name="bordes_r1_c1"

Proyecto: DICCIONARIO DEL PENSAMIENTO ALTERNATIVO II

Existencialismo Latinoamericano

por Marcelo Velarde Cañazares, Paris VIII
 


En su acepción técnica, es existencialista toda filosofía en la cual sólo para el ser humano vale con cierta propiedad la etimología de ex-sistere (estar fuera), entendiendo que por el carácter ontológico tanto de su finitud como de su libertad, se trata del único ente que no tiene una esencia prefijada: su ser consiste en pura posibilidad, en un abierto tener que ser. En esta concepción, el ser humano nunca coincide consigo mismo: no es lo que es y es lo que no es, pues se proyecta y se sobrepasa en todo momento, para sí y para los otros. En algunos autores, este trascender sólo sería posible en cuanto implica un vínculo privilegiado con el ser como tal, o con la nada. En todo caso, la finitud se evidencia en el hecho de que el ser humano está siempre en una situación determinada, que sin embargo no por eso lo determina a él mismo. Por el contrario, la situación es justamente aquello a partir de lo cual y frente a lo cual un ser humano se decide por sus actos. De ahí la célebre angustia existencialista: en cuanto se sabe libre, el ser humano sabe que sólo desde la singularidad de sí mismo – desde su propia indeterminación – tiene que decidirse ante sus situaciones; y aunque podamos quedarnos mirando “a ver qué pasa”, no podemos ignorar que incluso este dejarse estar o llevar es ya una decisión. Pero frente a la existencia impersonal, inauténtica o enajenada, el desafío consistiría justamente en ser auténtico, en existir según un proyecto propio. Pues en definitiva, la respuesta concreta a lo que el ser humano sea, ya no quedaría a cargo de una ontología de esencias, sino de las condiciones específicas, los proyectos y los actos libres de cada cual, especialmente en relación a los demás.

Estas serían las tesis capitales del existencialismo, que tuvo su auge a mediados del siglo XX. Sin embargo, lo que más lo “define” desde sus efectos históricos, y que permite comprender mejor sus aportes al pensamiento alternativo, no es una doctrina sino el énfasis que puso en repensar la condición humana, y no ya según conceptos eternos sino en su singularidad histórica, en su carnalidad, aun en su miseria y en su soledad; es decir, con una fuerte actitud crítica frente a las metafísicas especulativas. Haciéndose eco de anticipos antihegelianos y antiplatónicos del siglo XIX (Schelling, Kierkegaard, Dostoievski, Nietzsche, etc.), y emparentado con corrientes como el historicismo, el vitalismo, el espiritualismo y la fenomenología, el existencialismo tomó especialmente de Martin Heidegger (a pesar suyo) buena parte de su terminología. Pasando por las filosofías de Karl Jaspers y de Gabriel Marcel, ambos católicos, el existencialismo asumió sin embargo su fisonomía, su nombre propio y su mayor resonancia en la modalidad atea de Jean-Paul Sartre. Hubo otros importantes filósofos (Berdiaeff, Merleau-Ponty, de Beauvoir, Camus, Abbagnano, etc.) que también pueden ser considerados “existencialistas”, sin olvidar que algunos rechazaron tal denominación. Por otro lado, el clima en el que se gestaron estas filosofías, es decir, las crisis y las incertidumbres que trajo el siglo XX con sus revoluciones, sus innovaciones tecnológicas y sus guerras mundiales, fomentó profusas expresiones literarias y artísticas de igual tenor, las cuales contribuyeron a hacer del existencialismo un vasto fenómeno cultural usufructuado incluso como una “moda”. Por contrapartida, esta difusión tan vertiginosa y polémica dio lugar a incontables intentos por precisar cuál sería la verdadera filosofía existencialista, cuando no afanes por mostrar que existencialismo y filosofía serían términos excluyentes. Sin embargo, hoy es posible ensayar otra lectura de las ambigüedades en juego.

Así como Sartre escribió que el hombre es “un Dios fracasado”, del propio existencialismo podría decirse que fue a su vez una sabiduría fracasada. Pero en especial frente a la pretensión hegeliana de una filosofía ya devenida plena sofía de un Espíritu Absoluto, esto significa que si con la conciencia existencialista el hombre sacó hasta las últimas consecuencias de saberse situado, la filosofía se reconoció a sí misma también, con mayor claridad que nunca, como un pensamiento situado. Porque así como existir significaría aspirar sin tregua a la plenitud del ser, pero sin alcanzarla nunca, sin contar con justificaciones externas al propio comprometerse, y sin estar tampoco al servicio de otro modo de ser, lo mismo podría decirse del pensamiento en su indeclinable aspiración a la plenitud del saber: al igual que el hombre, también la filosofía sería, en este sentido, “una pasión inútil”. Al menos no parece casual que cuando más se hablaba en el siglo XX de una crisis del hombre, más se hablara también del existencialismo como filosofía de la crisis, y aun como crisis de la filosofía. Un buen testimonio de esto son los debates que tuvieron lugar en el mayor congreso de filosofía de Latinoamérica en aquel entonces (Argentina, 1949), con la participación de decenas de filósofos europeos. Pero la ambigüedad estaba tan lejos de ser negada por los existencialistas, que Simone de Beauvoir ya había publicado su Ética de la ambigüedad. Al fin y al cabo, así como la respuesta acerca de lo que sea el ser humano se convertía en una cuestión abierta y apremiante, pero en manos de cada cual, así también del propio existencialismo podríamos decir que fue un pensamiento inicialmente no decidido en sus consecuencias, pero situado y apremiado por decidirse, y que por eso incluso sus mayores referentes lo decidieron o lo prolongaron en direcciones muy dispares: hubo existencialismo ateo y existencialismo católico, pesimista y optimista, de derecha y de izquierda, conservador y revolucionario, etc. Mientras unos postularon, por ejemplo, que el hombre es un ser para la nada, otros sostuvieron que el hombre es un ser para la esperanza, y si unos estimaron que la finitud humana es un dato último, otros defendieron que esa misma finitud implica la necesidad de un Otro infinito. Con todo, la línea más identificada como propiamente existencialista fue aquella que, sin desmedro de los desplazamientos políticos que exhibió según los cambios de las situaciones mismas, siempre enfatizó la figura del intelectual comprometido con las causas emancipatorias: el existencialismo de Sartre.

En Latinoamérica prevaleció la influencia de Heidegger, a veces junto a la de filósofos españoles de orientaciones similares (Unamuno, Ortega, Zubiri, etc.), y al magisterio de latinoamericanos adoptivos como José Gaos, principal traductor del filósofo alemán en esos años. Pero especialmente en México y en Argentina, entre esas recepciones hubo también reformulaciones originales del existencialismo, con frecuencia alentadas justamente por ideas como las de situación y autenticidad, e incluso con acentos críticos frente a los referentes europeos. El venezolano Ernesto Mayz Vallenilla desarrolló así el concepto de expectativa en cuanto ansia inherente a todos los hombres, aunque más notoria en los latinoamericanos, y que consistiría en un ansia de originalidad que sólo puede realizarse mediante la acción. Siguiendo la senda de Samuel Ramos, Emilio Uranga hizo una descripción del “ser mexicano”, sosteniendo que justamente en la medida en que la filosofía latinoamericana mantenga lo universal como aspiración válida, el punto de partida no podía ser sino su situación concreta. Leopoldo Zea observó que el mismo existencialismo con el cual el europeo descubría sus limitaciones, le servía al latinoamericano para tomar conciencia de sus propias posibilidades. En sintonía con los propósitos del grupo Hiperión que integró junto a Uranga y a otros importantes pensadores de su país, el maestro mexicano agregaba que el existencialismo favorecía un filosofar tendiente a mostrar lo universalmente válido de las aspiraciones contenidas en la condición específica del hombre latinoamericano, colonizado y en definitiva enajenado, pero no enajenado por los productos de sus propios proyectos, sino por proyectos ajenos. En Argentina, Carlos Astrada, que en su juventud fue discípulo directo de Heidegger, ensayó una filosofía del ser nacional a partir de una exégesis existencial del Martín Fierro como mito fundador y prospectivo, y desde donde evolucionó luego hacia el marxismo, mientras que Miguel Angel Virasoro elaboró un existencialismo dialéctico de corte espiritualista, criticando la unilateralidad del concepto de angustia desde su concepto bipolar de ansiedad. Otro argentino, Rodolfo Kusch, hizo por su parte una hermenéutica del “estar siendo” del hombre latinoamericano, con especial referencia al indígena andino, y procuró poner en evidencia la occidentalización de las clases medias urbanas como una forma de alienación cultural. A estos nombres, y sin mencionar aquellos más cercanos a la fenomenología, al circunstancialismo, o a un existencialismo más bien literario, habría que sumar varios otros que de una forma u otra, desde el catolicismo hasta el ateísmo, acusaron una fuerte impronta existencialista en sus filosofías: el peruano Alberto Wagner de Reyna, el mexicano Jorge Portilla, el brasileño Vicente Ferreira da Silva, el argentino Ismael Quiles, etc.

En algunos casos – Kusch, por ejemplo – estas filosofías latinoamericanas son muy poco sartreanas y de sesgos más bien ontologistas, tendientes a soslayar la facticidad histórica de la existencia, y postulando a veces diferencias culturales esencialistas frente al europeo occidental. Sin embargo, en la medida en que asumieron el desafío de pensar lo propio y desde la propia situación, todas aportaron a esta etapa de desarrollo de filosofías más autónomas en Latinoamérica. De hecho, el existencialismo es una de las vertientes de las que se nutrieron algunas líneas de la teología de la liberación y de la filosofía de la liberación latinoamericanas. Desde otro ángulo, es oportuno recordar también que en 1960 Sartre y de Beauvoir visitaron Cuba, y que el filósofo francés no dudó en calificar al Che Guevara como “el hombre más completo de su tiempo”. Solidario con Fanon y con todas las luchas anticolonialistas en el llamado Tercer Mundo, Sartre fue también el intelectual más convocante del mayo francés del 68, que planteó demandas libertarias e igualitarias análogas a las de otras grandes movilizaciones estudiantiles y obreras de esos mismos años en América Latina. Mientras tanto, de Beauvoir era ya la filósofa mundialmente más reconocida de una de las mayores causas emancipatorias del siglo XX: el feminismo. En suma, no en vano observaba Zea que el existencialismo era una filosofía que, insatisfecha con la teoría, buscaba pasar a la acción.

Podemos ver que precisamente por sus ambigüedades teóricas (alejadas de ilusionarse con redenciones o “reconciliaciones” puramente especulativas), por los desafíos que planteó y los horizontes que abrió, incluyendo sus exigencias de autenticidad tanto como sus constantes énfasis en el carácter libre y situado del ser humano y de su pensamiento, el existencialismo contribuyó a la evolución y a la renovación del pensamiento alternativo latinoamericano. Su principal dificultad al respecto fue, a nuestro juicio, la misma que tuvo en Europa: cómo articular el acento en la singularidad con la clarificación de las formas de trazar y de realizar proyectos colectivos, evitando, por un lado, tanto un individualismo burgués paralizado por la angustia escapista como el compromiso intelectual reducido a una adhesión política sin mayores fundamentos propiamente existencialistas, pero evitando a la vez, por otro lado, tanto los historicismos deterministas o escatológicos (según advirtió Astrada) como nociones de “pueblo” extremadamente telúricas, entitativas y a veces hasta regresivas. Las críticas marxistas al existencialismo (de Lukacs en primer lugar), la ruptura entre Sartre y Camus en torno del historicismo y de la moral del compromiso, las conversiones al marxismo de Henri Lefebvre y luego del propio Sartre, las cambiantes relaciones de este último con el partido comunista, lo insostenible que le pareció a Raymond Aaron lo que vio como el intento sartreano de conciliar a Kierkegaard con Marx; así como, por otra parte, el ambiguo nazismo de Heidegger (como si en algún momento hubiera confundido la necesidad de su propio decidirse con una presunta fatalidad histórica), y la frecuencia con que otros existencialistas recurrieron sin embargo a Heidegger para pensar lo colectivo de manera no marxista ni dialéctica, arriesgándose a veces a esencializar identidades colectivas o a adoptar visiones muy conservadoras, son algunos claros indicios de este problema del existencialismo en general, a pesar de sus afanes de pasar a la acción, de fundamentar y de orientar en especial la comprensión de las acciones autoafirmadoras de un nosotros.

Todas las ambigüedades del existencialismo podrían hacerse converger así en torno de un concepto que pareciera quedar en un relativo segundo plano, pero que fue uno de sus conceptos a la vez más importantes y ambivalentes, oscilando entre la vocación liberadora, solidaria, comprometida, y el temor a la alienación, a la inautenticidad, a la objetivación: el concepto de alteridad. Allí se concentran, en cierto modo, tanto los aportes como las limitaciones del existencialismo con respecto al pensamiento alternativo. Sin embargo, no hay duda de que el existencialismo puso al descubierto el derrumbe de no pocas ingenuidades eurocéntricas, y que justamente así, como sabiduría fracasada, propició la apertura humanista a la diversidad cultural y a la alteridad concreta, ofreciendo a la vez, por esta misma razón, no pocas herramientas para que intelectuales no europeos, desde sus alteridades existenciales, llegaran a mostrarles a los propios europeos otras expresiones del ser humano, otras luchas y proyecciones acaso aun más genuinamente ecuménicas.

Bibliografía

Actas del Primer Congreso Nacional de Filosofía, Mendoza, UNC, 3 vols., 1950.

Astrada, Carlos, La revolución existencialista, Bs. As., Nuevo Destino, 1952.

David, Guillermo, Carlos Astrada. La filosofía argentina, Bs. As., El Cielo por Asalto, 2004.

Díaz Ruanova, Oswaldo. Los existencialistas mexicanos, México, Rafael Jiménez Siles, 1982.

Fatone, Vicente, Introducción al existencialismo, Bs. As., Columba, 1953.

Groves, J. L., The Influence of Heidegger in Latin American Philosophy, Boston University, 1960.

Guy, Alain, Panorama de la philosophie ibéro-américaine, Génova, Patiño, 1989.

Kusch, Rodolfo, América profunda (1962), Biblos, Bs. As., 1999.

Mayz Vallenilla, Ernesto, El Problema de América (1959), Caracas, Equinoccio-USB, 1992.

Sartre, Jean-Paul, L'existentialisme est un humanisme, Paris, Nagel, 1946.

Uranga, Emilio. Análisis del ser del mexicano (1952), México, Gob. del Estado de Guanajuato, 1990.

Velarde Cañazares, Marcelo, “Alteridad”, en H. Biagini y A. Roig (directores), Diccionario del pensamiento social alternativo, Biblos/UNLa, 2008.

Virasoro, Miguel A., La libertad, la existencia y el ser, Bs. As., UBA, 1942.

Wahl, Jean, Las filosofías de la existencia, Barcelona, Vergara, 1956.

Zea, Leopoldo, La filosofía americana como filosofía sin más, México, Siglo XXI, 1969.

/ / /

Tragedia Americana

por Gerardo Oviedo UBA-UNLP

Vitalidad

por Gerardo Oviedo UBA-UNLP

Pensamiento Heterológico

por Jorge Brower, Universidad de Santiago de Chile

Geo-epistemología

por Claudio Canaparo, University of Exeter

Estado de Bienestar

por Cerdá, Juan Manuel, CONICET - UNQ

Macedonismo

por Horacio Eduardo Ruiz

Garantismo

por Marisa Miranda, Gustavo Vallejo (CONICET)

Educabilidad

por Clara Inés Stramiello (UCA –UNLA)

A Priori Vital

por Gerardo Oviedo

Recursos naturales

por Marina Lanfranco Vázquez (CIC) y Marisa Miranda (CONICET)

Superposiciones Culturales

por Fernan Gustavo Carreras (UNSE y UNT)

Educación alternativa

por Mariana Alvarado (CONICET)

Ecofeminismo

por Celina A. Lértora Mendoza, Conicet-FEPAI, USAL

Existencialismo Latinoamericano

por Marcelo Velarde Cañazares, Paris VIII

Desarrollo sustentable

por Marina Laura Lanfranco Vázquez (CIC) y Marisa Adriana Miranda (CONICET)

Hora Americana

por Hugo E. Biagini, CONICET, Academia de Ciencias

Teoría del Caos

por Fernando Vilardo, UBA

Conservacionismo

por Adrian Monjeau y Herminia Solari, Universidad de Mar del Plata

Políticas Identitarias

por María Luisa Rubinelli, Universidad de Jujuy

Crecimiento sostenido

por Felipe Livitsanos, UBA

Crítica

por Pedro Karczmarczyk, Conicet UNLP

Inmigrante argentino

por Graciela Hayes, Universidad de Rosario

Indocumentado

por Graciela Hayes, Universidad de Rosario

Resiliencia

por Horacio Eduardo Ruiz, UBA

Filosofía antihegemónica

por Álvaro B. Márquez-Fernández, Centro de Estudios Sociológicos y Antropológicos, Universidad del Zulia

Subalterno

por Rafael Ojeda

Panfleto Politíco

por Natalia Paula Fanduzzi, Universidad Nacional de Sur

Revistas

por Noemí M. Girbal-Blacha (CONICET)

Integracentrismo

por Jorge Rueda (Universidad de Santiago de Chile)

Género

por Alejandra de Arce (UNQ)

Unidad Latinoamericana

por Carlos Pérez Zavala (Universidad de Río Cuarto)

Poder simbólico

por Noemí M. Girbal-Blacha (CONICET)

Gestión Participativa de las Diversidades

por Ricardo Romero: Instituto Nacional contra la Discriminación.

Chacarero

por José Muzlera Klappenbach (UNQ)

Ambientalismo

por Marina Laura Lanfranco Vazquez (CIC)

Ecumenismo Latinoamericano

por María Teresa Brachetta

Acción directa

por Julián Rebón (UBA)

Agricultura Familiar

por José Muzlera Klappenbach (UNQ)

JUSTICIA EMANCIPADORA

por Zulay C. Díaz Montiel (Universidad del Zulia)

Sanitarismo

por Norma Sánchez (UBA)

Concientización

por Gabriella Bianco (Corredor de las Ideas)

Eticidad

por Gabriella Bianco (Corredor de las Ideas)

Laicismo

por Gabriella Bianco (Corredor de las Ideas)

No violencia

por Gabriella Bianco (Corredor de las Ideas)

Pluralismo

por Gabriella Bianco (Corredor de las Ideas)

Infancia

por Germán S. M. Torres (UNQ)

Territorio Libre

por Hugo E. Biagini, CONICET, Academia de Ciencias

Antilenguaje

por Patricia Vallejos LLobet (Universidad Nacional del Sur)

Antisemiología

por Jorge Brower Beltramin (Universidad de Santiago de Chile)

Contrahegemonía

por Francisco Hidalgo Flor (Universidad Central del Ecuador)

Neopopulismo

por Roberto Follari (Univ. Nacional de Cuyo)

Fiestas Míticas

por Claudia Bonicelli (UGNS)

Filosofar Latinoamericano

por Hugo Biagini (CONICET, Academia de Ciencias)

Autogestión

por Antonio Colomer Viadel, FADE UPV, INAUCO.

Discurso

por Carolina E. López, Universidad Nacional del Sur

Filosofía ambiental

por Alicia Irene Bugallo (UCES)

Filosofía ambiental argentina

por Alicia Irene Bugallo (UCES)

El Concepto Crítico de la Política

por Claudia Yarza, Universidad Nacional de Cuyo

La Crisis de la Política y la Pospolítica

por Claudia Yarza, Universidad Nacional de Cuyo

Comunidad de Cuestionamiento

por Mariana Alvarado, Silvana Vignale (CONICET)

Filosofía con niños

por Mariana Alvarado, Silvana Vignale (CONICET)

Experiencia de pensamiento

por Silvana Vignale, Mariana Alvarado (CONICET)

Ciudadanía holística

por Ana Irene Méndez

Arte relacional

por Ferrari, Ludmila (Universidad Javeriana de Colombia)

Estudios Visuales

por Marta Cabrera, Pontificia Universidad Javeriana (Bogotá-Colombia)

Sincretismo

por María Luisa Rubinelli, Universidad Nacional de Jujuy

Política Cultural

por Arturo Chavolla, Universidad de Guadalajara

Troskismo Argentino

por Daniel de Lucia, Instituto del Profesorado Joaquín V. Gonzalez

Desarrollo sostenido

por Juan Kornblihtt, CEICS

Descentralización educativa

por Romina De Luca, CEICS

Justicia distributiva

por Gerardo Baladrón, CEICS

Justicia internacional

por Germán Suárez, CEICS

Universalismo contextualista

por Gregor Sauerwald, Universidades de Ciencias de Münster y Católica de Montevideo

Movilidad social

por Marina Kabat, CEICS

Participación política

por Liliana Giorgis, UNCU

Salto cualitativo

por Fabián Harari, CEICS

Salud reproductiva

por Rosana López Rodríguez, CEICS

Subversión

por Stella Grenat, CEICS

Liberación (Filosofía)

por Cristina Liendo, UNC

Literaturas heterogéneas

por Graciela Maglia, Universidad Javeriana

Neozapatismo

por René Báez, Pontificia Universidad Católica, Ecuador

Memoria sonora

por Analía Lutowicz y Alejandro Herrero, Universidad Nacional de Lanús

Pedagogías de las diferencias

por Silvana Vignale, Mariana Alvarado, Marcelo Cunha Bueno, Universidad Nacional de Cuyo

Autodidaxis

por Dante Aimino, UNCo

Universidad Trashumante

por Juan Carlos Suárez, Universidad Nacional de Lanús

Legitimación

por Carlos Javier Pretti, CONICET

Abuelidad

por Hugo E. Biagini, Academia de Ciencias-Conicet

Convivencia

por Buatu Batubenge Omer, Adriana Mancilla Margalli y Benjamín Panduro Muñoz

Derecho alternativo

por Carlos Ponce de León UNCo

Transversalidad

por Maria Beatriz Quintana, UNJu.

Recursos hídricos

por María Cristina Sandoval, U.N.L.Z

Agriculturalización

por María Cristina Sandoval, U.N.L.Z

Formación Nacional

por Fabio Luis, Universidad de San Pablo

Contrahegemonía Nuestramericana

por Claudio Gallegos CONICET/ Universidad Nacional del Sur

Alteridad americana / Otredad americana

por Rafael Ojeda

Derechos Sociales

por Mónica Fernández (UNQ-UNLa)

Adolescencia

por Mónica Fernández (UNQ-UNLa)

YUNTA

por Jorge Rueda C. (Universidad de Santiago de Chile)

Nosotros

por Ricardo Melgar Bao (Instituto Nacional de Antropología e Historia, México)

Humor

por Ricardo Melgar Bao (Instituto Nacional de Antropología e Historia, México)

Mártir

por Ricardo Melgar Bao (Instituto Nacional de Antropología e Historia, México)

GIRO DESCOLONIAL

por Alejandro De Oto

PENSAMIENTO DESCOLONIAL/DECOLONIAL[1]

por Alejandro De Oto

Justicialismo

por Eduardo J. Vior (Universidad de Foz de Iguazú, Brasil)

Republicanismo

por Hugo E. Biagini (Academia de Ciencias)

Malestar en la cultura

por Mario Orozco Guzmán y David Pavón Cuéllar (Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo)

Movilización

por David Pavón Cuéllar (UMSNH) y José Manuel Sabucedo (USC)

Fuerzas Morales

por Susana Raquel Barbosa (Conicet, Academia Nacional de Ciencias de Buenos Aires)

Inconsciente

por Ian Parker (Universidad Metropolitana de Manchester) y David Pavón Cuéllar (Universidad Michoacana)

Georgismo

por Daniel De Lucia (Instituto Profesorado Joaquín V. González)

GAMBETA

por Di Giano, Roberto; Massarino, Marcelo; Ponisio, Julián; (Universidad de Buenos Aires)

Del principio de la igualdad

por Norman Palma (Univ. París)

Emergencia

por Rafael Pérez-Taylor (IIA-UNAM)

La imaginación

por Rafael Pérez-Taylor (IIA-UNAM)

Transdisciplina

por Rafael Pérez-Taylor (IIA-UNAM) Alejandra Ruiz Trujillo (Posgrado-UNAM)

Incertidumbre

por Rafael Pérez-Taylor (IIA-UNAM)

Reapropiación

por Brenda Tovar García

Razón ensayística.

por Janusz Wojcieszak (Universidad de Varsovia)

Ética ambiental

por Celina A. Lértora Mendoza (FEPAI)

El Logos (Pensamiento-Lenguaje) alternativo: El “Che” Suramericano

por Ricardo Nicolon

Memoria individual y colectiva

por Fernando Aínsa (Escritor y ensayista)

Ilustración Americana

por Rafael Ojeda

Sindicalismo de bases como alternativa frente a la burocracia

por Antonio Salgado

Desprejuicio

por Lucía Alicia Aguerre (UBA - CONICET)

Turismo social

por Erica Schenkel (CONICET - UNS)

Turismo alternativo

por Canoni Juan Pablo (UNS) y Schenkel Erica (CONICET - UNS)

Analogía

por Gerardo Oviedo, UBA-UNC-UCES

CIUDADANÍA AMBIENTAL

por Daniel Eduardo Gutiérrez

Compañero

por Ofelia Jany

Ecofeminismo latinoamericano

por Celina A. Lértora Mendoza (FEPAI)

Liberalismo latinoamericano

por Diego Alejandro Fernández Peychaux

Colonialidad

por Pablo Quintero (UBA - CONICET)

Sujeto criollo

por RAFAEL OJEDA

Economía Solidaria

por Pablo Quintero (UBA - CONICET)

Colonialismo Interno

por Pablo Quintero (UBA - CONICET)

Tribus urbanas

por Carlos Junquera Rubio

Evaluación educativa

por JUAN VICENTE ORTIZ FRANCO (Fundación Universitaria Los Libertadores)

CHAMPURRIA/CHAMPURRIADO

por Jorge Rueda Castro (Universidad de Santiago de Chile)

Onomantitesis

por Paolo Galassi (Università di Bologna)

Emancipación

por Elena Torre

Antagonismo

por Agustín Artese

Violencia marginal

por Florencia Prego

Extractivismo

por Andrea Cardoso (UBA-UNAJ)

Represor/a

por Analía Goldentul (IEALC/CONICET)

Integración Latinoamericana

por Juan Manuel Karg

Intelectual Latinoamericano

por Silvia E. Romagnolo

Pensamiento fronterizo

por Jung Eun Lee(UBA)

Investigación comunitaria intercultural

por Sebastián Levalle

Relativismo Cultural

por Rodrigo A. Gómez Tortosa

Mula

por María Cecilia Sánchez

Territorio

por Javier Eduardo Serrano Besil

Refugiado

por Laura Lopresti (UBA)

Campesinado

por Vannessa Morales Castro

Turismo rural comunitario

por Florencia Lance

Experimentalismo plástico latinoamericano

por Ana Beatriz Villar

Educatividad

por Osvaldo Concha

UNIVERSIDAD INTERCULTURAL

por Ana Paola Miyagusuku Miyasato

Curaduría en la periferia

por Elizabeth Hernández López, y Roberto Sanz Bustillo (UNAM, México)

Comunidad

por AA.VV.

Utopismo

por Mauro Leandro Asnes (UNS)

Insurrección

por María Eugenia Chedrese (UNS)

Ciencia

por Nora Ftulis (UNS)

Retórica

por Pablo Maximiliano Pellejero (UNS)

Exteriorismo

por Sergio Raimondi (UNS)

Nuevo Hombre

por Marina P. Verdini Aguilar (CEINA/UNS/CONICET)

FRACTURA

por Paolo Galassi (CEINA/CONICET/UNS)

/
/ /
/