name="bordes_r1_c1"

Proyecto: DICCIONARIO DEL PENSAMIENTO ALTERNATIVO II

El Concepto Crítico de la Política

por Claudia Yarza, Universidad Nacional de Cuyo
 


 

Hay política porque las sociedades humanas no tienen un orden natural, ni un principio de ordenación único, ni se integran de componentes estables y unívocos. Para que exista vida en común, y dado que ésta existe, hace falta la política. Así, la política es la práctica social emergente de esa ambigüedad que permea a lo social, de la necesidad de delimitar y estabilizar ámbitos de convivencia. Esta caracterización ya refleja dos significados fuertes: por un lado la institucionalización, por el otro la acción instituyente. El primero es el resultado –siempre concreto, empírico e histórico– de las relaciones de poder entre agentes y sectores que definen tanto su participación política como la distribución de los bienes materiales y simbólicos; esa institucionalidad además puede adquirir ribetes más sutiles y simbólicos o más violentos y cósicos, y puede asumir una objetividad tal que haga olvidar su carácter histórico (al punto de su fetichización) hasta que la acción concreta de nuevos agentes sociales disuelve su perentoriedad. Este es el otro significado fuerte de política, el de acción, que remite a una praxis que se da en una contingencia conflictiva.

Los estudios y reflexiones sobre la política, a su vez, tienen su origen en la percepción (ya sombría, ya celebratoria) de esa contingencia sobre la que reposa el orden social; la preocupación por la política, por su estatuto, por la índole de sus instituciones, etc., parece ser incluso más importante en tiempos de crisis, cuando (como ahora), los fenómenos sociales y políticos son insuficientemente integrados en las instituciones vigentes, y se liberan unas prácticas cuyo decurso toma un carácter tan aleatorio que acaban por modificar los significados aceptados.

El objeto de esas acciones e instituciones, como se mencionó, es el conflicto por la distribución de los bienes materiales y simbólicos, en parte para atender a las necesidades de reproducción natural y social, claro, pero también para satisfacer otro tipo de necesidades. Porque sucede que el conflicto engloba lo que podemos llamar la reproducción de los límites sociales; porque los hombres, al delimitarse mutuamente, se constituyen en sujetos. Hay una función antropológico-política, antes que política, de la política. Este aspecto antropológico aparece intensamente en el pensamiento latinoamericano, en su literatura, en su producción filosófica, en su teoría política, educativa, etc.

Un ejemplo paradigmático es la apropiación de una figura como el Calibán, en la que la constitución del sí mismo reúne en un mismo movimiento una posición de sujeto con una cualidad específicamente política, de lucha, de confrontación.

Orden, conflicto, subjetividad, se prestan a análisis diferenciales pero su tensión complica cualquier definición de política, cualquier posibilidad de atrapar su ambigüedad en una fórmula que trascienda la transitoriedad de sus arreglos históricos. En la reflexión contemporánea hay quienes enfatizan el aspecto instituyente, la violencia originaria, la arbitrariedad o la creatividad popular, restando importancia al “arreglo institucional”. Sin embargo, quizás tales defensas de la política como autocreación o acontecimiento sean también historizables: quizás respondan a la necesidad de contraste que esbozamos en una época en la que se han comprimido los horizontes de transformación política, una época como la actual, mucho menos porosa para los proyectos y representaciones del futuro. Porque la política también consiste en la capacidad de objetivación del presente y la capacidad de percepción de opciones, de proyectos, de cambios históricos. Cada una de estas dimensiones abre su campo de problemas y es por ello que puede decirse que la política es “construir la continuidad en la discontinuidad” (N.Lechner), crear relaciones formales en medio de una dispersión sin excluir ni el antagonismo ni las diferencias en el campo social.

La política es portadora de una normatividad, y no es indiferente a su marco económico; en otras palabras, ningún modelo económico o político resulta neutral en materia de las conductas que promueve. Por eso la representación liberal, en la que individuos y grupos intercambian poder e influencia, resulta insuficiente para explicar los rasgos que adoptó la política en la modernidad, e inapropiada para adueñarse del significado de la democracia (su “democracia liberal” no logra neutralizar la estructura antidemocrática del capitalismo, ni contrarrestar sus tendencias antipolíticas, despolitizadoras, policiales). Más allá de la politología académica –abusivamente penetrada de categorías económicas–, la reflexión descubre que si la política es asunto de sujetos, no los crea ex nihilo, sino cuando transforma identidades pre-políticas (funciones, lugares) en instancias de litigio, por el sólo hecho de confrontar patrones de distribución con la lógica de la igualdad. La interacción política es constitución recíproca no porque se dedique al juego de armonizar intereses sociales, sino porque confronta la lógica natural con otra lógica. Por eso no basta con reconocer la determinación económica en la política; también hay que tener en cuenta, por un lado, el carácter discursivo y común de la “arena” en la que sucede (es ambigüedad/continuidad de lo social, que es ideológico-discursiva); por otro lado, el carácter simbólico-trascendental que se erige con el reclamo igualitario, con la figura de una particularidad que asume la universalidad (el pueblo, el espacio público, lo común, la patria).

También la política implica la racionalidad estratégica, el cálculo de las fuerzas, la factibilidad; pero no en el sentido del “realismo” posibilista, que es a la larga sólo política tecnocrática. Al contrario, sólo por referencia a una idealidad imposible podemos delimitar lo posible; no hay realismo político sin utopías. El sueño político-tecnocrático supone un saber total y una sociedad transparente; pero esa es una sociedad de autómatas, no de humanos, una sociedad que se libera del azar, pero también de la imaginación y del reconocimiento de la libertad del otro. Eliminar la imprevisibilidad del Otro para que sea lo más parecido a una naturaleza inerte: eso es la política como cálculo, como tecnocracia.

Por último, además de los aspectos cognitivos y normativos, la política también afinca en el registro de la expresión y de lo sensible; sin esa capacidad no habría representación simbólica para auto-mirarse y reconocerse mutuamente. La política está hecha de gestos, ritos, cantos, puestas en escena, montaje y ceremonial; son las liturgias del poder, pero también actos de confianza en sí, de afirmación del colectivo. La parte estética de la política no es sustituible por mecanismos formales e impersonales, como las funciones de gobierno; además, es la parte que delata de manera siniestra la obsolescencia de lo institucionalizado cuando éste se vacía de contenido, cuando se fetichiza.

Este aspecto nos invita a ampliar nuestra concepción de la racionalidad, a percibir cuánto hay de consagrado, de simbólico-mítico en las estructuras (incluso en las discursivas) de la política: la soberanía popular, el demos, la igualdad, aunque sean conceptos-límites o ideas regulativas, son necesarios para la política democrática. En el hecho de su contrafacticidad se apoya el ataque neoliberal a la política; invierte la capacidad simbólica y regulativo-trascendental del mecanismo de la igualdad, para hacerlo funcionar como un argumento contra la política (por ejemplo, contra la regulación estatal del mercado). Como una especie de “revancha clasista”, hoy los capitales concentrados –cuyos intereses son el núcleo de la denominada globalización– han logrado aplastar aquellos proyectos sociales que, durante buena parte del siglo XX, habían llegado a limitar y definirle contenidos sociales al mercado. Su estrategia ha sido hacer aparecer a la política como prescindible en un mundo cuya complejidad prohíbe la intervención pública eficaz porque, según proclaman, el orden social sería un ajuste espontáneo entre las preferencias individuales. Especie de contrarrevolución contra el Estado Benefactor en los países centrales, contra el nacionalismo populista y la radicalización antiimperialista en las periferias, su estrategia no solamente ha restaurado al poder económico por encima del poder político: también ha relanzado su capacidad de dominación al punto en que tendencialmente rompe sus cadenas con la normatividad de la política (a la que había subordinado, cooptado o hegemonizado), ya que difícilmente pueda sostener los niveles de exclusión y de destrucción sin convertirse en dictadura, sin correrse a nuevas formas de totalitarismo. Desde su punto de vista, lo irracional son las intervenciones que se hacen para asegurar las necesidades humanas: son “distorsiones” las leyes laborales, la protección del medio ambiente, los sistemas universalistas de salud o educación, etc. Como un gobierno en las sombras, un mega-sujeto político que no se legitima políticamente (fuera de la interacción, fuera del discurso público) estas corporaciones y burocracias privadas ejercen el poder sin asumir responsabilidades políticas; sólo atienden esa especie de voluntad general para-política que, sin embargo, no es sino un poder anónimo, la suma de acciones fragmentarias sin coordinación y sin una intencionalidad, que se atienen a la compulsión de los “hechos consumados” y que van produciendo efectos devastadores en términos de masiva mortandad y exclusión, agotamiento de recursos, despilfarro y guerra. Por ello la preocupación por la contracción de la política, por el incremento del sentimiento de impotencia colectiva, por la merma de nuestra imaginación utópica, tiene su origen en este cuadro de situación, sólo contrarrestable con más política: esa acción que vuelve a instalar al sujeto humano y sus necesidades como centro.

Bibliografía: Hanna ARENDT, ¿Qué es la política? Barcelona, Paidós, 1997; Jacques RANCIÈRE, El desacuerdo, Buenos Aires, Nueva Visión, 1996; Alain BADIOU,¿Se puede pensar la política? Buenos Aires, Nueva Visión, 2007; Antonio NEGRI, El poder constituyente. Madrid, Libertarias/Prodhufi 1994; Emilio DE ÍPOLA, Metáforas de la política, Rosario, Homo Sapiens, 2001; Sheldon WOLIN, Política y perspectiva. 2ª reimp. Buenos Aires, Amorrortu, 2001; Atilio BORON, Tras el búho de Minerva, Buenos Aires, FCE, 2000; Arturo ROIG, Ética del poder y moralidad de la protesta, Mendoza, EDIUNC, 2000; Hannah ARENDT, La condición humana. Barcelona, Paidós, 1998; Norbert LECHNER, “Especificando la política”, FLACSO Chile, 1981; Ernesto LACLAU, Política e ideología en la teoría marxista. Madrid, Siglo XXI, 1978; La razón populista. Buenos Aires, FCE, 2005; Slavoj ZIZEK, El espinoso sujeto. Buenos Aires, Paidós, 2001; Roberto FERNÁNDEZ RETAMAR, Todo Calibán, Buenos Aires, CLACSO, 2004; Paolo VIRNO, Virtuosismo y revolución. Madrid, Traficantes de Sueños, 2003; Enrique DUSSEL, Hacia una filosofía política crítica, Bilbao, Desclée de Brouwer, 2003; Carlos STRASSER, Democracia & Desigualdad. Buenos Aires, CLACSO, 2001, Franz HINKELAMMERT, Democracia y Totalitarismo. San José, DEI, 1987; Atilio Boron (comp.), Filosofía política contemporánea. Controversias sobre civilización, imperio y ciudadanía. Buenos Aires, Clacso, 2002. [CLAUDIA YARZA cyarza@yahoo.com.ar]

/ / /

Tragedia Americana

por Gerardo Oviedo UBA-UNLP

Vitalidad

por Gerardo Oviedo UBA-UNLP

Pensamiento Heterológico

por Jorge Brower, Universidad de Santiago de Chile

Geo-epistemología

por Claudio Canaparo, University of Exeter

Estado de Bienestar

por Cerdá, Juan Manuel, CONICET - UNQ

Macedonismo

por Horacio Eduardo Ruiz

Garantismo

por Marisa Miranda, Gustavo Vallejo (CONICET)

Educabilidad

por Clara Inés Stramiello (UCA –UNLA)

A Priori Vital

por Gerardo Oviedo

Recursos naturales

por Marina Lanfranco Vázquez (CIC) y Marisa Miranda (CONICET)

Superposiciones Culturales

por Fernan Gustavo Carreras (UNSE y UNT)

Educación alternativa

por Mariana Alvarado (CONICET)

Ecofeminismo

por Celina A. Lértora Mendoza, Conicet-FEPAI, USAL

Existencialismo Latinoamericano

por Marcelo Velarde Cañazares, Paris VIII

Desarrollo sustentable

por Marina Laura Lanfranco Vázquez (CIC) y Marisa Adriana Miranda (CONICET)

Hora Americana

por Hugo E. Biagini, CONICET, Academia de Ciencias

Teoría del Caos

por Fernando Vilardo, UBA

Conservacionismo

por Adrian Monjeau y Herminia Solari, Universidad de Mar del Plata

Políticas Identitarias

por María Luisa Rubinelli, Universidad de Jujuy

Crecimiento sostenido

por Felipe Livitsanos, UBA

Crítica

por Pedro Karczmarczyk, Conicet UNLP

Inmigrante argentino

por Graciela Hayes, Universidad de Rosario

Indocumentado

por Graciela Hayes, Universidad de Rosario

Resiliencia

por Horacio Eduardo Ruiz, UBA

Filosofía antihegemónica

por Álvaro B. Márquez-Fernández, Centro de Estudios Sociológicos y Antropológicos, Universidad del Zulia

Subalterno

por Rafael Ojeda

Panfleto Politíco

por Natalia Paula Fanduzzi, Universidad Nacional de Sur

Revistas

por Noemí M. Girbal-Blacha (CONICET)

Integracentrismo

por Jorge Rueda (Universidad de Santiago de Chile)

Género

por Alejandra de Arce (UNQ)

Unidad Latinoamericana

por Carlos Pérez Zavala (Universidad de Río Cuarto)

Poder simbólico

por Noemí M. Girbal-Blacha (CONICET)

Gestión Participativa de las Diversidades

por Ricardo Romero: Instituto Nacional contra la Discriminación.

Chacarero

por José Muzlera Klappenbach (UNQ)

Ambientalismo

por Marina Laura Lanfranco Vazquez (CIC)

Ecumenismo Latinoamericano

por María Teresa Brachetta

Acción directa

por Julián Rebón (UBA)

Agricultura Familiar

por José Muzlera Klappenbach (UNQ)

JUSTICIA EMANCIPADORA

por Zulay C. Díaz Montiel (Universidad del Zulia)

Sanitarismo

por Norma Sánchez (UBA)

Concientización

por Gabriella Bianco (Corredor de las Ideas)

Eticidad

por Gabriella Bianco (Corredor de las Ideas)

Laicismo

por Gabriella Bianco (Corredor de las Ideas)

No violencia

por Gabriella Bianco (Corredor de las Ideas)

Pluralismo

por Gabriella Bianco (Corredor de las Ideas)

Infancia

por Germán S. M. Torres (UNQ)

Territorio Libre

por Hugo E. Biagini, CONICET, Academia de Ciencias

Antilenguaje

por Patricia Vallejos LLobet (Universidad Nacional del Sur)

Antisemiología

por Jorge Brower Beltramin (Universidad de Santiago de Chile)

Contrahegemonía

por Francisco Hidalgo Flor (Universidad Central del Ecuador)

Neopopulismo

por Roberto Follari (Univ. Nacional de Cuyo)

Fiestas Míticas

por Claudia Bonicelli (UGNS)

Filosofar Latinoamericano

por Hugo Biagini (CONICET, Academia de Ciencias)

Autogestión

por Antonio Colomer Viadel, FADE UPV, INAUCO.

Discurso

por Carolina E. López, Universidad Nacional del Sur

Filosofía ambiental

por Alicia Irene Bugallo (UCES)

Filosofía ambiental argentina

por Alicia Irene Bugallo (UCES)

El Concepto Crítico de la Política

por Claudia Yarza, Universidad Nacional de Cuyo

La Crisis de la Política y la Pospolítica

por Claudia Yarza, Universidad Nacional de Cuyo

Comunidad de Cuestionamiento

por Mariana Alvarado, Silvana Vignale (CONICET)

Filosofía con niños

por Mariana Alvarado, Silvana Vignale (CONICET)

Experiencia de pensamiento

por Silvana Vignale, Mariana Alvarado (CONICET)

Ciudadanía holística

por Ana Irene Méndez

Arte relacional

por Ferrari, Ludmila (Universidad Javeriana de Colombia)

Estudios Visuales

por Marta Cabrera, Pontificia Universidad Javeriana (Bogotá-Colombia)

Sincretismo

por María Luisa Rubinelli, Universidad Nacional de Jujuy

Política Cultural

por Arturo Chavolla, Universidad de Guadalajara

Troskismo Argentino

por Daniel de Lucia, Instituto del Profesorado Joaquín V. Gonzalez

Desarrollo sostenido

por Juan Kornblihtt, CEICS

Descentralización educativa

por Romina De Luca, CEICS

Justicia distributiva

por Gerardo Baladrón, CEICS

Justicia internacional

por Germán Suárez, CEICS

Universalismo contextualista

por Gregor Sauerwald, Universidades de Ciencias de Münster y Católica de Montevideo

Movilidad social

por Marina Kabat, CEICS

Participación política

por Liliana Giorgis, UNCU

Salto cualitativo

por Fabián Harari, CEICS

Salud reproductiva

por Rosana López Rodríguez, CEICS

Subversión

por Stella Grenat, CEICS

Liberación (Filosofía)

por Cristina Liendo, UNC

Literaturas heterogéneas

por Graciela Maglia, Universidad Javeriana

Neozapatismo

por René Báez, Pontificia Universidad Católica, Ecuador

Memoria sonora

por Analía Lutowicz y Alejandro Herrero, Universidad Nacional de Lanús

Pedagogías de las diferencias

por Silvana Vignale, Mariana Alvarado, Marcelo Cunha Bueno, Universidad Nacional de Cuyo

Autodidaxis

por Dante Aimino, UNCo

Universidad Trashumante

por Juan Carlos Suárez, Universidad Nacional de Lanús

Legitimación

por Carlos Javier Pretti, CONICET

Abuelidad

por Hugo E. Biagini, Academia de Ciencias-Conicet

Convivencia

por Buatu Batubenge Omer, Adriana Mancilla Margalli y Benjamín Panduro Muñoz

Derecho alternativo

por Carlos Ponce de León UNCo

Transversalidad

por Maria Beatriz Quintana, UNJu.

Recursos hídricos

por María Cristina Sandoval, U.N.L.Z

Agriculturalización

por María Cristina Sandoval, U.N.L.Z

Formación Nacional

por Fabio Luis, Universidad de San Pablo

Contrahegemonía Nuestramericana

por Claudio Gallegos CONICET/ Universidad Nacional del Sur

Alteridad americana / Otredad americana

por Rafael Ojeda

Derechos Sociales

por Mónica Fernández (UNQ-UNLa)

Adolescencia

por Mónica Fernández (UNQ-UNLa)

YUNTA

por Jorge Rueda C. (Universidad de Santiago de Chile)

Nosotros

por Ricardo Melgar Bao (Instituto Nacional de Antropología e Historia, México)

Humor

por Ricardo Melgar Bao (Instituto Nacional de Antropología e Historia, México)

Mártir

por Ricardo Melgar Bao (Instituto Nacional de Antropología e Historia, México)

GIRO DESCOLONIAL

por Alejandro De Oto

PENSAMIENTO DESCOLONIAL/DECOLONIAL[1]

por Alejandro De Oto

Justicialismo

por Eduardo J. Vior (Universidad de Foz de Iguazú, Brasil)

Republicanismo

por Hugo E. Biagini (Academia de Ciencias)

Malestar en la cultura

por Mario Orozco Guzmán y David Pavón Cuéllar (Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo)

Movilización

por David Pavón Cuéllar (UMSNH) y José Manuel Sabucedo (USC)

Fuerzas Morales

por Susana Raquel Barbosa (Conicet, Academia Nacional de Ciencias de Buenos Aires)

Inconsciente

por Ian Parker (Universidad Metropolitana de Manchester) y David Pavón Cuéllar (Universidad Michoacana)

Georgismo

por Daniel De Lucia (Instituto Profesorado Joaquín V. González)

GAMBETA

por Di Giano, Roberto; Massarino, Marcelo; Ponisio, Julián; (Universidad de Buenos Aires)

Del principio de la igualdad

por Norman Palma (Univ. París)

Emergencia

por Rafael Pérez-Taylor (IIA-UNAM)

La imaginación

por Rafael Pérez-Taylor (IIA-UNAM)

Transdisciplina

por Rafael Pérez-Taylor (IIA-UNAM) Alejandra Ruiz Trujillo (Posgrado-UNAM)

Incertidumbre

por Rafael Pérez-Taylor (IIA-UNAM)

Reapropiación

por Brenda Tovar García

Razón ensayística.

por Janusz Wojcieszak (Universidad de Varsovia)

Ética ambiental

por Celina A. Lértora Mendoza (FEPAI)

El Logos (Pensamiento-Lenguaje) alternativo: El “Che” Suramericano

por Ricardo Nicolon

Memoria individual y colectiva

por Fernando Aínsa (Escritor y ensayista)

Ilustración Americana

por Rafael Ojeda

Sindicalismo de bases como alternativa frente a la burocracia

por Antonio Salgado

Desprejuicio

por Lucía Alicia Aguerre (UBA - CONICET)

Turismo social

por Erica Schenkel (CONICET - UNS)

Turismo alternativo

por Canoni Juan Pablo (UNS) y Schenkel Erica (CONICET - UNS)

Analogía

por Gerardo Oviedo, UBA-UNC-UCES

CIUDADANÍA AMBIENTAL

por Daniel Eduardo Gutiérrez

Compañero

por Ofelia Jany

Ecofeminismo latinoamericano

por Celina A. Lértora Mendoza (FEPAI)

Liberalismo latinoamericano

por Diego Alejandro Fernández Peychaux

Colonialidad

por Pablo Quintero (UBA - CONICET)

Sujeto criollo

por RAFAEL OJEDA

Economía Solidaria

por Pablo Quintero (UBA - CONICET)

Colonialismo Interno

por Pablo Quintero (UBA - CONICET)

Tribus urbanas

por Carlos Junquera Rubio

Evaluación educativa

por JUAN VICENTE ORTIZ FRANCO (Fundación Universitaria Los Libertadores)

CHAMPURRIA/CHAMPURRIADO

por Jorge Rueda Castro (Universidad de Santiago de Chile)

Onomantitesis

por Paolo Galassi (Università di Bologna)

Emancipación

por Elena Torre

Antagonismo

por Agustín Artese

Violencia marginal

por Florencia Prego

Extractivismo

por Andrea Cardoso (UBA-UNAJ)

Represor/a

por Analía Goldentul (IEALC/CONICET)

Integración Latinoamericana

por Juan Manuel Karg

Intelectual Latinoamericano

por Silvia E. Romagnolo

Pensamiento fronterizo

por Jung Eun Lee(UBA)

Investigación comunitaria intercultural

por Sebastián Levalle

Relativismo Cultural

por Rodrigo A. Gómez Tortosa

Mula

por María Cecilia Sánchez

Territorio

por Javier Eduardo Serrano Besil

Refugiado

por Laura Lopresti (UBA)

Campesinado

por Vannessa Morales Castro

Turismo rural comunitario

por Florencia Lance

Experimentalismo plástico latinoamericano

por Ana Beatriz Villar

Educatividad

por Osvaldo Concha

UNIVERSIDAD INTERCULTURAL

por Ana Paola Miyagusuku Miyasato

Curaduría en la periferia

por Elizabeth Hernández López, y Roberto Sanz Bustillo (UNAM, México)

Comunidad

por AA.VV.

Utopismo

por Mauro Leandro Asnes (UNS)

Insurrección

por María Eugenia Chedrese (UNS)

Ciencia

por Nora Ftulis (UNS)

Retórica

por Pablo Maximiliano Pellejero (UNS)

Exteriorismo

por Sergio Raimondi (UNS)

Nuevo Hombre

por Marina P. Verdini Aguilar (CEINA/UNS/CONICET)

FRACTURA

por Paolo Galassi (CEINA/CONICET/UNS)

/
/ /
/