexión filosófica, se vienen exponiendo diversos ejes que aluden a una crisis de la política en las sociedades occidentales.

En primer lugar, se trata de una crisis de la forma de la política que rigió en el siglo XX, con su referencia central al Estado y la soberanía nacional. La temprana profusión de estudios sobre la emergencia de los nuevos movimientos sociales, sobre la política “massmediática”, sobre la denominada “crisis de la representación”, fueron expresiones muy concretas del desconcierto paradigmático con que las disciplinas especializadas hacían frente a una serie de fenómenos –el retroceso de la militancia y de la experiencia de la movilización de masas, el estallido de las identificaciones políticas (partido, sindicato, etc.), el vaciamiento del discurso, etc.– que ponían en entredicho las categorías habituales de la política. Fenómenos cuya dinámica parecía expresar la creciente distancia entre el gobierno y la sociedad, la menguada capacidad de decisión popular y la sistemática corrupción económica, aspectos sobresalientes de un mundo “montado” en un escenario vacío y autorreferencial.

A su turno, la invocación a la civilidad y las nuevas formas de politización tuvo un importante despliegue durante las décadas del ‘80 y '90; el reflote de la “sociedad civil” es emblemático del período, aunque ciertamente no unívoco su significado, dada su capacidad para mentar tanto la oposición a los (entonces) regímenes socialistas del Este europeo, como la resistencia a las dictaduras militares de América Latina, pasando por la crítica a la institucionalidad política partidaria, o por una retórica neoliberal en defensa de la libre competencia. Finalmente, ya en la última década se percibe que la emergencia de estos fenómenos hallaba su inteligibilidad no sólo en torno a la crisis del Estado de bienestar, sino directamente en relación con vastas transformaciones de lo público y lo privado; y en este sentido, no es menor la certeza acerca del lugar determinante de los mercados financieros y del peso que adquirieron grandes corporaciones del capital concentrado, justo en el momento en que se diluían los horizontes de crítica política al sistema –es decir, junto con el quiebre de los “socialismos reales”, de los sistemas de regulación nacional, y de las políticas keynesianas que imponían límites a la dinámica de la acumulación capitalista.

En efecto, el repliegue de los partidos políticos y de los sindicatos, la crisis del desarrollismo y la regulación a escala nacional, no hacían sino traducir la pérdida de la capacidad de limitar y definir contenidos sociales del funcionamiento del mercado, y por ende, reflejaban una profunda reestructuración de los asuntos mundiales que, entre otros efectos, acabó cuestionando la capacidad política del Estado-nación.

Pero el propio asunto de la crisis del Estado involucra una serie de contradicciones; si por una parte, éste posee menores márgenes de decisión sobre las políticas públicas que los que dispuso en el pasado, por otra parte ejerce su capacidad política bloqueando la del resto de la población frente a las exigencias de flexibilidad, disciplina laboral y desregulación que imponen las grandes corporaciones. Por ello la denominada “globalización” sólo acaba por definir su significado cuando se la entiende como una estrategia política –por parte de estos poderosos agentes económicos– profundamente conservadora; una mundialización que tiene como eje una acumulación y centralización del capital sin precedentes.

De manera que para entender la denominada crisis de la política no es posible dejar de cubrir, al menos, ciertas características específicas del actual momento, tales como la constitución de una mundialización económica polarizante, el predominio económico, militar y cultural de los países centrales, la prerrogativa que adquieren organismos para-políticos y agencias supraestatales (FMI, OMC), el desplazamiento de funciones de los Estados-nación y de los gobiernos en la gestión de las crisis.

La temprana identificación entre esta crisis de la política con el auge del liberalismo, sobre todo en su versión neoliberal, está presente ya en algunos estudios que daban cuenta del cambio de funciones de la política y del gobierno en favor de una gestión más bien “policial” de la población y la seguridad (biopolítica), de los efectos “des-subjetivación” implícitos en la mercantilización de lo social, en fin, de una serie de aspectos por los cuales se avizoraba una “retirada” de la política, de su ausencia en la gestión del “automatismo errante” de los mercados. Y si el discurso de la “globalización” –hacia las décadas del 80 y 90– fue el intento de hacer asequible este mundo polarizado en torno a los procesos de acumulación mundial, también fue una narrativa profundamente ambigua, porque silenció su identificación con la estrategia neoliberal. Es decir, bajo la imagen de la expansión espontánea y horizontalista del mercado, dicho discurso ha ocultado no sólo su condición de ser una estrategia política, sino también su precariedad política como proyecto.

Aún así, se perciben los síntomas y los efectos de estos procesos; las soberanías parecen volverse cada vez más “nominales”, mientras que los poderosos agentes económicos operan fuera del alcance de los medios políticos tradicionales; con ello, crece la certeza sobre el oscurecimiento del destino social que impone esta despolitización. Porque hay que recordar que todos estos fenómenos ocurren contra el cuadro de un aumento de la desigualdad y la exclusión de vastos sectores de la población (sobre todo en los países del capitalismo periférico), lo que indica un retroceso de la condición de ciudadanía y un embate sobre los derechos sociales de las “mayorías silenciosas”. De esta manera, el fenómeno del “ocaso” del Estado, o de su “colonización” por la racionalidad económica, extiende un velo sobre la realidad de la política e instala la opinión –más bien desencantada– de que hay poco para deliberar y que las decisiones se imponen por sí mismas, al ritmo de las exigencias del mercado mundial.

Consecuentemente, la crisis de la política alude también a la retracción del contenido “salvífico” de ésta, es decir, al contenido relacionado con el cambio social y la transformación. Que es la otra cara de la sensación de impotencia colectiva que se da, paradójicamente, en un mundo que proclama el incremento de la libertad individual.

En la filosofía política contemporánea vienen proponiéndose ya nuevos expedientes conceptuales para abordar estos avatares de la política. En primer término, se busca comprender lo que sucede a la política en el marco de una reestructuración de lo público y lo privado, que va desde la presencia de las grandes empresas trasnacionales, a la emergencia de nuevos actores sociales y de organizaciones no gubernamentales, como Greenpeace o Amnistía Internacional, que actúan en la escena política internacional. Aunque esta mundialización de múltiples e influyentes ONG ha llevado a algunos analistas a pensar que estamos dando pasos acelerados hacia la configuración de una “ciudadanía mundial”; aunque se multipliquen las instancias, los diálogos y reuniones que prefiguran un estado cosmopolita, una civilización planetaria, también hay quienes juzgan que la asimetría de poder que presenta el mundo actual no se cancela discursivamente; por el contrario, quizás lo cierto es que tales intervenciones no signifiquen otra cosa que una malla funcional a la nueva constitución de un poder capaz de “gestionar” tanto la guerra como las medidas humanitarias que la acompañan. En segundo término, la pérdida de capacidad de decisión de los actores políticos tradicionales parece secundar el “trabajo político” de las grandes corporaciones, e incluso de esos “semi-estados” que son instituciones como el FMI, el Banco Mundial o la OMC; por otra parte, avanza cierta utilización del “estado de excepción” como técnica de gobierno: un tipo de despolitización del Estado a favor de intervenciones sobre la población decididamente punitivas, policiales, “pospolíticas”, como de un poder que no es inherente a un sujeto público, sino que aparece desapareciendo, invisibilizándose en una especie de consenso global-mediático.

Teniendo en cuenta este marco, conjeturamos que la vasta profusión de estudios acerca de la crisis de la política posee alguna vinculación con la proclamación de la democracia liberal como régimen político triunfante (frente al hundimiento de los regímenes llamados totalitarios, pero también frente al colapso de los proyectos sociales alternativos a los capitalismos democráticos). Sucede que mientras el discurso liberal dominante inviste a la democracia como régimen que materializa la soberanía popular y la libertad, lo cierto es que el foco de atención de numerosos intelectuales ha girado hacia la muy sensible trabazón entre democracia y política. No para confirmarla sino para sospechar de la democracia triunfante, dada su sorprendente compatibilidad con dos fenómenos a los que no logra explicar: por un lado, la vertiginosa escalada en la polarización social, que en las últimas tres décadas viene ensanchando la brecha entre los más ricos y los más pobres a un ritmo escalofriante en casi todas las sociedades del mundo, y por el otro, la sensación de impotencia generalizada que desmiente en la vida concreta al proclamado triunfo de la libertad. Semejante mácula en las democracias liberales, sin haberse constituido en un objeto central en la reflexión de la teoría política, configura todo un telón de fondo para el peculiar florecimiento del interés teórico en torno a la política, o más específicamente, en torno a la pregunta por la relación entre política y democracia.

Así, los argumentos que se articulan en torno a la crisis de la política, asumen –en principio– que la representación del orden social como producto consensual, en la que individuos y grupos intercambian poder e influencia, se volvió súbitamente insuficiente para explicar los rasgos precisos que adoptó la política en la modernidad —con toda su variedad de formas tanto objetivas como subjetivas—, e inapropiada para abordar la crisis que atraviesa la política democrática en la actualidad: el hecho de que ésta —aún asignándole un contenido mínimo de elecciones libres y periódicas, derechos y libertades individuales, etc.—, pese a su innegable importancia, no basta para eclipsar ni neutralizar la estructura intrínsecamente antidemocrática del capitalismo, y probablemente tampoco pueda contrarrestar las tendencias “antipolíticas” o genéricamente despolitizantes del mismo. Con ello estaríamos en la senda de un expediente explicativo acerca de los fenómenos de la “pospolítica” contemporánea: el denominado “agotamiento” del Estado-nación, la irracionalidad y la violencia en la escalada de la acumulación, la proliferación de los fundamentalismos y de las “amenazas globales”, la decadencia de la política militante y de su contenido “salvífico”, la apatía y el consumismo como pauta de socialización donde se incuba la deserción ciudadana.

Pero sucede que la crisis no cancela la posibilidad de poner en la superficie nuevos protagonistas; coloca en la arena pública conflictos surgidos de las esferas privada, doméstica, étnica, religiosa; recicla formas de agitación y de resistencia. El denominado “retorno del ciudadano” también ha sabido dar letra a politólogos y filósofos políticos, quienes encuentran en las nuevas formas de ciudadanía activa (zapatismo, ecologistas, movimientos anti-globalización) otras formas de politización.

Bibliografía: Atilio BORON (comp.) Filosofía política contemporánea. Controversias sobre civilización, imperio y ciudadanía. Buenos Aires, CLACSO, 2002; Silvana CAROZZI (comp.) El desasosiego. Filosofía, Historia y Política en diálogo. Rosario, Homo Sapiens, 2001; Enrique DUSSEL, Política de la liberación. Madrid, Trotta, 2007; Franz HINKELAMMERT, El nihilismo al desnudo. Los tiempos de la globalización. Santiago, Lom, 2001; John HOLLOWAY, Cambiar el mundo sin tomar el poder. Buenos Aires, Herramienta, 2002; Giorgio AGAMBEN, Homo Sacer. El poder soberano y la nuda vida. Valencia, Pre-textos, 2003; Samir AMIN, Más allá del capitalismo senil. Por un siglo XXI no norteamericano. Buenos Aires, Paidós, 2003; Alain BADIOU, ¿Se puede pensar la política? Buenos Aires, Nueva Visión, 2007; Zygmunt BAUMAN, En busca de la política. Buenos Aires, FCE, 2001; José Seoane, Emilio Taddei (comps.), Resistencias mundiales (de Seattle a Porto Alegre). Buenos Aires, Clacso, 2001; José NUN, Marginalidad y exclusión social. Buenos Aires, FCE, 2003; Jacques RANCIÈRE, El desacuerdo. Política y filosofía.. Buenos Aires, Nueva Visión, 1996; Pierre ROSANVALLON, La contrademocracia. La política en la era de la desconfianza. Buenos Aires, Manantial, 2007; Carlos STRASSER, Democracia & Desigualdad. Sobre la democracia real a fines del siglo XX. Buenos Aires, CLACSO, 2001; Immanuel WALLERSTEIN, Después del liberalismo, 3º ed. México, Siglo XXI y UNAM, 1999; Slavoj ZIZEK, ¿Quién dijo totalitarismo? Pretextos, Valencia, 2002; Sheldon WOLIN, Democracia S.A. Katz, 2008., James PETRAS, Globaloney (la globalización de la tontería). Buenos Aires, Antídoto, 2000. [CLAUDIA YARZA, cyarza@yahoo.com.ar]

/ / /

Tragedia Americana

por Gerardo Oviedo UBA-UNLP

Vitalidad

por Gerardo Oviedo UBA-UNLP

Pensamiento Heterológico

por Jorge Brower, Universidad de Santiago de Chile

Geo-epistemología

por Claudio Canaparo, University of Exeter

Estado de Bienestar

por Cerdá, Juan Manuel, CONICET - UNQ

Macedonismo

por Horacio Eduardo Ruiz

Garantismo

por Marisa Miranda, Gustavo Vallejo (CONICET)

Educabilidad

por Clara Inés Stramiello (UCA –UNLA)

A Priori Vital

por Gerardo Oviedo

Recursos naturales

por Marina Lanfranco Vázquez (CIC) y Marisa Miranda (CONICET)

Superposiciones Culturales

por Fernan Gustavo Carreras (UNSE y UNT)

Educación alternativa

por Mariana Alvarado (CONICET)

Ecofeminismo

por Celina A. Lértora Mendoza, Conicet-FEPAI, USAL

Existencialismo Latinoamericano

por Marcelo Velarde Cañazares, Paris VIII

Desarrollo sustentable

por Marina Laura Lanfranco Vázquez (CIC) y Marisa Adriana Miranda (CONICET)

Hora Americana

por Hugo E. Biagini, CONICET, Academia de Ciencias

Teoría del Caos

por Fernando Vilardo, UBA

Conservacionismo

por Adrian Monjeau y Herminia Solari, Universidad de Mar del Plata

Políticas Identitarias

por María Luisa Rubinelli, Universidad de Jujuy

Crecimiento sostenido

por Felipe Livitsanos, UBA

Crítica

por Pedro Karczmarczyk, Conicet UNLP

Inmigrante argentino

por Graciela Hayes, Universidad de Rosario

Indocumentado

por Graciela Hayes, Universidad de Rosario

Resiliencia

por Horacio Eduardo Ruiz, UBA

Filosofía antihegemónica

por Álvaro B. Márquez-Fernández, Centro de Estudios Sociológicos y Antropológicos, Universidad del Zulia

Subalterno

por Rafael Ojeda

Panfleto Politíco

por Natalia Paula Fanduzzi, Universidad Nacional de Sur

Revistas

por Noemí M. Girbal-Blacha (CONICET)

Integracentrismo

por Jorge Rueda (Universidad de Santiago de Chile)

Género

por Alejandra de Arce (UNQ)

Unidad Latinoamericana

por Carlos Pérez Zavala (Universidad de Río Cuarto)

Poder simbólico

por Noemí M. Girbal-Blacha (CONICET)

Gestión Participativa de las Diversidades

por Ricardo Romero: Instituto Nacional contra la Discriminación.

Chacarero

por José Muzlera Klappenbach (UNQ)

Ambientalismo

por Marina Laura Lanfranco Vazquez (CIC)

Ecumenismo Latinoamericano

por María Teresa Brachetta

Acción directa

por Julián Rebón (UBA)

Agricultura Familiar

por José Muzlera Klappenbach (UNQ)

JUSTICIA EMANCIPADORA

por Zulay C. Díaz Montiel (Universidad del Zulia)

Sanitarismo

por Norma Sánchez (UBA)

Concientización

por Gabriella Bianco (Corredor de las Ideas)

Eticidad

por Gabriella Bianco (Corredor de las Ideas)

Laicismo

por Gabriella Bianco (Corredor de las Ideas)

No violencia

por Gabriella Bianco (Corredor de las Ideas)

Pluralismo

por Gabriella Bianco (Corredor de las Ideas)

Infancia

por Germán S. M. Torres (UNQ)

Territorio Libre

por Hugo E. Biagini, CONICET, Academia de Ciencias

Antilenguaje

por Patricia Vallejos LLobet (Universidad Nacional del Sur)

Antisemiología

por Jorge Brower Beltramin (Universidad de Santiago de Chile)

Contrahegemonía

por Francisco Hidalgo Flor (Universidad Central del Ecuador)

Neopopulismo

por Roberto Follari (Univ. Nacional de Cuyo)

Fiestas Míticas

por Claudia Bonicelli (UGNS)

Filosofar Latinoamericano

por Hugo Biagini (CONICET, Academia de Ciencias)

Autogestión

por Antonio Colomer Viadel, FADE UPV, INAUCO.

Discurso

por Carolina E. López, Universidad Nacional del Sur

Filosofía ambiental

por Alicia Irene Bugallo (UCES)

Filosofía ambiental argentina

por Alicia Irene Bugallo (UCES)

El Concepto Crítico de la Política

por Claudia Yarza, Universidad Nacional de Cuyo

La Crisis de la Política y la Pospolítica

por Claudia Yarza, Universidad Nacional de Cuyo

Comunidad de Cuestionamiento

por Mariana Alvarado, Silvana Vignale (CONICET)

Filosofía con niños

por Mariana Alvarado, Silvana Vignale (CONICET)

Experiencia de pensamiento

por Silvana Vignale, Mariana Alvarado (CONICET)

Ciudadanía holística

por Ana Irene Méndez

Arte relacional

por Ferrari, Ludmila (Universidad Javeriana de Colombia)

Estudios Visuales

por Marta Cabrera, Pontificia Universidad Javeriana (Bogotá-Colombia)

Sincretismo

por María Luisa Rubinelli, Universidad Nacional de Jujuy

Política Cultural

por Arturo Chavolla, Universidad de Guadalajara

Troskismo Argentino

por Daniel de Lucia, Instituto del Profesorado Joaquín V. Gonzalez

Desarrollo sostenido

por Juan Kornblihtt, CEICS

Descentralización educativa

por Romina De Luca, CEICS

Justicia distributiva

por Gerardo Baladrón, CEICS

Justicia internacional

por Germán Suárez, CEICS

Universalismo contextualista

por Gregor Sauerwald, Universidades de Ciencias de Münster y Católica de Montevideo

Movilidad social

por Marina Kabat, CEICS

Participación política

por Liliana Giorgis, UNCU

Salto cualitativo

por Fabián Harari, CEICS

Salud reproductiva

por Rosana López Rodríguez, CEICS

Subversión

por Stella Grenat, CEICS

Liberación (Filosofía)

por Cristina Liendo, UNC

Literaturas heterogéneas

por Graciela Maglia, Universidad Javeriana

Neozapatismo

por René Báez, Pontificia Universidad Católica, Ecuador

Memoria sonora

por Analía Lutowicz y Alejandro Herrero, Universidad Nacional de Lanús

Pedagogías de las diferencias

por Silvana Vignale, Mariana Alvarado, Marcelo Cunha Bueno, Universidad Nacional de Cuyo

Autodidaxis

por Dante Aimino, UNCo

Universidad Trashumante

por Juan Carlos Suárez, Universidad Nacional de Lanús

Legitimación

por Carlos Javier Pretti, CONICET

Abuelidad

por Hugo E. Biagini, Academia de Ciencias-Conicet

Convivencia

por Buatu Batubenge Omer, Adriana Mancilla Margalli y Benjamín Panduro Muñoz

Derecho alternativo

por Carlos Ponce de León UNCo

Transversalidad

por Maria Beatriz Quintana, UNJu.

Recursos hídricos

por María Cristina Sandoval, U.N.L.Z

Agriculturalización

por María Cristina Sandoval, U.N.L.Z

Formación Nacional

por Fabio Luis, Universidad de San Pablo

Contrahegemonía Nuestramericana

por Claudio Gallegos CONICET/ Universidad Nacional del Sur

Alteridad americana / Otredad americana

por Rafael Ojeda

Derechos Sociales

por Mónica Fernández (UNQ-UNLa)

Adolescencia

por Mónica Fernández (UNQ-UNLa)

YUNTA

por Jorge Rueda C. (Universidad de Santiago de Chile)

Nosotros

por Ricardo Melgar Bao (Instituto Nacional de Antropología e Historia, México)

Humor

por Ricardo Melgar Bao (Instituto Nacional de Antropología e Historia, México)

Mártir

por Ricardo Melgar Bao (Instituto Nacional de Antropología e Historia, México)

GIRO DESCOLONIAL

por Alejandro De Oto

PENSAMIENTO DESCOLONIAL/DECOLONIAL[1]

por Alejandro De Oto

Justicialismo

por Eduardo J. Vior (Universidad de Foz de Iguazú, Brasil)

Republicanismo

por Hugo E. Biagini (Academia de Ciencias)

Malestar en la cultura

por Mario Orozco Guzmán y David Pavón Cuéllar (Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo)

Movilización

por David Pavón Cuéllar (UMSNH) y José Manuel Sabucedo (USC)

Fuerzas Morales

por Susana Raquel Barbosa (Conicet, Academia Nacional de Ciencias de Buenos Aires)

Inconsciente

por Ian Parker (Universidad Metropolitana de Manchester) y David Pavón Cuéllar (Universidad Michoacana)

Georgismo

por Daniel De Lucia (Instituto Profesorado Joaquín V. González)

GAMBETA

por Di Giano, Roberto; Massarino, Marcelo; Ponisio, Julián; (Universidad de Buenos Aires)

Del principio de la igualdad

por Norman Palma (Univ. París)

Emergencia

por Rafael Pérez-Taylor (IIA-UNAM)

La imaginación

por Rafael Pérez-Taylor (IIA-UNAM)

Transdisciplina

por Rafael Pérez-Taylor (IIA-UNAM) Alejandra Ruiz Trujillo (Posgrado-UNAM)

Incertidumbre

por Rafael Pérez-Taylor (IIA-UNAM)

Reapropiación

por Brenda Tovar García

Razón ensayística.

por Janusz Wojcieszak (Universidad de Varsovia)

Ética ambiental

por Celina A. Lértora Mendoza (FEPAI)

El Logos (Pensamiento-Lenguaje) alternativo: El “Che” Suramericano

por Ricardo Nicolon

Memoria individual y colectiva

por Fernando Aínsa (Escritor y ensayista)

Ilustración Americana

por Rafael Ojeda

Sindicalismo de bases como alternativa frente a la burocracia

por Antonio Salgado

Desprejuicio

por Lucía Alicia Aguerre (UBA - CONICET)

Turismo social

por Erica Schenkel (CONICET - UNS)

Turismo alternativo

por Canoni Juan Pablo (UNS) y Schenkel Erica (CONICET - UNS)

Analogía

por Gerardo Oviedo, UBA-UNC-UCES

CIUDADANÍA AMBIENTAL

por Daniel Eduardo Gutiérrez

Compañero

por Ofelia Jany

Ecofeminismo latinoamericano

por Celina A. Lértora Mendoza (FEPAI)

Liberalismo latinoamericano

por Diego Alejandro Fernández Peychaux

Colonialidad

por Pablo Quintero (UBA - CONICET)

Sujeto criollo

por RAFAEL OJEDA

Economía Solidaria

por Pablo Quintero (UBA - CONICET)

Colonialismo Interno

por Pablo Quintero (UBA - CONICET)

Tribus urbanas

por Carlos Junquera Rubio

Evaluación educativa

por JUAN VICENTE ORTIZ FRANCO (Fundación Universitaria Los Libertadores)

CHAMPURRIA/CHAMPURRIADO

por Jorge Rueda Castro (Universidad de Santiago de Chile)

Onomantitesis

por Paolo Galassi (Università di Bologna)

Emancipación

por Elena Torre

Antagonismo

por Agustín Artese

Violencia marginal

por Florencia Prego

Extractivismo

por Andrea Cardoso (UBA-UNAJ)

Represor/a

por Analía Goldentul (IEALC/CONICET)

Integración Latinoamericana

por Juan Manuel Karg

Intelectual Latinoamericano

por Silvia E. Romagnolo

Pensamiento fronterizo

por Jung Eun Lee(UBA)

Investigación comunitaria intercultural

por Sebastián Levalle

Relativismo Cultural

por Rodrigo A. Gómez Tortosa

Mula

por María Cecilia Sánchez

Territorio

por Javier Eduardo Serrano Besil

Refugiado

por Laura Lopresti (UBA)

Campesinado

por Vannessa Morales Castro

Turismo rural comunitario

por Florencia Lance

Experimentalismo plástico latinoamericano

por Ana Beatriz Villar

Educatividad

por Osvaldo Concha

UNIVERSIDAD INTERCULTURAL

por Ana Paola Miyagusuku Miyasato

Curaduría en la periferia

por Elizabeth Hernández López, y Roberto Sanz Bustillo (UNAM, México)

Comunidad

por AA.VV.

Utopismo

por Mauro Leandro Asnes (UNS)

Insurrección

por María Eugenia Chedrese (UNS)

Ciencia

por Nora Ftulis (UNS)

Retórica

por Pablo Maximiliano Pellejero (UNS)

Exteriorismo

por Sergio Raimondi (UNS)

Nuevo Hombre

por Marina P. Verdini Aguilar (CEINA/UNS/CONICET)

FRACTURA

por Paolo Galassi (CEINA/CONICET/UNS)

/
/ /
/